Co­ne­xión dis­tri­bui­da pa­ra li­diar con hu­ra­ca­nes y re­vo­lu­cio­nes

Ca­da vez hay más apli­ca­cio­nes que per­mi­ten a los usua­rios co­mu­ni­car­se con sus mó­vi­les aun­que las infraestructuras ha­yan si­do des­trui­das o in­ter­ve­ni­das.

Muy Interesante - - PRISMA - Sa­la Bit Por Mar­ta Pei­rano

Los ve­rano una hu­ra­ca­nes apli­ca­ción dis­pa­ra­ron que pa­ra arra­sa­ron las iPho­ne des­car­gas y el An­droid Ca­ri­be de Ze­llo, es­te que con­vier­te el smartp­ho­ne en un wal­kie-tal­kie. Per­mi­te ha­cer lla­ma­das a per­so­nas cer­ca­nas cuan­do la co­ber­tu­ra te­le­fó­ni­ca es es­ca­sa o inexis­ten­te, al­go muy útil si un desas­tre na­tu­ral ha aca­ba­do con las infraestructuras. Pe­ro Ze­llo de­pen­de de una co­ne­xión a la Red, lo que la con­vier­te en una apli­ca­ción dé­bil, su­je­ta a las in­cle­men­cias del tiem­po. Por suer­te, hay va­rias apli­ca­cio­nes que no lo son.

El mó­vil no es so­lo un or­de­na­dor de bol­si­llo

ope­ra­do­ra ble­cer que una se con­tra­ta­da: red co­nec­ta pro­pia, a for­ma­da in­ter­net tie­ne la ha­bi­li­dad por so­lo me­dio por usua­rios. de de es­ta- la Es­te sis­te­ma, de­no­mi­na­do mesh­net­work –red de ma­lla–, no pue­de ser ce­rra­do por la ci­ta­da ope­ra­do­ra, pe­ro tam­po­co por un ré­gi­men au­to­ri­ta­rio o un hu­ra­cán. Su ca­rac­te­rís­ti­ca prin­ci­pal es su dis­tri­bu­ción des­cen­tra­li­za­da: en lu­gar de co­nec­tar­se a otros a tra­vés de rou­ters, to­rres o sa­té­li­tes, lo ha­ce di­rec­ta­men­te, con­vir­tien­do a ca­da usua­rio en in­ter­lo­cu­tor, co­nec­tor y an­te­na de re­pe­ti­ción. Es­ta es su fuer­za y su fra­gi­li­dad.

Su ra­dio de ac­ción de­pen­de del nú­me­ro de in­di­vi­duos

co­nec­ta­dos –cuan­tos más, más te­rreno cu­bre–, si bien la dis­tan­cia en­tre ellos no pue­de ser ma­yor que el ran­go de ac­ción de la an­te­na. Por eso es per­fec­ta pa­ra aque­llas si­tua­cio­nes don­de los in­ter­lo­cu­to­res es­tán cer­ca, pe­ro las co­ne­xio­nes es­tán inu­ti­li­za­das o in­ter­ve­ni­das. Las tec­no­lo­gías son va­ria­das. Al­gu­nas, co­mo Fi­reChat, em­plean Blue­tooth. Es muy po­pu­lar en­tre ma­ni­fes­tan­tes, pe­ro tam­bién en­tre los asis­ten­tes a fes­ti­va­les in­ter­na­cio­na­les, que pre­fie­ren en­viar­se men­sa­jes sin pa­gar el roa­ming. El la­do ma­lo es que de­ja abier­to el re­cep­tor de Blue­tooth, lo que te ha­ce vul­ne­ra­ble a ata­ques.

Otro pro­yec­to co­mo goTen­na pro­po­ne in­cluir

un mi­núscu­lo trans­mi­sor de ra­dio UHF que ex­tien­de el círcu­lo de ac­ción a 4,8 km en es­pa­cios abier­tos y a 1,6 km en los que hay mu­chos edi­fi­cios. Lo nor­mal es que las op­cio­nes crez­can con los desas­tres y los es­ce­na­rios re­pre­si­vos. Lo im­por­tan­te, en to­do ca­so, es que sean in­me­dia­tas, que no de­pen­dan de em­pre­sas y que no pue­dan ser in­ter­cep­ta­das fá­cil­men­te. Y que em­pe­ce­mos a usar­las pa­ra to­do. La re­vo­lu­ción co­ti­dia­na es la más di­fí­cil de des­man­te­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.