VI­KIN­GOS DE GROEN­LAN­DIA: EL ENIG­MA DE SU DES­APA­RI­CIÓN

En el si­glo X, Erik el Ro­jo fun­dó dos po­bla­dos nór­di­cos en Groen­lan­dia que es­tu­vie­ron ha­bi­ta­dos has­ta el si­glo XV. De pron­to, esa pe­que­ña y prós­pe­ra sociedad des­apa­re­ció sin de­jar ape­nas hue­lla. Hoy, nue­vos ha­llaz­gos ar­queo­ló­gi­cos apun­tan a la economía de

Muy Interesante - - PORTADA - Un reportaje de JOSÉ ÁNGEL MAR­TOS

Du­ran­te años, los his­to­ria­do­res se han pre­gun­ta­do por el des­tino de los des­cen­dien­tes de Erik el Ro­jo en Groen­lan­dia. Es­te aven­tu­re­ro des­te­rra­do fue el pri­me­ro en po­ner pie en la gran is­la ár­ti­ca hacia el año 982. Allí es­ta­ble­ce­ría, tras una se­gun­da ex­pe­di­ción con vein­ti­cin­co bar­cos, dos asen­ta­mien­tos –Orien­tal y Oc­ci­den­tal– que fue­ron la ba­se de una per­ma­nen­cia vi­kin­ga lar­ga y só­li­da. Pe­ro es­te pue­blo ca­paz de via­jar e ins­ta­lar­se en un te­rri­to­rio tan le­jano y po­co aco­ge­dor des­apa­re­ció de re­pen­te de Groen­lan­dia en el si­glo XV. En 1406, se re­gis­tra­ba el úl­ti­mo con­tac­to en­tre los ha­bi­tan­tes nór­di­cos de la is­la y su me­tró­po­lis eu­ro­pea, No­rue­ga, por en­ton­ces uni­da a Dinamarca, que re­con­quis­ta­ría Groen­lan­dia en el si­glo XVIII.

La co­lo­nia de ha­bi­tan­tes es­can­di­na­vos, que lle­gó a con­tar con en­tre 3.000 y 5.000 ha­bi­tan­tes en su pi­co de­mo­grá­fi­co, se es­fu­mó cuando Eu­ro­pa se acer­ca­ba a la era de los des­cu­bri­mien­tos sin que se se­pa el mo­ti­vo. Los vi­kin­gos groen­lan­de­ses, que se ha­bían con­ver­ti­do al cris­tia­nis­mo e in­clu­so te­nían un obis­pa­do, aban­do­na­ron las ca­sas y las igle­sias. ¿Por qué? Se­gún la teo­ría do­mi­nan­te has­ta ha­ce po­co en­tre los his­to­ria­do­res,

los es­can­di­na­vos ha­bían emi­gra­do a Groen­lan­dia por las di­fi­cul­ta­des pa­ra dis­po­ner de tie­rras pro­pias pa­ra la agri­cul­tu­ra en sus lu­ga­res na­ta­les de No­rue­ga e Is­lan­dia a cau­sa del au­men­to de la po­bla­ción. Su­pues­ta­men­te, en su nue­vo ho­gar del océano Ár­ti­co tra­ba­ja­ron pri­mor­dial­men­te co­mo cam­pe­si­nos.

El co­no­ci­do geó­gra­fo y es­cri­tor Ja­red Diamond po­pu­la­ri­zó ha­ce una dé­ca­da, en su su­per­ven­tas de te­ma eco­ló­gi­co Co­lap

so, la teo­ría de que los mé­to­dos agrí­co­las lle­va­dos por los vi­kin­gos ha­brían aca­ba­do por ero­sio­nar de for­ma irre­pa­ra­ble el te­rri­to­rio groen­lan­dés, al pre­ten­der apli­car téc­ni­cas vá­li­das en Es­can­di­na­via en una zo­na con con­di­cio­nes cli­má­ti­cas muy dis­tin­tas. En par­ti­cu­lar, los nue­vos ocu­pan­tes ha­brían ta­la­do mul­ti­tud de ár­bo­les pa­ra cons­truir sus ca­sas y abrir te­rreno de pas­to a su ga­na­de­ría.

¿CRIA­DO­RES DE GA­NA­DO O CA­ZA­DO­RES DE MAR­FIL?

De he­cho, las cró­ni­cas de la épo­ca ha­blan de que ca­da fa­mi­lia po­seía una o dos va­cas, ade­más de ove­jas y ca­bras, cu­yo ele­va­do con­su­mo de hier­ba y heno exi­gía con­tar con mu­cho te­rreno y ha­cía que al man­to ve­ge­tal le cos­ta­ra re­no­var­se de una tem­po­ra­da a otra en una re­gión don­de la pri­ma­ve­ra y el ve­rano son cor­tos. La so­bre­ex­plo­ta­ción hu­ma­na, uni­da al pro­gre­si­vo des­cen­so de las tem­pe­ra­tu­ras, con in­vier­nos más lar­gos –co­mo con­se­cuen­cia de la lle­ga­da de la Pe­que­ña Edad de Hie­lo (PEH), la eta­pa de en­fria­mien­to glo­bal que em­pe­zó en el si­glo XIV–, ha­brían im­pe­di­do a la co­mu­ni­dad vi­kin­ga so­bre­vi­vir en Groen­lan­dia has­ta el pun­to de des­apa­re­cer sú­bi­ta­men­te en el si­glo XV.

Sin em­bar­go, una co­rrien­te re­cien­te de his­to­ria­do­res de­fien­de otra idea: que los co­lo­nos vi­kin­gos y sus des­cen­dien­tes no se de­di­ca­ron pri­mor­dial­men­te a la agri­cul­tu­ra y la ga­na­de­ría, sino que fue­ron más bien ca­za­do­res. Su pre­sa fa­vo­ri­ta eran las morsas, un ani­mal cu­yo há­bi­tat se en­cuen­tra en las zo­nas cos­te­ras del océano Ár­ti­co. El mar­fil de sus lar­gos col­mi­llos –has­ta 50 cen­tí­me­tros– re­sul­ta­ba una ma­te­ria pri­ma muy va­lio­sa pa­ra pro­du­cir ob­je­tos de lu­jo, jo­yas, ar­tícu­los re­li­gio­sos y ele­men­tos de­co­ra­ti­vos de ca­li­dad, muy de­man­da­dos en los puer­tos eu­ro­peos en los que co­mer­cia­ban los vi­kin­gos.

Es sa­bi­do que los nór­di­cos fue­ron gran­des ar­te­sa­nos del mar­fil, co­mo de­mues­tra el tesoro ar­queo­ló­gi­co co­no­ci­do co­mo el aje­drez de la is­la de Le­wis, com­pues­to por 78 pie­zas y ca­tor­ce ta­ble­ros ha­lla­dos en 1831 en esa ín­su­la del ar­chi­pié­la­go es­co­cés de las Hé­bri­das. Las fi­gu­ri­tas, que re­pre­sen­tan a gue­rre­ros no­rue­gos de la épo­ca, fue­ron ta­lla­das en el si­glo XII, cuando las Hé­bri­das per­te­ne­cían a la co­ro­na de No­rue­ga.

El mar­fil de mor­sa al­can­zó por en­ton­ces un pre­cio con­si­de­ra­ble. Se­gún an­ti­guos re­gis­tros con­ta­bles ana­li­za­dos por el his­to­ria­dor Ch­ris­tian Ke­ller, de la

Uni­ver­si­dad de Os­lo, un car­ga­men­to de col­mi­llos groen­lan­de­ses de 802 ki­los fue ven­di­do en Ber­gen (No­rue­ga) en 1327 por el equi­va­len­te a 780 va­cas. Es­ta ci­fra su­pe­ra­ba el tri­bu­to anual que pa­ga­ban los agri­cul­to­res is­lan­de­ses a la co­ro­na, cu­yo va­lor se ha cal­cu­la­do en 317 bó­vi­dos.

Tan ele­va­da co­ti­za­ción sí que po­dría ser un só­li­do ele­men­to pa­ra jus­ti­fi­car la co­lo­ni­za­ción de Groen­lan­dia, tal co­mo es­cri­be Ke­ller en un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en The Jour­nal of North Atlan­tic: “Vis­to des­de la óp­ti­ca ac­tual, la idea de aban­do­nar Is­lan­dia pa­ra con­ver­tir­se en gran­je­ro en Groen­lan­dia en el año 1000 pa­re­ce co­sa de lo­cos y tam­bién desafía com­ple­ta­men­te a la ló­gi­ca: Is­lan­dia fue ocu­pa­da des­de el 870, y di­fí­cil­men­te los is­lan­de­ses ha­brían al­can­za­do un ni­vel de so­bre­po­bla­ción y es­trés de­mo­grá­fi­co en el año 1000. Más pro­ba­ble­men­te la co­lo­ni­za­ción de Groen­lan­dia ha­bría obe­de­ci­do a ra­zo­nes políticas y eco­nó­mi­cas”.

La bús­que­da del pre­cia­do mar­fil ha­bía em­pe­za­do ya an­tes: “Des­de el año 800, los ha­bi­tan­tes del nor­te de No­rue­ga se ha­bían ex­pan­di­do a La­po­nia y ha­bían he­cho via­jes ex­plo­ra­to­rios al mar Blan­co –un gol­fo del mar de Ba­rents, en el océano Gla­cial Ár­ti­co, si­tua­do en el no­roes­te de Ru­sia– en bus­ca de pie­les y mar­fil de mor­sa. La co­lo­ni­za­ción de Groen­lan­dia y las ex­plo­ra­cio­nes por la cos­ta del La­bra­dor y Te­rra­no­va (en el ac­tual Ca­na­dá) de­ben ha­ber te­ni­do pro­pó­si­tos si­mi­la­res: lo­ca­li­zar ma­te­rias pri­mas va­lio­sas pa­ra con­fec­cio­nar ar­tícu­los que pu­die­ran ser ex­por­ta­dos a los mer­ca­dos eu­ro­peos”, sos­tie­ne Ke­ller.

SA­BÍAN CÓ­MO EX­TRAER LOS COL­MI­LLOS DE UNA SO­LA PIE­ZA

Hay que te­ner en cuen­ta tam­bién que, pa­ra cuando los vi­kin­gos de Groen­lan­dia em­pe­za­ron a ca­zar morsas, sus pri­mos de Is­lan­dia ya ca­si ha­bían aca­ba­do con la po­bla­ción au­tóc­to­na de es­te ma­mí­fe­ro. Así, la his­to­ria del es­ta­ble­ci­mien­to nór­di­co en Groen­lan­dia se­gui­ría las pau­tas de la pre­via co­lo­ni­za­ción de Is­lan­dia que ha­bían aco­me­ti­do des­de prin­ci­pios del si­glo IX, prác­ti­ca­men­te un si­glo an­tes.

Las re­cien­tes pros­pec­cio­nes ar­queo­ló­gi­cas de­mues­tran el co­no­ci­mien­to y la téc­ni­ca que los vi­kin­gos te­nían, des­de una épo­ca tem­pra­na, pa­ra tra­ba­jar el mar­fil. Si se ex­traían los col­mi­llos a la mor­sa na­da más ma­tar­la, era fá­cil que se rom­pie­ran o que se per­die­ra un tro­zo de la raíz, pro­fun­da­men­te en­ca­ja­da en la man­dí­bu­la y su­je­ta por los te­ji­dos blan­dos de la en­cía. En cam­bio, si se es­pe­ra­ba unas se­ma­nas, es­tos ya se ha­bían des­com­pues­to par­cial­men­te y la ex­trac­ción re­sul­ta­ba mu­cho más lim­pia y com­ple­ta. Así, pre­ser­va­ban la pie­za ín­te­gra, lo que la ha­cía más va­lio­sa.

Tres col­mi­llos re­cu­pe­ra­dos en Is­lan­dia en 2001 por el Ins­ti­tu­to de Ar­queo­lo­gía de ese país nór­di­co son la prue­ba de que ya los pri­me­ros vi­kin­gos asen­ta­dos en la is­la do­mi­na­ban ese sis­te­ma con pre­ci­sión. Por eso no es arries­ga­do aven­tu­rar que en Groen­lan­dia, cien años des­pués, los co­lo­nos con­ta­rían con una es­pe­cia­li­za­ción aún ma­yor.

Los ca­za­do­res y pes­ca­do­res vi­kin­gos de Groen­lan­dia en­con­tra­ron su par­ti­cu­lar El Do­ra­do en la bahía de Disko, si­tua­da en la cos­ta oc­ci­den­tal. Des­cu­bier­ta po­co tiem­po des­pués de es­ta­ble­cer­se en la zo­na, las aguas de es­ta re­gión des­ha­bi­ta­da y re­mo­ta eran el ho­gar de una gran po­bla­ción de morsas y de fo­cas. A es­tas las ca­za­ban por sus pie­les, con las que co­mer­cia­ron a gran es­ca­la. Tam­bién

eran muy va­lo­ra­das las pie­les de oso po­lar. Los úni­cos ani­ma­les que sa­lían vi­vos de Groen­lan­dia eran los hal­co­nes blan­cos, muy so­li­ci­ta­dos por los re­yes eu­ro­peos afi­cio­na­dos a la ce­tre­ría. Des­de lue­go, si se con­fir­ma la te­sis de que los nór­di­cos groen­lan­de­ses eran so­bre to­do ca­za­do­res, ten­dría­mos so­bre la me­sa nue­vas cau­sas pa­ra ex­pli­car tam­bién su sú­bi­to des­po­bla­mien­to. La pri­me­ra, la de la com­pe­ten­cia eco­nó­mi­ca.

LAS CON­SE­CUEN­CIAS DE LA PE­QUE­ÑA EDAD DE HIE­LO

Des­de prin­ci­pios del si­glo XIV em­pe­zó a lle­gar a Eu­ro­pa mar­fil de ele­fan­tes afri­ca­nos, que pro­vo­ca­ría una caí­da en los pre­cios de los col­mi­llos de mor­sa, lo que hi­zo me­nos atrac­ti­va su ca­za. Otra mo­ti­va­ción que tam­bién se ha ar­gu­men­ta­do es la del ma­yor in­te­rés de los pes­ca­do­res a par­tir de esa épo­ca por el ba­ca­lao, que por en­ton­ces se em­pe­zó a per­se­guir en la­ti­tu­des ca­da vez más al nor­te.

La in­ten­sa de­di­ca­ción que re­que­ría cap­tu­rar a unos y otros ani­ma­les, con lar­gas na­ve­ga­cio­nes has­ta la bahía de Disko y tem­po­ra­das de ca­za que se en­ca­bal­ga­ban, des­men­ti­ría la vi­sión de los groen­lan­de­ses co­mo ga­na­de­ro­sa­gri­cul­to­res y crea­ría un cua­dro de vi­da co­ti­dia­na más com­ple­jo, en el que aque­llos vi­kin­gos sa­ca­ban más ré­di­to de la ac­ti­vi­dad ci­ne­gé­ti­ca o, co­mo mí­ni­mo, com­bi­na­ban am­bas fae­nas. Es­to res­ta­ría ve­ro­si­mi­li­tud a la idea de que fue­ron unos in­adap­ta­dos cli­má­ti­cos. En to­do ca­so, pa­re­ce cier­to que la PEH com­pli­có el ac­ce­so en bar­co a sus zo­nas de asen­ta­mien­to, que que­da­rían ca­da vez más tiem­po cu­bier­tas de nie­ve.

Mien­tras, la caí­da de la de­man­da de ob­je­tos de lu­jo pro­ce­den­tes del mar­fil ár­ti­co en­ca­ja­ría con acon­te­ci­mien­tos eco­nó­mi­cos y po­lí­ti­cos que ya fue­ron te­ni­dos en cuen­ta por los his­to­ria­do­res del si­glo XIX a la ho­ra de ex­pli­car el mis­te­rio groen­lan- dés. Uno de es­tos fac­to­res fue el au­men­to de la in­fluen­cia de los mer­ca­de­res de la Li­ga Han­seá­ti­ca o Han­sa, con epi­cen­tro en la ciu­dad ale­ma­na de Lü­beck, en el mar Bál­ti­co, po­co in­tere­sa­dos en em­bar­car­se en lar­gas y pe­li­gro­sas na­ve­ga­cio­nes has­ta Groen­lan­dia, so­bre to­do te­nien­do en cuen­ta que sus pro­duc­tos ha­bían per­di­do ren­ta­bi­li­dad.

TAM­PO­CO LOS ES­QUI­MA­LES SE LO PU­SIE­RON FÁ­CIL

Ade­más, No­rue­ga, me­tró­po­li de Groen­lan­dia tras acep­tar sus ha­bi­tan­tes la au­to­ri­dad del rey Haa­kon IV, en 1261, ha­bía que­da­do muy to­ca­da por la pes­te ne­gra que lle­gó al país en 1348 y que hi­zo dis­mi­nuir no­ta­ble­men­te el nú­me­ro de los via­jes por el Atlán­ti­co.

Un úl­ti­mo fac­tor a te­ner en cuen­ta es la hos­ti­li­dad que su­frie­ron los vi­kin­gos por par­te de los inuits. Al con­tra­rio de lo que pue­da pa­re­cer, es­tos no eran los ha­bi­tan­tes pri­mi­ge­nios de Groen­lan­dia. En reali­dad, lle­ga­ron bas­tan­te más tar­de que los pro­pios vi­kin­gos; con­cre­ta­men­te, en el si­glo XIII, tras ha­ber­se ex­pan­di­do pri­me­ro por Alas­ka, pro­ce­den­tes de Asia, y Ca­na­dá. Se tra­ta­ba tam­bién de un pue­blo con­quis­ta­dor: los inuits que lle­ga­ron allí eran de la et­nia thu­le, que pre­via­men­te se im­pu­so en Amé­ri­ca a otros es­qui­ma­les de la et­nia dor­set, que aca­ba­rían por des­apa­re­cer. Al­gu­nos re­la­tos de los nór­di­cos de Groen­lan­dia men­cio­nan los ata­ques que su­frie­ron por par­te de los inuits y có­mo es­tos lle­ga­ron a des­truir uno de sus po­bla­dos.

En su­ma, fal­tos de mo­ti­va­ción eco­nó­mi­ca y con unas cir­cuns­tan­cias am­bien­ta­les en aquel helado pe­da­zo de tie­rra des­ga­ja­do del Ár­ti­co ca­da vez me­nos so­por­ta­bles, los ha­bi­tan­tes de la co­lo­nia nór­di­ca ori­gi­na­ria de Eu­ro­pa, o bien op­ta­ron fi­nal­men­te por vol­ver a los lu­ga­res de sus an­te­pa­sa­dos, o bien aca­ba­ron por pe­re­cer, lo que pu­so fin a una de las con­quis­tas más sin­gu­la­res de la his­to­ria.

Los pio­ne­ros. En­tre 3.000 y 5.000 ha­bi­tan­tes lle­gó a te­ner la Groen­lan­dia vi­kin­ga en su pi­co de­mo­grá­fi­co. To­do em­pe­zó con unas cuan­tas fa­mi­lias de gran­je­ros atraí­dos por la pre­sen­cia de tie­rra ver­de (Green­land) en la gran is­la ár­ti­ca.

El reino ex­tin­gui­do. Las rui­nas de la igle­sia de Hval­sey, don­de tu­vo lu­gar una bo­da en 1408, cons­ti­tu­yen el úl­ti­mo re­gis­tro de la pre­sen­cia vi­kin­ga en Groen­lan­dia. Ar­queó­lo­gos da­ne­ses y ca­na­dien­ses ex­ca­van la zo­na en bus­ca de ra­zo­nes que ex­pli­quen el fi­nal de la Es­can­di­na­via groen­lan­de­sa.

Hacia una se­gun­da pa­tria. A fi­na­les del si­glo X, im­pul­sa­dos por Erik el Ro­jo, ma­ri­nos no­rue­gos e is­lan­de­ses cru­za­ron el mar has­ta Groen­lan­dia, don­de fun­da­ron dos asen­ta­mien­tos per­ma­nen­tes.

Tesoro me­die­val. El aje­drez de la is­la de Le­wis (Es­co­cia) fue ta­lla­do por ar­te­sa­nos no­rue­gos con mar­fil de mor­sa.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.