LA CIEN­CIA TRA­TA DE PRE­VER CÓ­MO LAS ERUP­CIO­NES AFEC­TAN AL CLI­MA ES­PA­CIAL

Muy Interesante - - DOSSIER: ENFADOS DEL ASTRO REY -

se pue­den de­ter­mi­nar la ve­lo­ci­dad de ro­ta­ción y las pro­pie­da­des del ma­te­rial por don­de cir­cu­lan, su den­si­dad, in­clu­so su com­po­si­ción.

El IAC li­de­ró en la dé­ca­da de 1980 las pri­me­ras ob­ser­va­cio­nes sis­te­má­ti­cas de los seís­mos so­la­res. Gra­cias a ellas, hoy te­ne­mos una idea de la com­po­si­ción quí­mi­ca de nues­tra es­tre­lla. “Se cree que tie­ne un 90 % de hi­dró­geno, 9 % de he­lio y 1 % del res­to de áto­mos. Pe­ro ¿cuán­to oxí­geno tie­ne?”, se pre­gun­ta So­cas. Es­te ele­men­to, del que se es­ti­ma que hay unas 400-800 par­tí­cu­las por mi­llón en el in­te­rior del Sol, es fun­da­men­tal, por­que de­ter­mi­na el nú­me­ro de elec­tro­nes del plas­ma. “El mo­de­lo del in­te­rior de­pen­de­rá de la can­ti­dad de oxí­geno que ten­ga. Tam­bién es un da­to cla­ve pa­ra de­ter­mi­nar su an­ti­güe­dad”, ase­gu­ra So­cas, que en sus in­ves­ti­ga­cio­nes ac­tua­les cues­tio­na que la es­truc­tu­ra quí­mi­ca del Sol sea co­mo se creía. “Si se de­mues­tra que es así, im­pli­ca­ría re­ca­li­brar los mo­de­los pa­ra cal­cu­lar la es­truc­tu­ra y la edad de las es­tre­llas”. RE­TOS DE FU­TU­RO: UN PRO­NÓS­TI­CO ME­TEO­RO­LÓ­GI­CO PA­RA EL ES­PA­CIO

Ma­ría Je­sús Martínez, que fue co­pre­si­den­ta del co­mi­té cien­tí­fi­co del úl­ti­mo con­gre­so internacional So­lar­net (2016), se­ña­la que uno de los prin­ci­pa­les desafíos es “en­ten­der el Sol co­mo un to­do, com­pren­der qué im­pli­ca­cio­nes e in­ter­ac­cio­nes tie­ne lo que su­ce­de en el in­te­rior, en la su­per­fi­cie so­lar y en el es­pa­cio”. En es­te sen­ti­do, có­mo ha­cer pro­nós­ti­cos del cli­ma es­pa­cial es una de las gran­des cuestiones en las que tra­ba­jan a la ca­rre­ra as­tro­fí­si­cos de to­do el mun­do. “Aun­que no se­pa­mos con exac­ti­tud qué fe­nó­me­nos fí­si­cos hay de­trás de una erup­ción, es ne­ce­sa­rio apo­yar­se en la ob­ser­va­ción sis­te­má­ti­ca pa­ra po­der ge­ne­rar mo­de­los pre­dic­ti­vos”, re­cal­ca Martínez.

Otro equi­po es­pa­ñol que es­tá tra­ba­jan­do en la de­tec­ción y mo­ni­to­ri­za­ción de tor­men­tas so­la­res es el de la Uni­ver­si­dad de Al­ca­lá de He­na­res, que ha crea­do el Lo­cal Dis­tur­ban­ce Index for Spain o LDiñ pa­ra me­dir la per­tur­ba­ción geo­mag­né­ti­ca en te­rri­to­rio na­cio­nal a par­tir de los da­tos re­co­gi­dos por el ob­ser­va­to­rio de San Pa­blo (To­le­do). “Ac­tual­men­te, so­lo el ín­di­ce LDiñ per­mi­te de­tec­tar la per­tur­ba­ción geo­mag­né­ti­ca lo­cal en un lu­gar si­tua­do a me­dia al­ti­tud, co­mo es Es­pa­ña, en tiem­po real y con re­so­lu­ción de mi­nu­tos”, nos acla­ra Con­sue­lo Cid, in­ves­ti­ga­do­ra prin­ci­pal del Ser­vi­cio Na­cio­nal de Me­teo­ro­lo­gía Es­pa­cial. Asi­mis­mo, el Spa­ce Re­search Group de es­ta uni­ver­si­dad ma­dri­le­ña ha in­ven­ta­do y desa­rro­lla­do uno de los ins­tru­men­tos que lle­va­rá el So­lar Or­bi­ter, la mi­sión que la NA­SA y la Agen­cia Es­pa­cial Eu­ro­pea lan­za­rán en 2019 pa­ra es­tu­diar el Sol des­de la ór­bi­ta de Mer­cu­rio. Bau­ti­za­do co­mo Ener­ge­tic Par­ti­cle De­tec­tor, se ocu­pa­rá de me­dir la ra­dia­ción so­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.