Aun­que los his­to­ria­do­res no se po­nen de acuer­do, la ci­fra to­tal de ba­jas de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial po­dría ron­dar los 60-70 mi­llo­nes de muer­tos

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

An­tes, el 6 de agos­to de 1945 a las 8:15 ho­ras, so­nó la alar­ma en la ciu­dad ja­po­ne­sa de Hi­ros­hi­ma. Un bom­bar­de­ro es­ta­dou­ni­den­se B-29 lan­zó una bom­ba bau­ti­za­da con el nom­bre de LittleBoy. Te­nía tres me­tros de lon­gi­tud y pe­sa­ba 3.600 ki­lo­gra­mos. Su car­ga de ura­nio te­nía una po­ten­cia equi­va­len­te a 12,5 ki­lo­to­nes de di­na­mi­ta. La tre­men­da con­fla­gra­ción bo­rró la ciu­dad del ma­pa.

EL MA­YOR DESAS­TRE PRO­VO­CA­DO POR EL HOM­BRE.

No ha­bía pre­ce­den­tes de un ac­to de gue­rra tan bru­tal co­mo aquél. La bom­ba ató­mi­ca ma­tó a unas 140.000 per­so­nas en el ac­to, una ci­fra que no re­co­ge a quie­nes mu­rie­ron se­ma­nas o me­ses des­pués ni tam­po­co a los ni­ños que na­cie­ron con mal­for­ma­cio­nes de­bi­do a la ra­dia­ción.

Sin tiem­po pa­ra re­po­ner­se de Hi­ros­hi­ma, el 9 de agos­to otro B-29 lan­zó otra bom­ba ató­mi­ca so­bre Na­ga­sa­ki, cu­ya po­ten­cia arra­só la ciu­dad ja­po­ne­sa cau­san­do en torno a 74.000 muer­tes. Ja­pón se rin­dió in­con­di­cio­nal­men­te el 14 de agos­to de 1945. Al día si­guien­te, Hi­rohi­to de­ci­dió ha­blar a su pue­blo a tra­vés de la ra­dio. Era la pri­me­ra vez que los ja­po­ne­ses es­cu­cha­ban la voz de su em­pe­ra­dor: “Si con­ti­nua­mos la lu­cha, só­lo con­se­gui­ría­mos la des­truc­ción y el hun­di­mien­to de la na­ción ja­po­ne­sa”.

La gue­rra ha­bía arra­sa­do na­cio­nes y pro­vo­ca­do una de­vas­ta­ción inima­gi­na­ble. Aun­que los his­to­ria­do­res no se po­nen de acuer­do, la ci­fra to­tal de ba­jas po­dría ron­dar los se­sen­ta o se­ten­ta mi­llo­nes de muer­tos. “Lo cier­to es que no po­de­mos sa­ber el nú­me­ro exac­to, ya que hu­bo mu­chí­si­ma gen­te que mu­rió de ham­bre y en­fer­me­da­des pro­vo­ca­das por la pro­pia gue­rra. Por otro la­do, los his­to­ria­do­res chi­nos ha­blan de cua­ren­ta mi­llo­nes de muer­tos en su país, lo que in­cre­men­ta­ría to­da­vía más el nú­me­ro de víc­ti­mas”, sub­ra­ya el his­to­ria­dor bri­tá­ni­co An­tony Bee­vor. Ade­más de los muer­tos, hu­bo mu­chí­si­mos he­ri­dos, mu­ti­la­dos y per­so­nas que que­da­ron li­sia­das psi­co­ló­gi­ca­men­te. En lo que sí coin­ci­den los his­to­ria­do­res es en que fue el ma­yor desas­tre de la His­to­ria pro­vo­ca­do por el hom­bre.

Mien­tras los lon­di­nen­ses sa­lían a las ca­lles pa­ra fes­te­jar la vic­to­ria, dos quin­tas par­tes de la po­bla­ción ale­ma­na es­ta­ba en mo­vi­mien­to, tra­tan­do de re­ubi­car sus vi­das en­tre las rui­nas. En Eu­ro­pa, 50 mi­llo­nes de per­so­nas deam­bu­la­ban por las ca­rre­te­ras en bus­ca de re­fu­gio. To­das ellas ha­bían si­do ex­pul­sa­das de sus ho­ga­res.

UN “NI­ÑO” MUY DES­TRUC­TI­VO. Así fue bau­ti­za­da – Li leBoy (Ni­ño pe­que­ño)– la de­vas­ta­do­ra bom­ba ató­mi­ca lan­za­da so­bre la ciu­dad ja­po­ne­sa de Hi­ros­hi­ma en el ac­to fi­nal de la II Gue­rra Mun­dial. So­bre es­tas lí­neas, la tri­pu­la­ción del bom­bar­de­ro Eno­laGay que la lan­zó, po­san­do an­te el avión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.