El pa­pa Pío V prohí­be las co­rri­das de to­ros

Pa­ra es­te su­mo pon­tí­fi­ce, que di­ri­gió la Igle­sia ca­tó­li­ca en­tre 1566 y 1572, se tra­ta­ba de es­pec­tácu­los cruen­tos y ver­gon­zo­sos, pro­pios del dia­blo, en los que nin­gún cris­tiano de­bía par­ti­ci­par.

Muy Interesante - - DÍAS CONTADOS -

El pa­pa Pío V pu­do pa­sar a la his­to­ria por mu­chos mo­ti­vos. Fue el pri­me­ro en uti­li­zar la so­ta­na blan­ca; tam­bién, un no­ta­ble in­qui­si­dor, fa­mo­so por su se­ve­ri­dad; pu­so en mar­cha efec­ti­va la Con­tra­rre­for­ma; y con el nom­bre de Ca­te­cis­mo ro­mano, pu­bli­có la doc­tri­na del con­ci­lio de Tren­to. Ade­más, alen­tó la crea­ción de la Li­ga San­ta, la coa­li­ción que, co­man­da­da por Juan de Aus­tria –her­ma­nas­tro de Fe­li­pe II–, de­rro­tó a los oto­ma­nos en Le­pan­to; or­de­nó cu­brir los ge­ni­ta­les de los pro­ta­go­nis­tas del Jui­cio Fi­nal de Mi­guel Án­gel, en la Ca­pi­lla Six­ti­na; ex­co­mul­gó a Isa­bel I de In­gla­te­rra; y ex­pul­só a 45.000 pros­ti­tu­tas de Ro­ma –al­gún car­de­nal ad­vir­tió de que eran ne­ce­sa­rias pa­ra que el cle­ro no ca­ye­ra en la so­do­mía–. Por fin, de­cre­tó la su­pre­ma­cía de su au­to­ri­dad so­bre la del po­der ci­vil de to­das las na­cio­nes. No obs­tan­te, aho­ra es fa­mo­so en nues­tro país por­que, en una bu­la pro­mul­ga­da el 20 de no­viem­bre de 1567, prohi­bió los es­pec­tácu­los tau­ri­nos ba­jo pe­na de ex­co­mu­nión.

EN ES­PA­ÑA, NI CA­SO. La me­di­da afec­ta­ba a to­do el or­be, pe­ro no fue acep­ta­da por igual, lo que pu­so en te­la de jui­cio la in­fluen­cia pa­pal en ese ti­po de asun­tos. Hi­zo efec­to in­me­dia­to en Ita­lia –des­de el mon­te Tes­tac­cio de Ro­ma se des­pe­ña­ban to­ros y otros ani­ma­les–, pe­ro en Por­tu­gal tar­dó tres años en pu­bli­car­se. Allí, sim­ple­men­te se des­pun­ta­ron los cuer­nos de los as­ta­dos, pa­ra re­du­cir el ries­go del dies­tro. El ca­tó­li­co rey Fe­li­pe II de Es­pa­ña no hi­zo mu­cho ca­so a es­ta cues­tión. De he­cho, la bu­la ni si­quie­ra se dio a co­no­cer. Lle­va­ba el tí­tu­lo

Su­per prohi­bi­tio­ne agi­ta­tio­nis

Tau­ro­rum & Fe­ra­rum y, se­gún pre­go­na­ba, su in­ten­ción era evi­tar los pe­li­gros que co­rren quie­nes se en­fren­tan a los “to­ros y otras fie­ras en es­pec­tácu­los pú­bli­cos y pri­va­dos, pa­ra ha­cer ex­hi­bi­ción de su fuer­za y au­da­cia”. Pio V los ca­li­fi­ca­ba de “cruen­tos y ver­gon­zo­sos”, “pro­pios del de­mo­nio”, y prohi­bía ter­mi­nan­te­men­te su ce­le­bra­ción a cual­quier prín­ci­pe cris­tiano. Aña­día, ade­más, que si al­guien mo­ría du­ran­te la li­dia, no re­ci­bi­ría se­pul­tu­ra ecle­siás­ti­ca. La bu­la car­ga­ba las tin­tas so­bre los clé­ri­gos, que so­lían ador­nar las fies­tas re­li­gio­sas con ese ti­po de ac­tos.

LA FUER­ZA DE LA TRA­DI­CIÓN. Se­gún pa­re­ce, va­rias per­so­nas in­flu­ye­ron en Fe­li­pe II pa­ra que no die­se pu­bli­ci­dad a la bu­la, y le fa­ci­li­ta­ron ar­gu­men­tos, adu­cien­do la fal­ta de in­for­ma­ción del pon­tí­fi­ce so­bre las pe­cu­lia­ri­da­des de esos fes­te­jos en Es­pa­ña, así co­mo la po­pu­la­ri­dad y tra­di­ción de los mis­mos. Sa­be­dor de que Pío V ne­ce­si­ta­ba su ayu­da pa­ra com­ba­tir a los tur­cos –y pa­ra no con­tra­riar a sus súb­di­tos–, el mo­nar­ca op­tó por dar lar­gas al asun­to, y es­pe­ró al cam­bio de pa­pa pa­ra arre­glar las co­sas. Gre­go­rio XIII, en 1585, y Clemente VIII, en 1596, sua­vi­za­ron la prohi­bi­ción “en los reinos de las Es­pa­ñas”. Así, su­pri­mie­ron las pe­nas de ex­co­mu­nión y ana­te­ma, ex­cep­to pa­ra los clé­ri­gos. Pi­die­ron que los es­pec­tácu­los se li­mi­ta­sen a los días no fes­ti­vos y que se to­ma­sen me­di­das pa­ra evi­tar la muer­te de las per­so­nas. El te­ma si­guió dan­do vuel­tas y re­vuel­tas, pe­ro sin cam­bios sus­tan­cia­les en la po­si­ción de la Igle­sia has­ta hoy.

Enu­na­bu­la­de1567–so­bre­es­tas lí­neas–,PíoV–alaiz­quier­da– ame­na­za­co­nex­co­mul­ga­ra quie­ne­sor­ga­ni­ce­no­par­ti­ci­pen en­lo­sen­cie­rros.Arri­ba,uno ce­le­bra­doe­nBe­na­ven­te,en1506.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.