Mo­nu­men­tos me­ga­lí­ti­cos

Los mis­te­rios que su­gie­ren los dól­me­nes, men­hi­res o cróm­lech son in­con­ta­bles. La ar­queoas­tro­no­mía in­ten­ta des­en­tra­ñar las fun­cio­nes de es­tas mo­les pé­treas cuan­do las le­van­ta­ron ha­ce más de 5.000 años.

Muy Historia - - SUMARIO - JE­SÚS CA­LLE­JO CA­BO IN­VES­TI­GA­DOR Y ES­CRI­TOR

Ahí si­guen, co­mo tes­ti­gos mu­dos de un pa­sa­do y una cul­tu­ra de la que ape­nas sa­be­mos na­da, pues no de­ja­ron re­gis­tros es­cri­tos. Mu­cho se ha di­cho so­bre ellos, pe­ro hoy en día se­ría di­fí­cil en­ten­der los mo­nu­men­tos me­ga­lí­ti­cos –sean men­hi­res, dól­me­nes o cróm­lech– sin to­mar en con­si­de­ra­ción su orien­ta­ción as­tro­nó­mi­ca. Siem­pre se in­tu­yó que, ade­más de su evi­den­te fun­ción fu­ne­ra­ria y re­li­gio­sa, ser­vi­rían co­mo de­mar­ca­cio­nes te­rri­to­ria­les y tal vez de ob­ser­va­to­rios pa­ra ver y se­ña­lar el mo­vi­mien­to de las es­tre­llas en la es­fe­ra ce­les­te. Ca­da vez son más las in­ves­ti­ga­cio­nes y es­tu­dios que con­fir­man esa cir­cuns­tan­cia. Gra­cias a los mé­to­dos so­fis­ti­ca­dos que po­seen los ar­queó­lo­gos, hoy se pue­de pre­ci­sar la di­rec­ción de los ali­nea­mien­tos y ver si co­rres­pon­den a las sa­li­das o pues­tas del Sol en los equi­noc­cios y los sols­ti­cios, dos fe­chas im­por­tan­tes pa­ra nues­tros an­te­pa­sa­dos por dos mo­ti­vos prin­ci­pa­les: pa­ra sus ri­tua­les re­li­gio­sos (sus dioses eran so­la­res y lu­na­res) y pa­ra sus ac­ti­vi­da­des agrí­co­las: de­fi­nir la tem­po­ra­da de co­se­cha (en ve­rano) o de la siem­bra (en in­vierno). Fue­ron gran­des ob­ser­va­do­res de la na­tu­ra­le­za y la apa­ri­ción de es­te ti­po de cons­truc­cio­nes du­ran­te el Neo­lí­ti­co es­tá li­ga­da, no so­lo al sur­gi­mien­to de la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, sino a una cosmovisión más am­plia y sa­gra­da del pai­sa­je y del Uni­ver­so. La ar­queoas­tro­no­mía se de­fi­ne co­mo una “cien­cia que es­tu­dia los co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos que te­nían las ci­vi­li­za­cio­nes y los pue­blos an­ti­guos”, fi­ján­do­se en los me­ga­li­tos a mo­do de ins­tru­men­tos pa­ra pre­de­cir eclip­ses o es­ta­ble­cer hi­tos as­tro­nó­mi­cos que ser­vi­rían pa­ra fi­jar un su­pues­to ca­len­da­rio. Es­ta dis­ci­pli­na ha­ce uso de ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos, me­di­cio­nes y re­gis­tros an­tro­po­ló­gi­cos con la idea de es­tu­diar lo que sa­bían de

Gra­cias a los mé­to­dos so­fis­ti­ca­dos que po­seen los ar­queó­lo­gos, hoy se pue­de pre­ci­sar la di­rec­ción de los ali­nea­mien­tos

as­tro­no­mía los pue­blos su­pues­ta­men­te “in­cul­tos” en su con­tex­to cul­tu­ral, por eso a ve­ces se la de­no­mi­na tam­bién “et­noas­tro­no­mía”. Uno de los ar­queoas­tró­no­mos ac­tua­les más repu­tados, el bri­tá­ni­co Mi­chael Hos­kin, tras es­tu­diar 3.000 me­ga­li­tos del mun­do –so­bre to­do de Eu­ro­pa y el nor­te de Áfri­ca–, lle­ga a una sor­pren­den­te con­clu­sión re­fle­ja­da en su obra Tum­bas, tem­plos y sus orien­ta­cio­nes: una nue­va pers­pec­ti­va so­bre la Prehis­to­ria del Me­di­te­rrá­neo ( 2001). Di­ce que el 99% de esas cons­truc­cio­nes tie­nen una orien­ta­ción ca­nó­ni­ca al na­ci­mien­to del Sol, bien sea en los equi­noc­cios o en los sols­ti­cios.

EFEC­TOS LUMÍNICOS

De al­gu­na ma­ne­ra esas mo­les pé­treas “jue­gan” con la luz equi­noc­cial o la sols­ti­cial en eso de ha­cer pa­sar un ra­yo de sol por un pun­to de­ter­mi­na­do y que in­ci­da pre­ci­sa­men­te en el si­tio exac­to que ellos que­rían. Lo nor­mal es que sea en el sanc­ta­sanc­tó­rum de la cá­ma­ra se­pul­cral del dol­men don­de so­lían de­po­si­tar los res­tos de sus an­te­pa­sa­dos. Ese efec­to lu­mí­ni­co del mo­men­to jus­to de la sa­li­da del Sol por el horizonte te­nía una cla­ra in­ten­cio­na­li­dad ri­tual y sim­bó­li­ca: el Sol trae el ca­lor y la vi­da en la cá­ma­ra de los muer­tos y el úl­ti­mo ra­yo se aso­cia con la idea de un re­na­cer, por­que a par­tir del equi­noc­cio de pri­ma­ve­ra las plan­tas y flo­res re­sur­gen y a par­tir del sols­ti­cio de in­vierno los días em­pie­zan a ser más lar­gos. Es­te fe­nó­meno se ha de­tec­ta­do y com­pro­ba­do en Sto­nehen­ge ( In­gla­te­rra), New­gran­ge ( Ir­lan­da), Ua­xac­tún (Gua­te­ma­la) o en los dól­me­nes de An­te­que­ra (Má­la­ga, Es­pa­ña), en­tre otros lu­ga­res más, co­mo Egip­to. Juan An­to­nio Belmonte, del Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Ca­na­rias, en su li­bro Pi­rá­mi­des, tem­plos y es­tre­llas ( Crí­ti­ca, 2012), po­ne de re­lie­ve los co­no­ci­mien­tos es­te­la­res del An­ti­guo Egip­to y el uso que de ellos hi­cie­ron los súb­di­tos del fa­raón, ya sea pa­ra ex­pli­car el jue­go de lu­ces que ilu­mi­na las es­ta­tuas del sanc­ta­sanc­tó­rum del tem­plo de Ram­sés II en Abu Sim­bel o por qué el eje es­te- oes­te en que se ali­nea el gran tem­plo de Amón en Kar­nak se hi­zo ha­cia el pun­to por don­de sa­le el Sol en el sols­ti­cio de in­vierno.

RE­LI­GIÓN ME­GA­LÍ­TI­CA

Pues­tos a es­pe­cu­lar ¿son los me­ga­li­tos la ex­pre­sión de una cul­tu­ra con gran­des co­no­ci­mien­tos tec­no­ló­gi­cos y es­pi­ri­tua­les? El en­sa­yo Los sím­bo­los de la Prehis­to­ria (Ed. Al­mu­za­ra, 2011), de Ra­quel La­ca­lle, doc­to­ra en Geo­gra­fía e His­to­ria de la Uni­ver­si­dad de Se­vi­lla, des­ve­la que el es­pí­ri­tu re­li­gio­so del hom­bre na­ció an­tes del Neo­lí­ti­co co­mo puer­ta de ac­ce­so al co­no­ci­mien­to de las creen­cias re­li­gio­sas en la Prehis­to­ria. Ha­bía un evi­den­te re­cuer­do a los an­te­pa­sa­dos y los mo­nu­men­tos me­ga­lí­ti­cos se­rían re­fle­jo de ese cul­to a los muer­tos que ad­quie­ren

ade­más una in­du­da­ble fun­ción so­cial al le­gi­ti­mar las es­truc­tu­ras de po­der. Aun­que no to­do mo­nu­men­to ci­cló­peo te­nía la mis­ma fi­na­li­dad. Se­gún La­ca­lle, su ti­po­lo­gía se agru­pa­ría en dos ti­pos di­fe­ren­tes: cons­truc­cio­nes de ti­po fu­ne­ra­rio: cis­tas, se­pul­cros de co­rre­dor, ga­le­rías, tho­los y cue­vas ar­ti­fi­cia­les, y no fu­ne­ra­rias: men­hi­res, ali­nea­mien­tos y cróm­lech.

PIE­DRAS CO­MO UN EJÉR­CI­TO DE SOL­DA­DOS

To­dos ellos se eri­gen den­tro de una creen­cia vin­cu­la­da a una Dio­sa Ma­dre de la na­tu­ra­le­za, go­ber­na­do­ra del ci­clo de muer­te y re­su­rrec­ción cós­mi­co. Fue el ar­queó­lo­go aus­tra­liano Gor­don Chil­de quien de­cla­ró pú­bli­ca­men­te que hu­bo una “re­li­gión me­ga­lí­ti­ca” di­fun­di­da y ex­por­ta­da por co­lo­ni­za­do­res me­di­te­rrá­neos y que la ar­qui­tec­tu­ra me­ga­lí­ti­ca lle­gó a la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca des­de el Me­di­te­rrá­neo orien­tal y de aquí pa­só a las is­las bri­tá­ni­cas y nor­te de Eu­ro­pa. Es la te­sis orientalista (Ex Orien­te lux), que ha per­di­do adep­tos res­pec­to a la te­sis atlán­ti­ca. ¿ Có­mo ex­pli­car los po­si­bles ali­nea­mien­tos de Car­nac, en la Bre­ta­ña fran­ce­sa, el ma­yor com­ple­jo me­ga­lí­ti­co del mun­do, si no es re­cu­rrien­do a sus creen­cias re­li­gio­sas? El es­fuer­zo que su­po­ne co­lo­car cien­tos de pie­dras de una ma­ne­ra pre­me­di­ta­da es­tá más que cal­cu­la­do. Ori­gi­nal­men­te, las pie­dras en­hies­tas de Car­nac eran unas 10.000, cons­ti­tu­yen­do el mo­nu­men­to prehis­tó­ri­co más ex­ten­so del mun­do ( unos 8 ki­ló­me­tros de lon­gi­tud). Hoy que­dan me­nos de 3.000 men­hi­res. Si lo vié­ra­mos des­de el ai­re com­pro­ba­ría­mos, a gol­pe de vis­ta, que se agru­pan en cua­tro áreas atra­ve­sa­das por una ca­rre­te­ra: Le Mé­nec, Ker­ma­rio, Ker­les­can y Le Pe­tit Mé­nec. Las dos pri­me­ras su­pe­ran el mi­llar de men­hi­res ca­da una, mien­tras que la ter­ce­ra tie­ne 540 blo­ques y la úl­ti­ma un cen­te­nar. To­das dis­pues­tas en hi­le­ras su­ce­si­vas y con un cróm­lech de se­ten­ta men­hi­res ro­dean­do el con­jun­to. Des­de ha­ce años se sa­be que las hi­le­ras de men­hi­res y sus per­pen­di­cu­la­res, co­mo si fue­ra un ejér­ci­to de sol­da­dos pe­tri­fi­ca­dos, es­tán orien­ta­das ha­cia los pun­tos sols­ti­cia­les y equi­noc­cia­les de sa­li­da del Sol, crean­do así una es­pe­cie de ca­len­da­rio

Ori­gi­nal­men­te, las pie­dras en­hies­tas de Car­nac eran unas 10.000, cons­ti­tu­yen­do el mo­nu­men­to más ex­ten­so del mun­do

agrí­co­la-li­túr­gi­co que per­mi­tía pre­de­cir las eta­pas im­por­tan­tes de la vi­da hu­ma­na ha­ce 5.000 años en esa zo­na. Nues­tros an­te­pa­sa­dos te­nían que­ren­cia por los sols­ti­cios. Es un he­cho com­pro­ba­do. Des­de 1965, gra­cias a un es­tu­dio rea­li­za­do por Ge­rald Haw­kins en el com­ple­jo de Sto­nehen­ge, al de­cir que se tra­ta­ba de un so­fis­ti­ca­do “or­de­na­dor” pa­ra cal­cu­lar la po­si­ción de los ra­yos del Sol du­ran­te los dos sols­ti­cios, los ar­queó­lo­gos se em­pe­za­ron a fi­jar con más de­ta­lle en es­ta cons­truc­ción si­tua­da en el con­da­do de Wil­ts­hi­re, In­gla­te­rra. Apar­te de otras fun­cio­nes que tu­vo es­te com­ple­jo me­ga­lí­ti­co, en­tre ellas la de ser un tem­plo de sa­na­ción, los ele­men­tos pé­treos de Sto­nehen­ge es­tán ali­nea­dos pa­ra mar­car la sa­li­da (or­to) y la pues­ta del Sol (oca­so) du­ran­te los sols­ti­cios de in­vierno y ve­rano. La co­lo­ca­ción de la «pie­dra del al­tar» co­mo pun­to fo­cal –a mo­do de axis mun­di– sir­ve de in­di­ca­dor pa­ra las ce­re­mo­nias y orien­ta­cio­nes. Fi­nal­men­te, pa­ra iden­ti­fi­car el eje prin­ci­pal del sols­ti­cio de ve­rano, se aña­die­ron la “pie­dra ta­lón” y la “pie­dra del sa­cri­fi­cio”. Du­ran­te el sols­ti­cio de ve­rano, el Sol se le­van­ta jus­to so­bre la Heel Sto­ne (o “pie­dra ta­lón”) pa­ra al­can­zar di­rec­ta­men­te el cen­tro del al­tar de pie­dra. Po­de­mos de­du­cir que era el cen­tro ri­tual de un sis­te­ma re­li­gio­so aso­cia­do con los an­te­pa­sa­dos y con el mo­vi­mien­to del Sol y de la Lu­na. El aná­li­sis de los en­te­rra­mien­tos nos su­gie­re que Sto­nehen­ge fue uno de los lu­ga­res más sa­gra­dos y re­ve­ren­cia­dos en to­da Eu­ro­pa en­tre el Neo­lí­ti­co y la Edad del Bron­ce, des­de sus orí­ge­nes en 3100 a.C. has­ta su cé­nit en 2100 a.C. Un lu­gar de pe­re­gri­na­je, sin du­da. La uni­ver­si­dad aus­tra­lia­na de Ade­lai­da ha de­mos­tra­do es­ta­dís­ti­ca­men­te en 2016 que los pri­me­ros mo­nu­men­tos de pie­dra de Gran Bre­ta­ña se cons­tru­ye­ron es­pe­cí­fi­ca­men­te de acuer­do con los mo­vi­mien­tos de cier­tos as­tros ha­ce 5.000 años. En con­cre­to, los an­ti­guos círcu­los de pie­dra cons­trui­dos en Escocia ( en Ca­lla­nish, is­la de Le­wis, y Sten­ness, is­la de Ork­ney) for­man una gran con­cen­tra­ción de ali­nea­cio­nes ha­cia el Sol y la Lu­na en di­fe­ren­tes mo­men­tos de sus ci­clos.

SAN­TUA­RIOS PA­RA LA CU­RA­CIÓN

Un úl­ti­mo ejem­plo, de los mu­chos que po­dría­mos ex­po­ner so­bre los co­no­ci­mien­tos as­tro­nó­mi­cos de las lla­ma­das cul­tu­ras prehis­tó­ri­cas, lo en­con­tra­mos en Mal­ta. Los tem­plos de Mnaj­dra ( más an­ti­guos que los de Ha­gar Qim que se en­cuen­tran a unos 500 me­tros) po­seen una in­ge­nio­sa ali­nea­ción es­te­lar que su­gie­re que se usa­ban pa­ra ce­re­mo­nias en las que, en el ama­ne­cer del sols­ti­cio de in­vierno, un ra­yo de sol ilu­mi­na­ba uno de los al­ta­res in­te­rio­res y du­ran­te el ama­ne­cer del sols­ti­cio de ve­rano, otro ra­yo pe­ne­tra­ba a tra­vés de una

El aná­li­sis de los en­te­rra­mien­tos ha­lla­dos nos su­gie­re que Sto­nehen­ge fue uno de los lu­ga­res más sa­gra­dos de Eu­ro­pa

ven­ta­na pa­ra ter­mi­nar so­bre otro de los al­ta­res del tem­plo. Ade­más, es­con­de una cá­ma­ra se­cre­ta co­mu­ni­ca­da con la sa­la del orácu­lo, des­de la que los sa­cer­do­tes ha­bla­ban a los pre­sen­tes si­mu­lan­do que lo ha­cían los dioses. Al igual que Sto­nehen­ge, se cree que fue un san­tua­rio a don­de acu­dían los enfermos en bus­ca de cu­ra­ción, da­dos los ha­llaz­gos de fi­gu­ras an­tro­po­mór­fi­cas de ce­rá­mi­ca –si­mi­la­res a ex vo­tos– re­pre­sen­tan­do afec­cio­nes va­rias. “Que sal­ga el Sol por An­te­que­ra”, es­te di­cho po­pu­lar es muy cier­to en cuan­to a su con­jun­to me­ga­lí­ti­co, que por fin ha si­do de­cla­ra­do Pa­tri­mo­nio de la Hu­ma­ni­dad por la Unes­co en 2016. Los dól­me­nes de Men­ga y Vie­ra, el tho­los de El Ro­me­ral y los dos gran­des es­ce­na­rios na­tu­ra­les, la Pe­ña de los Enamo­ra­dos y el ma­ci­zo kárs­ti­co de la Sie­rra de El Tor­cal, to­do ello en la pro­vin­cia de Má­la­ga, han si­do agra­cia­dos con tal dis­tin­ción. El úni­co que tie­ne una orien­ta­ción ca­nó­ni­ca, ha­cia el Es­te, ha­cia el Sol equi­noc­cial, es el de Vie­ra. Mi­chael Hos­kin, ar­queó­lo­go y as­tró­no­mo de la uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, di­jo que los otros dos dól­me­nes eran ca­sos úni­cos. Nin­guno es­tá co­lo­ca­do al azar y Hos­kin en­ten­dió que el mo­ti­vo lo te­nía de­lan­te

de él: mi­ran a dos lu­ga­res pai­sa­jís­ti­cos que fas­ci­na­ron a sus cons­truc­to­res. El se­pul­cro de co­rre­dor de Men­ga se orien­ta al no­roes­te, es de­cir, mi­ra a la Pe­ña de los Enamo­ra­dos, un im­po­nen­te ris­co con el per­fil de un ros­tro in­dio bo­ca arri­ba, y el dol­men de El Ro­me­ral se di­ri­ge al sur-su­r­oes­te, al Tor­cal de An­te­que­ra, en con­cre­to al Ca­mo­rro de las Sie­te Me­sas, don­de se asen­tó una co­mu­ni­dad prehis­tó­ri­ca. Así que esos hom­bres y mu­je­res de ha­ce 5.700 años (los que le­van­ta­ron Men­ga), 4.500 años (Vie­ra) o 3.800 años (El Ro­me­ral) trans­por­ta­ron enor­mes pe­drus­cos de has­ta 180.000 ki­los pa­ra “hon­rar a sus an­te­pa­sa­dos”.

SA­LE EL SOL POR AN­TE­QUE­RA

De he­cho, Le Corbusier de­jó una cer­te­ra frase es­cri­ta en el li­bro de re­gis­tro de Men­ga cuan­do el ar­qui­tec­to sui­zo vi­si­tó en 1950 los dól­me­nes de An­te­que­ra: “A mis an­ces­tros”. Y por An­te­que­ra, ca­da 21 de di­ciem­bre, sa­le y pe­ne­tra el Sol en un es­ce­na­rio má­gi­co co­mo es El Ro­me­ral. Ca­da in­vierno, cuan­do lle­ga a su pun­to más ba­jo, la luz del Sol en­tra has­ta el fon­do del lar­go pa­si­llo del tho­los lle­gan­do has­ta la cá­ma­ra cir­cu­lar mor­tuo­ria, en lo que pa­re­ce una cla­ra me­tá­fo­ra en­tre el “re­na­cer” del Sol y la bús­que­da de un re­na­ci­mien­to en la otra vi­da. Tam­bién cree que du­ran­te la ce­le­bra­ción del sols­ti­cio nues­tros an­te­pa­sa­dos apro­ve­cha­ban la es­pe­cial acús­ti­ca de la cá­ma­ra cir­cu­lar pa­ra en­trar en una es­pe­cie de tran­ce a tra­vés del so­ni­do y la vi­bra­ción. Otros com­ple­jos ru­pes­tres tam­bién han si­do so­me­ti­dos a es­tu­dios cien­tí­fi­cos. Los as­tró­no­mos Juan An­to­nio Belmonte y Cé­sar Gon­zá­lez, del Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Ca­na­rias, han desa­rro­lla­do un mé­to­do ori­gi­nal pa­ra me­dir la orien­ta­ción de unos 1.500 mo­nu­men­tos me­ga­lí­ti­cos de la pe­nín­su­la Ibé­ri­ca e is­las del Me­di­te­rrá­neo, si­mi­lar al usa­do en los mar­ca­do­res ge­né­ti­cos, del que se de­du­ce que los más an­ti­guos es­tán en el su­r­oes­te, en el Alen­te­jo por­tu­gués y Ex­tre­ma­du­ra.

FIN DE UNA ÉPO­CA

A par­tir de esa zo­na se ex­pan­den los dól­me­nes por la fa­cha­da atlán­ti­ca, si­guien­do los cau­ces de los ríos Gua­dal­qui­vir y Due­ro ha­cia el no­roes­te, po­si­ble­men­te has­ta Ca­ta­lu­ña. Ade­más, en el es­tu­dio apa­re­ce cla­ra la orien­ta­ción as­tro­nó­mi­ca de los dól­me­nes, es de­cir su cons­truc­ción en fun­ción de la sa­li­da y pues­ta del Sol o de cier­tas fa­ses de la Lu­na. Pe­ro to­do aca­ba, y la épo­ca de la cons­truc­ción de me­ga­li­tos tam­bién lle­gó a su fin. Se ha­bla del hun­di­mien­to eco­nó­mi­co y so­cial co­mo ex­pli­ca­ción. Aun así, nues­tros an­te­pa­sa­dos si­guie­ron mi­ran­do al cie­lo, fi­ján­do­se en los as­tros y cons­tru­yen­do edi­fi­cios un po­co me­nos ci­cló­peos, siem­pre bien orien­ta­dos…

Du­ran­te la ce­le­bra­ción del sols­ti­cio apro­ve­cha­ban la acús­ti­ca de la cá­ma­ra cir­cu­lar

MONTÍCULO EXCAVADO En la ima­gen, New­gran­ge, uno de los pasajes fu­ne­ra­rios del com­ple­jo ir­lan­dés de Brú na Bóin­ne, que es­tá da­ta­do, se­gún las prue­bas del car­bono 14, en­tre 3300-2900 a.C.

EL MÁS EX­TEN­SO

AGE

Den­tro del con­jun­to de ali­nea­mien­tos me­ga­lí­ti­cos si­tua­dos al nor­te de Car­nac (Bre­ta­ña Fran­ce­sa), des­ta­ca por su ex­ten­sión el de Le Mé­nec (aba­jo), for­ma­do por 1.099 men­hi­res en 11 hi­le­ras.

DI­SE­MI­NA­DOS POR LA FRAN­JA ATLÁN­TI­CA Es­ta ima­gen del ma­pa de Eu­ro­pa re­fle­ja la afluen­cia de cons­truc­cio­nes me­ga­lí­ti­cas en to­da la zo­na Oes­te del Vie­jo Con­ti­nen­te. Y, en me­nor me­di­da, en el sur del Me­di­te­rrá­neo.

AWL/PI­LAR RE­VI­LLA

OB­SER­VA­TO­RIO DE LAS ES­TRE­LLAS En la ima­gen, Sto­nehen­ge du­ran­te el sols­ti­cio de ve­rano, cuan­do el Sol sa­le y atra­vie­sa jus­to el eje de la cons­truc­ción, lo que ha­ce su­po­ner que los que lo eri­gie­ron te­nían co­no­ci­mien­tos de as­tro­no­mía.

ZO­NA MO­NU­MEN­TAL En la foto (aba­jo), in­te­rior de una de las cons­truc­cio­nes me­ga­lí­ti­cas de An­te­que­ra (Má­la­ga): el Dol­men de Men­ga, un se­pul­cro de co­rre­dor, tí­pi­co de la tra­di­ción atlán­ti­ca de dol­men de ga­le­ría cu­bier­ta.

MEGALITO GA­LLE­GO En la foto, el dol­men de co­rre­dor lla­ma­do Pe­dra da Ar­ca, orien­ta­do ha­cia el su­r­es­te (ama­ne­cer del sols­ti­cio de ve­rano). Se en­cuen­tra en la lo­ca­li­dad de Mal­pi­ca de Ber­gan­ti­ños, en la co­mar­ca co­ru­ñe­sa de la Cos­ta da Mor­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.