¿Chis­mo­so yo?

Muy Interesante - - EDITORIAL - En­ri­que Co­pe­rías, di­rec­tor. eco­pe­rias@gyj.es @Ta­pa­sDeCien­cia

Re­pi­te con­mi­go: “Soy un co­ti­lla, no pue­do re­me­diar­lo y no me aver­güen­zo de ello”. Con­tar­nos chis­mes mu­tua­men­te es una cos­tum­bre –o un vi­cio me­nor si se rea­li­za con mo­de­ra­ción y sin fi­nes ma­li­cio­sos– que muchas ve­ces prac­ti­ca­mos sin ple­na con­cien­cia de que lle­va con no­so­tros ca­si des­de los al­bo­res de la hu­ma­ni­dad. “El aná­li­sis de las con­ver­sa­cio­nes es­pon­tá­neas in­di­ca que apro­xi­ma­da­men­te dos ter­ce­ras par­tes de las mis­mas se de­di­can a te­mas so­cia­les, la ma­yo­ría de los cua­les pue­den re­co­ger­se ba­jo la eti­que­ta ge­né­ri­ca de co­ti­lleo”, afir­ma­ba el an­tro­pó­lo­go Ro­bin Dun­bar en la re­vis­ta Re­view of Ge­ne­ral Psy­cho

logy. O sea, que pa­sa­mos gran par­te del día con­tán­do­nos chis­mes, ha­blan­do en su­su­rros so­bre asun­tos pri­va­dos de otras per­so­nas, los úl­ti­mos ru­mo­res y ha­bla­du­rías de fa­mo­sos y gen­te co­rrien­te que nos ro­dea. Ho­mo chis­mo­sus, de­be­ría­mos re­nom­brar­nos. De­cía el es­cri­tor lor­quino José Sel­gas que vivimos en sociedad por sa­ber ca­da uno lo que pa­sa en la ca­sa de otro. Los egip­cios, que lo in­ven­ta­ron ca­si to­do, co­ti­llea­ban con tan­ta sol­tu­ra que has­ta plas­ma­ban los chis­mes reales en sus je­ro­glí­fi­cos. Por cier­to, ¿sabías que un fa­raón vi­si­ta­ba de no­che a uno de sus ge­ne­ra­les? Si te ha pi­ca­do la cu­rio­si­dad, no te pierdas el reportaje en es­te nú­me­ro de Vi­cen­te Fer­nán­dez de Bo­ba­di­lla so­bre la an­tro­po­lo­gía y la psi­co­lo­gía de un com­por­ta­mien­to uni­ver­sal de au­to­pro­tec­ción e in­clu­so de su­per­vi­ven­cia. Co­ti­llea, que al­go queda.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.