Emo­cio­nes

Muy Interesante - - A FONDO -

El co­rreo elec­tró­ni­co ha sus­ti­tui­do el en­vío de cartas fí­si­cas; los mó­vi­les han lle­va­do la co­mu­ni­ca­ción in­me­dia­ta al bol­si­llo; y las re­des so­cia­les han cons­trui­do un fo­ro pa­ra la vi­da social. Gra­cias a es­tas tec­no­lo­gías, po­de­mos ha­blar con cual­quier per­so­na del mun­do en cues­tión de se­gun­dos y es­tar al día de las no­ve­da­des de amigos y fa­mi­lia­res. Pe­ro ¿qué efec­to tie­ne esa hi­per­co­nec­ti­vi­dad social so­bre nuestras emo­cio­nes? El impacto ne­ga­ti­vo de in­ter­net en es­te as­pec­to “ha si­do exa­ge­ra­do”, se­ña­la una in­ves­ti­ga­ción del De­par­ta­men­to de Psi­co­lo­gía de la Uni­ver­si­dad de Ca­li­for­nia en Ber­ke­ley (EE. UU.). Es­te tra­ba­jo in­ten­ta­ba des­mon­tar los re­sul­ta­dos del fa­mo­so efec­to co­no­ci­do co­mo la pa­ra­do­ja de in­ter­net (1998). Se­gún es­te, el uso de la Red es­ta­ba re­la­cio­na­do con la so­le­dad, la de­pre­sión y el es­trés. BUE­NAS VI­BRA­CIO­NES. En es­ta nue­va in­ves­ti­ga­ción, cua­ren­ta vo­lun­ta­rios de­bían man­te­ner cin­co con­ver­sa­cio­nes guia­das con des­co­no­ci­dos a tra­vés de un chat. El ob­je­ti­vo era ana­li­zar la evo­lu­ción de cua­tro va­ria­bles emo­cio­na­les: de­pre­sión, so­le­dad, au­to­es­ti­ma y sen­ti­mien­to de apo­yo. Las dos pri­me­ras se re­du­je­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te, y la au­to­es­ti­ma y el sen­ti­mien­to de apo­yo au­men­ta­ron. El es­tu­dio re­co­no­ce que “es­tos re­sul­ta­dos po­drían de­ber­se a otros fac­to­res ex­ter­nos”, pe­ro lo ve co­mo “una po­si­bi­li­dad re­mo­ta”.

Amy Gon­za­les, pro­fe­so­ra en la Es­cue­la de Me­dios de la Uni­ver­si­dad de In­dia­na (EE. UU.), con­fir­ma que “ha­blar de for­ma anó­ni­ma, por ejem­plo pa­ra abor­dar un pro­ble­ma co­mo las adic­cio­nes re­sul­ta muy útil pa­ra la gen­te”. De for­ma pa­ra­le­la, en un es­tu­dio propio, la in­ves­ti­ga­do­ra con­clu­yó que la co­mu­ni­ca­ción es­cri­ta tie­ne más impacto so­bre la gen­te que la que se rea­li­za ca­ra a ca­ra o por te­lé­fono. “La co­mu­ni­ca­ción es­cri­ta crea im­pre­sio­nes más in­ten­sas, por­que no va acom­pa­ña­da de más in­for­ma­ción”, co­men­ta Gon­za­les. De acuer­do con es­ta con­clu­sión, “de­cir ‘te quiero’ tie­ne más impacto por es­cri­to que ca­ra a ca­ra”.

Sus re­sul­ta­dos en teo­ría fun­cio­na­rían tan­to pa­ra bien co­mo pa­ra mal. Y es­te efec­to lo con­fir­ma una in­ves­ti­ga­ción de la Uni­ver­si­dad de Áms­ter­dam que su­gie­re que el efec­to de las re­la­cio­nes so­cia­les di­gi­ta­les es­tá di­rec­ta­men­te re­la­cio­na­do con el ti­po de in­ter­ac­ción. Así, las po­si­ti­vas au­men­tan la au­to­es­ti­ma y el bie­nes­tar, y las ne­ga­ti­vas los re­du­cen.

No obs­tan­te, Gon­za­les ad­mi­te que el pro­ble­ma de me­dir el efec­to de las re­la­cio­nes so­cia­les es que “re­sul­ta im­po­si­ble se­pa­rar la per­so­na­li­dad del com­por­ta­mien­to”. Po­ne co­mo ejem­plo a quie­nes se pa­san el día mi­ran­do a in­fluen­cers en Ins­ta­gram. “¿Es­tas per­so­nas tie­nen una ba­ja au­to­es­ti­ma o es el uso del me­dio el que con­tri­bu­ye a eso?”, se pre­gun­ta, y res­pon­de: “Exis­ten da­tos que apo­yan am­bas hi­pó­te­sis”. Por­que, al fi­nal, “hay un mon­tón de cir­cuns­tan­cias a te­ner en cuen­ta”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.