Pá­sa­me los clí­nex

Muy Interesante - - BUENA LETRA -

Es uno de los ob­je­tos de uso co­ti­diano más comunes. Y se­gu­ro que si mi­ras en tu bol­so, o en el bol­si­llo de al­guno de tus pan­ta­lo­nes, aca­ba­rás en­con­tran­do los res­tos de al­gún pa­que­te. Ha­bla­mos de los klee­nex o, en es­pa­ñol, clí­nex, con la gra­fía que adop­tó la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la cuando in­clu­yó es­te tér­mino en el Dic­cio­na­rio. Co­mo ocu­rre con otros ob­je­tos co­ti­dia­nos –tí­pex, pó­sit, chu­pa­chups–, pro­vie­ne de una mar­ca co­mer­cial tan po­pu­lar que aca­bó dan­do nom­bre al pro­duc­to.

Los pa­ñue­los desecha­bles na­cie­ron en Es­ta­dos Uni­dos ha­ce más de no­ven­ta años. Du­ran­te la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial, la es­ca­sez de al­go­dón obli­gó a bus­car un su­ce­dá­neo ba­ra­to, y la ce­lu­lo­sa se re­ve­ló per­fec­ta pa­ra fa­bri­car com­pre­sas, ven­das e in­clu­so fil­tros de más­ca­ras an­ti­gás. Ter­mi­na­da la con­tien­da, ha­bía un enor­me ex­ce­den­te de ese ma­te­rial, con el que em­pe­za­ron a fa­bri­car­se –y a co­mer­cia­li­zar­se– toa­lli­tas des­ma­qui­llan­tes. Lan­za­das en 1924, al prin­ci­pio se lla­ma­ron Klee­nex Ker­chiefs.

Y aun­que muchas ac­tri­ces de la épo­ca apa­re­cie­ron en las re­vis­tas elo­gian­do sus vir­tu­des cos­mé­ti­cas, lo cier­to es que los pa­ñue­los de usar y ti­rar em­pe­za­ron a em­plear­se en co­sas pa­ra las que, en prin­ci­pio, no se ha­bían pen­sa­do: qui­tar man­chas, se­car el su­dor, lim­piar­se las ma­nos o, lo que era más co­mún, so­nar­se la na­riz: eran más có­mo­dos que los tra­di­cio­na­les de te­la, e in­fi­ni­ta­men­te más hi­gié­ni­cos. En los años trein­ta, la com­pa­ñía que los fabricaba, Kim­berly-Clark, enu­me­ra­ba en las ca­jas has­ta 48 po­si­bles apli­ca­cio­nes do­més­ti­cas.

Nun­ca se ha sa­bi­do de dón­de pro­vie­ne la de­no­mi­na­ción de la mar­ca, pe­ro se es­pe­cu­la con que fue­ra al­gún ti­po de de­for­ma­ción o jue­go de pa­la­bras ins­pi­ra­do en el ver­bo in­glés to clean –‘lim­piar’–. Por cier­to, la voz clí­nex sir­ve tan­to pa­ra el sin­gu­lar co­mo pa­ra el plu­ral. Aun­que es di­ver­ti­da la anéc­do­ta de esa se­ño­ra que iba a com­prar un so­lo pa­que­te y pi­dió un clin.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.