Al­gu­nos fi­na­les muy so­na­dos

Muy Interesante - - SOCIEDAD -

AJu­lio César se atri­bu­ye la fra­se “la mu­jer del césar no so­lo de­be ser de­cen­te, sino pa­re­cer­lo”. Fue su jus­ti­fi­ca­ción pa­ra di­vor­ciar­se de su es­po­sa Pom­pe­ya, por­que, en una fies­ta re­li­gio­sa so­lo pa­ra mu­je­res or­ga­ni­za­da por es­ta en su ca­sa, se co­ló un jo­ven patricio que in­ten­tó se­du­cir­la. No lo lo­gró, pe­ro ya lo di­jo el man­da­ta­rio: el ho­nor, por en­ci­ma de to­do.

En la In­gla­te­rra del si­glo XVI, la se­pa­ra­ción de Enrique VIII pri­me­ro de Ca­ta­li­na de Ara­gón y lue­go de Ana de Clé­ve­ris, su cuar­ta es­po­sa, mar­có la rup­tu­ra con el Va­ti­cano y la crea­ción de la Igle­sia an­gli­ca­na. Con ello tam­bién se es­ta­ble­ció una le­ga­li­dad me­nos de­ni­gran­te pa­ra las rei­nas re­cha­za­das, pues en tiem­pos an­te­rio­res sus ma­ri­dos se des­ha­cían de ellas a su an­to­jo. El rey ca­ro­lin­gio Lo­ta­rio II (825-869) en­car­ce­ló a su pri­me­ra es­po­sa Teut­ber­ga tras acu­sar­la de in­ces­to y así po­der ca­sar­se con su ama­da Wal­dra­ba. Su an­te­pa­sa­do Car­lo­magno ya ha­bía re­cha­za­do a De­si­de­ra­ta, con quien se ha­bía ca­sa­do pa­ra fir­mar la paz con los lom­bar­dos.

EL DI­NE­RO, LO PRI­ME­RO. Cla­ro que no to­das se de­ja­ron nin­gu­near. Leo­nor de Aqui­ta­nia in­ci­tó a su ma­ri­do Luis VII de Fran­cia a di­vor­ciar­se pa­ra po­der con­traer nup­cias con Enrique de An­jou, quien aca­ba­ría en­ce­rrán­do­la en una torre. Eso sí, de am­bos ma­tri­mo­nios na­cie­ron dos fu­tu­ros reyes de In­gla­te­rra: Juan I y Ricardo I.

Cues­tión su­ce­so­ria fue el di­vor­cio de Na­po­león y Josefina, o al me­nos así se pre­sen­tó, ob­vian­do el he­cho de que am­bos lle­va­ban ya tiem­po de aman­te en aman­te. Así pu­do el em­pe­ra­dor fran­cés des­po­sar a María Luisa de Aus­tria pa­ra que le die­ra un he­re­de­ro a la di­nas­tía Bo­na­par­te.

En los úl­ti­mos tiem­pos la re­le­van­cia de los di­vor­cios se mi­de no so­lo en tér­mi­nos de fa­ma y po­der sino del di­ne­ro que ema­na de la se­pa­ra­ción. El pre­si­den­te Do­nald Trump tu­vo que dar a su ex­mu­jer Iva­na 25 mi­llo­nes de dó­la­res en efec­ti­vo, la man­sión fa­mi­liar de 41 ha­bi­ta­cio­nes de Con­nec­ti­cut, un mi­llón de vi­vien­das de sub­si­dio, 5.350.000 dó­la­res anua­les de pen­sión ali­men­ti­cia, to­das sus jo­yas y el 49% de Mar-a-La­go, la ca­sa de Palm Beach.

A Paul Mc­Cart­ney, la mo­de­lo Heat­her Mills le de­jó sin una bue­na par­te de su for­tu­na: 40 mi­llo­nes de dó­la­res le cos­tó ce­rrar el acuer­do de di­so­lu­ción del ma­tri­mo­nio en 2008 tras un amar­go pro­ce­so an­te los tri­bu­na­les. Pa­re­ci­da suer­te co­rrió Mel Gib­son al se­pa­rar­se de Robyn Moo­re. A Antonio Ban­de­ras, el di­vor­cio le cos­tó te­ner que pa­gar una pen­sión men­sual de 65.000 eu­ros a Me­la­nie Grif­fith, una me­nu­den­cia com­pa­ra­da con el di­vor­cio has­ta aho­ra más caro de la his­to­ria: 4.500 mi­llo­nes de dó­la­res tu­vo que pa­gar a su exes­po­sa Elena el em­pre­sa­rio ru­so Dmi­tri Ry­bo­ló­vlev.

Do­nal­dT­rump–iz­quier­da–,enunac­to­pú­bli­co­jun­toa suex­mu­je­rI­va­na, cu­yo­di­vor­cio­le cos­tó25mi­llo­nes de­dó­la­res­más una­bue­na­par­te desus­ca­sasy otros­bie­nes.Tam­bié­nPau­lM­cCart­ney–arri­ba–tu­vo que­pa­gar40mi­llo­nes­de­dó­la­re­sa la­mo­de­loHeat­her Mills­tra­su­na­lar­go pro­ce­so­ju­di­cial.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.