El gran ne­go­cio del co­ti­lleo

Muy Interesante - - PSICO -

En un reportaje pu­bli­ca­do en 2011, el New York Ti­mes es­ti­mó que la in­dus­tria de los co­ti­lleos po­día es­tar ge­ne­ran­do un vo­lu­men de ne­go­cio su­pe­rior a los 3.000 mi­llo­nes de dó­la­res so­lo en Es­ta­dos Uni­dos. Ca­be pre­gun­tar­se si esa ci­fra ha cre­ci­do o dis­mi­nui­do hoy, si se con­si­de­ra que in­ter­net y las re­des so­cia­les han ofre­ci­do a mi­llo­nes de per­so­nas un es­ce­na­rio en el que co­ti­llear gra­tis, re­du­cien­do así las po­si­bi­li­da­des de ne­go­cio. Pe­ro, en el co­ti­lleo de fa­mo­sos, siem­pre se­rán ne­ce­sa­rios re­fe­ren­tes, y los blogs y webs de­di­ca­dos a ello se cuen­tan por cien­tos, aun­que so­lo un pu­ña­do tie­nen ver­da­de­ra in­fluen­cia. En­tre ellos, Pe­rez Hil­ton, que abrió su blog so­bre chis­mes holly­woo­dien­ses en 2005, y hoy no so­lo co­ti­llea,

ade­más pres­cri­be so­bre qué se de­be co­ti­llear. Pe­rez Hil­ton no es­tá sino re­co­gien­do el tes­ti­go de los gran­des co­lum­nis­tas del co­ti­lleo en pren­sa es­cri­ta que lle­va­ron sus chis­mes a mi­llo­nes de lec­to­res.

PRO­FE­SIÓN CON TRA­DI­CIÓN. El neo­yor­quino Walter Win­chell inau­gu­ró el gé­ne­ro en los años trein­ta con la pri­me­ra co­lum­na de­di­ca­da es­pe­cí­fi­ca­men­te a co­ti­llear so­bre los ri­cos y fa­mo­sos, que en la dé­ca­da si­guien­te lle­gó a apa­re­cer en más de dos mil pe­rió­di­cos. Hed­da Hop­per y Loue­lla Par­sons se es­pe­cia­li­za­ron en co­ti­lleos de Holly­wood, y su ca­pa­ci­dad pa­ra hun­dir ca­rre­ras hi­zo que es­tre­llas y es­tu­dios las odia­ran... y res­pe­ta­ran. Hu­bo tam­bién quien tra­ba­jó des­de den­tro, co­mo Suzy, seu­dó­ni­mo con el que fir­ma­ba Ai­leen Meh­le la co­lum­na que pu­bli­ca­ba en más de no­ven­ta pe­rió­di­cos nor­te­ame­ri­ca­nos. Sien­do Meh­le una mu­jer bien si­tua­da en el mun­do de los ri­cos y fa­mo­sos de la épo­ca, te­nía ac­ce­so de pri­me­ra mano a to­dos los co­ti­lleos. Cuando por fin se ave­ri­guó su iden­ti­dad, no so­lo na­die le ce­rró las puer­tas de su ca­sa, sino que re­ci­bió más chis­mes que nun­ca.

El co­ti­lleo en el pe­rio­dis­mo no so­lo se cier­ne so­bre el fa­mo­seo. No hay sec­ción –des­de la po­lí­ti­ca a los deportes– don­de la pren­sa no se lan­ce a pu­bli­car in­for­ma­ción no con­tras­ta­da pa­ra pes­car clics. A ve­ces las fron­te­ras se di­fu­mi­nan, co­mo prue­ba el ca­so de Cindy Adams, que a sus 87 años con­ti­núa pu­bli­can­do su co­lum­na de co­ti­lleos en el Ne­wYor­kPost, y cu­ya po­pu­la­ri­dad ha subido por­que se cuen­ta en­tre los po­cos pe­rio­dis­tas en los que con­fía Do­nald Trump –ha re­co­men­da­do ar­tícu­los su­yos en su cuen­ta de Twit­ter– y, por lo tan­to, es uno de sus ca­na­les no ofi­cia­les.

Pe­re­zHil­ton­ha­le­van­ta­doun­pe­que­ñoim­pe­rio­me­diá­ti­co­ba­sa­doe­nel­chis­mo­rreo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.