¿AU­TÉN­TI­CAS RE­LI­QUIAS DE SU VI­DA?

Exis­te to­da una plé­to­ra de ob­je­tos re­la­cio­na­dos con la vi­da de Je­sús que se­rían su­pues­ta­men­te de­mos­tra­ti­vos de su exis­ten­cia y su con­di­ción di­vi­na.

Muy Historia - - DOSSIER IV | CÓMO ALCANZAR LA ETERNIDAD -

1) El San­to Grial

Qué es: el cá­liz que uti­li­zó Je­sús du­ran­te la Úl­ti­ma Ce­na y con el que trans­for­mó el vino en su san­gre me­dian­te el mis­te­rio de la tran­subs­tan­cia­ción. Dón­de es­tá: se le per­dió muy pron­to la pis­ta. Ha si­do bus­ca­do en to­das las épo­cas, in­clu­so por los na­zis du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial.

2) Las Sá­ba­nas San­tas

Qué son: lien­zos so­bre los que que­dó im­pre­sa la faz de Je­su­cris­to mi­la­gro­sa­men­te. Dón­de es­tán: hay una en Tu­rín ( la más co­no­ci­da); otra, lla­ma­da el Lien­zo de Ede­sa o Mandy­lion, que des­apa­re­ció pe­ro hoy se re­la­cio­na con las “san­tas fa­ces” de Gé­no­va y San Sil­ves­tro ( es­ta úl­ti­ma en el Va­ti­cano), y tam­bién hay en va­rios tem­plos pie­zas co­rres­pon­dien­tes al Pa­ño de la Ve­ró­ni­ca, con el que es­ta san­ta ha­bría en­ju­ga­do el su­dor y la san­gre a Je­sús du­ran­te el cal­va­rio y que lue­go fue do­bla­do, dan­do lu­gar a di­ver­sas imá­gen imá­ge­nes.

3) La VVe­ra Cruz

Qué es es: la cruz en que fue cla­va­do Je­su­cris­to Je­su­cri pa­ra mo­rir.

Dón­de es­tá: se en­con­tró en Je­ru­sa­lén ha­cia hac el año 326, tras una ex­ca­va­ción or­de­na­da ord por la emperatriz Helena de Cons­tan­ti­no­pla. El rey per­sa Cos­roes Cos­roe II se la lle­vó tras sa­quear la Ciudad San­ta en 614, pe­ro la re­cu­pe­ró el em­pe­ra­dor bi­zan­tino He­ra­clio en 628. 628 Lue­go se le pier­de la pis­ta, mien­tras mien­tra co­mien­zan a apa­re­cer frag­men­tos pre­sun­ta­men­te ver­da­de­ros en tem­plos de to­do el mun­do cris­tiano, in­clui­da Es­pa­ña.

4) La CCo­ro­na de Es­pi­nas

Qué es es: una si­mu­la­ción de co­ro­na que le co­lo­ca­ron co­loc los sol­da­dos ro­ma­nos a Je­sús pa­ra p hu­mi­llar­lo, por­que se le con­si­de­ra­ba con­si­de rey de los ju­díos.

Dón­de es­tá: en la ca­te­dral de No­tre Da­me, en Pa­rís.

5) La LLan­za de Lon­gi­nos

Qué es es: el ar­ma uti­li­za­da por un sol­da­do ro­mano ro­ma pa­ra com­pro­bar que Je­sús ha­bía muer­to m en la cruz, cla­ván­do­se­la.

Dón­de es­tá: hay al me­nos tres que reivin­di­can reivin­dic ser la au­tén­ti­ca. Una es­tá en el Va­ti­cano, Va la otra en Vie­na y una

sen­cia an­tes po­dría es­tar re­la­cio­na­da con las cos­tum­bres ju­días de aque­lla épo­ca, co­no­ci­da co­mo Pe­río­do del Se­gun­do Tem­plo. Los ni­ños de­ja­ban de ser­lo a los do­ce años, cuan­do ce­le­bra­ban el bar mitz­vah, pe­ro no era has­ta los 30 cuan­do se les con­si­de­ra­ba pre­pa­ra­dos pa­ra ser sa­cer­do­tes.

LA MAG­DA­LE­NA Y SU RE­LA­CIÓN CON CRIS­TO

La fa­mo­sa pros­ti­tu­ta del Evan­ge­lio, a la cual Je­sús le ha­bría sa­ca­do “sie­te de­mo­nios”, se ha con­ver­ti­do en un per­so­na­je ca­da vez más sig­ni­fi­ca­ti­vo y enig­má­ti­co a los ojos de nues­tra sociedad, aun­que su fa­ma se de­ba a la his­to­ria ur­di­da por el es­cri­tor Dan Brown en 2003 pa­ra su no­ve­la El­có­di­goDaVin­ci, en torno a su re­la­ción con Je­su­cris­to y un hi­po­té­ti­co ma­tri­mo­nio. De es­to no hay la más mí­ni­ma men­ción en las fuen­tes an­ti­guas (un frag­men­to de un pre­sun­to Evan­ge­lio apó­cri­fo apa­re­ci­do en 2012 en que Je­sús di­ría “mi es­po­sa” ha si­do con­si­de­ra­do fal­so). Pe­ro sí que los tex­tos tan­to ca­nó­ni­cos co­mo apó­cri­fos mues­tran que es­ta mu­jer sal­va­da por Je­sús fue un per­so­na­je im­por­tan­te en­tre sus se­gui­do­res.

En dos de los Evan­ge­lios apó­cri­fos, el de To­más y el de Fe­li­pe (si­glos I a III), se men­cio­na a Ma­ría Mag­da­le­na co­mo una dis­cí­pu­la cer­ca­na a Je­sús y que le se­guía igual que los após­to­les. En el Evan­ge­lio­de Fe­li­pe se alu­de a “tres” mu­je­res que “ca­mi­na­ban con­ti­nua­men­te con el Se­ñor”: su ma­dre Ma­ría, la her­ma­na de es­ta y Mag­da­le­na, a la que se alu­de con el tér­mino grie­go que sig­ni­fi­ca “com­pa­ñe­ra”.

Pe­ro hay otro tex­to apó­cri­fo aún más sig­ni­fi­ca­ti­vo, que los es­tu­dio­sos han bau­ti­za­do co­mo Evan­ge­lio­de Ma­ría Mag­da­le­na, por­que ella ad­quie­re gran pro­ta­go­nis­mo. Allí se la con­si­de­ra dis­cí­pu­la de Je­sús y la ve­mos en fun­cio­nes de li­de­raz­go, par­ti­cu­lar­men­te en un frag­men­to en el que, tras la des­apa­ri­ción de Je­sús, los após­to­les se en­cuen­tran “en­tris­te­ci­dos y llo­ran­do amar­ga­men­te”, ya que con­si­de­ran que na­die les ha­rá ca­so en sus pré­di­cas. “En­ton­ces Ma­riam [Mag­da­le­na] se le­van­tó... y di­jo a sus her­ma­nos: «No llo­réis y no os en­tris­tez­cáis; no va­ci­léis más, pues su gra­cia des­cen­de­rá so­bre to­dos vo­so­tros y os pro­te­ge­rá...

Di­cho es­to, Ma­riam con­vir­tió sus co­ra­zo­nes al bien y co­men­za­ron a co­men­tar las pa­la­bras del Se­ñor»”. Se in­ter­pre­ta que aquí Ma­ría Mag­da­le­na es­ta­ba ejer­cien­do co­mo aban­de­ra­da de la co­rrien­te gnós­ti­ca −lue­go de­cla­ra­da he­ré­ti­ca−, que creía que un co­no­ci­mien­to in­tros­pec­ti­vo y mís­ti­co de la di­vi­ni­dad trae­ría a quie­nes lo prac­ti­ca­ran esa “gra­cia” di­vi­na.

¿DÓN­DE ES­TÁ LA TUM­BA DE JE­SÚS?

Sin du­da, la tum­ba per­di­da que to­do ar­queó­lo­go sue­ña con iden­ti­fi­car es la de Je­sús de Na­za­ret, lo que ade­más tie­ne una do­ble di­fi­cul­tad ya que, si cree­mos en los Evan­ge­lios, su ocu­pan­te ha­bría re­su­ci­ta­do, con lo cual no se en­con­tra­rían sus res­tos en ella. El enig­ma de la úl­ti­ma mo­ra­da de Je­sús, que en la Edad Me­dia los em­pe­ra­do­res bi­zan­ti­nos si­tua­ron en el en­cla­ve lla­ma­do “del San­to Se­pul­cro” en Je­ru­sa­lén, ha ad­qui­ri­do una di­men­sión ines­pe­ra­da des­de que en 1994 se ha­lla­se en la Ciudad San­ta la lla­ma­da Tum­ba de Tal­piot ( nom­bre de un ba­rrio del sud­es­te). Se tra­ta en reali­dad de un osa­rio ( ca­jas con hue­sos), que era la for­ma tra­di­cio­nal en que los ju­díos guar­da­ban los ves­ti­gios de sus fa­mi­lia­res muer­tos cuan­do, pa­sa­do un tiem­po de su en­te­rra­mien­to, la car­ne se des­com­po­nía y so­lo que­da­ban las par­tes du­ras del cuer­po. Las ca­jas es­ta­ban he­chas de pie­dra caliza y en ellas se in­di­ca­ba el nom­bre y la fi­lia­ción de la per­so­na.

Pues bien, en el osa­rio de Tal­piot se en­con­tra­ron diez ca­jas, que pa­re­cían per­te­ne­cer a una mis­ma fa­mi­lia. Una de ellas con­te­nía los hue­sos de un tal “Je­sús, hi­jo de Jo­sé”, se­gún di­ce tex­tual­men­te la ins­crip­ción es­cri­ta ori­gi­nal­men­te en arameo. Es­to por sí so­lo ya hu­bie­se cau­sa­do sen­sa­ción, pe­ro las otras ca­jas con­tri­bu­ye­ron a des­per­tar aún más la ex­pec­ta­ción: una guar­da­ba los res­tos de Ma­ría, otra, los de Ma­teo, otra, los de Jo­sé, e in­clu­so una con­te­nía lo que que­da­ba de “San­tia­go, hi­jo de Jo­sé, her­mano de Je­sús”. Ha­bía otra que guar­da­ba las re­li­quias de “Ma­riam­ne kai Ma­ra”, nom­bre que ha si­do in­ter­pre­ta­do por al­gu­nos co­mo el de Ma­ría Mag­da­le­na.

La con­clu­sión fá­cil co­rrió co­mo un re­gue­ro de pól­vo­ra: ese po­día ser el lu­gar de en­te­rra­mien­to de to­da la fa­mi­lia de Je­sús. Aun­que al­gu­nos es­tu­dio­sos han echa­do agua al fue­go al re­cor­dar que nom­bres co­mo Je­sús y Jo­sé eran muy po­pu­la­res en­tre los ju­díos del si­glo I, otros han va­lo­ra­do la coin­ci­den­cia en ese osa­rio de un ele­va­do nú­me­ro de nom­bres que es­tán re­la­cio­na­dos di­rec­ta o in­di­rec­ta­men­te con Je­sús.

Un ele­men­to de es­cep­ti­cis­mo lo apor­ta el pen­sar si un pro­fe­ta tan ve­ne­ra­do ha­bría si­do re­le­ga­do a un osa­rio tan pe­que­ño co­mo el des­cu­bier­to. De he­cho, la ins­crip­ción de su ca­ja ni si­quie­ra es­tá es­cri­ta de la ma­ne­ra más for­mal po­si­ble en la épo­ca ni es la me­jor ex­pre­sión ri­tual, al­go que pa­re­ce­ría ló­gi­co tra­tán­do­se de un lí­der re­li­gio­so ca­ris­má­ti­co. Así pues, en es­to tam­bién, los enig­mas de Je­su­cris­to con­ti­núan.

La fa­ma ac­tual de Ma­ría Mag­da­le­na se de­be a El có­di­go Da Vin­ci, no­ve­la de Dan Brown que fa­bu­la su ma­tri­mo­nio con Cris­to

Aba­jo, el cua­dro de El Gre­co Ve­ró­ni­ca con la San­ta Faz (1580), una de las su­pues­tas re­li­quias de Cris­to. El lla­ma­do Re­li­ca­rio del Fus­te de la Ve­ra Cruz (1420), que re­pre­sen­ta la cruz en la que fue cla­va­do Je­sús.

Una de las co­pas “can­di­da­tas” a ser el San­to Grial, del si­glo IV a.C.

La Lan­za de Lon­gi­nos en un cua­dro ita­liano anó­ni­mo (si­glo XVII).

La lla­ma­da San­ta Co­ro­na fue lle­va­da a No­tre Da­me por Luis IX de Fran­cia en 1239.

LA TUM­BA DE TAL­PIOT. Es­te mo­des­to osa­rio ha­lla­do en Je­ru­sa­lén, con diez ca­jas de hue­sos de una fa­mi­lia del si­glo I, po­dría ser se­gún al­gu­nos la úl­ti­ma mo­ra­da de Je­su­cris­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.