EL SOL EN­FA­DA­DO, UNA AME­NA­ZA PA­RA LA TIE­RRA

Tor­men­tas, vien­to, eyec­cio­nes de plas­ma... Nues­tra es­tre­lla or­ques­ta el cli­ma del Sis­te­ma So­lar e in­flu­ye en la Tie­rra de muchas y a ve­ces te­mi­bles ma­ne­ras. La cla­ve es com­pren­der su ac­ti­vi­dad mag­né­ti­ca.

Muy Interesante - - PORTADA - Un reportaje de LAU­RA G. DE RI­VE­RA

“L as ma­ni­fes­ta­cio­nes ex­tre­mas de cli­ma es­pa­cial po­drían afec­tar a ser­vi­cios esen­cia­les co­mo el ten­di­do eléc­tri­co, el abas­te­ci­mien­to de agua, la sa­ni­dad y el trans­por­te. Tie­nen el po­ten­cial pa­ra tras­to­car la seguridad de con­ti­nen­tes en­te­ros”, ad­ver­tía Ba­rack Oba­ma en uno de sus úl­ti­mos de­cre­tos des­de la Ca­sa Blan­ca, a fi­na­les de 2016, don­de ur­gía a las agen­cias gu­ber­na­men­ta­les es­ta­dou­ni­den­ses a pre­pa­rar­se pa­ra una po­si­ble tor­men­ta so­lar.

Sue­na un po­co apo­ca­líp­ti­co, aun­que no mo­ri­re­mos sin re­me­dio, ni ar­de­rán nues­tras ca­sas. En sí, los hu­ma­nos no co­rre­mos más pe­li­gro que el que co­rren to­das nues­tras in­fra­es­truc­tu­ras tec­no­ló­gi­cas y eléc­tri­cas. Es­tas son las que su­fri­rían da­ños por la per­tur­ba­cio­nes geo­mag­né­ti­cas del Sol so­bre la Tie­rra.

Al pa­re­cer, la de­ci­sión de Oba­ma es­tu­vo ace­le­ra­da por la po­de­ro­sa erup­ción so­lar que im­pac­tó la son­da Ste­reo A de la NA­SA, que or­bi­ta­ba nues­tro pla­ne­ta con la mi­sión de ob­ser­var el as­tro rey, en agos­to de 2015. En ese ca­so, sus da­ños se que­da­ron en el es­pa­cio. No hu­bo la mis­ma suer­te con la eyec­ción de plas­ma so­lar que, en mar­zo de 1989, inu­ti­li­zó un trans­for­ma­dor en Nue­va Jer­sey y de­jó sin abas­te­ci­mien­to eléc­tri­co a seis mi­llo­nes de per­so­nas en la pro­vin­cia ca­na­dien­se de Quebec. Y tam­po­co se pu­do pre­ve­nir la per­tur­ba­ción mag­né­ti­ca que, en oc­tu­bre de 2003, que­mó va­rios trans­for­ma­do­res en Sue­cia y Su­dá­fri­ca.

“Las tor­men­tas so­la­res nos in­flu­yen hoy más que nun­ca por­que afec­tan a la na­ve­ga­ción aé­rea, los sa­té­li­tes, los GPS, los te­lé­fo­nos mó­vi­les... Nues­tra de­pen­den­cia de la tec­no­lo­gía nos ha­ce mu­cho más vul­ne­ra­bles que en otras épo­cas”, cuen­ta Héc­tor So­cas, cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Ca­na­rias (IAC). Si se es­tro­pea­ran de gol­pe co­sas co­mo los sis­te­mas de co­mu­ni­ca­ción y los ser­vi­cios eléc­tri­cos,“el mun­do po­dría su­mir­se en una cri­sis eco­nó­mi­ca glo­bal”, afir­ma So­cas. A la mis­ma con­clu­sión ha lle­ga­do un equi­po de in­ves­ti­ga­ción del Cen­tro de Es­tu­dios so­bre Ries­go de la

Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge, pu­bli­ca­do J en el Spa­ce Weat­her Jour­nal, en enero de 2017. So­lo en Es­ta­dos Uni­dos, los cos­tes por da­ños directos y pér­di­das en el co­mer­cio internacional po­drían su­po­ner en­tre 7.000 y 48.500 mi­llo­nes de dó­la­res, en fun­ción de la gra­ve­dad del even­to. Un ries­go del que ya ad­vir­tió el Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial en 2014, Na­cio­nes Uni­das y com­pa­ñías ase­gu­ra­do­ras co­mo Lloyds y Allianz. Un año an­tes, la pri­me­ra cal­cu­la­ba que una erup­ción so­lar ma­si­va po­dría afec­tar a en­tre 20 y 40 mi­llo­nes de per­so­nas, en fun­ción de “la dis­po­ni­bi­li­dad de pie­zas de re­cam­bio de trans­for­ma­do­res”. El cos­te glo­bal de la re­cu­pe­ra­ción os­ci­la­ría en­tre 600.000 mi­llo­nes y 2,6 bi­llo­nes de dó­la­res.

“Es­ta­dos Uni­dos lle­va tiem­po pre­pa­rán­do­se pa­ra un gran even­to so­lar. Sin em­bar­go, to­da­vía no te­ne­mos he­rra­mien­tas pa­ra pre­de­cir­lo con an­te­la­ción. Lo úni­co que se pue­de ha­cer hoy es ob­ser­var la es­tre­lla me­dian­te te­les­co­pios y, si se pro­du­ce una erup­ción que des­pi­da plas­ma hacia aquí, cal­cu­lar cuán­to tar­da­rá en lle­gar, al­go que llevaría en­tre uno o dos días”, se­ña­la So­cas. Por otra par­te, la pro­ba­bi­li­dad de que su­ce­da es de un 10 % ca­da dé­ca­da.

Eso sí, des­de el anun­cio de la Ca­sa Blan­ca, las tor­men­tas so­la­res se han pues­to de mo­da. Se es­tá in­ves­ti­gan­do,

in­clu­so, su efec­to so­bre los ce­tá­ceos. “Los cam­pos mag­né­ti­cos que usan pa­ra orien­tar­se su­fren in­ter­fe­ren­cias. Tal vez, es­to po­dría ex­pli­car que pier­dan el rum­bo y queden va­ra­dos en las pla­yas de to­do el mun­do”, apun­ta el he­lio­fí­si­co Ant­ti Pulk­ki­nen, di­rec­tor de es­te es­tu­dio sub­ven­cio­na­do por la NA­SA. Sin em­bar­go, la as­tro­fí­si­ca Ma­ría Je­sús Martínez se mues­tra un tan­to es­cép­ti­ca: “Siem­pre se ha ha­bla­do de có­mo nos afec­tan, co­mo cuando di­cen que in­cre­men­tan las mi­gra­ñas. Pe­ro, por aho­ra, so­lo son su­po­si­cio­nes, no se ha de­mos­tra­do na­da”. EL MIS­TE­RIO DEL CLI­MA ES­PA­CIAL ES­TÁ EN EL CAM­PO MAG­NÉ­TI­CO DEL SOL

Las erup­cio­nes de las que ha­bla­mos son pro­du­ci­das por la in­ter­ac­ción en­tre el plas­ma so­lar y sus cam­pos mag­né­ti­cos, di­ná­mi­cos y cam­bian­tes. “Es un sis­te­ma muy caó­ti­co. No se han en­con­tra­do, por el mo­men­to, re­glas ni mo­de­los que pue­dan an­ti­ci­par es­tas in­ter­ac­cio­nes, así que se­gui­mos tra­ba­jan­do en una for­ma de pre­ver­las. Se tra­ta de bus­car los pa­tro­nes y con­di­cio­nes que se re­pi­ten an­tes de una gran ex­plo­sión”, apun­ta Martínez.

Es a lo que se de­di­can en el Ins­ti­tu­to de As­tro­fí­si­ca de Ca­na­rias, don­de es­ta in­ves­ti­ga­do­ra se cen­tra en las pro­tu­be­ran­cias, nu­bes de gas sus­pen­di­das en la su­per­fi­cie del as­tro rey. “Lla­ma la aten­ción que, a pe­sar de que son más den­sas que su en­torno, no se caen. Se cree que es por­que las su­je­ta una es­pe­cie de sis­te­ma de an­da­mia­je de cam­po mag­né­ti­co”, apun­ta. En las imá­ge­nes, se ven co­mo tornados ro­tan­do so­bre la su­per­fi­cie so­lar. “Las lí­neas de sus cam­pos es­tán re­tor­ci­das co­mo una do­ble hé­li­ce, se van en­ros­can­do ca­da vez más. Son elás­ti­cas; se com­por­tan co­mo un re­sor­te. Al re­tor­cer­se, se acu­mu­la ener­gía y ten­sión mag­né­ti­ca, has­ta que al fi­nal se rom­pen, es de­cir, ex­plo­tan, li­be­ran­do la ener­gía de for­ma vio­len­ta. Es­to pro­du­ce las erup­cio­nes que co­no­ce­mos”, nos ex­pli­ca. ¿Y qué pa­sa des­pués de uno de es­tos es­ta­lli­dos? “Tie­ne lu­gar una re­co­ne­xión mag­né-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.