UN EJÉR­CI­TO DIS­CI­PLI­NA­DO

Muy Historia - - CU­RIO­SI­DA­DES -

La mi­li­cia egip­cia es­ta­ba ba­sa­da en una dis­ci­pli­na bru­tal. El cuer­po de ofi­cia­les era so­me­ti­do a un en­tre­na­mien­to du­rí­si­mo en el que era nor­mal que más de un as­pi­ran­te per­die­se la vi­da por el adies­tra­mien­to. Una vez for­ma­dos, los ofi­cia­les de­bían adies­trar a su vez a los sol­da­dos em­plean­do so­bre to­do la lucha cuer­po a cuer­po, la es­gri­ma y el ti­ro con ar- co y en­du­re­cién­do­les con lar­gas mar­chas por el de­sier­to. A los sol­da­dos dis­tin­gui­dos se les im­po­nía el “Oro al va­lor”. Tam­bién po­dían ser pre­mia­dos con ar­mas be­llas y cui­da­do­sa­men­te ela­bo­ra­das, o con me­da­llas en for­ma de león o de mos­ca; mien­tras que la pri­me­ra re­pre­sen­ta­ba la va­len­tía, la se­gun­da sig­ni­fi­ca­ba la in­sis­ten­cia y per­se­ve­ran­cia en el ata­que. Más ade­lan­te, las re­com­pen­sas se am­plia­ron a es­cla­vos y lo­tes de tie­rra. La dis­ci­pli­na era de hie­rro y el cas­ti­go por co­bar­día o in­cum­pli­mien­to del de­ber era la muer­te, tras ser tor­tu­ra­do. El ca­dá­ver era lue­go aban­do­na­do a mer­ced de las ali­ma­ñas, lo que su­po­nía el ma­yor cas­ti­go po­si­ble en el mun­do egip­cio (no po­der ase­gu­rar­se un lu­gar en el más allá).

Da­ta­do en torno a 1470 a.C., en es­te re­lie­ve del tem­plo mor­tuo­rio de la rei­na Hats­hep­sut se re­pre­sen­ta a sol­da­dos egip­cios.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.