OTROS LABERINTOS

Muy Historia - - FOTOS CON HIS­TO­RIA -

El Gran La­be­rin­to egip­cio que des­cri­be He­ró­do­to so­lo es el ma­yor de los cin­co que exis­tie­ron en la An­ti­güe­dad, de acuer­do con los tex­tos clá­si­cos. Ha­bía otro en la is­la grie­ga de Lem­nos, dos en Cre­ta –Cno­sos (en el que se ins­pi­ra el mí­ti­co de Dé­da­lo y el Mi­no­tau­ro; a la de­re­cha, re­crea­ción) y Korty­na– y un cuar­to en la etrus­ca Clu­sium. Las re­pre­sen­ta­cio­nes de laberintos gra­ba­das en pie­dras, o bien tra­za­das so­bre el sue­lo con pie­dras hin­ca­das en es­pi­ral, abun­dan ya en la Eu­ro­pa neo­lí­ti­ca. Es po­si­ble que la no­ción de la­be­rin­to es­tu­vie­ra aso­cia­da an­ti­gua­men­te a la de puer­ta, y que esa puer­ta tu­vie­se un sen­ti­do es­pi­ri­tual. Por ese mo­ti­vo, los laberintos ha­brían lle­ga­do a las igle­sias y catedrales del Me­die­vo; por ejem­plo, a la ca­te­dral de Char­tres, cu­yo la­be­rin­to tra­za­do en el sue­lo lle­gó a con­si­de­rar­se sim­bó­li­ca­men­te co­mo un sus­ti­tu­ti­vo de la peregrinación a Tie­rra San­ta. Por otro la­do, en el con­cep­to de la­be­rin­to hay un com­po­nen­te de­fen­si­vo: es una barrera fren­te a to­da cla­se de in­va­sio­nes o pe­ne­tra­cio­nes, al­go que es­tá ahí pa­ra con­fun­dir al enemi­go.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.