Tartessos, la gran pro­me­sa

No sa­be­mos si fue una ciudad o to­da una ci­vi­li­za­ción ri­ca, cul­ta y prós­pe­ra, con al­fa­be­to pro­pio y le­yes es­cri­tas. Pe­ro sí que exis­tió, en al­gún lu­gar de la cos­ta atlán­ti­ca an­da­lu­za, has­ta el si­glo VI a.C.

Muy Historia - - SUMARIO - AL­BER­TO PORLAN ES­CRI­TOR Y FILÓLOGO

Tartessos es el gran re­to y la gran pro­me­sa de la ar­queo­lo­gía es­pa­ño­la. Su asig­na­tu­ra pen­dien­te. Es co­mo si su­pié­ra­mos que hay un te­so­ro enor­me en­te­rra­do en nues­tro jar­dín, un te­so­ro que to­dos nues­tros ve­ci­nos bus­ca­rían con an­sia, pe­ro que no­so­tros no apre­cia­mos lo bas­tan­te co­mo pa­ra po­ner­nos a bus­car­lo en se­rio. Por­que si lo hu­bié­ra­mos con­ver­ti­do en un pro­pó­si­to co­lec­ti­vo na­cio­nal, si al­guno de nues­tros su­ce­si­vos Mi­nis­te­rios de Cul­tu­ra hu­bie­se com­pren­di­do la re­per­cu­sión del po­si­ble ha­llaz­go, ha­ce tiem­po que se ha­brían pues­to en mar­cha co­mi­sio­nes in­ter­dis­ci­pli­na­res de es­tu­dio con el ob­je­to de en­con­trar la jo­ya de nues­tro pa­tri­mo­nio ar­cai­co. Y tal vez lo hu­bie­ran con­se­gui­do. O es­ta­ría­mos más cer­ca de con­se­guir­lo. Por el tes­ti­mo­nio de nu­me­ro­sas fuen­tes es­cri­tas mi­le­na­rias dig­nas de cré­di­to, nos cons­ta que des­de una fe­cha in­de­ter­mi­na­da has­ta el si­glo VI a.C. exis­tió una ciudad –o tal vez to­da una ci­vi­li­za­ción ri­ca, prós­pe­ra y cul­ta, con al­fa­be­to pro­pio y le­yes es­cri­tas– en al­gún lu­gar de la cos­ta atlán­ti­ca an­da­lu­za, en­tre la desem­bo­ca­du­ra del río Gua­dia­na y el pe­ñón de Gi­bral­tar. To­das las re­fe­ren­cias an­ti­guas la con­si­de­ran un em­po­rio de ri­que­za, una es­pe­cie de país de Jau­ja, y sin du­da hu­bo una ra­zón pa­ra ello. Du­ran­te más de mil años, el úni­co me­tal uti­li­za­do en el mun­do pa­ra pro­du­cir ar­mas y he­rra­mien­tas fue el bron­ce, una alea­ción de co­bre y es­ta­ño. Y el co­bre abun­da, pe­ro los ya­ci­mien­tos de es­ta­ño eu­ro­peos se en­cuen­tran en la ver­tien­te atlán­ti­ca y fal­tan por com­ple­to en el Me­di­te­rrá­neo.

LA TARSIS BÍ­BLI­CA Y EL GRIE­GO KOLEO

En al­gu­na fe­cha in­de­ter­mi­na­da del II mi­le­nio a.C. hu­bo de pro­du­cir­se el inevi­ta­ble con­tac­to co­mer­cial en­tre los pro­duc­to­res de es­ta­ño atlán­ti­cos y los ávi­dos com­pra­do­res me­di­te­rrá­neos de ese me­tal, con­tac­to que da­ría pa­so al es­ta­ble­ci­mien­to de un pun­to fi­jo de ven­ta en un lu­gar re­mo­to, en el con­fín oc­ci­den­tal del mar, al que la Bi­blia lla­ma Tarsis. La com­pe­ten­cia en­tre los pue­blos me­di­te­rrá­neos por la ad­qui­si­ción del es­tra­té­gi­co es­ta­ño de­bió de ser fe­roz, y al fi­nal fue­ron los se­mi­tas quie­nes se im­pu­sie­ron, asen­tán­do­se en la zo­na

To­das las fuen­tes an­ti­guas que ha­blan de Tartessos la con­si­de­ran un em­po­rio de enor­me ri­que­za

y prohi­bien­do la na­ve­ga­ción por aque­llas aguas. Pri­me­ro fun­da­ron Ga­dir, en el Atlán­ti­co, y des­pués Car­ta­go, una es­ta­ción in­ter­me­dia en el lar­go via­je a Ga­dir. El ac­ce­so al ex­tre­mo oes­te del mar que­dó ta­po­na­do du­ran­te si­glos pa­ra el res­to de los pue­blos me­di­te­rrá­neos. Pe­ro en el si­glo VII a.C. se pro­du­jo una fil­tra­ción. Un mer­can­te grie­go de Sa­mos, im­pul­sa­do por un vien­to de le­van­te irre­sis­ti­ble, atra­ve­só ac­ci­den­tal­men­te el Es­tre­cho ( las Co­lum­nas de Hér­cu­les) y arri­bó a las cos­tas de un país oc­ci­den­tal des­co­no­ci­do lla­ma­do Tartessos, don­de fue bien re­ci­bi­do. Era un mer­ca­do virgen pa­ra los grie­gos, y cuan­do el mer­can­te vol­vió a Sa­mos car­ga­do de pla­ta blan­da, su ar­ma­dor, Koleo de nom­bre, se con­vir­tió en uno de los hom­bres más ri­cos de su tiem­po.

DES­CU­BRI­MIEN­TO OFI­CIAL DE TARTESSOS

Tres ge­ne­ra­cio­nes más tar­de, los grie­gos de Fo­cea, cer­ca de Sa­mos, se es­ta­ble­cie­ron en Mar­se­lla, adon­de lle­ga­ba por tie­rra el es­ta­ño del nor­te de Fran­cia a lo­mos de ca­ba­lle­rías. Pe­ro en el año 546 a. C., fo­cen­ses, sa­mio­tas y el res­to de los jo­nios, en la cos­ta del Asia Me­nor, se vie­ron pre­sio­na­dos por los per­sas, que des­de el in­te­rior de Ana­to­lia se les echa­ban en­ci­ma ame­na­zan­do con arro­jar­les al mar. Ne­ce­si­ta­ban bus­car nue­vos te­rri­to­rios a los que emi­grar en masa, y en­ton­ces fue cuan­do los co­lo­nos fo­cen­ses de Mar­se­lla re­ci­bie­ron una ofer­ta inusi­ta­da: el rey de Tartessos les ofre­cía ins­ta­lar­se li­bre­men­te en su te­rri­to­rio. La ofer­ta lle­gó a la Jo­nia, y allí de­ci­die­ron en­viar una em­ba­ja­da a Tartessos pa­ra in­for­mar­se y so­pe­sar la po­si­bi­li­dad de es­ta­ble­cer­se al otro la­do del mar, le­jos pa­ra siem­pre de la ame­na­za per­sa. Se­gún cuen­ta He­ró­do­to, es­te via­je su­pu­so el des­cu­bri­mien­to ofi­cial de Tartessos. El rey Ar­gan­to­nio los tra­tó con gran de­fe­ren­cia y les per­mi­tió ex­plo­rar su reino pa­ra es­co­ger un asen­ta­mien­to. Cuan­do los grie­gos com­pren­die­ron que el ver­da­de­ro pro­pó­si­to de Ar­gan­to­nio era in­ter­po­ner­los en­tre ellos y sus ve­ci­nos fe­ni­cios de Cá­diz, se des­pi­die­ron pre­tex­tan­do que de­bían re­gre­sar pa­ra de­fen­der su ciudad de los per­sas. En­ton­ces, Ar­gan­to­nio, co­mo úl­ti­mo ges­to de amis­tad, les lle­nó la na­ve de pla­ta blan­da pa­ra

que re­for­za­ran con ella los mu­ros de su ciudad. Des­pués de es­to, la úni­ca no­ti­cia ple­na­men­te his­tó­ri­ca que te­ne­mos de Tartessos es que los fo­cen­ses, en el año 540 a. C., ya con el enemi­go per­sa a las puer­tas, desis­tie­ron de emi­grar a Tartessos al sa­ber que Ar­gan­to­nio ha­bía muer­to. To­do es­to lo cuen­ta He­ró­do­to y es ab­sur­do con­si­de­rar­lo una in­ven­ción por su par­te. Sin du­da la ciudad exis­tió, tu­vo un rey y es­ta­ba más allá de las Co­lum­nas, a un día de mar­cha del Me­di­te­rrá­neo. El pri­mer ma­pa­mun­di co­no­ci­do, que ela­bo­ró He­ca­teo de Mi­le­to po­co des­pués de que tu­vie­se lu­gar la ex­pe­di­ción fo­cen­se al reino de Ar­gan­to­nio, si­túa a Tartessos más allá del Es­tre­cho, en la An­da­lu­cía atlán­ti­ca. Pe­ro ¿dón­de, exac­ta­men­te?

UN POE­MA CON DA­TOS E IN­CÓG­NI­TAS

Pa­ra in­ten­tar res­pon­der a esa pre­gun­ta hay que acu­dir a otra fuen­te. Se tra­ta de OraMa­ri­ti­ma, un poe­ma grie­go del si­glo VI a.C. tra­du­ci­do y re­to­ca­do por un eru­di­to la­tino del s. VI de nues­tra era lla­ma­do Ru­fo Fes­to Avieno. El ori­gi­nal grie­go fue un do­cu­men­to, hoy per­di­do, que con­sig­na­ba las eta­pas de un via­je por mar en­tre Mar­se­lla y Tartessos, con el va­lor in­apre­cia­ble de que fue es­cri­to en el si­glo VI a. C., cuan­do Tartessos aún exis­tía. En él se ex­pli­ca có­mo lle­gar a Tartessos y se des­cri­be su en­torno geo­grá­fi­co, pe­ro plan­tea dos pro­ble­mas con­si­de­ra­dos in­so­lu­bles: los nom­bres de los lu­ga­res que men­cio­na no se co­rres­pon­den con los ac­tua­les y las dis­tan­cias que los se­pa­ran es­tán ex­pre­sa­das en sin­gla­du­ras (días de na­ve­ga­ción), una ci­fra muy di­fí­cil de es­ta­ble­cer. Así y to­do hay tres ac­ci­den­tes iden­ti­fi­ca­bles con se­gu­ri­dad en Ora Ma­ri­ti­ma: la desem­bo­ca­du­ra del Gua­dia­na, el es­tre­cho de Gi­bral­tar y la pro­pia ciudad de Mar­se­lla.

EN TORNO AL CA­BO DE TRA­FAL­GAR

Por otro la­do, ana­li­zan­do el tex­to es po­si­ble es­ta­ble­cer de ma­ne­ra in­di­rec­ta que la dis­tan­cia en­tre Gi­bral­tar y Mar­se­lla se cu­bría en nue­ve días de na­ve­ga­ción. Esa dis­tan­cia es de unas 800 mi­llas náu­ti­cas, de mo­do que la sin­gla­du­ra me­dia era de unas 90 mi­llas, ci­fra acep­ta­ble pa­ra aque­llas em­bar­ca­cio­nes. Pues bien: de acuer­do con el vie­jo de­rro­te­ro, la fron­te­ra oc­ci­den­tal de Tartessos se en­con­tra­ba de­trás de un ca­bo – el ca­bo Sa­gra­do de Sa­turno–, a un día de na­ve­ga­ción al es­te del Gua­dia­na. Si trans­por­ta­mos 90 mi­llas en esa di­rec­ción ire­mos a caer en el ca­bo de Tra­fal­gar, que es el úni­co pro­mon­to­rio de fus­te en la cos­ta atlán­ti­ca an­da­lu­za. Ora Ma­ri­ti­ma apor­ta ade­más va­rios de­ta­lles del ca­bo Sa­gra­do que so­lo en­cuen­tran sen­ti­do en Tra­fal­gar. En­tre ellos sus for­mi­da­bles acan­ti­la­dos, úni­cos tam­bién en to­da aque­lla cos­ta, y la afir­ma­ción de que jun­to al ca­bo hier­ve el mar, exac­ta­men­te la mis­ma ex­pre­sión que si­guen usan­do hoy los pes­ca­do­res de la zo­na pa­ra re­fe­rir­se al hi­le­ro de

El ori­gi­nal grie­go del poe­ma Ora Ma­ri­ti­ma des­cri­bía un via­je por mar en­tre Mar­se­lla y Tartessos

co­rrien­tes más po­ten­te de Eu­ro­pa, que se en­cuen­tra en Tra­fal­gar. Ade­más, men­cio­na la exis­ten­cia en el ca­bo de un tem­plo ele­va­do a una dei­dad del más allá, y Tra­fal­gar fue co­no­ci­do has­ta el si­glo XVIII co­mo el ca­bo del Tem­plo de Juno.

COIN­CI­DEN­CIAS RA­ZO­NA­BLES

Una vez es­ta­ble­ci­do el va­lor de la sin­gla­du­ra a tra­vés del pro­pio do­cu­men­to, la si­tua­ción de Tartessos que­da mu­cho más aco­ta­da: al es­te de Tra­fal­gar, o sea, en el Es­tre­cho, de­trás de las Co­lum­nas. Es­ta ubi­ca­ción coin­ci­de con el in­for­me de Ora Ma­ri­ti­ma acer­ca de que la dis­tan­cia en­tre Tartessos y el Me­di­te­rrá­neo se cu­bría en un día de mar­cha, o sea, en torno a los 40 km. Pe­ro ade­más, de acuer­do con di­cho tex­to, la ciudad per­di­da es­ta­ba aso­cia­da a tres ele­men­tos acuá­ti­cos: un río – el Tartessos–, una ma­ris­ma lla­ma­da Ere­bea, muy pró­xi­ma al ca­bo de Sa­turno, y un la­go al que Avieno lla­ma Li­gus­tino. An­te un ma­pa, se ad­vier­te que el úni­co río de fus­te en aque­lla zo­na es el ac­tual Bar­ba­te, que desem­bo­ca jun­to a Tra­fal­gar for­man­do una ma­ris­ma y que has­ta me­dia­dos del si­glo pa­sa­do ali­men­ta­ba tam­bién a la ma­yor la­gu­na de to­da Es­pa­ña: La Jan­da. Es­tas coin­ci­den­cias con­vier­ten al Bar­ba­te en el can­di­da­to más ra­zo­na­ble pa­ra ser iden­ti­fi­ca­do co­mo el río Tartessos de acuer­do con Ora Ma­ri­ti­ma, en de­tri­men­to de la opi­nión se­cu­lar que lo ha ve­ni­do iden­ti­fi­can­do con el Gua­dal­qui­vir des­de los tiem­pos de Adolf Schulten [ ver re­cua­dro pág. 101], quien bus­có la ciudad en aque­lla zo­na sin éxi­to al­guno. Es un error com­pren­si­ble, da­do que es­te úl­ti­mo río, gran­de y na­ve­ga­ble has­ta muy arri­ba, pa­re­ce el más ade­cua­do pa­ra sus­ten­tar una ci­vi­li­za­ción im­por­tan­te. Pe­ro hay va­rias ra­zo­nes pa­ra des­car­tar­lo co­mo el Tartessos que des­cri­be Ora Ma­ri­ti­ma: la pri­me­ra es que no exis­te ca­bo al­guno en­tre el Gua­dia­na y el Gua­dal­qui­vir; la se­gun­da, que la dis­tan­cia en­tre am­bas desem­bo­ca­du­ras, de acuer­do con la mag­ni­tud ha­lla­da pa­ra la sin­gla­du­ra, se cu­bri­ría tan so­lo en me­dio día de na­ve­ga­ción, y la ter­ce­ra, que si Tartessos hu­bie­ra es­ta­do en el Gua­dal­qui­vir de nin­gu­na ma­ne­ra po­drían sal­var­se en una jor­na­da de mar­cha por tie­rra los 120 km que me­dian des­de allí al Me­di­te­rrá­neo. Ade­más, hay otros da-

¿EL CA­BO SA­GRA­DO? Son mu­chos los in­di­cios que apun­tan a que se tra­ta del ca­bo ga­di­tano de Tra­fal­gar (en la ima­gen, su fa­ro).

EL REY Y SU TE­SO­RO. Ar­gan­to­nio es el nom­bre que He­ró­do­to da al mo­nar­ca de Tartessos (arri­ba, en una ilustración; a su de­re­cha, co­llar de oro que for­ma par­te del te­so­ro tar­te­sio del Ca­ram­bo­lo, en­con­tra­do en el año 1958).

EL PRI­MER MA­PA­MUN­DI. Cir­cu­lar, lo ela­bo­ró el his­to­ria­dor, geó­gra­fo y cos­mó­gra­fo grie­go He­ca­teo de Mi­le­to en el si­glo VI a.C. y en él si­tuó a Tartessos en la An­da­lu­cía atlán­ti­ca.

SIE­RRA DE LA PLA­TA. Apar­te de la coin­ci­den­cia en el no­ble me­tal que le da nom­bre con las ri­que­zas de Tartessos, es­ta sie­rra de Cá­diz po­dría ser el Mons Ar­gen­ta­rius de la Ora Ma­ri­ti­ma por su ubi­ca­ción.

ABRAHAM ORTELIUS. El geó­gra­fo y car­tó­gra­fo fla­men­co (15271598), re­tra­ta­do aquí por Pe­ter Paul Ru­bens, si­tuó Tartessos cer­ca del ca­bo de Tra­fal­gar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.