II / EL MUN­DO DE VER­SA­LLES

Po­co más de me­dio año ha­bía pa­sa­do des­de la fir­ma del ar­mis­ti­cio cuan­do con­clu­ye­ron las ne­go­cia­cio­nes pos­bé­li­cas, se­lla­das con un Tra­ta­do que cam­bió el ma­pa de Eu­ro­pa, y que se­ría el ger­men de pos­te­rio­res con­flic­tos.

Muy Historia - - DOSSIER -

“Des­de muy tem­prano, Pa­rís pre­sen­ta­ba hoy el as­pec­to de las gran­des fies­tas. En to­das las ca­sas se han iza­do ban­de­ras, y una enorme mu­che­dum­bre se di­ri­gía a los bu­le­va­res, cu­ya ani­ma­ción era ex­tra­or­di­na­ria.” Así des­cri­bió el dia­rio ma­dri­le­ño El Im­par­cial el am­bien­te que se vi­vía en la ca­pi­tal de Fran­cia el vier­nes 28 de ju­nio de 1919, día se­ña­la­do pa­ra la fir­ma del Tra­ta­do de Ver­sa­lles, que iba a po­ner pun­to fi­nal a la gue­rra me­dian­te un gran acuer­do de paz en­tre las na­cio­nes be­li­ge­ran­tes de los cin­co con­ti­nen­tes.

LLE­GA EL DÍA SE­ÑA­LA­DO

70 se­can­tes y tin­te­ros –“si­mé­tri­ca­men­te dis­pues­tos”, re­cor­da­ba el pe­rió­di­co– fue­ron dis­tri­bui­dos por los be­de­les pa­ra la so­lem­ne fir­ma de to­das las po­ten­cias ven­ce­do­ras (alia­das o aso­cia­das, se­gún la con­di­ción en la que ha­bían que­ri­do par­ti­ci­par en el es­fuer­zo de gue­rra), de un la­do, y Ale­ma­nia, so­li­ta­ria res­pon­sa­ble en el otro la­do. El ac­to te­nía lu­gar en la im­pre­sio­nan­te Ga­le­ría de los Es­pe­jos del Pa­la­cio de Ver­sa­lles. Las fir­mas em­pe­za­ron a es­tam­par­se ape­nas unos mi­nu­tos des­pués de la ho­ra pre­vis­ta, las tres de la tar­de. Tras cua­ren­ta mi­nu­tos, to­dos los ple­ni­po­ten­cia­rios en re­pre­sen­ta­ción de sus res­pec­ti­vos paí­ses ha­bían acabado y, co­mo pro­cla­mó el an­fi­trión, el pri­mer mi­nis­tro fran­cés Geor­ges Cle­men­ceau, “las con­di­cio­nes de paz en­tre los alia­dos y aso­cia­dos y Ale­ma­nia es­tán fir­ma­das”.

“Una fe­cha ven­tu­ro­sa en la vi­da de la Hu­ma­ni­dad”, ti­tu­la­ba al día si­guien­te el ro­ta­ti­vo ma­dri­le­ño ha­cién­do­se eco de aquel op­ti­mis­ta sen­tir ge­ne­ral, por­que “la paz ha vuel­to al mun­do”. Po­cos po­dían ima­gi­nar en­ton­ces que esa paz no iba a ser eter­na, sino que el pro­pio con­te­ni­do del Tra­ta­do era una bom­ba de re­lo­je­ría que aca­ba­ría ha­cién­do­la sal­tar por los ai­res.

Y es que el tex­to ru­bri­ca­do re­sul­ta­ba in­fle­xi­ble con el país per­de­dor. En su lar­go ar­ti­cu­la­do (440 pun­tos), se se­ña­la­ba sin am­ba­ges la ab­so­lu­ta y úni­ca res­pon­sa­bi­li­dad de Ale­ma­nia co­mo cau­san­te de la gue­rra y de to­da la des­truc­ción que com­por­tó. El tex­to no di­si­mu­la­ba en nin­gún mo­men­to que se tra­ta­ba de una im­po­si­ción. Así, el ar­tícu­lo 231, qui­zás el más im­por­tan­te, de­cía: “Los go­bier­nos alia­dos y aso­cia­dos de­cla­ran, y Ale­ma­nia re­co­no­ce, que Ale­ma­nia y sus alia­dos son res­pon­sa­bles de ha­ber cau­sa­do to­dos los da­ños y las pér­di­das su­fri­das por los go­bier­nos alia­dos y sus na­cio­nes co­mo con­se­cuen­cia de la gue­rra, que les ha si­do im­pues­ta por la agre­sión de Ale­ma­nia y sus alia­dos”.

En con­se­cuen­cia, se obli­ga­ba al país ger­mano a re­pa­rar eco­nó­mi­ca­men­te a los ven­ce­do­res: “Los go­bier­nos alia­dos y aso­cia­dos re­quie­ren y Ale­ma­nia se com­pro­me­te a que com­pen­sa­rá por to­do el da­ño cau­sa­do a la po­bla­ción ci­vil y a las Po­ten­cias Alia­das y Aso­cia­das y a su pro­pie­dad, du­ran­te el pe­río­do de be­li­ge­ran­cia de ca­da uno de­bi­do a la ci­ta­da agre­sión por tie­rra, mar y aire”. Pa­ra fi­jar las can­ti­da­des, se crea­ba una Co­mi­sión de Re­pa­ra­ción que cal­cu­la­ría a cuán­to te­nía que as­cen­der el mon­tan­te to­tal a abo­nar por los ale­ma­nes y cuál de­be­ría ser el ca­len­da­rio de pa­gos. El Tra­ta­do era con­si­de­ra­ble­men­te pro­li­jo en los de­ta­lles eco­nó­mi­cos y no se de­ja­ba na­da al azar. Ale­ma­nia iba a pa­gar por lo que ha­bía he­cho de una ma­ne­ra li­te­ral, no me­ta­fó­ri­ca.

EXORBITANTES DEUDAS DE GUE­RRA

El pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se, Woo­drow Wil­son, que ha­bía en­ca­be­za­do la de­le­ga­ción de su país, hi­zo pú­bli­co aque­lla mis­ma no­che en Pa­rís un men­sa­je que so­na­ba a jus­ti­fi­ca­ción: “Es un Tra­ta­do du­ro, en lo que se re­fie­re a los de­be­res y las pe­na­li­da­des de Ale­ma­nia; pe­ro no es du­ro si se pien­sa que la cul­pa de Ale­ma­nia era gran­de y era me­nes­ter po­ner las co­sas en su lu­gar. Na­da se im­po­ne a Ale­ma­nia que es­ta na­ción no pue­da ha­cer y que le im­pi­da vol­ver a ocu­par el pues­to que le per­te­ne­ce de de­re­cho en el mun­do con una ob­ser­va­ción pron­ta y ho­no­ra­ble de es­tas con­di­cio­nes”. Pe­ro al­gu­nos no veían cla­ro que Ale­ma­nia fue­ra ca­paz de pa­gar lo que ven­dría a ser to­do el cos­te de la gue­rra. No eran opi­nio­nes sin fun­da­men­to. El prin­ci­pal re­pre­sen­tan­te de es­ta opi­nión fue el sa­bio bri­tá­ni­co John May­nard Key­nes, hoy con-

si­de­ra­do el más im­por­tan­te eco­no­mis­ta del si­glo XX, que al fi­nal de la gue­rra acu­dió co­mo de­le­ga­do del Te­so­ro de Gran Bre­ta­ña a la Con­fe­ren­cia de Paz de Pa­rís, que lle­va­ba tra­ba­jan­do des­de el 18 de enero de 1919 en el con­te­ni­do del fu­tu­ro Tra­ta­do de Ver­sa­lles.

PO­SI­CIÓN CRÍTICA DES­DE REINO UNI­DO

En cuan­to Key­nes ha­bía co­no­ci­do la si­tua­ción eco­nó­mi­ca en que se en­con­tra­ba Ale­ma­nia en el tra­mo fi­nal de la con­tien­da, lle­gó a la con­clu­sión de que le re­sul­ta­ría im­po­si­ble ha­cer fren­te a gran­des pa­gos a to­dos y ca­da uno de los alia­dos por los da­ños causados. Key­nes se ho­rro­ri­zó, ade­más, de ver có­mo en­tre los go­ber­nan­tes alia­dos se iba apo­sen­tan­do la idea de que te­nían un “de­re­cho ab­so­lu­to” a re­cla­mar el cos­te ín­te­gro de la gue­rra a Ale­ma­nia.

Más ade­lan­te, Key­nes cul­pa­ría en un im­por­tan­te li­bro – Las con­se­cuen­cias eco­nó­mi­cas de la paz, pu­bli­ca­do en di­ciem­bre de 1919– al in­tere­sa­do po- pu­lis­mo de los po­lí­ti­cos, y se­ña­la­ría có­mo el pro­pio pre­mier bri­tá­ni­co, Da­vid Lloyd Geor­ge, ha­bía con­vo­ca­do unas elec­cio­nes na­da más fir­mar­se el ar­mis­ti­cio en no­viem­bre de 1918 y ha­bía asu­mi­do la lí­nea du­ra con Ale­ma­nia por­que le re­sul­ta­ba más ren­ta­ble elec­to­ral­men­te. Key­nes se que­ja­ría de que es­ta po­si­ción no era más que un po­pu­lis­mo que gus­ta­ba a las ma­sas que ha­bían su­fri­do la gue­rra. Los pro­nun­cia­mien­tos en la lí­nea de “ha­cer pa­gar a Ale­ma­nia” fue­ron abun­dan­tes y lle­ga­ron de per­so­na­li­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas: el Pri­mer Lord del Al­mi­ran­taz­go, Eric Ged­des, dio un fa­mo­so dis­cur­so elec­to­ral en di­ciem­bre de 1918 en el que ha­bló de “ex­pri­mir a Ale­ma­nia co­mo un li­món, y un po­co más” y pro­pu­so que­dar­se con to­do el oro, la pla­ta y las jo­yas y ven­der las obras de ar­te y las bi­blio­te­cas ale­ma­nas pa­ra pa­gar las in­dem­ni­za­cio­nes.

La po­si­ción crítica de Key­nes fue ig­no­ra­da y él di­mi­tió de la de­le­ga­ción bri­tá­ni­ca un mes an­tes de la fir­ma del Tra­ta­do. En el li­bro an­tes ci­tad, pon­dría el de­do en la lla­ga so­bre un asun­to

El eco­no­mis­ta John M. Key­nes di­mi­tió de la de­le­ga­ción bri­tá­ni­ca un mes an­tes de la fir­ma del Tra­ta­do

que vol­ve­ría co­mo un bu­me­rán vein­te años des­pués: “Si apun­ta­mos de­li­be­ra­da­men­te al em­po­bre­ci­mien­to de Eu­ro­pa Cen­tral, la sed de ven­gan­za, me atre­vo a pre­de­cir, no clau­di­ca­rá. Na­da po­drá re­tra­sar por mu­cho tiem­po la gue­rra fi­nal en­tre las fuer­zas de la Reac­ción y las con­vul­sio­nes de la Re­vo­lu­ción”.

Los as­pec­tos te­rri­to­ria­les del Tra­ta­do de Ver­sa­lles tam­bién ten­drían gran im­por­tan­cia: mo­di­fi­ca­ron el ma­pa de Eu­ro­pa de una ma­ne­ra nun­ca vis­ta, pe­ro tam­bién al­te­ra­ron la pro­pie­dad del con­si­de­ra­ble im­pe­rio co­lo­nial ale­mán en el res­to del mun­do. En el Vie­jo Con­ti­nen­te, Ale­ma­nia fue pri­va­da de ca­si 100.000 ki­ló­me­tros cua­dra­dos de te­rri­to­rio (so­bre al­go más de 500.000 to­ta­les an­tes de la gue­rra). Uno de los pri­me­ros apar­ta­dos del tra­ta­do es­ta­ba de­di­ca­do a las “fron­te­ras de Ale­ma­nia”; el cam­bio más sig­ni­fi­ca­ti­vo fue la res­ti­tu­ción a Fran­cia de la re­gión de Al­sa­cia-Lo­re­na, que ha­bía es­ta­do en dispu­ta en­tre ger­ma­nos y ga­los des­de la Gue­rra de los Trein­ta Años en el si­glo XVII y con la que se ha­bían he­cho los ale­ma­nes tras su vic­to­ria de 1871 en la gue­rra fran­co-pru­sia­na. De he­cho, el Tra­ta­do men­cio­na­ba ex­pre­sa­men­te vol­ver a las fron­te­ras de 1870.

PRU­SIA SE REPARTE

Pe­ro, sien­do la pér­di­da más sig­ni­fi­ca­ti­va, no fue ni mu­cho me­nos la úni­ca: el nor­te de Schles­wi­gHols­tein pa­só a Di­na­mar­ca tras un ple­bis­ci­to; la ma­yor par­te de la re­gión de Pru­sia Orien­tal fue en­tre­ga­da a Po­lo­nia y al­gu­nas po­bla­cio­nes con­cre­tas a Bél­gi­ca. Con Che­cos­lo­va­quia, Aus­tria y Lu­xem­bur­go se vol­vía a las fron­te­ras vi­gen­tes has­ta el día del ini­cio de la gue­rra en 1914. Ade-

La mo­di­fi­ca­ción co­lo­nial más sig­ni­fi­ca­ti­va tu­vo que ver con el des­man­te­la­mien­to del Im­pe­rio oto­mano

más, va­rios im­por­tan­tes te­rri­to­rios que­da­ban ba­jo ad­mi­nis­tra­ción in­ter­na­cio­nal, aun­que ce­di­do su man­do co­ti­diano a al­guno de los paí­ses ven­ce­do­res: la ri­ca re­gión in­dus­trial del Sa­rre fue en­tre­ga­da a la ex­plo­ta­ción eco­nó­mi­ca fran­ce­sa y las ciu­da­des por­tua­rias de Dan­zig y Me­mel, en el Bál­ti­co, que­da­ron co­mo ciu­da­des li­bres ba­jo au­to­ri­dad po­la­ca.

En ul­tra­mar, el im­pe­rio co­lo­nial ale­mán fue com­ple­ta­men­te fi­ni­qui­ta­do. Sus gran­des po­se­sio­nes en Áfri­ca se re­par­tie­ron en­tre los ga­na­do­res: la ma­yor de ellas era el Áfri­ca Orien­tal Ale­ma­na, que se en­tre­gó al Reino Uni­do en la zo­na que pa­só a co­no­cer­se co­mo Tan­ga­ni­ca (ac­tual Tan­za­nia), a Bél­gi­ca en lo que hoy es Ruan­da-Bu­run­di y a Por­tu­gal en el pe­que­ño Trián­gu­lo de Kion­ga, fron­te­ri­zo con los an­te­rio­res. Otro im­por­tan­te cam­bio de ma­nos fue el de Áfri­ca del Su­does­te ( ac­tual Na­mi­bia), que pa­só a en­gro­sar la Unión Su­da­fri­ca­na, con­so­li­da­ción de las co­lo­nias bri­tá­ni­cas del sur del con­ti­nen­te que da­ría lu­gar más tar­de a la Re­pú­bli­ca Su­da­fri­ca­na. Otras dos co­lo­nias de im­por­tan­cia en el con­ti­nen­te ne­gro que se re­dis­tri­bu­ye­ron fue­ron To­go­lan­dia (a Gran Bre­ta­ña) y Ca­me­rún (a Fran­cia). Los cam­bios lle­ga­ron in­clu­so has­ta las an­tí­po­das y la Nue­va Gui­nea Ale­ma­na pa­só a ser ad­mi­nis­tra­da por los aus­tra­lia­nos.

DI­VI­SIO­NES EN ORIENTE ME­DIO

Sin em­bar­go, la mo­di­fi­ca­ción co­lo­nial más sig­ni­fi­ca­ti­va no tu­vo na­da que ver con Ale­ma­nia sino con el an­ta­ño te­mi­ble Im­pe­rio oto­mano, que tam­bién fue des­man­te­la­do. Es­te ha­bía con­tro­la­do to­do Oriente Me­dio, tan­to en la zo­na del Le­van­te me­di­te­rrá­neo co­mo en la pe­nín­su­la Ará­bi­ga y en la his­tó­ri­ca Me­so­po­ta­mia. En su lu­gar se crea­ron to­da una se­rie de Es­ta­dos prác­ti­ca­men­te de la na­da y con unas fron­te­ras tra­za­das con es­cua­dra y car­ta­bón. El re­par­to com­ple­ta­do en los años sub­si­guien­tes lle­vó a la crea­ción de en­ti­da­des co­mo Si­ria, Irak, Lí­bano y Pa­les­ti­na, pues­tas ba­jo ad­mi­nis­tra­ción fran­ce­sa o in­gle­sa, nue­vos Es­ta­dos

que lue­go se de­mos­tra­rían co­mo ar­ti­fi­cia­les y que es­tán en la ba­se del to­da­vía tan des­gra­cia­da­men­te ac­tual pro­ble­ma de Oriente Me­dio, re­gión en cri­sis sem­pi­ter­na.

UNA LI­GA PA­RA LA PAZ DE LAS NA­CIO­NES

Una im­por­tan­te de­ci­sión po­lí­ti­ca que que­dó fir­me­men­te plas­ma­da en la pri­me­ra par­te del Tra­ta­do fue el “Pac­to de la So­cie­dad de Na­cio­nes” ( o Li­ga de las Na­cio­nes, si se to­ma­ba el tér­mino ori­gi­nal in­glés). Es­ta qui­zás era la apues­ta de ma­yor ca­la­do po­lí­ti­co con la que los ven­ce­do­res pre­ten­dían ase­gu­rar que en el fu­tu­ro no se vol­vie­se a pro­du­cir un en­fren­ta­mien­to de tal mag­ni­tud. La So­cie­dad de Na­cio­nes na­cía con el ob­je­ti­vo de “pro­mo­ver la coope­ra­ción in­ter­na­cio­nal y lo­grar la se­gu­ri­dad y la paz in­ter­na­cio­na­les” y se acep­ta­ba por los fir­man­tes la obli­ga­ción de no re­cu­rrir a la gue­rra pa­ra re­sol­ver las cri­sis, sino so­me­ter­se al De­re­cho In­ter­na­cio­nal co­mo re­gla de con­duc­ta en­tre go­bier­nos es­ta­ta­les.

Ini­cial­men­te que­da­ron ex­clui­dos de la po­si­bi­li­dad de for­mar par­te de la Li­ga Ale­ma­nia, Tur­quía y tam­bién la Unión So­vié­ti­ca, aun­que a lo lar­go de los años 20 y 30 aca­ba­rían por ac­ce­der. Aun­que la idea de la So­cie­dad de Na­cio­nes pro­ve­nía del idea­lis­ta pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Woo­drow Wil­son –que la ex­pu­so en uno de sus “ca­tor­ce pun­tos”, enun­cia­dos cer­ca del fi­nal de la gue­rra pa­ra po­ner en mar­cha un nue­vo or­den mun­dial–, la pa­ra­do­ja es que Es­ta­dos Uni­dos nun­ca se in­te­gró en ella. Al­gu­nos se­na­do­res nor­te­ame­ri­ca­nos aven­ta­ron el te­mor de que for­mar par­te de es­ta or­ga­ni­za­ción arras­tra­se a su país a par­ti­ci­par en una nue­va gue­rra “ex­tran­je­ra” y crea­ron un mo­vi­mien­to de fuer­te opo­si­ción. Fue tan­ta que, en no­viem­bre del mis­mo 1919, el Se­na­do vo­tó ma­yo­ri­ta­ria­men­te en con­tra de la ra­ti­fi­ca­ción del Tra­ta­do de Ver­sa­lles, lo que im­pe­di­ría a Es­ta­dos Uni­dos for­mar par­te de la So­cie­dad de Na­cio­nes. En­tre­tan­to, el he­cho de que los fir­man­tes del Tra­ta­do de Ver­sa­lles por par­te ale­ma­na fue­ran ya los go­ber­nan­tes so­cia­lis­tas de la re­cién crea­da Re­pú­bli­ca de Wei­mar pro­vo­có que so­bre ellos re­ca­ye­ra la res­pon­sa­bi­li­dad de ha­ber­lo le­gi­ti­ma­do.

CA­BA­LLO DE BA­TA­LLA HITLERIANO

Así, la de­re­cha na­cio­na­lis­ta hitle­ria­na, que emer­ge­ría en los años 20, ten­dría co­mo uno de sus prin­ci­pa­les ca­ba­llos de ba­ta­lla la crítica del acuer­do de paz. Hitler se re­fe­ri­ría a él en mu­chas oca­sio­nes co­mo el Dik­tat, por con­si­de­rar que no ha­bía si­do ne­go­cia­do, sino dic­ta­do co­mo una or­den por las po­ten­cias alia­das. Tam­bién acu­ña­ría otras ideas sui gé­ne­ris so­bre el fi­nal de la gue­rra, co­mo la de que el ar­mis­ti­cio de no­viem­bre de 1918 ha­bía si­do una “pu­ña­la­da por la es­pal­da” de los po­lí­ti­cos con­tra Ale­ma­nia y que la gue­rra no la ha­bía per­di­do el ejér­ci­to, sino los po­lí­ti­cos. Por ello se re­fe­ri­ría a ellos co­mo “los cri­mi­na­les de no­viem­bre”. To­do ello aún no re­sul­ta­ba per­cep­ti­ble en aque­llos días de ju­nio de 1919 en que los fran­ce­ses pe­re­gri­na­ron a Ver­sa­lles con sus ban­de­ras, pa­ra re­go­ci­jar­se del fi­nal de una pe­sa­di­lla que no po­dían pen­sar que vol­ve­ría a re­pe­tir­se.

La So­cie­dad de Na­cio­nes na­cía con el ob­je­ti­vo de “lo­grar la se­gu­ri­dad y la paz in­ter­na­cio­na­les”

TES­TI­GOS DE EXCEPCIÓN. Así de aba­rro­ta­da es­ta­ba la Ga­le­ría de los Es­pe­jos del Pa­la­cio de Ver­sa­lles el día de la fir­ma del Tra­ta­do, re­ple­ta de re­pre­sen­tan­tes de las na­cio­nes im­pli­ca­das en la I Gue­rra Mun­dial.

CABEZAS DE GO­BIERNO. Arri­ba, el pri­mer mi­nis­tro fran­cés Geor­ges Cle­men­ceau y el pre­si­den­te es­ta­dou­ni­den­se Woo­drow Wil­son, en­tre otros lí­de­res, sa­lien­do del Pa­la­cio de Ver­sa­lles des­pués de fir­mar el acuer­do de paz el 28 de ju­nio de 1919.

EX­PLI­CAN­DO EL ACUER­DO. En la fo­to, el pri­mer mi­nis­tro del Reino Uni­do, Da­vid Lloyd Geor­ge, ha­bla so­bre las con­di­cio­nes de Ver­sa­lles a los asis­ten­tes a un mi­tin en el Queen’s Hall de Lon­dres.

RE­PAR­TO TE­RRI­TO­RIAL. Con la fir­ma del Tra­ta­do, fue­ron mu­chas las fron­te­ras eu­ro­peas y de Oriente Me­dio que se mo­di­fi­ca­ron. En el ma­pa se re­fle­jan las nue­vas di­vi­sio­nes.

¿QUIÉN ES EL JE­FE? Es­ta ti­ra có­mi­ca, ti­tu­la­da “Yen­do a ha­blar con el je­fe”, ca­ri­ca­tu­ri­za a Woo­drow Wil­son co­mo su­bor­di­na­do de la Li­ga de las Na­cio­nes, crea­da en 1919.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.