¿La ma­yor cons­pi­ra­ción de si­len­cio de la his­to­ria?

Lo in­creí­ble no es que las au­to­ri­da­des de EE. UU. ha­yan man­te­ni­do en se­cre­to el su­pues­to ov­ni de Ros­well des­de 1947, sino que mi­les de per­so­nas crean po­si­ble se­me­jan­te dis­cre­ción.

Muy Interesante - - PRISMA - Por Mi­guel Ángel Sa­ba­dell

ste año se cum­ple el 70 aniver­sa­rio del “ca­so Ros­well”, la jo­ya de la co­ro­na de la ufo­lo­gía. Se­gún el mi­to, en ju­lio de 1947 se es­tre­lló una na­ve ex­tra­te­rres­tre en Nue­vo Mé­xi­co. Des­de en­ton­ces, los es­ta­dou­ni­den­ses cus­to­dian en se­cre­to el vehícu­lo y los ca­dá­ve­res de sus tri­pu­lan­tes. El mis­te­rio no es es­te, sino el pro­ce­so men­tal que lle­va a mu­cha gen­te nor­mal a creer tal pa­to­cha­da.

¿Có­mo po­dría ha­ber­se man­te­ni­do ocul­to du­ran­te sie­te dé­ca­das se­me­jan­te he­cho? Pen­se­mos en la can­ti­dad de per­so­nas que ha­brían sa­bi­do al­go del in­ci­den­te: mi­li­ta­res de al­ta gra­dua­ción, los res­pon­sa­bles de las ba­ses don­de se guar­da­ron los res­tos, los sub­ofi­cia­les y sol­da­dos a car­go de la vi­gi­lan­cia, los cien­tí­fi­cos que hu­bie­ran es­tu­dia­do la na­ve y a sus ocu­pan­tes, los su­ce­si­vos pre­si­den­tes, se­cre­ta­rios y fun­cio­na­rios de al­to ni­vel, el per­so­nal de la CIA y el FBI... Y los fa­mi­lia­res más cer­ca­nos de to­dos ellos. ¿Quién se­ría ca­paz de ca­llar to­da una vi­da y no de­cir­le a su pa­re­ja que ha tra­ba­ja­do con un ov­ni?

Los ufó­lo­gos de­fien­den que hay una cons­pi­ra­ción de si­len­cio a es­ca­la inima­gi­na­ble. ¿Quién pue­de creer­lo? Nun­ca ha exis­ti­do, ni po­si­ble­men­te exis­ta ja­más,

Eun sis­te­ma de seguridad tan per­fec­to. Al­guien se ha­bría ido de la len­gua. Al­guien en su le­cho de muer­te, al que no le im­por­ta­ra re­ve­lar cual­quier se­cre­to; al­guien que qui­sie­ra ob­te­ner ven­ta­jas políticas; al­guien con una cri­sis de con­cien­cia; al­guien que hu­bie­ra que­ri­do en­ri­que­cer­se ven­dien­do sus me­mo­rias; al­guien que tra­ba­ja­ra pa­ra una po­ten­cia ex­tran­je­ra; al­guien de­seo­so de con­tri­buir a la ver­dad; un es­pía in­dus­trial... La can­ti­dad de opor­tu­ni­da­des pa­ra que­brar el si­len­cio ha­bría si­do in­fi­ni­ta.

Es im­po­si­ble ca­llar a mu­chos por mu­cho tiem­po. La his­to­ria lo de­mues­tra. El me­jor ejem­plo lo te­ne­mos en la fa­bri­ca­ción de la bom­ba ató­mi­ca. El con­trol de ca­da briz­na de in­for­ma­ción que sa­lía de Los Ála­mos fue ex­haus­ti­vo y la vi­gi­lan­cia de los in­vo­lu­cra­dos fé­rrea, pe­ro a los ru­sos les lle­ga­ron los se­cre­tos de su crea­ción de in­me­dia­to. Al­go pa­re­ci­do pue­de de­cir­se de ca­sos co­mo el Wa­ter­ga­te o las fil­tra­cio­nes so­bre las vi­das de la fa­mi­lia real in­gle­sa en la épo­ca de Dia­na de Ga­les. Si ya es di­fí­cil guar­dar se­cre­tos en círcu­los muy re­du­ci­dos de in­di­vi­duos muy bien pa­ga­dos y mo­ti­va­dos, ha­cer­lo du­ran­te lar­gos pe­rio­dos y con mu­cha gen­te in­vo­lu­cra­da es in­via­ble.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.