EL MIS­TE­RIO DE LAS ALU­CI­NA­CIO­NES

Es­tos es­pe­jis­mos vi­sua­les o au­di­ti­vos re­fle­jan la cons­tan­te ac­ti­vi­dad de nues­tra men­te, que a ve­ces pier­de la co­ne­xión con la reali­dad.

Muy Interesante - - CIENCIA SUFLÉ -

El lu­gar más si­len­cio­so del mun­do, co­mo cer­ti­fi­ca El li­bro Guin­ness de los ré­cords, es­tá en Min­ne­so­ta (EE. UU.). Di­se­ña­das por los La­bo­ra­to­rios Or­field, las pa­re­des de ace­ro y fi­bra de vi­drio de es­ta cá­ma­ra anecoi­ca –ese es su nom­bre téc­ni­co– ab­sor­ben el 99,99% del rui­do. Un va­cío sen­so­rial que pue­de lle­gar a ser in­so­por­ta­ble: na­die es ca­paz de aguan­tar­lo más de 45 mi­nu­tos sin vol­ver­se ta­rum­ba. De he­cho, pa­sa­dos al­re­de­dor de vein­te, la ma­yo­ría de las per­so­nas que per­ma­ne­cen allí em­pie­zan a es­cu­char co­sas ra­ras.

Una de las teo­rías pa­ra ex­pli­car­lo es que su men­te ma­lin­ter­pre­ta el mur­mu­llo de la san­gre que pa­sa por los oí­dos. Co­mo afir­ma­ba el neu­ró­lo­go y es­cri­tor Oliver Sacks en 2014, un año an­tes de mo­rir, el en­cé­fa­lo no so­por­ta es­tar inac­ti­vo e in­ven­ta rea­li­da­des pa­ra­le­las, “sen­sa­cio­nes au­tó­no­mas de su co­se­cha”. Tam­bién les pa­sa a los ca­mio­ne­ros o a los pi­lo­tos, víc­ti­mas de la mo­no­to­nía.

Aso­cia­das nor­mal­men­te a tras­tor­nos men­ta­les o al con­su­mo de dro­gas, las alu­ci­na­cio­nes son, sin em­bar­go, un fe­nó­meno bas­tan­te fre­cuen­te. “Ca­si to­dos he­mos ex­pe­ri­men­ta­do al­gu­na vez una pseu­do­per­cep­ción: cree­mos que nos han lla­ma­do cuan­do es­ta­mos es­pe­ran­do que lo ha­gan, por ejem­plo. Y los ni­ños ven mons­truos o tie­nen ami­gos ima­gi­na­rios, por­que nos to­ma un tiem­po di­fe­ren­ciar en­tre la reali­dad in­ter­na y la con­sen­sua­da, com­par­ti­da por la so­cie­dad. Hay un apren­di­za­je de dis­tin­ción en el que es muy im­por­tan­te la cul­tu­ra, el in­ter­cam­bio”, apun­ta el doc­tor Luis de Ri­ve­ra, di­rec­tor del Ins­ti­tu­to de Psi­co­te­ra­pia e In­ves­ti­ga­ción Psi­co­so­má­ti­ca de Madrid.

Si­tua­cio­nes de mu­cho

EL 10 % DE LAS PER­SO­NAS CON PRO­BLE­MAS DE PÉR­DI­DA VI­SUAL VEN CO­SAS QUE NO EXIS­TEN

es­trés, la fal­ta de sue­ño, las caí­das de los ni­ve­les de azú­car en san­gre y, co­mo he­mos apun­ta­do ya, la pri­va­ción sen­so­rial pue­den ha­cer­nos alu­ci­nar. Un ca­so de li­bro es el sín­dro­me de Char­les Bon­net, que ex­pe­ri­men­ta el 10 % de las per­so­nas con en­fer­me­da­des ocu­la­res y pér­di­da vi­sual. Los afec­ta­dos ven pa­tro­nes co­lo­rea­dos, per­so­nas o ani­ma­les que no exis­ten. Aun­que en es­te ca­so de­be­ría­mos ha­blar de pseu­do­alu­ci­na­cio­nes, pues el pa­cien­te es cons­cien­te de que los es­pe­jis­mos han si­do fa­bri­ca­dos por su men­te.

El sín­dro­me de Char­les Bon­net con­fir­ma la idea de que nues­tra ma­sa gris no de­ja nun­ca de en­re­dar, y que, cuan­do no re­ci­be es­tí­mu­los del ex­te­rior, lle­na los hue­cos por su cuen­ta. Un ex­pe­ri­men­to rea­li­za­do por in­ves­ti­ga­do­res de las uni­ver­si­da­des de Car­diff y Cam­brid­ge en 2015 de­mos­tró que a las per­so­nas con ten­den­cias psi­có­ti­cas se les da­ba me­jor dar una in­ter­pre­ta­ción con­cre­ta a imá­ge­nes am­bi­guas en blan­co y ne­gro.

DEDUCCIONES MÁS ALLÁ DE LA REALI­DAD

El re­sul­ta­do su­gie­re que sus men­tes es­ta­rían más pre­dis­pues­tas a crear imá­ge­nes a par­tir de los es­ca­sos da­tos que le lle­gan de fue­ra. Un ex­ce­so de ce­lo que po­dría desem­bo­car en alu­ci­na­cio­nes.

De to­dos mo­dos, no es de­ma­sia­do lo que la cien­cia sa­be a día de hoy so­bre los me­ca­nis­mos neu­ro­na­les que des­en­ca­de­nan es­te fe­nó­meno. En pri­mer lu­gar, por­que es di­fí­cil es­tu­diar­lo jus­to cuan­do al­guien lo es­tá vi­vien­do. Los ex­per­tos sí han con­fir­ma­do que la sen­sa­ción de reali­dad sur­ge por­que se ac­ti­van las mis­mas zo­nas neu­ro­na­les que cuan­do con­tem­pla­mos u oí­mos al­go del mun­do ob­je­ti­vo. Ya en 1998, in­ves­ti­ga­do­res del King’s Co­lle­ge de Londres ob­ser­va­ron que a quie­nes ase­gu­ra­ban ver ca­ras se les en­cen­día el gi­ro fu­si­for­me, la par­te del ce­re­bro es­pe­cia­li­za­da en iden­ti­fi­car­las.

El pro­ble­ma sur­ge cuan­do se in­te­rrum­pe o de­te­rio­ra la co­ne­xión en­tre la cor­te­za sen­so­rial y otras áreas en­ce­fá­li­cas, co­mo la cor­te­za pre­fron­tal –se­de del pen­sa­mien­to y las de­ci­sio­nes– o el hi­po­cam­po –cen­tro de ope­ra­cio­nes de la me­mo­ria–, en­car­ga­das de dis­cer­nir la reali­dad in­te­rior de la ex­te­rior. En es­te sen­ti­do, es es­cla­re­ce­dor el es­tu­dio rea­li­za­do por el equi­po de la neu­ro­cien­tí­fi­ca bri­tá­ni­ca Sa­rah-Jay­ne Bla­ke­mo­re, que se pro­pu­sie­ron ave­ri­guar por qué no po­de­mos ha­cer­nos cos­qui­llas a no­so­tros mis­mos. En­tre sus con­clu­sio­nes, ha­bía una que lla­ma­ba la aten­ción: al­gu­nos en­fer­mos psi­có­ti­cos sí eran ca­pa­ces de pro­vo­cár­se­las, pues no de­tec­ta­ban que se tra­ta­ba de una ex­pe­rien­cia in­ter­na, au­to­pro­vo­ca­da.

LOS ESQUIZOFRÉNICOS Y BI­PO­LA­RES OYEN VO­CES

Se­me­jan­tes des­ca­rri­la­mien­tos de la men­te son sín­to­mas ha­bi­tua­les de do­len­cias psí­qui­cas gra­ves, es­pe­cial­men­te de la es­qui­zo­fre­nia, pues sus víc­ti­mas es­cu­chan vo­ces crí­ti­cas o ve­ja­to­rias pa­ra ellos mis­mos. Tam­bién pue­den su­frir alu­ci­na­cio­nes au­di­ti­vas los de­pri­mi­dos o los afec­ta­dos por un tras­torno bi­po­lar, en con­so­nan­cia con su es­ta­do de áni­mo, re­cuer­da el doc­tor de Ri­ve­ra.

Si no es tu ca­so, pe­ro has su­fri­do al­gún epi­so­dio alu­ci­na­to­rio, pue­des to­már­te­lo con fi­lo­so­fía, co­mo hi­zo Sacks, que los ex­pe­ri­men­tó al fi­nal de su vi­da, cuan­do em­pe­zó a per­der la vis­ta. “Me gus­ta com­pro­bar de qué es ca­paz mi ce­re­bro”, bro­mea­ba.

En los mo­men­tos de due­lo por la pér­di­da de un ser que­ri­do, es­trés o de­pre­sión pro­fun­da po­de­mos re­ci­bir vi­si

tas ines­pe­ra­das. Tie­nes com­pa­ñía.

Per­ma­ne­cer un tiem­po en una cá­ma­ra anecoi­ca –es­tan­cia com­ple­ta­men­te in­so­no­ri­za­da– pre­dis­po­ne a ex­pe­ri­men­tar alu­ci­na­cio­nes au­di­ti­vas.

Men­te do­pa­da.

Un mé­to­do efi­caz de pro­vo­car alu­ci­na­cio­nes es to­mar dro­gas. Cien­tí­fi­cos del Im­pe­rial Co­lle­ge de Londres es­ca­nea­ron el ce­re­bro de un con­su­mi­dor de LSD –de­re­cha– y vie­ron que se co­nec­ta­ban zo­nas nor­mal­men­te in­co­mu­ni­ca­das, co­mo las vin­cu­la­das a la visión, el oí­do, la aten­ción y el mo­vi­mien­to. A la vez, se des­en­gan­cha­ban áreas que go­bier­nan la cons­cien­cia: de ahí la sen­sa­ción de unión con el mun­do y que el yo des­apa­re­ce. A la iz­quier­da, ce­re­bro sin es­ti­mu­lar.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.