Có­mo aca­bar con el mons­truo

EL 27 DEMAYO DE 1942, ALAS 10:45 H, DOS JÓ­VE­NES MI­LI­TAN­TES DE LA RE­SIS­TEN­CIA CHE­CA ATEN­TA­RON EN PRA­GA CONTR ARE IN H AR D HEY­DRICH, UNO DE­LOS MA­YO­RES GEN OC IDAS NA­ZIS. LA ARRIES­GA­DA MI­SIÓN SE CO­BRÓ LA VI­DA DE LOS TRES.

Muy Historia - - CURIOSIDADES - Por Al­ber­to P or­lan, es­cri­tor y fi­ló­lo­go

El quin­to man­da­mien­to es muy es­cue­to: no ma­ta­rás. To­ma­do así no ad­mi­te dis­cu­sión, pe­ro el De­re­cho, que ha co­no­ci­do mi­llo­nes de ase­si­na­tos a lo lar­go del tiem­po, exa­mi­na la cues­tión con más ma­ti­ces. Y la fi­lo­so­fía. Pre­gun­té­mo­nos, por ejem­plo, si es lí­ci­to ma­tar a una per­so­na que va a ma­tar a dos, en cu­yo ca­so nues­tro cri­men se con­vier­te en la sal­va­ción de un se­me­jan­te. ¿Y qué di­ría­mos so­bre ma­tar a un mons­truo que pla­nea ex­ter­mi­nar fria­men­te a seis mi­llo­nes de se­res hu­ma­nos, hom­bres, mu­je­res y ni­ños? ¿ Se­ría eso un ase­si­na­to o más bien una ben­di­ción pa­ra la hu­ma­ni­dad? To­dos he­mos fan­ta­sea­do al­gu­na vez so­bre lo que hu­bié­ra­mos he­cho de ha­ber es­ta­do en nues­tra mano eli­mi­nar a Ca­lí­gu­la, Sta­lin o Hitler an­tes de que se con­vir­tie­ran en re­fe­ren­tes del te­rror. Pe- ro se tra­ta de una ucro­nía, una pa­ra­do­ja tem­po­ral – en ellas se ba­san cien­tos de his­to­rias de cien­cia fic­ción– que ha lle­ga­do úl­ti­ma­men­te a nues­tras pe­que­ñas pan­ta­llas con la se­rie Mi­nis­te­rio del Tiem­po. La pa­ra­do­ja con­sis­te en que, aun­que pu­dié­ra­mos via­jar en el tiem­po, no po­dría­mos de nin­gu­na ma­ne­ra ma­tar al ciu­da­dano Ió­sif Vis­sa­rio­no­vitch Djou­gach­vi­li an­tes de que se con­vir­tie­ra en Sta­lin, ya que en­ton­ces no ha­bría exis­ti­do el Sta­lin al que hu­bié­ra­mos via­ja­do en el tiem­po pa­ra ma­tar.

DE LA ANS­CHLUSS A LOS ACUER­DOS DE MÚ­NICH. Las fron­te­ras en Cen­troeu­ro­pa se han mo­vi­do mu­cho a lo lar­go de la His­to­ria. Las an­ti­guas regiones de Bohe­mia y Mo­ra­via, que in­te­gran hoy la Re­pú­bli­ca Che­ca, re­ci­bie­ron du­ran­te las eda­des Me­dia y Mo­der­na una gran po­bla- ción ale­ma­na que con­tri­bu­yó a su pro­gre­so. Des­pués, am­bas regiones se in­te­gra­ron en el Im­pe­rio Aus­trohún­ga­ro, que se vino aba­jo en 1919 tras su de­rro­ta en la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial. Fue en­ton­ces cuan­do Bohe­mia y Mo­ra­via de­ci­die­ron for­mar una uni­dad po­lí­ti­ca co­mún con Es­lo­va­quia y Ru­te­nia a la que lla­ma­ron Che­cos­lo­va­quia. Pe­ro en 1938, con Hitler en la Can­ci­lle­ría de Ber­lín, los na­zis plan­tea­ron la cues­tión de las mi­no­rías ger­ma­no­ha­blan­tes y su de­ci­di­da vo­lun­tad de in­te­grar­las en el Reich de los Mil Años. En mar­zo se pro­du­jo la ane­xión de Aus­tria ( Ans­chluss) co­mo con­se­cuen­cia, en­tre otras co­sas, de la olea­da te­rro­ris­ta que desata­ron los na­zis aus­tría­cos. En vis­ta de la pasividad de las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les, Hitler pro­si­guió con sus pla­nes y seis me­ses más tar­de alen­tó a los des­cen­dien­tes de los ale­ma­nes que ha­bían lle-

ga­do a Bohe­mia y Mo­ra­via siglos an­tes y que com­po­nían cer­ca del 30% de las regiones che­cos­lo­va­cas pe­ri­fé­ri­cas (los Sudetes) pa­ra que ini­cia­ran una cam­pa­ña de agi­ta­ción que cul­mi­nó con los ver­gon­zo­sos Acuer­dos de Mú­nich. Allí, las po­ten­cias oc­ci­den­ta­les aban­do­na­ron a su suer­te tan­to a la Re­pú­bli­ca Es­pa­ño­la, con­de­na­da a per­der la gue­rra, co­mo a la Re­pú­bli­ca Che­ca, que con los Sudetes per­dió una par­te de su te­rri­to­rio del ta­ma­ño de Ga­li­cia an­tes de ser in­va­di­da por com­ple­to seis me­ses más tar­de, el 15 de mar­zo de 1939, y con­ver­tir­se en un pro­tec­to­ra­do ale­mán. El in­te­rés pri­mor­dial de los na­zis era apo­de­rar­se de las ex­ce­len­tes fá­bri­cas che­cas Sko­da, que pa­sa­ron in­me­dia­ta­men­te a pro­du­cir ma­te­rial de gue­rra pa­ra el Reich. La se­gun­da ac­ti­vi­dad de los ocu­pan­tes fue “de­pu­rar la ra­za”, de mo­do que pu­sie­ron sus fo­cos en la lo­ca­li­za­ción y de­ten­ción de ju­díos y gi­ta­nos, muy nu­me­ro­sos en aque­llas tie­rras.

LA BO­TA ALE­MA­NA EN BOHE­MIA-MO­RA­VIA.

El pri­mer Pro­tek­tor na­zi de Che­cos­lo­va­quia, que aho­ra vol­vía a lla­mar­se Bohe­mia-Mo­ra­via, fue un di­plo­má­ti­co, ex­mi­nis­tro de Asun­tos Ex­te­rio­res y gran je­rar­ca del par­ti­do: Kons­tan­tin von Neu­rath. Hitler lo pu­so allí co­mo una fi­gu­ra de­co­ra­ti­va “blan­da” ba­jo la que ejer­cer un con­trol fé­rreo de la po­bla­ción, que se en­car­gó a las SS en la per­so­na del su­de­te che­co Karl Her­mann Frank, has­ta en­ton­ces Gau­lei­ter de los Sudetes. La fi­gu­ra del

Gau­lei­ter o go­ber­na­dor im­pli­ca­ba, en las zo­nas ocu­pa­das, un se­gui­mien­to ab­so­lu­to de las ór­de­nes di­rec­tas del Füh­rer, es­pe­cial­men­te de las ta­reas de “lim­pie­za y li­be­ra­ción” de las ra­zas in­fe­rio­res en sus res­pec­ti­vos te­rri­to­rios. Frank, que co­mo su­de­te co­no­cía per­fec­ta- men­te la len­gua y la so­cie­dad che­cas, se pu­so ma­nos a la obra al fren­te de la Po­li­cía y las SS em­pren­dien­do la re­pre­sión de opo­si­to­res po­lí­ti­cos y las de­ten­cio­nes de ju­díos y gi­ta­nos. A la vez ini­ció una la­bor de za­pa so­bre el pres­ti­gio del an­ciano Von Neu­rath, que sin em­bar­go se es­for­za­ba cuan­to po­día: per­si­guió con sa­ña a la di­si­den­cia, eli­mi­nó los par­ti­dos po­lí­ti­cos, los sin­di­ca­tos, la li­ber­tad de pren­sa, los de­re­chos de reunión y ma­ni­fes­ta­ción y ce­rró los ojos a los ex­ce­sos de ce­lo de Frank.

Pe­ro en Ber­lín, Hitler no lo con­si­de­ra­ba su­fi­cien­te, de ma­ne­ra que en sep­tiem­bre de 1941 en­vió a Pra­ga a un ver­da­de­ro na­zi, a un fa­ná­ti­co na­cio­nal­so­cia­lis­ta lla­ma­do Reinhard Hey­drich, que man­tu­vo a Frank co­mo sub­al­terno y se ga­nó en unas po­cas se­ma­nas el san­grien­to ape­la­ti­vo de “el Car­ni­ce­ro de Pra­ga”. La vi­da de Hey­drich es to­do un pa­ra­dig­ma del hom­bre nue­vo del Reich, del na­zi mo­dé­li­co, y me­re­ce la pe­na de­te­ner­se a ana­li­zar­la. Su pa­dre, com­po­si­tor de al­gún re­nom­bre, fue de­sig­na­do di­rec­tor del Con­ser­va­to­rio de Ha­lle, don­de co­no­ció a su ma­dre y don­de na­ció Reinhard en el año 1904. Se bau­ti­zó al ni­ño en la re­li­gión ca­tó­li­ca y su in­fan­cia se desa­rro­lló en un am­bien­te muy nacionalista, pró­xi­mo a las co­rrien­tes völkisch que, des­de fi­na­les del XIX, pre­di­ca­ban la vuel­ta a las esen­cias ger­má­ni­cas y la lu­cha con­tra to­do aque­llo que pu­die­ra con­si­de­rar­se cau­sa de la de­ca­den­cia de la ra­za. En reali­dad, el völ

kisch era una pre­fi­gu­ra­ción in­cruen­ta del na­zis­mo, un mo­vi­mien­to cla­ra­men­te ra­cis­ta y antisemita apo­ya­do en el con­cep­to de la su­pe­rio­ri­dad ger­má­ni­ca que Hitler iden­ti­fi­ca­ría lue­go con la su­pues­ta ra­za aria.

ASÍ SE GES­TÓ “LA BES­TIA RU­BIA”. En 1918, cuan­do ter­mi­nó la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial con la de­rro­ta hu­mi­llan­te de Ale­ma­nia, Hey­drich era un jo­ven­zue­lo de 14 años con el co­ra­zón in­fla­ma­do de ar­do­res pa­trios y con­ven­ci­do, así co­mo el res­to de su fa­mi­lia, de la teo­ría de la “pu­ña­la­da en la es­pal­da”, que ex­pli­ca­ba la re­cien­te de­rro­ta en la gue­rra co­mo efec­to de la trai­ción com­bi­na­da de ju­díos y mar­xis­tas. Ne­ce­si­ta­ba en­con­trar una or­ga­ni­za­ción en la que sen­tir­se có­mo­do y pro­bó suer­te en va­rias de las agru­pa­cio­nes ju­ve­ni­les que por en­ton­ces pro­li­fe­ra­ban en Ale­ma­nia co­mo respuesta a la re­cien­te de­rro­ta, ba­jo es­ló­ga­nes del ti­po “¡So­mos los due­ños del mun­do!”. No en­con­tró esa or­ga­ni­za­ción, así que fun­dó la su­ya pro­pia.

Al año si­guien­te, cum­pli­dos los 18, ter­mi­nó sus es­tu­dios y, aun­que él aún no lo sa­bía, em­pe­zó su ca­rre­ra de na­zi mo­de­lo. Se ha­bía con­ver­ti­do en un ti­po bien pa­re­ci­do, ru­bio, de 1,85 m de al­tu­ra, de­por­tis­ta (natación, vela, es­gri­ma), apre­cia­do por las mu­je­res e ín­ti­ma­men­te con­ven­ci­do por su cuen­ta de los pos­tu­la­dos que pron­to de­fen­de­ría Hitler. In­gre­só en los ser­vi­cios de in­for­ma­ción de la Ma­ri­na, pe­ro fue ex­pul­sa­do por un tur­bio asun­to de fal­das, y aquel mis­mo día de su ex­pul­sión, 1 de ma­yo de 1931, so­li­ci­tó su in­gre­so en el Par­ti­do Na­zi.

Ca­yó en gra­cia, por­que dis­po­nía de to­das las pa­pe­le­tas pa­ra ello, y ade­más tu­vo mu­cha suer­te. Dos se­ma­nas más tar­de le con­du­je­ron a pre­sen­cia de Hein­rich

LAS CO­RRIEN­TES VÖLKISCH DEL SIGLO XIX PREFIGURARON LOS IDEALES DEL NA­ZIS­MO: ERA UN MO­VI­MIEN­TO CLA­RA­MEN­TE RA­CIS­TA Y ANTISEMITA

Himm­ler, que lo adop­tó al mo­men­to y a cu­ya som­bra me­dra­ría el res­to de su vi­da co­mo si­ca­rio de­vo­to y de to­tal con­fian­za. Pron­to se ve­ría al fren­te de los ser­vi­cios de in­te­li­gen­cia na­zis, de don­de ema­nó la fuen­te de su po­der, pues en­tró en co­no­ci­mien­to de los tra­pos su­cios de to­dos los je­rar­cas, gran­des y pe­que­ños. Fue él quien ex­tor­sio­nó na­da menos que al an­ciano pre­si­den­te Hin­den­burg ame­na­zán­do­le con fil­trar un des­fal­co de su hi­jo Oskar si no acep­ta­ba a Hitler co­mo Can­ci­ller.

EL NA­ZI QUE SIEM­PRE ES­TA­BA ALLÍ.

Lo cu­rio­so es que so­bre el pro­pio Hey­drich co­rrían ru­mo­res de que era ju­dío. Em­pe­za­ron muy pron­to, alen­ta­dos por el alud de enemi­gos que se fue ha­cien­do, y le tor­tu­ra­ron has­ta el fi­nal. Es po­si­ble que con­tri­bu­ye­ran a ha­cer­le de­mos­trar una es­pe­cial fe­ro­ci­dad antisemita, que se hi­zo le­yen­da. In­clu­so al­guien co­mo Frick –que fue mi­nis­tro del In­te­rior na­zi y se­ría ajus­ti­cia­do en Nú­rem­berg por crí­me­nes con­tra la hu­ma­ni­dad– sen­tía tal aver­sión por “el ase­sino Hey­drich”, co­mo lo lla­ma­ba, que lle­gó a prohi­bir­le la en­tra­da en su Mi­nis­te­rio.

Hey­drich apa­re­ce co­mo el na­zi que siem­pre es­ta­ba allí. Par­ti­ci­pó en el in­cen­dio del Reichs­tag, en el pro­yec­to de los cam­pos de con­cen­tra­ción y en la pla­ni­fi­ca­ción y eje­cu­ción de las dos no­ches que los na­zis

EL HOM­BRE DEL CO­RA­ZÓN DE HIE­RRO. Ese es el apro­pia­do tí­tu­lo de la más re­cien­te pe­lí­cu­la so­bre el des­pia­da­do Hey­drich y la Ope­ra­ción An­tro­poi­de (2017, Cé­dric Ji­me­nez; aquí, una fo­to del ro­da­je). No es la pri­me­ra. Ya en 1943, el ge­nial Fritz Lang ro­dó Los ver­du­gos tam­bién mue­ren, con guión de Brecht. Y en 2016 se es­tre­nó An­tro­poi­de.

LAS CODICIADAS FÁ­BRI­CAS SKO­DA. Apo­de­rar­se de ellas pa­ra in­cre­men­tar la pro­duc­ción de ma­te­rial de gue­rra pa­ra el Ter­cer Reich fue uno de los in­tere­ses pri­mor­dia­les que lle­va­ron a los na­zis a in­va­dir Che­cos­lo­va­quia. Aba­jo, fá­bri­ca Sko­da de mu­ni­ción de ar­ti­lle­ría en Pil­sen, en 1938.

EL HO­RROR DE BA

BI YAR. En las afue­ras de Kiev, ca­pi­tal de Ucra­nia, tu­vo lu­gar en sep­tiem­bre de 1941 el ase­si­na­to de ca­si 35.000 per­so­nas –33.771 de ellas, ju­días– por or­den de “la Bes­tia Ru­bia” (aba­jo).

TAL PA­RA CUAL. Hey­drich se con­vir­tió en el hom­bre de con­fian­za del je­fe de las SS y la Ges­ta­po, Himm­ler, con el que le ve­mos aquí sa­lien­do del Ho­tel Me­tro­pol de Vie­na en 1938.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.