Fiam­bres S. A.

La cien­cia mé­di­ca siem­pre ha pre­ci­sa­do de ca­dá­ve­res pa­ra rea­li­zar ex­pe­ri­men­tos y adies­trar a los es­tu­dian­tes. Y en al­gu­nas épo­cas, con­se­guir­los re­que­ría la ayu­da de re­su­rrec­cio­nis­tas sin es­crú­pu­los.

Muy Interesante - - SUMARIO - Un reportaje de MI­GUEL ÁNGEL SA­BA­DELL

La cien­cia mé­di­ca siem­pre ha pre­ci­sa­do de ca­dá­ve­res pa­ra rea­li­zar ex­pe­ri­men­tos y adies­trar a los es­tu­dian­tes. Y en al­gu­nas épo­cas, con­se­guir­los re­que­ría la ayu­da de re­su­rrec­cio­nis­tas sin es­crú­pu­los.

En mar­zo de 2017 se pu­bli­ca­ba una sor­pren­den­te pe­ti­ción de fir­mas en el por­tal de in­ter­net Chan­ge.org: que se die­ra cris­tia­na se­pul­tu­ra al ca­dá­ver del ir­lan­dés Char­les Byr­ne. Na­ci­do en 1761, se hi­zo fa­mo­so en el Lon­dres de 1780 por su al­tu­ra: me­día 2,43 me­tros. Era la co­mi­di­lla de la ciu­dad. “Da igual lo im­pac­tan­te que sea una cu­rio­si­dad –es­cri­bía un pe­rio­dis­ta del Mor­ning He­rald en 1782–, nor­mal­men­te es di­fí­cil atraer la aten­ción del pú­bli­co; pe­ro ese no es el ca­so de es­te Co­lo­so vi­vien­te, o el maravilloso Gi­gan­te Ir­lan­dés”. Por des­gra­cia, la gran al­tu­ra de Byr­ne era oca­sio­na­da por un des­or­den en el cre­ci­mien­to co­no­ci­do co­mo acro­me­ga­lia, que le lle­vó a la muer­te al po­co de cumplir los vein­ti­dós años, en ju­nio de 1783.

En ese mo­men­to en­tró en ac­ción John Hun­ter. En 1760 ha­bía in­gre­sa­do en el ejér­ci­to co­mo ci­ru­jano y allí de­mos­tró que po­dían evi­tar­se las ampu­tacio­nes –muy ha­bi­tua­les en las gue­rras– si se tra­ta­ban ade­cua­da­men­te las he­ri­das de ba­la. Su va­lía le llevaría a ser nom­bra­do ci­ru­jano ge­ne­ral del Ejér­ci­to y ci­ru­jano del rey Jor­ge III. Pe­ro Hun­ter no era fa­mo­so por su pe­ri­cia con el es­cal­pe­lo, sino por su gran pa­sión: el co­lec­cio­nis­mo de ani­ma­les muer­tos y otras ra­re­zas.

SI ERES BIOLÓGICAMENTE RE­LE­VAN­TE, SE­RÁ DI­FÍ­CIL QUE DESCANSES EN PAZ

El Gi­gan­te Ir­lan­dés, que co­no­cía la repu­tación de Hun­ter, pi­dió a sus ami­gos que lan­za­ran su cuerpo al mar en un ataúd de plo­mo pa­ra que su ca­dá­ver no pa­sa­ra a en­gro­sar el mu­seo pri­va­do del ci­ru­jano. Pe­ro no lo con­si­guie­ron. Con 500 li­bras de en­ton­ces, Hun­ter so­bor­nó a la fu­ne­ra­ria y ro­bó el ca­dá­ver. Se cuen­ta que lo hi­zo lle­var des­nu­do en su pro­pio ca­rrua­je pa­ra que no le pu­die­ran acu­sar de ro­bar ro­pa­je fu­ne­ra­rio. Hun­ter re­du­jo el ca­dá­ver a su es­que­le­to y cua­tro años más tar­de lo ex­pu­so en su mu­seo, el Hun­te­rian, que hoy se en­cuen­tra re­par­ti­do en­tre la Uni­ver­si­dad de Glas­gow y el Real Co­le­gio de Ci­ru­ja­nos de Lon­dres.

En es­te úl­ti­mo, si­tua­do en Lin­coln’s Inn Fields, pue­de con­tem­plar­se en la ac­tua­li­dad el es­que­le­to de Byr­ne, tes­ti­go mu­do de una de las ma­yo­res in­fa­mias de la pro­fe­sión mé­di­ca: la fal­ta de res­pe­to por los muer­tos. Al­go que, vis­tas las re­pe­ti­das ne­ga­ti­vas del Real Co­le­gio de Ci­ru­ja­nos a que los res­tos de Byr­ne des­can­sen co­mo me­re­cen –en una se­pul­tu­ra–, no es un te­ma que preo­cu­pe a al­gu­nos mé­di­cos. Qui­zá por­que los res­tos de lo que fue­ra un ser hu­mano no son al­go que los con­mue­va en de­ma­sía, o qui­zá por­que an­te­pon­gan sus an­he­los de in­ves­ti­ga­ción so­bre cual­quier po­si­ble con­si­de­ra­ción éti­ca.

Ejem­plo de es­to úl­ti­mo fue­ron las aven­tu­ras co­rri­das por el ce­re­bro del fí­si­co más fa­mo­so del si­glo XX, Al­bert Eins­tein. Las ce­ni­zas del sa­bio ale­mán fue­ron es­par­ci­das en un lu­gar se­cre­to, pe­ro, du­ran­te la au­top­sia de su ca­dá­ver, su ce­re­bro ha­bía si­do ex­traí­do sin per­mi­so por el je­fe de Pa­to­lo­gía del Hos­pi­tal de Prin­ce­ton, Tho­mas Har­vey, quien lo guar­dó en su ca­sa du­ran­te un tiem­po. Des­pués, tro­cea­do en unas dos­cien­tas par­tes, aca­bó re­par­ti­do por el mun­do. Se han en­con­tra­do frag­men­tos en lu­ga­res tan sor­pren­den­tes co­mo un re­fri­ge­ra­dor de cer­ve­zas, un bo­te de té en las afue­ras de To­kio, o un fri­go­rí­fi­co en Ho­no­lu­lu. Di­cen que la ra­zón de se­me­jan­te atro­pe­llo era de ele­va­das mi­ras: des­cu­brir qué ha­bía en las cé­lu­las de su ce­re­bro que lo con­vir­tie­ron en genio; una em­pre­sa fú­til don­de las ha­ya. Re­cor­de­mos que al­go pa­re­ci­do hi­cie­ron los so­vié­ti­cos con el del pa­dre de la Re­vo­lu­ción ru­sa, Le­nin.

En 1996, Har­vey en­tre­gó las par­tes del ce­re­bro de Eins­tein que aún te­nía en su po­der a Elliot Krauss, je­fe de Pa­to­lo­gía del Hos­pi­tal de Prin­ce­ton. Pe­ro no fue­ron so­lo sus se­sos lo que des­apa­re­ció del ca­dá­ver an­tes de su in­ci­ne­ra­ción: Har­vey tam­bién le ex­tra­jo los glo­bos ocu­la­res y se los en­tre­gó a quien ha­bía si­do ocu­lis­ta del fí­si­co, Henry Abrams, el cual los man­tu­vo du­ran­te dé­ca­das en­ce­rra­dos en la ca­ja de seguridad de un ban­co.

“¡PA­SEN Y CON­TEM­PLEN, DA­MAS Y CA­BA­LLE­ROS, LA DI­SEC­CIÓN DE UN CA­DÁ­VER!”

La fas­ci­na­ción por los ca­dá­ve­res –sea por el mo­ti­vo que sea– es un sen­ti­mien­to bien arrai­ga­do en el ser hu­mano. Prue­ba de ello son las di­sec­cio­nes anató­mi­cas que ha­ce dos si­glos lle­ga­ron a con­ver­tir­se en un es­pec­tácu­lo ca­paz de con­gre­gar a cu­rio­sos de to­dos los es­tra­tos so­cia­les. El de­to­nan­te que pro­vo­có la apa­ri­ción de los lla­ma­dos an­fi­tea­tros de ana­to­mía hay que bus­car­lo en el Re­na­ci­mien­to, cuando en 1543 se pu­bli­có el li­bro más im­por­tan­te de la his­to­ria de es­ta rama de la me­di­ci­na: De hu­ma­ni

cor­po­ris fa­bri­ca, del bel­ga An­dreas Ve­sa­lius. Ve­sa­lius con­si­de­ra­ba el cuerpo hu­mano una pre­cio­sa obra ar­qui­tec­tó­ni­ca. En eso si­guió los pa­sos de Leo­nar­do da Vin­ci, que es­tu­dió en pro­fun­di­dad la ana­to­mía hu­ma­na en­tre 1507 y 1513 ayu­da­do por Mar­can­to­nio de­lla To­rre, pro­fe­sor de Ana­to­mía de la Uni­ver­si­dad de Pa­vía. Tras la muer­te de es­te a cau­sa de la pes­te, Da Vin­ci se tras­la- dó a Ro­ma con la in­ten­ción de con­ti­nuar sus es­tu­dios anató­mi­cos, pe­ro la Igle­sia se lo prohi­bió, pues pa­ra sus di­ri­gen­tes las di­sec­cio­nes iban con­tra na­tu­ra. Has­ta lle­ga­ron a acu­sar­lo de ni­gro­man­te.

A Da Vin­ci le mo­vía la na­tu­ra­le­za ar­tís­ti­ca del cuerpo hu­mano, pe­ro a Ve­sa­lius le in­tere­sa­ba más có­mo es­ta­ba cons­trui­do. Por en­ton­ces, la ca­pi­tal del mun­do de los es­tu­dios de Me­di­ci­na era Pa­rís, pe­ro des­pués de Ve­sa­lius –que se de­di­có a via­jar por to­da Eu­ro­pa di­sec­cio­nan­do ca­dá­ve­res– se tras­la­dó a Lei­den (Paí­ses Ba­jos), en cu­yo an­fi­tea­tro ca­bían más de un cen­te­nar de es­pec­ta­do­res.

En 1768 el her­mano ma­yor de John Hun­ter, Wi­lliam, un anato­mis­ta de pres­ti­gio, abrió las puer­tas de su Tea­tro de Ana­to­mía en la ca­lle Great Wind­mill de Lon­dres. Se abas­te­cía de los con­de­na­dos a muer­te en el Old Bai­ley, el Tri­bu­nal Pe­nal Cen­tral de In­gla­te­rra y Ga­les. Lo ha­bi­tual era que el reo, tras ser ahorcado, fue­ra con­du­ci­do a la me­sa de di­sec­ción de Hun­ter pa­ra ser de­solla­do, di­se­ca­do y anato­mi­za­do.

Con el des­cu­bri­mien­to de la pi­la eléc­tri­ca, al es­pec­tácu­lo de la di­sec­ción se aña­dió el pe­cu­liar ar­te de la re­ani­ma­ción de fiam­bres, cam­po en el que des­ta­có el ita­liano Gio­van­ni Aldini, so­brino de Luigi Gal­va­ni –el des­cu­bri­dor de la elec­tri

ci­dad ani­mal–. Aldini ofre­cía por to­da Eu­ro­pa un es­pe­luz­nan­te es­pec­tácu­lo: la elec­tri­fi­ca­ción de un muer­to. Su me­jor ac­tua­ción tu­vo lu­gar el 18 de enero de 1803, en el Real Co­le­gio de Ci­ru­ja­nos de

ALDINI PU­SO UN ELECTRODO EN LA ORE­JA, OTRO EN EL ANO Y ABRIÓ EL CIR­CUI­TO. EL MUER­TO

SE PU­SO A BAI­LAR UNA DAN­ZA MA­CA­BRA

Lon­dres, cuando elec­tro­cu­tó el ca­dá­ver de Geor­ge Fors­ter, de vein­ti­séis años, que ha­bía si­do con­de­na­do a la hor­ca por aho­gar a su mu­jer y a su hi­ja. La sen­ten­cia es­pe­ci­fi­ca­ba que su cuerpo se­ría en­tre­ga­do a la cien­cia pa­ra su di­sec­ción con el ob­je­ti­vo de que no pu­die­ra re­su­ci­tar el día del Jui­cio Fi­nal.

Con di­fe­ren­tes elec­tro­dos por el cuerpo, Al­da­ni con­si­guió que el ajus­ti­cia­do mo­vie­ra los bra­zos, se en­cor­va­ra e in­clu­so que pa­re­cie­ra res­pi­rar. Pe­ro Aldini guar­dó lo me­jor pa­ra el fi­nal: co­lo­có un electrodo en la ore­ja, otro en el ano y abrió el cir­cui­to. El cuerpo sin vi­da de Fors­ter em­pe­zó a mo­ver­se co­mo si bai­la­ra una dan­za ma­ca­bra. Al­gu­nos pen­sa­ban que real­men­te Aldini iba a re­su­ci­tar al ase­sino; in­clu­so las ac­tas in­di­ca­ban que, si eso su­ce­día, el con­de­na­do vol­ve­ría a ser ahorcado.

TRES FIAM­BRES PA­RA QUI­NIEN­TOS ES­TU­DIAN­TES HAM­BRIEN­TOS DE SA­BER

Ya fue­ra pa­ra asus­tar a las da­mas de la al­ta sociedad o pa­ra co­no­cer los in­trín­gu­lis del in­te­rior del cuerpo hu­mano, lo que se ne­ce­si­ta­ba era una bue­na pro­vi­sión de ma­te­ria pri­ma: ca­dá­ve­res. Y es­ca­sea­ban. En el si­glo XVII, la Uni­ver­si­dad de Edimburgo, una de las más pres­ti­gio­sas de Eu­ro­pa en ma­te­ria mé­di­ca, con más de qui­nien­tos es­tu­dian­tes, so­lo dis­po­nía de po­co más de tres ca­dá­ve­res al año pa­ra las prác­ti­cas de ana­to­mía y di­sec­ción.

Los cuer­pos eran pro­vis­tos por la Com­pa­ñía de Bar­be­ros y Ci­ru­ja­nos, que po­dían dis­po­ner de los eje­cu­ta­dos por sus crí­me­nes. En Fran­cia y Ale­ma­nia, las fa­cul­ta­des de Me­di­ci­na se abas­te­cían de aque­llos que mo­rían en la cárcel, las ca­sas de li­mos­nas o los hos­pi­ta­les ci­vi­les si, trans­cu­rri­das vein­ti­cua­tro ho­ras, na­die los re­cla­ma­ba. En Ita­lia to­do aquel que fa­lle­cie­ra en un hos­pi­tal era en­tre­ga­do a los anato­mis­tas sal­vo que al­guien se hi­cie­ra car­go del en­tie­rro.

Pe­ro en Gran Bre­ta­ña las co­sas eran di­fe­ren­tes. La pu­ri­ta­na sociedad in­gle­sa veía re­pul­si­vo usar a los fa­lle­ci­dos en los hos­pi­ta­les, y quie­nes prac­ti­ca­ban la di­sec­ción eran con­si­de­ra­dos co­mo “des­pro­vis­tos de los sen­ti­mien­tos comunes de la hu­ma­ni­dad”. Sin em­bar­go, los es­tu­dian­tes de Me­di­ci­na te­nían que apren­der ana­to­mía, y la es­ca­sez de ca­dá­ve­res era más que un he­cho: du­ran­te el si­glo XIX se sen­ten­ció a muer­te a una me­dia de cin­cuen­ta cri­mi­na­les ca­da año, y so­lo las fa­cul­ta­des ne­ce­si­ta­ban del or­den de qui­nien­tos ca­dá­ve­res anua­les. Así se pro­du­jo una sin­gu­lar y cri­mi­nal alian­za en­tre hom­bres con po­cos es­crú­pu­los y res­pe­ta­bles mé­di­cos. De es­te mo­do co­men­zó la épo­ca de los re­su­rrec­cio­nis­tas, los robacadáveres. En 1752, el Par­la­men­to bri­tá­ni­co apro­bó la

Mur­der Act, la ley pa­ra “la me­jor pre­ven­ción del ho­rri­ble cri­men del ase­si­na­to”, que de­cre­ta­ba que el ca­dá­ver de cual­quie­ra que fue­ra ha­lla­do cul­pa­ble de ase­si­na­to po­dría ser col­ga­do por ca­de­nas o en­tre­ga­do pa­ra su di­sec­ción por los ci­ru­ja­nos. Tal du­re­za pe­nal in­clu­so

des­pués de la muer­te se jus­ti­fi­ca­ba en el preám­bu­lo de la ley: “Con­si­de­ran­do que el ho­rri­ble cri­men de ase­si­na­to se ha in­cre­men­ta­do en los úl­ti­mos años [...] es por lo que se ha­ce ne­ce­sa­rio aña­dir a la pe­na de muer­te un cas­ti­go adi­cio­nal equi­va­len­te al ho­rror pro­du­ci­do por el ase­sino”. La ma­yo­ría de los cri­mi­na­les op­ta­ba por las ca­de­nas, y mu­chos de ellos pac­ta­ban con sus com­pin­ches el ro­bo del cuerpo pa­ra evi­tar que ca­ye­ra en ma­nos de los ci­ru­ja­nos.

LOS CA­DÁ­VE­RES MAS­CU­LI­NOS ERAN MÁS VA­LIO­SOS QUE LOS FE­ME­NI­NOS

Ser re­su­rrec­cio­nis­ta era un lu­cra­ti­vo ne­go­cio. Apo­de­rar­se de un ca­dá­ver y ven­der­lo fres­co, to­do en una no­che, con­lle­va­ba una ga­nan­cia de has­ta 10 li­bras –los hom­bres va­lían más que las mu­je­res por­que se po­dían exa­mi­nar con más de­ta­lle los múscu­los–; por con­tra, tra­ba­jar du­ra­men­te 72 ho­ras a la se­ma­na so­lo re­por­ta­ba unos po­cos che­li­nes.

Si no se te­nían de­ma­sia­dos mi­ra­mien­tos éti­cos, la elec­ción era fá­cil. El ro­bo no exi­gía gran­des al­ha­ra­cas: los ce­men­te­rios no es­ta­ban vi­gi­la­dos y los in­di­gen­tes que mo­rían se co­lo­ca­ban en tum­bas comunes en las pa­rro­quias don­de bas­ta­ba con de­cir que eras un fa­mi­liar pa­ra que te pu­die­ras lle­var el cuerpo.

En­tre los mé­to­dos uti­li­za­dos por los re­su­rrec­cio­nis­tas es­ta­ba ex­ca­var, con una pa­la de ma­de­ra –las de me­tal ha­cen más rui­do–, un agu­je­ro de­lan­te de una tum­ba re­cien­te has­ta lle­gar a la al­tu­ra del fron­tal del ataúd. En­ton­ces lo rom­pían, co­lo­ca­ban una cuer­da al­re­de­dor del ca­dá­ver y lo arras­tra­ban al ex­te­rior. Eso sí, de­vol­vien­do al in­te­rior cual­quier ro­pa o jo­ya que tu­vie­ra el fi­na­do, ya que, en ca­so con­tra­rio, se co­me­tía un de­li­to gra­ve, al­go que no de­ja de ser iró­ni­co.

EN MA­DRID, EN 2014, CIEN­TOS DE CA­DÁ­VE­RES

SE AMONTONABAN SIN CON­TROL EN LOS SÓ­TA­NOS DE LA UNI­VER­SI­DAD COM­PLU­TEN­SE

El ro­bo de ca­dá­ve­res se fue con­vir­tien­do en una pe­sa­di­lla, has­ta el pun­to de que los fa­mi­lia­res ve­la­ban no so­lo al muer­to, sino tam­bién la tum­ba, y las ven­tas de ataú­des de hie­rro se dis­pa­ra­ron. Por es­te mo­ti­vo al­gu­nos re­su­rrec­cio­nis­tas re­cu­rrían a in­ge­nio­sos ar­di­des. En Edimburgo, por ejem­plo, Merry An­drew se pre­sen­ta­ba co­mo pa­rien­te del fi­na­do y se com­pro­me­tía a or­ga­ni­zar el fu­ne­ral. Al ca­bo de un ra­to, un com­pin­che lle­ga­ba dis­fra­za­do de sa­cer­do­te, re­za­ba un res­pon­so y am­bos se iban con el ca­dá­ver. Otros sim­ple­men­te se co­la­ban por la ven­ta­na del cuar­to en el que se ve­la­ba al muer­to en los mo­men­tos en que la fa­mi­lia lo de­ja­ba so­lo.

LA EVO­LU­CIÓN NA­TU­RAL DEL NE­GO­CIO: DE RE­CO­LEC­TAR CA­DÁ­VE­RES A GENERARLOS

Se cal­cu­la que, a prin­ci­pios del si­glo XIX, ha­bía dos cen­te­na­res de re­su­rrec­cio­nis­tas so­lo en Lon­dres, por lo que, po­co a po­co, em­pe­za­ron a or­ga­ni­zar­se en ban­das de, co­mo mu­cho, seis per­so­nas: al me­nos sie­te ac­tua­ban en la ca­pi­tal in­gle­sa, y una de ellas lle­gó a su­mi­nis­trar cua­tro­cien­tos ca­dá­ve­res a las fa­cul­ta­des de Me­di­ci­na en un año.

Con el tiem­po, a al­guien se le te­nía que ocu­rrir la idea de agi­li­zar el pro­ce­so: del ro­bo se pa­só al ase­si­na­to. Así, el 18 de mar­zo de 1751 se ahor­có a Helen To­rren­ce y Jean Wal­die en Edimburgo por ro­bar y ma­tar a un ni­ño que lue­go ven­die­ron a un mé­di­co: fue­ron las pri­me­ras per­so­nas ajus­ti­cia­das por los que se lla­ma­ron ase­si­na­tos anató­mi­cos.

Pe­ro quie­nes se lle­va­ron to­da la fa­ma fue­ron la pa­re­ja de ir­lan­de­ses Wi­lliam Bur­ke y Wi­lliam Ha­re. A lo lar­go de on­ce me­ses, en­tre 1827 y 1828, ase­si­na­ron a die­ci­séis per­so­nas en Edimburgo y ven­die­ron sus cuer­pos a Ro­bert Knox, el anato­mis­ta más fa­mo­so de Gran Bre­ta­ña, que les pa­ga­ba en­tre sie­te y diez li­bras, en fun­ción de la fres­cu­ra.

Cuando fue­ron cap­tu­ra­dos, la ciu­dad exi­gió su eje­cu­ción. Pe­ro ha­bía un pro­ble­ma: los cuer­pos de las quin­ce pri­me­ras víc­ti­mas ya no exis­tían. El je­fe de los ofi­cia­les de Jus­ti­cia de la Co­ro­na en Es­co­cia, sir Wi­lliam Rae, usó la mis­ma es­tra­te­gia que siem­pre se­guía en los ca­sos con va­rios ase­si­nos: ofre­ció a Ha­re la in­mu­ni­dad si tes­ti­fi­ca­ba con­tra su so­cio y otro de sus cóm­pli­ces, un tal McDou­gal. El cri­mi­nal no se lo pen­só dos ve­ces: Bur­ke fue a la hor­ca, pe­ro McDou­gal fue pues­to en libertad. El ca­so fue tan so­na­do que se acu­ñó un tér­mino pa­ra los ase­si­na­tos anató­mi­cos: el bur­king. Ha­re no fue juz­ga­do, pe­ro su ca­rre­ra que­dó des­trui­da y tu­vo que emi­grar a Lon­dres.

El cuerpo de Bur­ke fue di­sec­cio­na­do pú­bli­ca­men­te por Ale­xan­der Mon­ro, pro­fe­sor de Ana­to­mía en Edimburgo. Es­te prac­ti­có la di­sec­ción con gran cui­da­do pa­ra no da­ñar el es­que­le­to y en la ac­tua­li­dad se pue­de con­tem­plar en el Mu­seo de Ana­to­mía de la Uni­ver­si­dad de Edimburgo.

El ca­so de Bur­ke y Ha­re lle­vó a que se pre­sen­ta­ra en el Par­la­men­to un pro­yec­to de ley pa­ra evi­tar “la ex­hu­ma­ción ile­gal de ór­ga­nos hu­ma­nos”, que cris­ta­li­zó en la Ley de Ana­to­mía de 1832, don­de se re­co­no­cía que fa­mi­lia­res y or­ga­nis­mos ofi­cia­les, co­mo cár­ce­les y ca­sas de aco­gi­da, po­dían ce­der el ca­dá­ver a las fa­cul­ta­des trans­cu­rri­das cua­ren­ta y ocho ho­ras, siem­pre y cuando el fi­na­do no hu­bie­ra in­di­ca­do ex­pre­sa­men­te lo con­tra­rio. Con es­ta ley, los re­su­rrec­cio­nis­tas des­apa­re­cie­ron: el ro­bo de ca­dá­ve­res de­jó de ser ne­go­cio.

EN ES­PA­ÑA, LA TRA­DI­CIÓN DE LOS RE­SU­RREC­CIO­NIS­TAS SI­GUE ‘VI­VA’

Aún hoy, pa­ra al­gu­nos anato­mis­tas un ser hu­mano muer­to no es otra co­sa que un ob­je­to con el cual in­ves­ti­gar. Co­mo prue­ba, la ma­ca­bra es­ce­na des­ta­pa­da en 2014 en los só­ta­nos de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na de la Uni­ver­si­dad Com­plu­ten­se de Ma­drid: más de 250 ca­dá­ve­res per­te­ne­cien­tes al De­par­ta­men­to de Ana­to­mía y Em­brio­lo­gía Hu­ma­na II, ha­ci­na­dos en unas con­di­cio­nes in­sa­lu­bres y éti­ca­men­te re­pro­cha­bles.

El se­ca­de­ro –el lu­gar don­de los ca­dá­ve­res ya apro­ve­cha­dos por los es­tu­dian­tes es­pe­ra­ban a ser in­ci­ne­ra­dos– fue des­cri­to así por un pe­rio­dis­ta de El Mun­do: “A am­bos la­dos del co­rre­dor es­tán las ti­nas de for­mol, una es­pe­cie de in­men­sas ba­ñe­ras ali­ca­ta­das y ta­pa­das con plan­chas me­tá­li­cas, en las que qui­zá ha­ya más muer­tos, pe­ro es im­po­si­ble sa­ber­lo: pa­ra abrir­las ha­bría que re­ti­rar una mon­ta­ña de ca­dá­ve­res”. El en­ton­ces di­rec­tor del de­par­ta­men­to, José Ra­món Mé­ri­da, quien ad­mi­tió que al­gu­nos cuer­pos lle­va­ban allí la frio­le­ra de cin­co años, se ex­cu­só así: “El fun­cio­na­rio que ope­ra el horno se pre­ju­bi­ló en di­ciem­bre, y no ha ha­bi­do ma­ne­ra de con­vo­car la pla­za por­que los sin­di­ca­tos de­nun­cian que el horno no es­tá en bue­nas con­di­cio­nes”. In­clu­so han co­rri­do ru­mo­res de que se ven­dían par­tes del cuerpo pa­ra, por ejem­plo, ha­cer prác­ti­cas de odon­to­lo­gía. Los re­su­rrec­cio­nis­tas aún si­guen en­tre no­so­tros.

Una gen­te muy

afa­no­sa. En el Lon­dres de prin­ci­pios del si­glo XIX, una ban­da de robacadáveres, que ac­tua­ba co­mo los per­so­na­jes de es­te gra­ba­do, ven­dió cua­tro­cien­tos cuer­pos a los mé­di­cos en un so­lo año.

Car­ne pa­ra los

mé­di­cos. Los cuer­pos sin vi­da ro­ba­dos aca­ba­ban ca­si siem­pre en ma­nos de anato­mis­tas. En la ima­gen, fo­to­gra­ma del film Bur­ke & Ha­re (2010), ba­sa­do en es­tos in­mi­gran­tes ir­lan­de­ses que ro­ba­ron die­ci­séis ca­dá­ve­res.

Ro­bo por to­do lo al­to. De po­co le sir­vió a Char­les Byr­ne, de 2,43 me­tros de al­to, pe­dir­les a sus ami­gos que lan­za­ran su ca­dá­ver al mar: aca­bó ex­pues­to en el Hun­te­rian Mu­seum has­ta hoy.

Ce­re­bro de genio. El pa­tó­lo­go es­ta­dou­ni­den­se Tho­mas Har­vey, au­tor de la ex­trac­ción sin per­mi­so del ce­re­bro de Al­bert Eins­tein, po­sa con un frag­men­to del ór­gano del bri­llan­te fí­si­co.

Mo­ral vs. cien­cia. El pue­blo llano odia­ba el ro­bo de ca­dá­ve­res, co­mo mues­tra es­ta ca­ri­ca­tu­ra del si­glo XVIII, don­de se re­tra­ta al anato­mis­ta es­co­cés Wi­lliam Hun­ter hu­yen­do tras ser pi­lla­do in fra­gan­ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.