CIEN AÑOS DE LA RE­VO­LU­CIÓN RU­SA

Un si­glo des­pués, los he­chos que cam­bia­ron el des­tino de Ru­sia en 1917 si­guen dan­do que ha­blar a los ex­per­tos. El ac­ce­so a los ar­chi­vos so­vié­ti­cos apor­ta nue­vos da­tos a uno de los hi­tos del si­glo XX.

Muy Interesante - - PORTADA - Un reportaje de JO­SÉ ÁN­GEL MAR­TOS

Cien años des­pués, la his­to­ria de la Re­vo­lu­ción ru­sa es mu­cho más que una re­don­da efe­mé­ri­des. La som­bra de los acon­te­ci­mien­tos que trans­for­ma­ron aquel país en 1917 es alar­ga­da y cu­bre mu­chos de los prin­ci­pa­les acon­te­ci­mien­tos de la geo­po­lí­ti­ca mun­dial, des­de la gue­rra de Si­ria has­ta la ac­tua­li­dad de la Ca­sa Blan­ca, ade­más de con­tri­buir a fi­jar la di­co­to­mía en­tre de­re­cha e iz­quier­da en la ma­yo­ría de las de­mo­cra­cias exis­ten­tes. Ni si­quie­ra la pro­pia Ru­sia es­tá en paz con su pa­sa­do. Muy al con­tra­rio, se ha­lla pro­fun­da­men­te di­vi­di­da so­bre la bon­dad o mal­dad de aque­lla re­vo­lu­ción, has­ta el pun­to de que su con­tro­ver­ti­do pre­si­den­te Vla­di­mir Pu­tin ha de­ci­di­do ob­viar en to­do lo po­si­ble las con­me­mo­ra­cio­nes de es­te año.

A pe­sar de los mi­llo­nes de pá­gi­nas pu­bli­ca­das, de los do­cu­men­ta­les y películas so­bre el te­ma y de ser uno de los acon­te­ci­mien­tos fun­da­men­ta­les del si­glo XX, la Re­vo­lu­ción ru­sa si­gue sien­do una gran des­co­no­ci­da. La gran mi­ti­fi­ca­ción po­lí­ti­ca al­re­de­dor de al­gu­nos su­ce­sos cla­ve, so­bre to­do del le­van­ta­mien­to bol­che­vi­que de oc­tu­bre en­ca­be­za­do por Le­nin y el pos­te­rior ase­si­na­to de los za­res en 1918, ha con­tri­bui­do a os­cu­re­cer to­do lo de­más en la me­mo­ria po­pu­lar.

Ru­sia era un país ca­si feu­dal en 1917. La po­bla­ción de su im­pe­rio –ex­ten­di­do por Eu­ro­pa y Asia– era de 132 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes en aquel tiem­po. De ellos, un 82 % eran cam­pe­si­nos, la ma­yo­ría de los cua­les ha­bían si­do has­ta ha­cía ape­nas cin­cuen­ta años sier­vos de la no­ble­za. La pa­ra­do­ja es que su si­tua­ción eco­nó­mi­ca des­de la eman­ci­pa­ción de 1862 no ha­bía me­jo­ra­do, pues aun­que le­gal­men­te eran li­bres, en la re­dis­tri­bu­ción de tie­rras que se hi­zo, las me­jo­res fue­ron a pa­rar a los aris­tó­cra­tas. La in­dus­tria­li­za­ción y el desa­rro­llo del fe­rro­ca­rril ha­bían em­pe­za­do tar­de, a fi­na­les del si­glo XIX.

Se ha cul­pa­do a es­te desa­rro­llo re­tar­da­do y a las in­su­fi­cien­cias de la in­fra­es­truc­tu­ra fe­rro­via­ria –ma­ni­fies­tas du­ran­te la I Gue­rra Mun­dial– de los des­abas­te­ci­mien­tos que en­cres­pa­ron en San Pe­ters­bur­go a los ma­ni­fes­tan­tes y que die­ron ini­cio a la Re­vo­lu­ción de Fe­bre­ro. Pe­ro his­to­ria­do­res ac­tua­les cues­tio­nan la idea im­pe­ran­te en los tiem­pos so­vié­ti­cos de que la si­tua­ción eco­nó­mi­ca de los tra­ba­ja­do­res fue­ra tan ma­la co­mo pa­ra ser el má­xi­mo des­en­ca­de­nan­te de la re­vuel­ta, y apun­tan más bien al des­con­ten­to so­cial y el de­seo de cam­bio lar­va­do du­ran­te dé­ca­das co­mo prin­ci­pa­les mo­to­res re­vo­lu­cio­na­rios.

En reali­dad, hu­bo dos re­vo­lu­cio­nes en 1917: una en fe­bre­ro, que aca­bó con el zar, y otra en oc­tu­bre, que lle­vó a los bol­che­vi­ques al po­der y a la im­plan­ta­ción de la ideo­lo­gía co­mu­nis­ta. La

pri­me­ra triun­fó sú­bi­ta­men­te des­pués de otros in­ten­tos fra­ca­sa­dos –co­mo el mo­vi­mien­to re­vo­lu­cio­na­rio de 1905 que ha­bía te­ni­do lu­gar du­ran­te la gue­rra ru­so-ja­po­ne­sa– y sig­ni­fi­có el fi­nal de una di­nas­tía que ha­bía go­ber­na­do “to­das las Ru­sias” du­ran­te cua­tro si­glos.

Tam­bién en 1917 ha­bía un tras­fon­do bé­li­co: la gran mo­vi­li­za­ción de sol­da­dos ru­sos en la I Gue­rra Mun­dial, a la que se unió la es­ca­sez. En pleno in­vierno, la po­bla­ción ci­vil de la ca­pi­tal –lla­ma­da en­ton­ces Pe­tro­gra­do, re­bau­ti­za­da Le­nin­gra­do en­tre 1924 y 1991, y que ac­tual­men­te os­ten­ta el nom­bre con el que fue fun­da­da de San Pe­ters­bur­go– se lan­zó a la ca­lle pa­ra pro­tes­tar por el des­abas­te­ci­mien­to de pan y otros ali­men­tos bá­si­cos.

Pri­me­ro se ma­ni­fes­ta­ron, el 23 de fe­bre­ro, las tra­ba­ja­do­ras tex­ti­les, que cla­ma­ban con­tra las pri­va­cio­nes y las co­las pa­ra con­se­guir co­mi­da: gri­ta­ban “¡pan!” y enar­bo­la­ban pan­car­tas con le­mas co­mo “ali­men­tad a los hi­jos de los de­fen­so­res de la ma­dre pa­tria”, jun­to a otras que se atre­vían a pro­cla­mar “¡aba­jo el zar!”. Se abrió la es­pi­ta del des­con­ten­to, que em­pe­zó a ex­pre­sar­se sin mie­do has­ta con­ver­tir­se en re­be­lión en to­da re­gla. Tan­to que la Du­ma, co­mo se lla­ma­ba el par­la­men­to, que so­lo go­za­ba de po­de­res con­sul­ti­vos, de­ci­dió des­obe­de­cer a Ni­co­lás II y pro­rro­gar sus se­sio­nes.

El zar apa­re­cía po­lí­ti­ca­men­te muy des­gas­ta­do por el ca­so Ras­pu­tín, el cam­pe­sino san­tón que ha­bía si­do “el ter­cer hom­bre más po­de­ro­so de Ru­sia” al ejer­cer una des­me­di­da in­fluen­cia en la za­ri­na, tam­bién im­po­pu­lar por ser ale­ma­na de na­ci­mien­to en un mo­men­to de gue­rra con­tra es­te país. Ni­co­lás II no re­sis­tió la pre­sión que ve­nía de la ca­lle y de los cen­tros de po­der de su pro­pio ré­gi­men, que le con­si­de­ra­ban in­ca­paz de guiar al país en la gue­rra, y ab­di­có el 2 de mar­zo sin opo­ner re­sis­ten­cia. Más bien sin­tió ali­vio, pues tan­to él co­mo su es­po­sa ha­bían desa­rro­lla­do un gran des­ape­go ha­cia la cor­te.

UNA AMAL­GA­MA DE PAR­TI­DOS EN EL PRI­MER GA­BI­NE­TE

En­ton­ces se for­mó un Go­bierno pro­vi­sio­nal, fru­to de un pac­to en­tre los par­ti­dos cen­tris­tas del Blo­que Pro­gre­sis­ta do­mi­nan­tes en la Du­ma, al que se unie­ron al­gu­nas per­so­na­li­da­des de iz­quier­das co­mo Ale­xan­der Ke­rens­ki, y el só­viet de Pe­tro­gra­do, con­tro­la­do por los par­ti­dos so­cia­lis­tas más mo­de­ra­dos, co­mo los men­che­vi­ques y los so­cial­re­vo­lu­cio­na­rios (a los que per­te­ne­cía el pro­pio Ke­rens­ki). Los só­viets eran con­se­jos asam­blea­rios de obre­ros, sol­da­dos y cam­pe­si­nos. El pri­mer pre­si­den­te del nue­vo po­der eje­cu­ti­vo fue el aris­tó­cra­ta Gueor­gui

EN REALI­DAD HU­BO DOS RE­VO­LU­CIO­NES: UNA ACA­BÓ CON EL ZAR; LA OTRA IM­PU­SO EL CO­MU­NIS­MO

Lvov, de ten­den­cia li­be­ral, pe­ro en unos po­cos me­ses la si­tua­ción era ex­plo­si­va. En ju­lio hu­bo un in­ten­to de re­be­lión ar­ma­da por par­te de los bol­che­vi­ques, un par­ti­do muy ac­ti­vo que se ha­bía es­cin­di­do del Par­ti­do Obre­ro So­cial­de­mó­cra­ta de Ru­sia, del que tam­bién ha­bían sur­gi­do los más mo­de­ra­dos men­che­vi­ques.

Co­mo reac­ción an­te la cri­sis, en ju­lio de 1917 Lvov fue sus­ti­tui­do por Ke­rens­ki, uno de los lí­de­res más po­pu­la­res de la Re­vo­lu­ción de Fe­bre­ro, que tra­tó de me­diar en­tre los dos po­de­res sur­gi­dos del cam­bio de ré­gi­men: la Du­ma y los só­viets. Am­pa­ra­do en sus do­tes ora­to­rias y el apo­yo de las ba­ses, con­fia­ba en con­so­li­dar­se pa­ra ga­ran­ti­zar el tra­ba­jo con­jun­to de los so­cia­lis­tas y los li­be­ra­les bur­gue­ses. Pe­ro en el jue­go de fuer­zas re­vo­lu­cio­na­rias en­fren­ta­das ha­bía una con ob­je­ti­vos muy am­bi­cio­sos que re­cha­za­ba cual­quier con­sen­so: los bol­che­vi­ques, li­de­ra­dos por Vla­di­mir Ilich Uliá­nov, más co­no­ci­do co­mo Le­nin. En­tre los tres par­ti­dos po­lí­ti­cos do­mi­nan­tes, ellos eran los mi­no­ri­ta­rios. El 3 de ju­nio se ce­le­bró el Pri­mer Con­gre­so Pan­ru­so de los só­viets de Dipu­tados de los Obre­ros y Sol­da­dos. En él, los so­cial­re­vo­lu­cio­na­rios y los men­che­vi­ques, que es­ta­ban de acuer­do en que Ru­sia con­ti­nua­ra en la I Gue­rra Mun­dial, co­pa­ron cin­co sex­tas par­tes de los de­le­ga­dos. Los bol­che­vi­ques so­lo apor­ta­ron 107 re­pre­sen­tan­tes del to­tal de 822.

CON­TRA EL REY, LOS TERRATENIENTES Y LOS PREBOSTES DE LA IGLE­SIA

¿Có­mo pu­do lle­gar es­te par­ti­do, so­lo cua­tro me­ses des­pués, a con­ver­tir­se en la fuer­za di­rec­triz de la re­vo­lu­ción e im­po­ner sus te­sis po­lí­ti­cas? La ex­pli­ca­ción hay que bus­car­la en dos fac­to­res, uno ideo­ló­gi­co y otro es­truc­tu­ral. En cuan­to a su ideo­lo­gía, las te­sis de Marx so­bre el fi­nal del vie­jo or­den del zar, los terratenientes y los curas le­van­ta­ban pa­sio­nes en­tre las cla­ses po­pu­la­res ru­sas. El jo­ven se­mi­na­ris­ta geor­giano Io­sif Dju­gash­vi­li, más tar­de co­no­ci­do co­mo Sta­lin, ha­bía es­cri­to en­tu­sias­ma­do: “No era so­lo una teo­ría, sino to­da una cos­mo­vi­sión, un sis­te­ma fi­lo­só­fi­co”.

En es­te con­tex­to, los bol­che­vi­ques eran los que más ra­di­cal­men­te as­pi­ra­ban a con­cre­tar el idea­rio mar­xis­ta con sus ideas de “to­do el po­der pa­ra los só­viets” (no al par­la­men­to bur­gués de la Du-

ma) y de im­plan­tar la dic­ta­du­ra del pro­le­ta­ria­do.

Ade­más, los bol­che­vi­ques es­ta­ban mu­cho me­jor es­truc­tu­ra­dos que los otros pro­ta­go­nis­tas de la Re­vo­lu­ción de Fe­bre­ro. La or­ga­ni­za­ción de un par­ti­do re­vo­lu­cio­na­rio era uno de los pi­la­res de la es­tra­te­gia de Le­nin. Des­de 1902, el gran lí­der ru­so lle­va­ba abo­gan­do por la ne­ce­si­dad de con­ver­tir a sus miem­bros en re­vo­lu­cio­na­rios de pro­fe­sión que ac­tua­sen si­guien­do una je­rar­quía cen­tra­li­za­da, pues pen­sa­ba que era la úni­ca for­ma de plan­tar ca­ra a un ré­gi­men tan au­to­crá­ti­co co­mo el za­ris­ta.

UNA SAN­GRÍA HU­MA­NA DE 1,7 MI­LLO­NES DE MUER­TOS

En­tre otras co­sas, los bol­che­vi­ques su­pie­ron in­fil­trar­se efi­caz­men­te en co­lec­ti­vos co­mo el ejér­ci­to. Tan­to que el 25 de oc­tu­bre, día del ini­cio del Se­gun­do Con­gre­so Pan­ru­so de Só­viets, Le­nin dio un au­daz gol­pe de mano en Pe­tro­gra­do con el apo­yo de­ci­si­vo de sol­da­dos re­vo­lu­cio­na­rios. De­rri­bó al Go­bierno pro­vi­sio­nal y sus fie­les ase­dia­ron y to­ma­ron el Pa­la­cio de In­vierno. Em­pe­za­ba una nue­va era en Ru­sia.

Has­ta aquí los he­chos. Su in­ter­pre­ta­ción es muy di­ver­sa. La Gue­rra Fría, so­bre to­do, con­di­cio­nó du­ran­te dé­ca­das el es­tu­dio de la Re­vo­lu­ción ru­sa, enal­te­ci­da por la in­te­lec­tua­li­dad co­mu­nis­ta en to­do el mun­do y vi­li­pen­dia­da por los pen­sa­do­res li­be­ra­les. Con el fi­nal de la URSS en 1991, los cor­sés sal­ta­ron y

tam­bién se abrie­ron los im­pe­ne­tra­bles ar­chi­vos de la ex­tin­ta Unión So­vié­ti­ca, que han ofre­ci­do pers­pec­ti­vas inex­plo­ra­das e in­clu­so sor­pren­den­tes.

En el re­cien­te li­bro Nue­va his­to­ria

de la Re­vo­lu­ción ru­sa, el es­pe­cia­lis­ta nor­te­ame­ri­cano Sean McMee­kin des­ta­ca: “La re­ve­la­ción más im­por­tan­te de los ar­chi­vos so­vié­ti­cos ha si­do una muy sim­ple. El he­cho so­bre­sa­lien­te en Ru­sia en 1917, pre­sen­te vir­tual­men­te en to­das las fuen­tes do­cu­men­ta­les de la épo­ca, es que era un país en gue­rra. Ese he­cho do­mi­nó to­do lo de­más”.

Ru­sia ha­bía en­tra­do en la I Gue­rra Mun­dial con el apo­yo no so­lo de las al­tas es­fe­ras za­ris­tas, sino tam­bién del Par­la­men­to, que re­cla­ma­ba ayu­dar a los her­ma­nos es­la­vos de Ser­bia, ata­ca­dos por el Im­pe­rio aus­trohún­ga­ro. Ini­cial­men­te fue una cau­sa muy po­pu­lar en to­do el país, pues re­sar­cía el or­gu­llo ru­so he­ri­do tras la de­rro­ta en la gue­rra con­tra Ja­pón de 1905. Tam­bién otor­ga­ba al país pres­ti­gio po­lí­ti­co, al par­ti­ci­par en el jue­go del po­der mun­dial alia­da con dos po­ten­cias co­mo In­gla­te­rra y Fran­cia pa­ra for­mar la Tri­ple En­ten­te con­tra el Im­pe­rio ale­mán y sus so­cios aus­tria­cos y oto­ma­nos.

Pe­ro sus as­pi­ra­cio­nes eran su­pe­rio­res

SE­GÚN AL­GU­NOS HIS­TO­RIA­DO­RES, LA CAU­SA PRIN­CI­PAL QUE PRECIPITÓ LOS HE­CHOS EN 1917 FUE QUE RU­SIA ERA UN PAÍS EN GUE­RRA

a sus ca­pa­ci­da­des. La gue­rra obli­gó a Ru­sia a un gran es­fuer­zo eco­nó­mi­co (en­tre 1915 y 1918 su deu­da se dis­pa­ró de diez mil a se­sen­ta mil mi­llo­nes de ru­blos) y desem­bo­có en una san­gría hu­ma­na de 1,7 mi­llo­nes de muer­tos.

EXI­LIO EN LA NEU­TRAL SUI­ZA Y VIA­JE EN TREN A TRA­VÉS DE ALE­MA­NIA

Sin em­bar­go, el aná­li­sis de lo que real­men­te su­ce­dió con el fi­nal de la par­ti­ci­pa­ción ru­sa en la I Gue­rra Mun­dial y su en­fren­ta­mien­to con Ale­ma­nia –fac­tor de­ci­si­vo pa­ra la con­so­li­da­ción del po­der de los bol­che­vi­ques en 1917– fue ta­bú du­ran­te to­da la épo­ca so­vié­ti­ca de­bi­do al dis­cur­so ofi­cial que ha­bía que­da­do gra­ba­do por Le­nin. Es­te sos­tu­vo que la gue­rra era un desas­tre pa­ra Ru­sia y ha­bía que aca­bar­la co­mo fue­ra, lo cual se hi­zo me­dian­te un tra­ta­do de paz fir­ma­do con los ale­ma­nes en Brest-Li­tovsk el 3 de mar­zo de 1918, tras me­ses de ne­go­cia­cio­nes.

Pe­ro hay quien sos­tie­ne que es­ta pos­tu­ra del lí­der so­vié­ti­co obe­de­cía en par­te a sus deu­das per­so­na­les con­traí­das con los di­ri­gen­tes de Ber­lín, que le ha­bían ayu­da­do a vol­ver de su lar­go exi­lio en Sui­za, y or­ga­ni­za­ron y fi­nan­cia­ron su via­je en un tren ce­rra­do a tra­vés de me­dia Eu­ro­pa, in­clui­da Ale­ma­nia. Es­te país tam­bién apo­yó eco­nó­mi­ca­men­te sus ini­cia­ti­vas una vez es­tu­vo de vuel­ta en Ru­sia.

La más im­por­tan­te fue la in­fil­tra­ción en el ejér­ci­to de agi­ta­do­res bol­che­vi­ques, que se de­di­ca­ron a pro­mo­ver mo­ti­nes y a fo­men­tar la de­ser­ción en ma­sa, si­guien­do la con­sig­na de sus je­fes de que ha­bía que aca­bar a to­da cos­ta con la gue­rra im­pe­ria­lis­ta. Su gran éxi­to a la ho­ra de ga­nar­se apo­yos en­tre los sol­da­dos “do­tó al Par­ti­do Bol­che­vi­que con el múscu­lo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra triun­far en la Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre e im­po­ner el Go­bierno co­mu­nis­ta en Ru­sia”, escribe McMee­kin.

Es­te his­to­ria­dor no cree que la si­tua­ción del ejér­ci­to ru­so fue­ra tan ma­la co­mo pro­cla­ma­ron los bol­che­vi­ques: “Los in­for­mes de los cen­so­res mi­li­ta­res, aho­ra re­cién des­cu­bier­tos, de­mues­tran que la idea de una in­sa­tis­fac­ción pro­gre­si­va en­tre las tro­pas en el in­vierno de 1916-17, que se en­cuen­tra en prác­ti­ca­men­te to­das las his­to­rias so­bre la Re­vo­lu­ción ru­sa, es erró­nea: la mo­ral es­ta­ba su­bien­do, so­bre to­do por­que los sol­da­dos cam­pe­si­nos ru­sos es­ta­ban mu­cho me­jor ali­men­ta­dos que sus opo­nen­tes ale­ma­nes”.

HA­CIA UNA NUE­VA IN­TER­PRE­TA­CIÓN DE LA HIS­TO­RIA DEL SI­GLO XX

A par­tir de es­tas cons­ta­ta­cio­nes, hay va­rios his­to­ria­do­res que cues­tio­nan in­clu­so la mis­mí­si­ma idea de una re­vo­lu­ción. Por ejem­plo, la ser­bia Mi­ra Mi­lo­se­vich, que aca­ba de pu­bli­car su Bre­ve

his­to­ria de la Re­vo­lu­ción ru­sa (Ga­la­xia Gu­ten­berg) afir­ma: “Lo que so­le­mos lla­mar Re­vo­lu­ción de Oc­tu­bre par­tió de un gol­pe de Es­ta­do efec­tua­do por un gru­po mi­no­ri­ta­rio (la frac­ción bol­che­vi­que del Par­ti­do Obre­ro So­cial­de­mó­cra­ta de Ru­sia) y desem­bo­có en una gue­rra ci­vil de la que emer­ge­ría el sis­te­ma so­vié­ti­co con su re­cur­so al te­rror per­ma­nen­te. Gra­cias a una po­de­ro­sa ma­qui­na­ria de pro­pa­gan­da, a la la­bor de los his­to­ria­do­res ofi­cia­les y a la co­la­bo­ra­ción de nu­me­ro­sos in­te­lec­tua­les y tra­ba­ja­do­res ma­nua­les de otros paí­ses, el Par­ti­do Co­mu­nis­ta de la Unión So­vié­ti­ca pu­do cons­truir el mi­to de una re­vo­lu­ción pro­le­ta­ria”.

Hoy, cien años des­pués, el mi­to em­pie­za a ser cues­tio­na­do, pe­ro la ra­zón del ful­mi­nan­te éxi­to de la re­vo­lu­ción en un país pe­tri­fi­ca­do du­ran­te si­glos si­gue sien­do un de­ba­te abier­to.

Im­pac­to mun­dial. Así re­co­gía el New York Ti­mes las no­ti­cias so­bre el ini­cio de la re­vo­lu­ción, la ab­di­ca­ción del zar, la hui­da de la za­ri­na y el ata­que a los mi­nis­tros pro­ger­ma­nos.

Se que­dó a me­dias. El abo­ga­do so­cia­lis­ta Ale­xan­der Ké­rens­ki –iz­quier­da– li­de­ró el ini­cio de la re­vo­lu­ción y lle­gó a pre­si­dir el Go­bierno pro­vi­sio­nal. Su apo­yo a la pre­sen­cia ru­sa en la gue­rra le res­tó adep­tos. Al fin, los bol­che­vi­ques lo de­rro­ca­ron y se fir­mó la paz con Ale­ma­nia en Brest-Li­tovsk –arri­ba–.

Mo­ti­nes a ve­ces re­pri­mi­dos por el ejér­ci­to –arri­ba–, huel­gas y pro­tes­tas, co­mo la de las mu­je­res que re­cla­ma­ban pan pa­ra el pue­blo –iz­quier­da–, mar­ca­ron el prin­ci­pio del fin del ré­gi­men za­ris­ta. Al­go hue­le a po­dri­do en Pe­tro­gra­do.

El 25 de oc­tu­bre de 1917, los bol­che­vi­ques asal­ta­ron el Pa­la­cio de In­vierno de Pe­tro­gra­do –de­re­cha–, se­de del Go­bierno pro­vi­sio­nal for­ma­do tras la Re­vo­lu­ción de Fe­bre­ro. Al fren­te es­ta­ban Sta­lin, Le­nin y Ka­li­nin –arri­ba–, que asu­mie­ron el po­der en el nue­vo ré­gi­men co­mu­nis­ta.

Miem­bros de la Du­ma via­jan es­col­ta­dos por guar­dias ar­ma­dos. Es­te ór­gano era un par­la­men­to me­ra­men­te con­sul­ti­vo nor­mal­men­te al ser­vi­cio del zar, pe­ro en fe­bre­ro de 1917 se pu­so del la­do de la re­vo­lu­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.