Yo­ko­ta, el sui­ci­da que so­bre­vi­vió tres ve­ces

Muy Historia - - CURIOSIDADES -

El piloto Yu­ta­ka Yo­ko­ta de­mos­tró en va­rias oca­sio­nes la po­ca efi­ca­cia de los kai­ten, los torpe­dos tri­pu­la­dos ja­po­ne­ses. Aun­que par­ti­ci­pó en tres mi­sio­nes sui­ci­das, no lle­gó a ser lan­za­do en nin­gu­na por pro­ble­mas me­cá­ni­cos o bien por­que el sub­ma­rino que lo trans­por­ta­ba era in­ca­paz de bur­lar las de­fen­sas enemi­gas.

A Yo­ko­ta no le re­sul­tó di­fí­cil que la Ma­ri­na ni­po­na lo acep­ta­se co­mo vo­lun­ta­rio en la Kai­te­nTok­kou­tai (Fuer­za Es­pe­cial de Ataque Kai­ten). Tan­to se im­pli­có, que in­ter­vino en el di­se­ño del pro­yec­to, ini­cia­do en sep­tiem­bre de 1944 en una ba­se se­cre­ta de la pre­fec­tu­ra de Ya­ma­gu­chi.

Por fin, a fi­na­les de mar­zo de 1945 lo des­ti­na­ron, jun­to con otros cin­co com­pa­ñe­ros, a un sub­ma­rino I-47 en la que se­ría su pri­me­ra y, en teo­ría, úl­ti­ma mi­sión.

El sub­ma­rino ter­mi­nó sien­do des­cu­bier­to por des­truc­to­res es­ta­dou­ni­den­ses, así que hu­bo de re­ti­rar­se an­tes de ha­ber po­di­do lan­zar sus kai­ten. Fi­nal­men­te, se li­bró de mi­la­gro de las car­gas de pro­fun­di­dad y Yo­ko­ta y el res­to de ka­mi­ka­zes sal­va­ron la vi­da.

PRO­BLE­MAS TÉC­NI­COS. Pe­ro Yo­ko­ta no fue un ca­so ais­la­do. Dos de los com­pa­ñe­ros que lo acom­pa­ña­ron en aque­lla pri­me­ra mi­sión sui­ci­da, los con­tra­maes­tres Yo­ko­ta y Shin­kai, so­bre­vi­vi­rían tam­bién a las tres si­guien­tes mi­sio­nes en el I-47, to­das ellas frus­tra­das por pro­ble­mas téc­ni­cos o lo­gís­ti­cos.

La úl­ti­ma mi­sión del I-47 fue en ju­lio de 1945. Re­gre­só a puer­to sin ha­ber lan­za­do tam­po­co nin­gún kai­ten; en esa oca­sión, de­bi­do al mal tiem­po.

So­bre es­tas lí­neas, un torpe­do ja­po­nés de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial, del mis­mo ti­po de los tri­pu­la­dos por Yu­ta­ka Yo­ko­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.