LAS AVES SE VAN DE LAS CIU­DA­DES. ASÍ PO­DE­MOS EVI­TAR­LO

La con­ta­mi­na­ción, el rui­do y la des­truc­ción de sus ni­dos es­tán diez­man­do las po­bla­cio­nes de go­rrio­nes, ven­ce­jos, go­lon­dri­nas y otras es­pe­cies de pá­ja­ros. ¿Qué ha­cen pa­ra so­bre­vi­vir, y có­mo po­de­mos ayu­dar­las a con­se­guir­lo?

Muy Interesante - - PORTADA - Un reportaje de LAU­RA CHA­PA­RRO

Ima­gi­na des­per­tar­te y no oír nin­gún trino. Ni si­quie­ra si sa­les a la ca­lle o pa­seas por un par­que. Ni ras­tro de go­rrio­nes, go­lon­dri­nas, mir­los o ven­ce­jos. “Se­ría de lo más tris­te que po­dría ocu­rrir­le a una ciu­dad”, ase­gu­ra Ni­co­lás López-Ji­mé­nez, res­pon­sa­ble de Pro­gra­mas de Con­ser­va­ción de Es­pe­cies Ame­na­za­das de SEO/ Bird­Li­fe. La si­tua­ción guar­da­ría muchas si­mi­li­tu­des con la des­cri­ta por Ra­chel Car­son en el en­sa­yo Pri­ma­ve­ra

si­len­cio­sa (1962), con­si­de­ra­do la obra cum­bre de la con­cien­cia am­bien­tal.

En el li­bro, una hi­po­té­ti­ca ciu­dad nor­te­ame­ri­ca­na se ve en­vuel­ta en una enig­má­ti­ca plaga –re­la­cio­na­da con el pes­ti­ci­da DDT– y ame­na­za­da por en­fer­me­da­des. Las po­cas aves que se veían se ha­lla­ban mo­ri­bun­das: tem­bla­ban vio­len­ta­men­te y no po­dían vo­lar. Era una pri­ma­ve­ra sin vo­ces, re­la­ta­ba la bió­lo­ga. “Lo mis­mo ca­be se­ña­lar aho­ra: si las aves des­apa­re­cie­ran de los eco­sis­te­mas ur­ba­nos, no­so­tros su­fri­ría­mos tam­bién las con­se­cuen­cias de su mar­cha”, sos­tie­ne José Antonio Gon­zá­lez Ore­ja, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Bio­lo­gía de la Be­ne­mé­ri­ta Uni­ver­si­dad Au­tó­no­ma de Puebla (Mé­xi­co).

A pe­sar de que es­ta si­tua­ción apo­ca­líp­ti­ca no pa­re­ce que va­ya a ocu­rrir en los pró­xi­mos años, lo cier­to es que aves tí­pi­ca­men­te ur­ba­ni­tas, co­mo el go­rrión co­mún, Pas­ser do­mes­ti­cus, es­tán vien­do có­mo su po­bla­ción dis­mi­nu­ye a pa­sos agi­gan­ta­dos. En­tre 2015 y 2016, ca­yó un 7 % en Es­pa­ña, un

EN ES­PA­ÑA EXIS­TEN HOY 25 MI­LLO­NES

ME­NOS DE GO­RRIO­NES QUE EN EL AÑO 2000. ES UNA DIS­MI­NU­CIÓN DEL 15 %

por­cen­ta­je que se agra­va si ana­li­za­mos los úl­ti­mos die­ci­ocho años, con un des­cen­so del 15 %, lo que su­po­ne una ci­fra de vein­ti­cin­co mi­llo­nes de go­rrio­nes me­nos, se­gún los da­tos apor­ta­dos por SEO/Bird­Li­fe.

Fue­ra de Es­pa­ña, en el ám­bi­to de paí­ses co­mo Holanda, su den­si­dad de po­bla­ción ha mer­ma­do has­ta la mi­tad des­de los años ochen­ta, mien­tras que en gran­des nú­cleos ur­ba­nos, co­mo Lon­dres, sus ejem­pla­res ca­ye­ron un 60 % en­tre 1994 y 2004, tal y co­mo apun­ta Da­niel Sol, in­ves­ti­ga­dor del CSIC en el Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción Eco­ló­gi­ca y Apli­ca­cio­nes Fo­res­ta­les (CREAF).

“Pa­ra las aves hay dos ele­men­tos cla­ve del há­bi­tat: el ali­men­to y las po­si­bi­li­da­des de re­pro­duc­ción”, ex­pli­ca Javier Pérez-Tris, in­ves­ti­ga­dor del De­par­ta­men­to de Zoo­lo­gía y An­tro­po­lo­gía Fí­si­ca de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid. Los ser­vi­cios de lim­pie­za en las ciu­da­des y el tra­ta­mien­to de re­si­duos dis­mi­nu­yen con­si­de­ra­ble­men­te el ali­men­to dis­po­ni­ble pa­ra es­tos ani­ma­les, sin ol­vi­dar que hay mu­chos me­nos in­ver­te­bra­dos con los que tam­bién se ali­men­tan. En cuan­to a la ges­ta­ción y cría de sus po­llue­los, las nue­vas cons­truc­cio­nes ur­ba­nas, sin hue­cos en los te­ja­dos don­de pue­dan ani­dar, di­fi­cul­tan bas­tan­te sus po­si­bi­li­da­des de re­pro­duc­ción.

Jun­to a es­tos dos pro­ble­mas, los pes­ti­ci­das y la con­ta­mi­na­ción at­mos­fé­ri­ca tam­bién jue­gan en su con­tra. “Exis­ten evi­den­cias de que la po­lu­ción pue­de afec­tar a las aves, lo que po­dría es­tar avi- sán­do­nos de que la con­ta­mi­na­ción del ai­re es pe­li­gro­sa pa­ra la sa­lud de los ani­ma­les, in­clui­dos no­so­tros”, ad­vier­te el in­ves­ti­ga­dor.

Ade­más de los go­rrio­nes, el ven­ce­jo co­mún, Apus apus, y la go­lon­dri­na co­mún, Hi­run­do rus­ti­ca, tam­bién es­tán sien­do víc­ti­mas de la des­po­bla­ción que afec­ta a la jun­gla de as­fal­to. Se­gún da­tos del pro­gra­ma de se­gui­mien­to de aves Sa­cre, lle­va­do a ca­bo por SEO/Bird­Li­fe, su pre­sen­cia en am­bien­tes ur­ba­nos ha dis­mi­nui­do lla­ma­ti­va­men­te res­pec­to a 1998. PAREJAS DE AVES ‘DI­VOR­CIA­DAS’ POR CUL­PA DE LA UR­BA­NI­ZA­CIÓN

“A me­di­da que se pro­du­ce la ur­ba­ni­za­ción, hay es­pe­cies que ya no vi­ven o no se re­pro­du­cen en las nue­vas cons­truc­cio­nes”, cuen­ta Ch­ris­top­her Lepczyk, pro­fe­sor aso­cia­do en la Uni­ver­si­dad de Au­burn, en Ala­ba­ma (EE. UU.). “Tam­bién hay pá­ja­ros que vi­ven en áreas ur­ba­nas y se re­pro­du­cen, pe­ro no tie­nen la su­fi­cien­te po­bla­ción o su re­pro­duc­ción no es tan al­ta co­mo pa­ra que esos lu­ga­res les re­sul­ten fi­nal­men­te sos­te­ni­bles”, aña­de Lepczyk.

En al­gu­nos ca­sos, la ex­pan­sión ur­ba­nís­ti­ca pro­vo­ca que parejas de aves rom­pan, tal y co­mo re­ve­la un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta PLOS ONE. Los in­ves­ti­ga­do­res mo­ni­to­ri­za­ron cien­tos de ejem­pla­res de seis es­pe­cies can­to­ras comunes en la pe­ri­fe­ria de Seattle (EE. UU.). Du­ran­te diez años, los or­ni­tó­lo­gos ras­trea­ron su ac­ti­vi­dad en tres ti­pos de pai­sa­jes del área: re­ser­vas fo­res­ta­les, ba­rrios desa­rro­lla­dos y ve­cin­da­rios que em­pe­za­ban a for­mar­se a par­tir de una zo­na bos­co­sa. Los cien­tí­fi­cos co­lo­ca­ron ban­das al­re­de­dor de las pa­tas de los ani­ma­les y ave­ri­gua­ron si se re­ubi­ca­ron, se se­pa­ra­ron de sus parejas o per­ma­ne­cie­ron en el mis­mo lu­gar.

“Cuando un bos­que se re­em­pla­za por ca­sas, cés­ped y una mez­cla de ár­bo­les, los ma­chos per­ma­ne­cen en su te­rri­to­rio, que aho­ra es muy di­fe­ren­te. Co­mo no con­si­guen atraer a sus parejas, aca­ban tras­la­dán­do­se a otras zo­nas fo­res­ta­les”, co­men­ta John M. Marz­luff, pro­fe­sor de la Fa­cul­tad de Cien­cias Am­bien­ta­les y Fo­res­ta­les de la Uni­ver­si­dad de Washington y au­tor prin­ci­pal de es­te es­tu­dio rea­li­za­do en Seattle.

Por otra par­te, la reac­ción de las hem­bras fue mar­char­se tam­bién en bus­ca de nue­vas zo­nas bos­co­sas, pe­ro sin acom­pa­ñar a su pa­re­ja, por se­pa­ra­do, por lo que se pro­du­jo el men­cio­na­do

di­vor­cio, que re­per­cu­te en sus fu­tu­ras crías. “Al año si­guien­te tu­vie­ron me­nos éxi­to re­pro­duc­ti­vo con sus nue­vas parejas”, afir­ma Marz­luff. EN ME­DIO DEL ES­TRUEN­DO DE LAS GRAN­DES CIU­DA­DES NO HAY PÁ­JA­RO QUE SE EN­TIEN­DA

No obs­tan­te, los in­ves­ti­ga­do­res ob­ser­va­ron asi­mis­mo que al­gu­nas es­pe­cies más ge­ne­ra­lis­tas e igual­men­te ha­bi­tua­les no se mo­vían a pe­sar de que el ser hu­mano fue­ra con­quis­tan­do su te­rri­to­rio y, de he­cho, se­guían con­ser­van­do sus parejas.

Ade­más de to­dos los da­ños cau­sa­dos por la im­pa­ra­ble ex­pan­sión ur­ba­nís­ti­ca, la con­ta­mi­na­ción, por su par­te, per­ju­di­ca se­ria­men­te a es­tas co­mu­ni­da­des can­to­ras, so­bre to­do la acús­ti­ca en­ra­re­ci­da por los mi­les de so­ni­dos ur­ba­nos. “Afec­ta a to­das las es­pe­cies y di­fi­cul­ta la co­mu­ni­ca­ción en­tre ellas en fun­cio­nes esen­cia­les co­mo la atrac­ción de pa­re­ja, las aler­tas an­te de­pre­da­do­res y el man­te­ni­mien­to de los te­rri­to­rios”, enu­me­ra Moi­sés Pes­ca­dor, in­ves­ti­ga­dor del De­par­ta­men­to de Fi­sio­lo­gía y Far­ma­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Sa­la­man­ca.

En un es­tu­dio pu­bli­ca­do en Ac­ta Or­nit­ho­lo­gi­ca, Pes­ca­dor y otros cien­tí­fi­cos han des­cu­bier­to que el can­to del cho­chín co­mún (Tro­glody­tes tro

glody­tes) se vuel­ve más com­ple­jo en las ciu­da­des, si se com­pa­ra con el que emi­ten en las zo­nas ru­ra­les y pe­ri­fé­ri­cas. Aun­que es­tá cla­ro que es el rui­do el que pro­vo­ca es­tos cam­bios, los in­ves­ti­ga­do­res des­co­no­cen el por­qué. “Pue­de ser pa­ra evi­tar en­mas­ca­rar sus tri­nos y así ha­cer­se oír a otros con­gé­ne­res, o tam­bién pue­de de­ber­se a que las aves apren­dan a can­tar en fun­ción de lo que es­cu­chan y, al ha­ber más rui­do, pa­ra los cho­chi­nes no sue­ne co­mo tal y lo adap­ten a sus can­cio­nes”, ba­ra­ja el cien­tí­fi­co.

Co­mo he­mos vis­to, los pá­ja­ros se co­mu­ni­can, en­tre otras muchas ra­zo­nes, pa­ra aler­tar­se en­tre ellos de la pre­sen­cia de po­si­bles enemi­gos. Otro es­tu­dio re­ve­ló que el rui­do del trá­fi­co re­du­cía su ca­pa­ci­dad pa­ra es­cu­char una lla­ma­da de alar­ma, lo que au­men­ta­ba su vul­ne­ra­bi­li­dad fren­te a, por ejem­plo, los de­pre­da­do­res na­tu­ra­les. Se­gún los au­to­res, la len­ti­tud de las aves a la ho­ra de res­pon­der a es­tas ad­ver­ten­cias, cuando se mez­clan con el rui­do de los co­ches, les pue­de ha­cer des­apro­ve­char su ven­ta­ja fren­te al ata­can­te. EN EL AE­RO­PUER­TO HAY QUE PO­NER­SE MUY TEM­PRANO A CAN­TAR

Ade­más de los cho­chi­nes, otras es­pe­cies que han cam­bia­do su com­por­ta­mien­to en fun­ción del rui­do que las ro­dea son las que vi­ven cer­ca de ae­ro­puer­tos, co­mo el ma­dri­le­ño Adolfo Suá­rez Ma­drid-Ba­ra­jas. Com­pe­tir con el so­ni­do que ge­ne­ra un avión al des­pe­gar o ate­rri­zar no es na­da fá­cil, así que la es­tra­te­gia se­gui­da por es­pe­cies co­mo el pe­ti­rro­jo eu­ro­peo (Erit­ha­cus ru­be­cu­la), el rui­se­ñor co­mún (Lus­ci­nia me­garhyn­chos) y el mir­lo co­mún (Tur­dus me­ru­la) ha si­do ade­lan­tar sus tri­nos al ama­ne­cer, cuando el trá­fi­co aé­reo es me­nor. Es la prin­ci­pal con­clu­sión de un es­tu­dio pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Beha­vio­ral

Eco­logy, que ana­li­zó el fe­nó­meno en los al­re­de­do­res del ae­ro­puer­to ma­dri­le­ño y tam­bién en otros ae­ró­dro­mos es­pa­ño­les y ale­ma­nes. En to­dos se re­pe­tía de mo­do in­va­ria­ble el mis­mo pa­trón: las aves cu­yos tri­nos coin­ci­dían con el trá­fi­co de avio­nes ade­lan­ta­ban sus can­tos. Los cien­tí­fi­cos es­tán in­ves­ti­gan­do de qué ma­ne­ra es­te cam­bio ho­ra­rio tras­to­ca sus vi­das.

“Has­ta aho­ra he­mos cons­ta­ta­do que se pro­du­ce un ade­lan­to a la ho­ra del can­to, y que eso cam­bia un po­co el rit­mo cir­ca­diano que ca­rac­te­ri­za a las aves, pe­ro to­da­vía no te­ne­mos da­tos de có­mo les afec­ta en su ade­cua­ción bio­ló­gi­ca”, in­di­ca Die­go Gil, in­ves­ti­ga­dor del CSIC en el Mu­seo Na­cio­nal de Cien­cias Na­tu­ra­les y uno de los au­to­res del es­tu­dio.

Lo que es­tán in­ves­ti­gan­do en es­tos mo­men­tos es la sa­lud de los ejem­pla­res, su sis­te­ma in­mu­ni­ta­rio y có­mo les in­flu­ye el en­torno a la ho­ra de se­lec­cio­nar pa­re­ja. Pa­ra sor­pre­sa de los cien­tí­fi­cos, apa­ren­te­men­te, las aves

¿Una es­ce­na del pa­sa­do? Pue­de lle­gar a ser­lo, de se­guir el des­cen­so de la po­bla­ción de go­rrio­nes en las ciu­da­des. En las es­pa­ño­las ha caí­do su nú­me­ro en más de un 7 % des­de 2015.

Pe­li­gro en la nie­bla. El es­mog en­vuel­ve el cen­tro de Los Án­ge­les al ama­ne­cer. La po­lu­ción ur­ba­na cau­sa gra­ves da­ños a los pá­ja­ros, lo que es se­ñal inequí­vo­ca del ries­go que co­rren otros ani­ma­les, in­clui­do el hom­bre.

Un hal­cón de­vo­ra una paloma en las ca­lles de Fi­la­del­fia (EE. UU.), in­di­fe­ren­te a los sor­pren­di­dos vian­dan­tes que fo­to­gra­fían su ban­que­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.