LA EN­FER­ME­DAD QUE EXTERMINA LOS CO­RA­LES

El au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra de los océa­nos a cau­sa del ca­len­ta­mien­to glo­bal es­tá ma­tan­do al prin­ci­pal ha­bi­tan­te de los arre­ci­fes. Los co­ra­les su­fren un pro­ce­so de blan­quea­mien­to que los bió­lo­gos in­ten­tan com­ba­tir.

Muy Interesante - - PORTADA - Un reportaje de JOA­NA BRANCO

EL BLAN­QUEA­MIEN­TO ES UNA GRA­VE EN­FER­ME­DAD, PE­RO LA GRAN BA­RRE­RA DE CO­RAL NI HA MUER­TO NI DE­BE DAR­SE POR PER­DI­DA

Se ru­mo­rea que los pe­rió­di­cos guar­dan un ar­chi­vo de no­tas ne­cro­ló­gi­cas es­cri­tas con an­te­la­ción pa­ra sa­lir a la luz cuan­do se las ne­ce­si­te. Por lo ge­ne­ral, son tex­tos abu­rri­dos, re­ple­tos de da­tos por los que de­be­ría­mos re­cor­dar al fa­lle­ci­do, y po­cos con­si­guen aca­pa­rar tan­ta aten­ción co­mo el pu­bli­ca­do por la re­vis­ta Out­si­de a prin­ci­pios de oc­tu­bre del 2016.

“La Gran Ba­rre­ra de Co­ral de Australia fa­lle­ció en 2016 des­pués de una lar­ga en­fer­me­dad. Te­nía 25 mi­llo­nes de años”. Así co­mien­za la ne­cro­lo­gía es­cri­ta por Ro­wan Ja­cob­sen pa­ra ho­me­na­jear al ma­yor arre­ci­fe co­ra­lino del mun­do. Las re­des so­cia­les ar­die­ron en pro­tes­tas y la­men­ta­cio­nes.

Du­ran­te los días si­guien­tes a la pu­bli­ca­ción, los ex­per­tos en es­tas ma­ra­vi­llo­sas es­truc­tu­ras su­ba­cuá­ti­cas se vie­ron aco­sa­dos por los me­dios de co­mu­ni­ca­ción en bus­ca de res­pues­tas. Por ello, Terry Hug­hes, di­rec­tor del Cen­tro de Ex­ce­len­cia pa­ra Es­tu­dios de Arre­ci­fes de Co­ral del Con­se­jo Aus­tra­liano de In­ves­ti­ga­ción, se vio obli­ga­do a de­cla­rar ta­jan­te­men­te que “ni la ba­rre­ra de co­ral ha muer­to, ni de­be­mos dar­la por per­di­da”.

LA SUBIDA DE TEM­PE­RA­TU­RA ROM­PE LA RE­LA­CIÓN EN­TRE AL­GAS Y CO­RA­LES

Los cien­tí­fi­cos no ne­ga­ron el di­fí­cil fu­tu­ro al que se en­fren­tan los co­ra­les, pe­ro no les agra­dó tan­to sen­sa­cio­na­lis­mo en la no­ti­cia. “Es co­mo si al­guien ta­la­ra la mi­tad de un bos­que y di­je­ra que ha des­apa­re­ci­do en­te­ro”, se que­jó Rus­sell Brai­nard, di­rec­tor del Pro­gra­ma Eco­sis­te­mas de Arre­ci­fes de Co­ral, en el Cen­tro de Cien­cias Pes­que­ras de las is­las del Pa­cí­fi­co de la NOAA, la Ad­mi­nis­tra­ción Na­cio­nal Oceá­ni­ca y At­mos­fé­ri­ca es­ta­dou­ni­den­se.

La na­ve­ga­ción, la so­bre­pes­ca y la con­ta- mi­na­ción, que des­de ha­ce dé­ca­das da­ñan al eco­sis­te­ma, no son na­da en com­pa­ra­ción con la ame­na­za si­len­cio­sa a la que se en­fren­tan los co­ra­les: la subida de la tem­pe­ra­tu­ra de las aguas, que ya ha ma­ta­do su­per­fi­cies in­men­sas de arre­ci­fes en los úl­ti­mos años, in­clu­so en zo­nas ale­ja­das del ser hu­mano.

Aun­que los co­ra­les, cu­yos pó­li­pos –ca­da uno de los or­ga­nis­mos mul­ti­ce­lu­la­res que com­po­nen una co­lo­nia co­ra­li­na– son más pe­que­ños que un grano de arroz, fil­tran el agua y se ali­men­tan del planc­ton que arras­tran las co­rrien­tes, de­pen­den en gran me­di­da de la ac­ti­vi­dad fo­to­sin­té­ti­ca de unas pe­que­ñas al­gas que al­ber­gan en su in­te­rior: las zoo­xan­te­las. Pe­ro cuan­do la tem­pe­ra­tu­ra sube, es­ta sim­bio­sis se va al tras­te. Se des­co­no­ce si los pó­li­pos ex­pul­san a las al­gas o si es­tas se van por sí mis­mas. En cual­quier ca­so, cuan­do la re­la­ción sim­bió­ti­ca co­ral-al­ga se rom­pe, los arre­ci­fes se trans­for­man en lar­gas

LOS CO­RA­LES SON CO­MO LOS DE­POR­TIS­TAS: SE FI­CHA A LOS ME­JO­RES Y SE LES EN­TRE­NA PA­RA PO­TEN­CIAR SU CA­PA­CI­DAD DE ADAP­TA­CIÓN

ex­ten­sio­nes de co­lor blan­co, un fe­nó­meno co­no­ci­do co­mo blan­quea­mien­to.

En el año 1911, unas con­di­cio­nes cli­má­ti­cas inusual­men­te cal­mas y ca­lu­ro­sas pro­vo­ca­ron le­sio­nes pal­pa­bles en los co­ra­les del arre­ci­fe de Bird Key, en Flo­ri­da, y des­de en­ton­ces, de for­ma es­po­rá­di­ca y lo­ca­li­za­da, se han ob­ser­va­do blan­quea­mien­tos en va­rias oca­sio­nes has­ta que, en 1982 y 1983, un El Ni­ño es­pe­cial­men­te fuer­te diez­mó los co­ra­les a ni­vel glo­bal, y a par­tir de en­ton­ces na­da vol­vió a ser co­mo an­tes.

EL 93 % DE LA GRAN BA­RRE­RA PO­DRÍA ES­TAR AFEC­TA­DA

Los blan­quea­mien­tos co­men­za­ron a ser más fre­cuen­tes y ex­pan­die­ron sus zo­nas de im­pac­to, ha­cién­do­se glo­ba­les has­ta el pun­to de ser ca­pa­ces de afec­tar al uní­sono a to­dos los arre­ci­fes co­ra­li­nos del pla­ne­ta. Su re­la­ción con el au­men­to de la tem­pe­ra­tu­ra del agua es tan cla­ra que la NOAA uti­li­za da­tos de sa­té­li­te pa­ra pre­ver su ocu­rren­cia. Se­gún su sis­te­ma de aler­tas, lla­ma­do Co­ral Reef Watch, el más lar­go y de­vas­ta­dor blan­quea­mien­to glo­bal em­pe­zó en oc­tu­bre del 2015 y du­ró has­ta el pa­sa­do mes de ju­lio. Du­ran­te ca­si dos años, las aguas ca­lien­tes ba­ña­ron sin in­te­rrup­ción los co­ra­les de los ma­res tro­pi­ca­les, lo que de­jó un pa­no­ra­ma de­sola­dor.

En Australia, se­gún los da­tos re­co­gi­dos por la Uni­ver­si­dad Ja­mes Cook, so­lo un 7 % de la Gran Ba­rre­ra de Arre­ci­fes ha que­da­do ile­sa. En el nor­te, más de la mi­tad de los co­ra­les ha muer­to. La is­la de Ki­ri­ti­ma­ti, en la Mi­cro­ne­sia, ha per­di­do el 80 % de sus co­ra­les y, se­gún el Co­ral Reef Watch, “se es­ti­ma que, co­mo mu­cho, el 5 % de los arre­ci­fes so­bre­vi­vi­rá y se re­cu­pe­ra­rá de es­te fe­nó­meno”.

En el Sud­es­te Asiá­ti­co y Asia Orien­tal, el es­trés cau­sa­do por el au­men­to de tem­pe­ra­tu­ra afec­tó a múl­ti­ples áreas de arre­ci­fe. Chi­na, Tai­wán y Viet­nam su­frie­ron gran­des pér­di­das. El Mi­nis­te­rio de Me­dio Am­bien­te ja­po­nés anun­ció el pa­sa­do enero que en la la­gu­na Se­ki­sei de Oki­na­wa, el 70 % del ma­yor arre­ci­fe co­ra­lino del país se ha­bía blan­quea­do y tres cuar­tas par­tes ya­cían des­com­pues­tas y cu­bier­tas de “al­gas vis­co­sas” en el fon­do de la la­gu­na.

En Ha­wái, la bió­lo­ga Ruth Ga­tes, di­rec­to­ra del Ha­wai'i Ins­ti­tu­te of Ma­ri­ne Bio­logy, se ha en­con­tra­do con es­ce­nas si­mi­la­res. Cuan­do los pó­li­pos pier­den las di­mi­nu­tas zoo­xan­te­las, gran par­te de su sus­ten­to des­apa­re­ce con ellas y los co­ra­les mue­ren de ham­bre, sus cuer­pos se des­com­po­nen y sus es­que­le­tos se cu­bren de al­gas, lar­gas y ver­do­sas, con olor a po­dre­dum­bre.

UN PE­QUE­ÑO EM­PU­JÓN PA­RA AYU­DAR A LA NA­TU­RA­LE­ZA A ADAP­TAR­SE

Sin em­bar­go, Ga­tes ha des­cu­bier­to que al­gu­nos co­ra­les de la bahía de Kā­neo­he, en la cos­ta no­roes­te de la is­la ha­waia­na de Oahu, so­bre­vi­ven al agua ca­lien­te y flo­re­cen de nue­vo. Tam­bién se han de­tec­ta­do es­pe­cies con una re­si­lien­cia fue­ra de lo co­mún en el Ca­ri­be y en al­gu­nas zo­nas de la Gran Ba­rre­ra de Arre­ci­fes de Australia. Pa­ra Ga­tes, es­to en­vía un men­sa­je cla­ro: “En vez de do­cu­men­tar la muer­te de los arre­ci­fes, de­be­mos cen­trar­nos en es­tu­diar a los su­per­vi­vien­tes”.

Des­pués de que “ca­si la mi­tad de los co­ra­les de la Gran Ba­rre­ra de Co­ral ha­ya muer­to en ape­nas die­ci­ocho me­ses”, Hug­hes tam­bién apo­ya un cam­bio drás­ti­co en el pro­ce­so de res­tau­ra­ción y, mien­tras él si­gue bus­can­do nue­vas ideas y ha­ce lla­ma­mien­tos a la co­la­bo­ra­ción en­tre ex­per­tos, Ga­tes ya se ha pues­to ma­nos a la obra. Se­gún la bió­lo­ga, da­das las cir­cuns­tan­cias, “es po­co pro­ba­ble que en el fu­tu­ro la na­tu­ra­le­za se man­ten­ga to­tal­men­te na­tu­ral”. Por ello, pro­po­ne iden­ti­fi­car las ca­rac­te­rís­ti­cas que otor­gan re­sis­ten­cia a los pó­li­pos su­per­vi­vien­tes y cons­truir un arre­ci­fe más ro­bus­to. “La cla­ve es­tá en ace­le­rar el tra­ba­jo de la na­tu­ra­le­za pa­ra que los co­ra­les pue­dan se­guir el rit­mo de los cam­bios am­bien­ta­les”. Es lo que la ex­per­ta lla­ma evo­lu­ción asis­ti­da.

Los sis­te­mas co­ra­li­nos son el ho­gar de es­pe­cies pis­cí­co­las eco­nó­mi­ca­men­te im­por­tan­tes y qui­nien­tos mi­llo­nes de per­so­nas de­pen­den de ellos. Ade­más, desem­pe­ñan un pa­pel fun­da­men­tal en la

COR­TAR Y PE­GAR ES UNA SO­LU­CIÓN QUE SO­LO SIR­VE A COR­TO PLA­ZO

pro­tec­ción de las cos­tas fren­te a ti­fo­nes y tor­men­tas tro­pi­ca­les, por lo que re­sul­ta esen­cial que se man­ten­gan co­mo eco­sis­te­mas fun­cio­na­les. Con es­te ob­je­ti­vo, el gru­po de in­ves­ti­ga­ción que li­de­ra Ga­tes en su ins­ti­tu­to tra­ba­ja en la iden­ti­fi­ca­ción y la re­co­gi­da de esos su­per­co­ra­les que lue­go en el la­bo­ra­to­rio son cul­ti­va­dos con el fin de en­se­ñar­les a que se adap­ten a las con­di­cio­nes de los ma­res del fu­tu­ro.

“En­tre­nar a los co­ra­les pa­ra que ga­nen re­sis­ten­cia al es­trés es co­mo en­tre­nar a gran­des atle­tas pa­ra que se de­di­quen a la al­ta com­pe­ti­ción –ex­pli­ca Ga­tes–. Con los atle­tas, la cla­ve es fi­char­los, en­tre­nar­los y dar­les la nu­tri­ción ade­cua­da. Eso es lo que ha­ce­mos con los co­ra­les: iden­ti­fi­ca­mos a los más re­sis­ten­tes y los so­me­te­mos a un du­ro en­tre­na­mien­to”.

En tan­ques es­pe­cia­les, los pó­li­pos son ex­pues­tos pro­gre­si­va­men­te a tem­pe­ra­tu­ras ca­da vez más ele­va­das y aguas más áci­das, has­ta acos­tum­brar­los al pH que se es­ti­ma que ten­drán los ma­res a fi­na­les de es­te si­glo, y que di­fi­cul­ta­rá la sín­te­sis de los es­que­le­tos de car­bo­na­to de cal­cio. Ade­más, se in­ten­ta me­jo­rar su nu­tri­ción a tra­vés del uso de dis­tin­tas ce­pas de al­gas sim­bion­tes, adap­ta­das a tem­pe­ra­tu­ras ele­va­das.

“El ob­je­ti­vo es que ad­quie­ran un um­bral de to­le­ran­cia más al­to –acla­ra la cien­tí­fi­ca, que pre­ten­de se­lec­cio­nar a los más fuertes, re­pro­du­cir­los y re­plan­tar sus vás­ta­gos en el arre­ci­fe cuan­do cuen­te con to­dos los per­mi­sos–. Aun­que aún es­ta­mos eva­luan­do có­mo reac­cio­na la des­cen­den­cia an­te el es­trés, ya he­mos com­pro­ba­do que po­de­mos criar de for­ma se­lec­ti­va a los más re­sis­ten­tes”.

De for­ma si­mi­lar a la re­pro­duc­ción por es­que­jes de las plan­tas, los pe­da­zos de co­ral son ca­pa­ces de ori­gi­nar nue­vos in­di­vi­duos. En el Ca­ri­be se han lle­va­do a ca­bo pe­que­ños pro­yec­tos de re­cu­pe­ra­ción rom­pien­do frag­men­tos de co­ra­les sa­nos que han si­do tras­plan­ta­dos des­pués en las zo­nas da­ña­das.

Don­de an­tes se usa­ban ra­mas de cin­co cen­tí­me­tros de lar­go, cu­yo cre­ci­mien­to era len­to y no siem­pre exi­to­so, aho­ra, gra­cias al Pro­gra­ma de Res­tau­ra­ción de Arre­ci­fes de Co­ral del Mo­te Tro­pi­cal Re­search La­bo­ra­tory, en Flo­ri­da, el rit­mo de cre­ci­mien­to del co­ral re­plan­ta­do es de vein­ti­cin­co a cua­ren­ta ve­ces más rá­pi­do de lo es­pe­ra­do. ¿El tru­co? Usar mi­cro­frag­men­tos de un cen­tí­me­tro de lon­gi­tud, que se ex­pan­den y fu­sio­nan tan rá­pi­do que crean una se­gun­da piel por en­ci­ma de los es­que­le­tos de los co­ra­les muer­tos. Aun así, plan­tar co­ra­les a mano es una ta­rea de­li­ca­da y la­bo­rio­sa.

Ade­más, mien­tras Ga­tes no con­si­ga los per­mi­sos, cual­quier frag­men­to re­plan­ta­do “des­apa­re­ce­rá con la mis­ma fa­ci­li­dad que to­dos los de­más cuan­do vuel­va el blan­quea­mien­to”, ad­vier­te Pe­ter Ha­rri­son, por­que son clo­nes, ge­né­ti­ca­men­te idén­ti­cos, y tie­nen las mis­mas de­bi­li­da­des que sus pro­ge­ni­to­res.

Pa­ra mi­ti­gar el pro­ble­ma, es­te cien­tí-

fi­co, di­rec­tor del Cen­tro de In­ves­ti­ga­ción en Eco­lo­gía Ma­ri­na de la uni­ver­si­dad aus­tra­lia­na Sout­hern Cross, cree que apos­tar por la di­ver­si­dad ge­né­ti­ca es la úni­ca for­ma de po­ten­ciar la re­si­lien­cia y la to­le­ran­cia a los cam­bios. En vez de re­plan­tar, abo­ga por sem­brar co­ra­les.

Dos ve­ces al año los co­ra­les li­be­ran óvu­los y es­per­ma en un desove ma­si­vo que lle­na las aguas de di­mi­nu­tas lar­vas, de las cua­les muy po­cas so­bre­vi­ven a los de­pre­da­do­res, las co­rrien­tes y las en­fer­me­da­des. “Si apro­ve­cha­mos es­te desove, cap­tu­ra­mos a las lar­vas y las de­vol­ve­mos al arre­ci­fe, au­men­ta­mos la pro­ba­bi­li­dad de que lo­gren es­ta­ble­cer­se”, co­men­ta el cien­tí­fi­co. Es­ta no es una idea nue­va. Un par de ten­ta­ti­vas si­mi­la­res fra­ca­sa­ron an­tes del éxi­to de Ha­rri­son. “No lo lo­gra­ron, por­que se hi­cie­ron en arre­ci­fes sa­nos”, de­fien­de Ha­rri­son. “Pa­ra que es­ta téc­ni­ca fun­cio­ne –con­ti­núa– es ne­ce­sa­rio que ha­ya es­pa­cio dis­po­ni­ble”.

SEM­BRAR LAR­VAS, UNA PRO­PUES­TA PO­CO ORTODOXA PE­RO MUY EFEC­TI­VA

En Fi­li­pi­nas, don­de se han lle­va­do a ca­bo los ex­pe­ri­men­tos, los arre­ci­fes se en­cuen­tran muy degradados. “Li­te­ral­men­te los han vo­la­do a pe­da­zos pes­can­do con ex­plo­si­vos –ex­pli­ca Ha­rri­son–. Pe­ro des­de que em­pe­za­mos en 2013 he­mos res­tau­ra­do una po­bla­ción re­pro­duc­to­ra de co­ra­les ra­mi­fi­ca­dos”, cuen­ta or­gu­llo­so. Su téc­ni­ca ha fun­cio­na­do a la per­fec­ción en es­te en­torno.

Su téc­ni­ca con­sis­te en fi­jar una es­pe­cie de ma­lla en for­ma de cam­pa­na al­re­de­dor de la zo­na que se quie­re re­cu­pe­rar. “Una vez ins­ta­la­da, la lle­na­mos de lar­vas re­co­gi­das en arre­ci­fes ve­ci­nos y la de­ja­mos allí du­ran­te cin­co días pa­ra im­pe­dir que se ale­jen a la de­ri­va –de­ta­lla Ha­rri­son. Y aña­de–: La mi­tad no so­bre­vi­ve, pe­ro unos me­ses des­pués la po­bla­ción se es­ta­bi­li­za”. Cua­tro años des­pués de la siem­bra, los co­ra­les al­can­zan el tamaño de un pla­to llano, y es­tán se­xual­men­te ac­ti­vos. Pe­ro ¿re­sis­ti­rán a la pró­xi­ma subida de tem­pe­ra­tu­ra?

En la na­tu­ra­le­za no hay in­di­cios de que ge­ne­ra­cio­nes de co­ra­les se ha­yan adap­ta­do a tem­pe­ra­tu­ras más ele­va­das. De he­cho, en Australia, a pe­sar de que han su­fri­do bas­tan­te du­ran­te trein­ta años, “in­clu­so las es­pe­cies más re­sis­ten­tes se han vis­to afec­ta­das”, cuen­ta Ve­re­na Schoepf, de la Uni­ver­si­dad de Australia Oc­ci­den­tal.

En la pun­ta opues­ta a la Gran Ba­rre­ra de Arre­ci­fes, es­ta fi­sió­lo­ga y bio­geo­quí­mi­ca es­tu­dia los co­ra­les de la re­mo­ta re­gión de Kim­ber­ley, los más to­le­ran­tes al es­trés tér­mi­co de to­do el con­ti­nen­te aus­tra­liano. “Los su­per­co­ra­les re­sul­tan ser más re­sis­ten­tes al ca­lor pe­ro no son in­mu­nes al blan­quea­mien­to”, ex­pli­ca. Si la tem­pe­ra­tu­ra sube, se­rán los úl­ti­mos en caer, pe­ro al fi­nal cae­rán.

“Po­co se ha he­cho pa­ra com­ba­tir el cam­bio cli­má­ti­co, la ma­yor ame­na­za de los co­ra­les –se que­ja Schoepf–. To­dos de­be­mos ayu­dar, no hay tiem­po y to­mar de­ci­sio­nes ya es cru­cial”, con­clu­ye.

EL CAM­BIO CLI­MÁ­TI­CO ES LA MA­YOR AME­NA­ZA, NI SI­QUIE­RA LAS ES­PE­CIES MÁS FUERTES RE­SIS­TEN AL CA­LEN­TA­MIEN­TO DE LAS AGUAS

Cam­bio ra­di­cal. El an­tes y el des­pués del blan­quea­mien­to del co­ral de la Sa­moa Ame­ri­ca­na. La pri­me­ra foto fue to­ma­da en di­ciem­bre del 2014, y la se­gun­da, en fe­bre­ro del 2015.

En ac­ción. Arri­ba, el in­ves­ti­ga­dor Neal Can­tin co­lo­ca una mues­tra de co­ral en un tan­que del Ins­ti­tu­to Aus­tra­liano de Cien­cias Ma­ri­nas, don­de es­tu­dia la su­per­re­sis­ten­cia. A la de­re­cha, el XL Catlin Sea­view Sur­vey to­ma da­tos del úl­ti­mo blan­quea­mien­to.

Un fu­tu­ro ne­gro. Aun­que los arre­ci­fes ocu­pan so­lo el 0,1 % del sue­lo oceá­ni­co, con su muer­te pe­li­gra­rá la vi­da del 25 % de las es­pe­cies ma­ri­nas.

Pa­tri­mo­nio de to­dos. Si­tua­da fren­te a la cos­ta de Queens­land y con una lon­gi­tud de unos 2.600 ki­ló­me­tros, la Gran Ba­rre­ra de Co­ral es pa­tri­mo­nio de la hu­ma­ni­dad des­de 1981. A la iz­quier­da, ima­gen de sa­té­li­te: el ama­ri­llo y el ver­de mar­can las zo­nas co­ra­li­nas; el ro­jo, las áreas de blan­quea­mien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.