Usan vi­rus pa­ra des­truir bac­te­rias

El ha­llaz­go de los bac­te­rió­fa­gos, unos mi­cro­bios que ata­can a las bac­te­rias, per­mi­tió el desa­rro­llo de te­ra­pias con­tra las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas.

Muy Interesante - - DÍAS CONTADOS -

Ame­dia­dos del si­glo XIX, Pas­teur plan­teó una idea cla­ve en la his­to­ria de la Me­di­ci­na: las en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas son cau­sa­das por gér­me­nes, unos se­res di­mi­nu­tos que se mul­ti­pli­can en el cuerpo del pa­cien­te. No obs­tan­te, du­ran­te sus in­ves­ti­ga­cio­nes no fue ca­paz de ver al mi­cros­co­pio el agen­te cau­san­te de la ra­bia, un mal con­ta­gio­so y, a me­nu­do, le­tal, por lo que sos­pe­chó que era de­ma­sia­do pe­que­ño pa­ra po­der ser ob­ser­va­do. Muy pron­to, sin em­bar­go, se des­cu­brió que los mi­cro­bios po­dían ser ais­la­dos del flui­do que los con­te­nía uti­li­zan­do fil­tros, y que el lí­qui­do re­sul­tan­te ya no trans­mi­tía la en­fer­me­dad. En la dé­ca­da de 1890, ca­si to­dos los mé­di­cos creían que los agen­tes in­fec­cio­sos po­dían eli­mi­nar­se me­dian­te es­te sis­te­ma, pe­ro, co­mo ocu­rría con la ci­ta­da ra­bia, no siem­pre era así.

Por en­ton­ces, se ave­ri­guó que los mi­cro­bios cau­san­tes de la en­fer­me­dad del mo­sai­co del ta­ba­co so­lo se mul­ti­pli­ca­ban en las cé­lu­las vi­vas, y que eran mu­cho más pe­que­ños que las bac­te­rias, tan­to que tras­pa­sa­ban los fil­tros de por­ce­la­na. Se de­no­mi­na­ron vi­rus, un tér­mino que ya ha­bía usa­do el mé­di­co Cel­so en el si­glo I pa­ra des­cri­bir el “li­mo o ve­neno” que con­te­nía la sa­li­va de los ani­ma­les ra­bio­sos. AQUÍ TE PI­LLO, AQUÍ TE MA­TO. Pues bien, en 1915 Fre­de­rick Twort pu­bli­có en The Lan­cet un ar­tícu­lo so­bre “una sus­tan­cia” ca­paz de des­truir las bac­te­rias que pa­sa­ba los men­cio­na­dos fil­tros. Lo de­no­mi­nó “agen­te bac­te­rio­lí­ti­co” y su­pu­so que era una en­zi­ma. Pe­ro no ahon­dó mu­cho más en ello. El 3 de sep­tiem­bre de 1917, el mi­cro­bió­lo­go Fé­lix d’He­re­lle en­vió una no­ta a la Aca­de­mia Fran­ce­sa de Cien­cias en la que anun­cia­ba el ha­llaz­go de los bac­te­rió­fa­gos, unos “mi­cro­bios in­vi­si­bles” que ha­cían fra­ca­sar sus ex­pe­ri­men­tos con bac­te­rias. Los ha­bía muy dis­tin­tos, si bien eran muy es­pe­cí­fi­cos: ca­da bac­te­ria pa­re­cía te­ner su bac­te­rió­fa­go, así que co­men­zó a uti­li­zar­los pa­ra com­ba­tir en­fer­me­da­des. LOS NUE­VOS AN­TI­BIÓ­TI­COS. En 1928, Fle­ming des­cu­brió la pe­ni­ci­li­na. El ha­llaz­go de que las bac­te­rias te­nían en al­gu­nos hon­gos un enemi­go na­tu­ral re­vo­lu­cio­nó la lu­cha con­tra las in­fec­cio­nes e im­pul­só la pro­duc­ción de los an­ti­bió­ti­cos. Su au­ge tras la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial re­le­gó al ol­vi­do a los bac­te­rió­fa­gos. Pe­ro hoy, cuando se ad­vier­te so­bre el mal uso que se es­tá ha­cien­do de esos me­di­ca­men­tos y la cre­cien­te re­sis­ten­cia que pre­sen­tan las bac­te­rias hacia ellos, co­mien­za a pen­sar­se se­ria­men­te en ata­car­las de nue­vo con esos vi­rus, que aho­ra se lla­man sim­ple­men­te fa­gos y co­no­ce­mos me­jor que ha­ce cien años. Qui­zás ha lle­ga­do su mo­men­to.

POR RA­MÓN NÚ­ÑEZ

Una­nu­be­de­vi­rus–enazul–li­qui­dau­na­bac­te­ria Es­che­ri­chia co­li. Fe­lixd’He­re­lle–alaiz­quier­da–ave­ri­guó­quehay dis­tin­tos­ti­pos­dees­tos­bac­te­rió­fa­gos.Arri­ba,alaiz­quier­da,jus­to­don­dea­pun­ta­la­fle­cha­blan­ca,se­pue­de­ver có­mou­na­so­lu­ción­dees­to­sor­ga­nis­mos­haa­ca­ba­do­con­los­ba­ci­los­de­lán­trax­pre­sen­te­se­ne­sa­zo­na­de­la­pla­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.