Transparencia o muer­te

Hoy, más que nun­ca, es in­dis­pen­sa­ble que la ciu­da­da­nía pue­da ac­ce­der a los da­tos de los or­ga­nis­mos pú­bli­cos, es­pe­cial­men­te en ma­te­ria de me­dio am­bien­te.

Muy Interesante - - PRISMA - Por Mar­ta Pei­rano

Se­gún el úl­ti­mo ran­king de Transparencia Internacional, Es­pa­ña es­tá a la co­la de Eu­ro­pa en ac­ce­so de los ciu­da­da­nos a la in­for­ma­ción pública; so­lo ga­na a Ita­lia, Chi­pre y Hun­gría. Y eso fue an­tes de que el go­bierno de Ma­riano Ra­joy fue­ra a los tri­bu­na­les pa­ra de­fen­der­se de su pro­pia ley so­bre el par­ti­cu­lar, que apro­bó en di­ciem­bre de 2014. Por ejem­plo, el Mi­nis­te­rio de Fo­men­to ha de­ci­di­do pe­lear el dic­ta­men de su pro­pio Con­se­jo de Transparencia pa­ra man­te­ner ocul­tas las mo­di­fi­ca­cio­nes de con­tra­tos de obra ad­ju­di­ca­dos en­tre 2008 y 2015, que su­po­nen más de 30.000 mi­llo­nes de eu­ros. Y ocho mi­nis­te­rios más plei­tean pa­ra no re­ve­lar cuán­to di­ne­ro re­par­ten a los me­dios en pu­bli­ci­dad ins­ti­tu­cio­nal. To­dos es­tos son ca­sos en los que los in­tere­ses es­tán cla­ros, ocu­pan es­pa­cio en los me­dios y des­pier­tan la na­tu­ral in­dig­na-

ción. Sin em­bar­go, la opa­ci­dad de la Ad­mi­nis­tra­ción es en otros as­pec­tos aún más pe­li­gro­sa y ex­tra­va­gan­te, sin pro­vo­car la mis­ma res­pues­ta. Nos re­fe­ri­mos a los da­tos me­dioam­bien­ta­les. Vivimos en la era del ca­len

ta­mien­to glo­bal. El 98 % de los cien­tí­fi­cos con­fir­ma que nues­tra des­qui­cia­da ex­plo­ta­ción de los re­cur­sos na­tu­ra­les des­trui­rá to­do lo que ama­mos, in­clu­yen­do a no­so­tros mis­mos. Pe­ro tam­bién vivimos en los tiem­pos del big da­ta, los gran­des con­sor­cios po­lí­ti­cos, el mer­ca­do úni­co y la glo­ba­li­za­ción. Mi­llo­nes de sen­so­res mi­den la ca­li­dad del ai­re o el im­pac­to del trá­fi­co; mo­ni­to­ri­zan las co­rrien­tes oceá­ni­cas y la mi­gra­ción de las dis­tin­tas es­pe­cies; y de­tec­tan las ano­ma­lías me­teo­ro­ló­gi­cas pa­ra

pre­ve­nir in­cen­dios o ges­tio­nar desas­tres na­tu­ra­les. La eva­lua­ción del en­torno en tiem­po real es una reali­dad. Y, sin em­bar­go, los téc­ni­cos fo­res­ta­les ga­lle­gos no pue­den sa­ber qué por­cen­ta­je de mon­te es­tá des­bro­za­do ni cuán­tas hec­tá­reas hay de eu­ca­lip­to. No es un pro­ble­ma tecno

ló­gi­co, sino po­lí­ti­co. Los or­ga­nis­mos obli­ga­dos a cen­tra­li­zar y fa­ci­li­tar los da­tos ne­ce­sa­rios pa­ra ese ti­po de tra­ba­jo ha­cen to­do lo po­si­ble por ocul­tar­los. Aquí, los in­tere­ses en jue­go no es­tán tan cla­ros: se tra­ta de ami­guis­mo, de ver­güen­za, de no que­dar mal. La opa­ci­dad no so­lo fa­ci­li­ta la co­rrup­ción, tam­bién es el en­torno per­fec­to pa­ra que la ges­tión y pre­ven­ción de desas­tres se que­de an­cla­da en el pa­sa­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.