El fu­tu­ro de la ma­ter­ni­dad

¿Y si no fue­ran ne­ce­sa­rios el se­xo, los óvu­los ni los es­per­ma­to­zoi­des pa­ra te­ner hi­jos? Los re­cien­tes avan­ces en el cam­po de la ec­to­gé­ne­sis –el desa­rro­llo de los fe­tos fue­ra del úte­ro ma­terno– y la em­brio­gé­ne­sis a par­tir de cé­lu­las ma­dre apun­tan a ello.

Muy Interesante - - SUMARIO - Un reportaje de MADO MAR­TÍ­NEZ

¿Te ima­gi­nas que pu­dié­ra­mos te­ner hi­jos sin se­xo, óvu­los y es­per­ma­to­zoi­des? Pues los úl­ti­mos avan­ces en bio­tec­no­lo­gía apun­tan a ello.

Las re­vis­tas Scien­ce y Na­tu­re ya se­ña­la­ron que la ec­to­gé­ne­sis se­ría uno de los avan­ces cien­tí­fi­cos que da­rían que ha­blar en 2017. Ges­tar en un úte­ro ar­ti­fi­cial, fue­ra del vien­tre ma­terno, es al­go más que una in­ma­cu­la­da con­cep­ción, pues no re­quie­re de una mu­jer ni pa­ra con­ce­bir, ni pa­ra ges­tar, ni pa­ra dar a luz. Ha­ce unos me­ses, en abril, in­ves­ti­ga­do­res del Hos­pi­tal In­fan­til de Fi­la­del­fia (EE. UU.) con­si­guie­ron ges­tar unos fe­tos de cor­de­ro —que son los que más se ase­me­jan a los bebés pre­ma­tu­ros de en­tre vein­ti­trés y vein­ti­cua­tro se­ma­nas— den­tro de un úte­ro ar­ti­fi­cial. La proeza fue pu­bli­ca­da en Na­tu

re. Los cor­de­ros sa­lie­ron ade­lan­te con éxi­to, y se de­mos­tró así que se pue­de cre­cer en un en­torno ute­ri­no ar­ti­fi­cial has­ta cua­tro se­ma­nas. Por otra par­te, en agos­to de es­te año, un equi­po di­fe­ren­te for­ma­do por miem­bros de la or­ga­ni­za­ción Wo­men & In­fants Re­search Foun­da­tion, la Uni­ver­si­dad de Australia Oc­ci­den­tal y la uni­ver­si­dad ja­po­ne­sa de Toho­ku pu­bli­có un lo­gro muy pa­re­ci­do en el Ame­ri­can Jour­nal of Obs­te­trics and Gy­ne­co­logy –en la pág. 103 pue­des ver có­mo fun­cio­na EVE, su úte­ro ar­ti­fi­cial–, lo que con­fir­ma que es­ta tec­no­lo­gía se en­cuen­tra en el buen ca­mino.

Es­tos ex­pe­ri­men­tos son un avan­ce de lo que en el fu­tu­ro se­rá sin du­da la tec­no­lo­gía de res­ca­te en­fo­ca­da a bebés pre­ma­tu­ros na­ci­dos an­tes de las vein­tio­cho se­ma­nas. Son ellos los que co­rren más ries­gos al no es­tar sus ór­ga­nos bien de- sa­rro­lla­dos y pre­sen­tar fa­llos fun­cio­na­les, y li­de­ran por ello las es­ta­dís­ti­cas de muer­te en el mun­do oc­ci­den­tal.

An­te­rio­res avan­ces, co­mo el del co­lom­biano Ál­va­ro Ro­jas-Pe­ña, del La­bo­ra­to­rio de So­por­te Ex­tra­cor­pó­reo de la Uni­ver­si­dad de Mí­chi­gan (EE. UU.), nos tra­je­ron la crea­ción de un sis­te­ma de oxi­ge­na­ción por mem­bra­na ex­tra­cor­pó­rea (ECMO) en mi­nia­tu­ra que vie­ne a si­mu­lar una pla­cen­ta ar­ti­fi­cial. Su pro­pó­si­to es sal­var la vi­da de los bebés pre­ma­tu­ros de me­nos de vein­ti­sie­te se­ma­nas, y, tras más de una dé­ca­da de es­tu­dios, ha lo­gra­do que va­rios fe­tos de cor­de­ri­tos ex­tre­ma­da­men­te pre­ma­tu­ros ha­yan so­bre­vi­vi­do una se­ma­na.

EL PRIN­CI­PAL OBS­TÁCU­LO DEL ÚTE­RO AR­TI­FI­CIAL SON LAS LE­YES AC­TUA­LES

La lis­ta de pio­ne­ros que se su­man a la ca­rre­ra del res­ca­te de los na­ci­dos an­tes de tiem­po se alar­ga a lo lar­go y an­cho del pla­ne­ta, pe­ro la cien­cia avan­za rá­pi­do y ya es­tá lis­ta pa­ra dar un pa­so más. Los úte­ros ar­ti­fi­cia­les po­drían uti­li­zar­se co­mo téc­ni­ca de re­pro­duc­ción asis­ti­da y no so­lo co­mo me­ras he­rra­mien­tas pa­ra in­ter­ve­nir en ca­sos de par­to pre­ma­tu­ro. El aba­ni­co de po­si­bi­li­da­des que se abre es pro­me­te­dor, pe­ro es­tá en­vuel­to en una im­por­tan­te po­lé­mi­ca y un de­ba­te bio­éti­co. El pri­mer obs­tácu­lo a sal­var es de ca­rác­ter le­gal: la in­ves­ti­ga­ción con em­brio­nes hu­ma­nos de más de ca­tor­ce días es­tá prohi­bi­da, así que, a pe­sar de que los cien­tí­fi­cos han lo­gra­do de-

sa­rro­llar un embrión en un en­torno J ar­ti­fi­cial, es­to es, in vi­tro, du­ran­te dos se­ma­nas, no han po­di­do ir más allá, pues al cum­plir­se ese pla­zo se vie­ron obli­ga­dos a des­truir­lo. Los ar­tí­fi­ces de la ha­za­ña fue­ron unos in­ves­ti­ga­do­res de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge (Reino Uni­do) y la Uni­ver­si­dad Roc­ke­fe­ller de Nue­va York (EE. UU.). Tu­vie­ron que sus­pen­der el tra­ba­jo por im­pe­ra­ti­vos le­ga­les, pues­to que, a par­tir de ese de­ci­mo­cuar­to día, el embrión se con­vier­te en una es­truc­tu­ra pri­mi­ti­va con ca­be­za, lo que, a jui­cio de al­gu­nos, mar­ca el mo­men­to a par­tir del cual pue­de ser con­si­de­ra­do co­mo un in­di­vi­duo. Mien­tras tan­to, la bio­tec­no­lo­gía avan­za, y los cien­tí­fi­cos ase­gu­ran que ya hay úte­ros ar­ti­fi­cia­les pre­pa­ra­dos pa­ra ges­tar un fe­to hu­mano du­ran­te nue­ve me­ses y me­dio.

UNA RE­PRO­DUC­CIÓN SIN SE­XO, SIN ÓVU­LOS Y SIN ES­PER­MA­TO­ZOI­DES

La ec­to­gé­ne­sis ha­ce re­fe­ren­cia al cre­ci­mien­to de un or­ga­nis­mo en un en­torno ar­ti­fi­cial, fue­ra del cuer­po en el que bio­ló­gi­ca­men­te lo ha­ría de for­ma na­tu­ral. El tér­mino fue acu­ña­do en 1924 por John B. San­der­son Hal­da­ne, un cien­tí­fi­co bri­tá­ni­co que se atre­vió a va­ti­ci­nar que en el año 2074 so­lo el 30 % de los alum­bra­mien­tos hu­ma­nos se­rían por la vía clá­si­ca. Por aquel en­ton­ces, la apues­ta pa­re­cía de cien­cia fic­ción. Aún hoy, el ejer­ci­cio de ima­gi­na­ción que te­ne­mos que rea­li­zar pa­ra ha­cer­nos una idea de có­mo los cien­tí­fi­cos lo es­tán lo­gran­do tam­po­co se ale­ja mu­cho de esas es­ce­nas de películas en las que ve­mos una es­pe­cie de hue­vos ar­ti­fi­cia­les, au­tén­ti­cos tan­ques lle­nos de lí­qui­do am­nió­ti­co don­de flo­tan em­brio­nes mo­ni­to­ri­za­dos y co­nec­ta­dos a tu­bos y ca­bles. La reali­dad cien­tí­fi­ca de la que es­ta­mos ha­blan­do en el pre­sen­te no es muy dis­tin­ta.

En 1996, el mis­mo año del na­ci­mien­to de Dolly –la pri­me­ra ove­ja cló­ni­ca–, el doc­tor Yos­hi­no­ri Ku­wa­ba­ra, un in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Jun­ten­do (Ja­pón), lo­gró ges­tar con éxi­to unos em­brio­nes de ca­bra du­ran­te más de tres se­ma­nas en una má­qui­na con­sis­ten­te en una ca­ja de plás­ti­co lle­na de lí­qui­do am-

UN 15 % DE LAS PA­RE­JAS DE TO­DO EL MUN­DO NO PUE­DEN TE­NER HI­JOS DE MA­NE­RA NA­TU­RAL

nió­ti­co co­nec­ta­da a tu­bos de ali­men­ta­ción que les apor­ta­ban los nu­trien­tes y el oxí­geno ne­ce­sa­rios pa­ra su desa­rro­llo y a ca­bles de mo­ni­to­res que re­gis­tra­ban lo que su­ce­día en el in­te­rior de ese úte­ro ar­ti­fi­cial. Los fe­tos ha­bían si­do ex­traí­dos pre­via­men­te del úte­ro de la ma­dre y ubi­ca­dos en el tan­que am­nió­ti­co.

Si uni­mos los avan­ces en el cam­po de la ec­to­gé­ne­sis con los que se han pro­du­ci­do en el ám­bi­to de la em­brio­gé­ne­sis a par­tir de cé­lu­las ma­dre, ya no es­ta­mos ha­blan­do so­lo de pres­cin­dir del úte­ro, sino de que, en un fu­tu­ro, es muy po­si­ble que in­clu­so va­ya­mos ha­cia un ti­po de con­cep­ción sin se­xo —al­go que las ac­tua­les téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da per­mi­ten—, in­clu­so sin óvu­los ni es­per­ma­to­zoi­des.

En es­te sen­ti­do, el pa­sa­do mes de mar­zo unos cien­tí­fi­cos de la Uni­ver­si­dad de Cam­brid­ge (Reino Uni­do) crea­ron por pri­me­ra vez un embrión a par­tir de cé­lu­las ma­dre, más con­cre­ta­men­te una es­truc­tu­ra tri­di­men­sio­nal “que se ase­me­ja a un embrión y cre­ce de for­ma si­mi­lar”, se­gún na­rra­ba la re­vis­ta Scien­ce. La in­ves­ti­ga­ción, li­de­ra­da por la bió­lo­ga po­la­ca Mag­da­le­na Zer­nic­ka-Goetz, se reali­zó con cé­lu­las de ra­tón. Los cien­tí­fi­cos ob­ser­va­ron có­mo las cé­lu­las em­brio­na­rias y las de la pla­cen­ta eran ca­pa­ces de au­to­or­ga­ni­zar­se sin nin­gu­na in­ter­ven­ción y sa­bien­do en to­do mo­men­to en qué lu­gar de­bían co­lo­car­se. “Los dos ti­pos de cé­lu­las co­men­za­ron a ha­blar en­tre sí y se or­ga­ni­za­ron en una es­truc­tu­ra que se pa­re­ce y se com­por­ta co­mo un embrión de ra­tón –ex­pli­ca la pro­pia Zer­nic­ka-Goetz–. He­mos lo­gra­do re­gio­nes anató­mi­ca­men­te co­rrec­tas que se desa­rro­llan en el lu­gar co­rrec­to y en el mo­men­to ade­cua­do”.

ES­PER­MA­TO­ZOI­DES ‘MA­DE IN SPAIN’ ELA­BO­RA­DOS A PAR­TIR DE PIEL MAS­CU­LI­NA

Mien­tras la cien­cia avan­za a pa­sos agi­gan­ta­dos in­ves­ti­gan­do las po­si­bi­li­da­des de es­tas re­vo­lu­cio­na­rias téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da, aquí, en Es­pa­ña, Car­los Si­món, di­rec­tor cien­tí­fi­co de Ige­no­mix, com­pa­ñía bio­tec­no­ló­gi­ca es­pe­cia­li­za­da en in­ves­ti­ga­ción ge­né­ti­ca, y ex di­rec­tor cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to Va­len­ciano de In­fer­ti­li­dad (IVI), pue­de pre­su­mir con or­gu­llo de ha­ber crea­do es­per­ma­to­zoi­des hu­ma­nos fér­ti­les a par­tir de cé­lu­las ma­dre de la pro­pia piel del va­rón. No hay que per­der de vis­ta que un 15 % de las pa­re­jas de to­do el mun­do no pue­den te­ner hi­jos y han de re­cu­rrir a la do­na­ción de es­per­ma u óvu­los. Gra­cias a la téc­ni­ca del doc­tor Si­món, to­do el mun­do po­dría, en teo­ría, te­ner hi­jos con sus ge­nes. Ya ha­ce una dé­ca­da que los ge­ne­tis­tas e in­ves­ti­ga­do­res en es­te cam­po sa­ben que es po­si­ble crear óvu­los y es­per­ma­to­zoi­des a par­tir de cé­lu­las ma­dre de la mé­du­la ósea. In­clu­so se es­tán desa­rro­llan­do cro­mo­so­mas ar­ti­fi­cia­les. El lí­mi­te pa­ra se­guir ex­plo­ran­do es­tas vías se ha­lla de nue­vo en el te­rreno de lo le­gal, pues la crea­ción de em­brio­nes ar­ti­fi­cia­les es­tá muy li­mi­ta­da y res­trin­gi­da.

Lo que es­tá cla­ro es que si jun­ta­mos las pie­zas del puz­le de in­ves­ti­ga­cio­nes que se es­tán lle­van­do a ca­bo en ma­te­ria de ec­to­gé­ne­sis, em­brio­gé­ne­sis y re­pro­duc­ción a par­tir de cé­lu­las ma­dre, ob­te­ne­mos una pa­no­rá­mi­ca bas­tan­te apro­xi­ma­da de lo que po­dría ser la re­pro­duc­ción hu­ma­na del fu­tu­ro, y no se­ría muy dis­tin­ta a la an­ti­ci­pa­da por Al­dous Hux­ley en su no­ve­la Un mun­do fe­liz (1932): la re­pro­duc­ción sin se­xo, ni­ños con­ce­bi­dos y ges­ta­dos en úte­ros ar­ti­fi­cia­les que no ne­ce­si­ta­rían na­cer, sino ser li­be­ra­dos al mun­do.

Si la pri­me­ra gran re­vo­lu­ción se­xual del ser hu­mano fue la de te­ner re­la­cio­nes se­xua­les sin re­pro­du­cir­se –gra­cias a las téc­ni­cas an­ti­con­cep­ti­vas–, la se­gun­da gran re­vo­lu­ción po­dría ser la opues­ta: re­pro­du­cir­se sin se­xo.

En Es­ta­dos Uni­dos exis­ten va­rios li­bros de­di­ca­dos a dis­cu­tir so­bre la ma­te­ria, es­pe­cial­men­te des­de el pun­to de vis­ta bio­éti­co y de gé­ne­ro, pe­ro es en el Reino Uni­do don­de la bió­lo­ga Aa­rat­hi Pra­sad, de la Uni­ver­sity Co­lle­ge de Londres, lle­va avi­van­do la lla­ma de la po­lé­mi­ca des­de ha­ce va­rios años. En su li­bro Li­ke a Vir­gin (2012) ar­gu­men­ta con­tra el víncu­lo en­tre se­xo y re­pro­duc­ción. La

bió­lo­ga cree que la ec­to­gé­ne­sis pue­de me­jo­rar mu­cho la vi­da de las mu­je­res, ade­más de ser “una op­ción mu­cho más éti­ca que pa­gar a per­so­nas po­bres por ser ma­dres de al­qui­ler”. La doc­to­ra An­na Smaj­dor, pro­fe­so­ra aso­cia­da de Fi­lo­so­fía de la Uni­ver­si­dad de Os­lo (Noruega), fue más allá al ase­ve­rar que, “en una so­cie­dad ver­da­de­ra­men­te li­be­ral, el embarazo y el par­to no de­ben ser to­le­ra­dos”, y lle­gó a sos­te­ner que la ges­ta­ción “es una bar­ba­rie, una en­fer­me­dad gra­ve que en­ci­ma du­ra nue­ve me­ses”.

LA EC­TO­GÉ­NE­SIS OTORGARÍA A LOS VA­RO­NES IGUAL­DAD RE­PRO­DUC­TI­VA

Las fe­mi­nis­tas es­tán di­vi­di­das. Por un la­do se al­zan las vo­ces que ar­gu­yen que tras­la­dar un embarazo al la­bo­ra­to­rio es arre­ba­tar a la mu­jer su sa­gra­do pri­vi­le­gio, mien­tras que otras opi­nan que la ec­to­gé­ne­sis li­be­ra­ría a la mu­jer de las ca­de­nas de la ma­ter­ni­dad.

Los hom­bres tam­bién ten­drían sus ven­ta­jas con es­ta tec­no­lo­gía. Por ejem­plo, en la ac­tua­li­dad, en Es­pa­ña, úni­ca­men­te las mu­je­res pue­den be­ne­fi­ciar­se de las téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da por su cuen­ta y sin ne­ce­si­dad de va­rón al­guno, mien­tras que ellos no pue­den ha­cer­lo sin una fé­mi­na. Las sol­te­ras o las pa­re­jas de les­bia­nas pue­den ver cum­pli­do su sue­ño de ser ma­dres gra­cias a las téc­ni­cas de re­pro­duc­ción asis­ti­da; so­lo ne­ce­si­tan un po­co de es­per­ma de cual­quier ban­co de se­men. Sin em­bar­go, los hom­bres no pue­den. Ne­ce­si­tan un vien­tre ma­terno y, co­mo sa­be­mos, en Es­pa­ña, la ma­ter­ni­dad su­bro­ga­da –o vien­tre de al­qui­ler– es ile­gal. Por lo tan­to, los sol­te­ros o las pa­re­jas de va­ro­nes ho­mo­se­xua­les es­tán en cla­ra des­ven­ta­ja en com­pa­ra­ción. La ec­to­gé­ne­sis po­dría ser esa so­lu­ción que li­be­ra­ría a las mu­je­res de la res­pon­sa­bi­li­dad –o pri­vi­le­gio, se­gún se mi­re– de ges­tar y dar a luz, al tiem­po que brin­da­ría a los hom­bres la opor­tu­ni­dad de re­pro­du­cir­se sin ne­ce­si­dad de una mu­jer.

Ade­más de es­tas cues­tio­nes de gé­ne­ro, muy de­ba­ti­das to­da­vía en la ac­tua­li­dad, y del he­cho de que es­ta tec­no­lo­gía po­dría sal­var a bebés pre­ma­tu­ros y ayu-

dar a las mu­je­res in­ca­pa­ces de ges­tar, ¿qué pa­sa­ría si vi­vié­ra­mos en un mun­do sin em­ba­ra­zos gra­cias a la ec­to­gé­ne­sis?

En pri­mer lu­gar, la mu­jer, co­mo se ha avan­za­do, no ten­dría que pa­sar nue­ve me­ses preo­cu­pa­da por si es­tá con­su­mien­do al­go tó­xi­co que pu­die­ra da­ñar a su be­bé; si ca­ye­ra gra­ve­men­te en­fer­ma, po­dría to­mar una se­rie de me­di­ci­nas sin te­mor a mal­for­mar o ma­tar al hi­jo que lle­va den­tro; si se cae o tie­ne un ac­ci­den­te, se­rá su vi­da e in­te­gri­dad fí­si­ca las que es­tén en ries­go, pe­ro no la vi­da de su be­bé, y no ten­dría que pa­sar por el trau­ma de abor­tar. Más de 300.000 mu­je­res mue­ren anual­men­te en el mun­do du­ran­te la ges­ta­ción o el par­to, se­gún la OMS. En Es­pa­ña fa­lle­cen ca­si trein­ta em­ba­ra­za­das al año mien­tras dan a luz. La ec­to­gé­ne­sis po­dría su­po­ner de­cir adiós de ma­ne­ra de­fi­ni­ti­va a esa es­ta­dís­ti­ca.

Vis­to des­de es­ta óp­ti­ca, los úte­ros ar­ti­fi­cia­les no so­la­men­te se per­fi­la­rían co­mo una op­ción prác­ti­ca, sino que ade­más po­drían re­sul­tar una so­lu­ción más se­gu­ra, pues en ellos el fe­to es­ta­ría mo­ni­to­ri­za­do en to­do mo­men­to. Si al embarazo ex­tra­cor­pó­reo le su­ma­mos la po­si­bi­li­dad de con­ce­bir con óvu­los y es­per­ma­to­zoi­des crea­dos a par­tir de cé­lu­las ma- dre, po­drían su­pri­mir­se tam­bién los ac­tua­les pro­ble­mas de fer­ti­li­dad y el en­ve­je­ci­mien­to de la po­bla­ción que pa­de­cen los paí­ses oc­ci­den­ta­les.

Los sec­to­res ul­tra­con­ser­va­do­res te­men que la ec­to­gé­ne­sis pue­da bo­rrar el sa­gra­do víncu­lo amo­ro­so que exis­te en­tre una ma­dre y un hi­jo, pe­ro eso, en opi­nión de sus de­trac­to­res, su­pon­dría afir­mar que los ni­ños adop­ta­dos no pue­den te­ner ese mis­mo amor. Los an­tro­pó­lo­gos, en ge­ne­ral, lo tie­nen cla­ro, pues con­si­de­ran que el pa­ren­tes­co es más una cues­tión cul­tu­ral que bio­ló­gi­ca, tal y co­mo su­gie­ren los es­tu­dios de Ro­bert Par­kin y Lin­da Sto­ne —au­to­res del li­bro An­tro­po­lo­gía del pa­ren­tes­co y de la fa­mi­lia (Ra­món Are­ces, 2007)—, en­tre otros mu­chos.

PA­DRES Y MA­DRES SU­FREN CAM­BIOS HORMONALES

Des­de el pun­to de vis­ta neu­ro­cien­tí­fi­co, sa­be­mos que du­ran­te el embarazo el cuer­po de la mu­jer ex­pe­ri­men­ta una au­tén­ti­ca tor­men­ta hor­mo­nal y se­gre­ga oxi­to­ci­na —tam­bién lla­ma­da hor­mo­na de los la­zos afec­ti­vos— de for­ma ma­si­va. Es­ta des­car­ga de oxi­to­ci­na mo­di­fi­ca el ce­re­bro de la futura ma­dre, pre­pa­rán­do­la pa­ra ser más re­cep­ti­va an­te las ne­ce­si­da­des del be­bé. El cór­tex de las em­ba­ra­za­das se re­or­ga­ni­za en re­gio­nes in­vo­lu­cra­das en ha­bi­li­da­des so­cia­les, y lo ha­ce a lar­go pla­zo, lo cual po­dría to­mar­se co­mo un im­pe­ra­ti­vo bio­ló­gi­co, pe­ro re­cien­te­men­te se ha des­cu­bier­to que el en­cé­fa­lo mas­cu­lino tam­bién ex­pe­ri­men­ta cam­bios hormonales con el cui­da­do de la pro­le. De he­cho, cuan­to más se in­vo­lu­cran los va­ro­nes en es­ta ta­rea, más oxi­to­ci­na se­gre­gan. De mo­do que el ce­re­bro de un pa­dre in­vo­lu­cra­do en la crian­za de los hi­jos tam­bién cam­bia y ape­nas se di­fe­ren­cia del ce­re­bro de las mu­je­res que es­tán crian­do.

En­tre los tra­ba­jos lle­va­dos a ca­bo en es­te sen­ti­do, des­ta­ca uno rea­li­za­do en la Uni­ver­si­dad de Tel Aviv en 2014 y pu­bli­ca­do en la re­vis­ta PNAS ba­jo el tí­tu­lo de Fat­her’s Brain is Sen­si­ti­ve to Child­ca­re Ex­pe­rien­ces (en cas­te­llano, ‘El ce­re­bro del pa­dre es sen­si­ble a las ex­pe­rien­cias en el cui­da­do de los ni­ños’). No so­lo ex­pe­ri­men­ta­ron con vein­te fa­mi­lias he­te­ro­se­xua­les en las que el cui­da­do re­caía prin­ci­pal­men­te so­bre la ma­dre y vein­tiu­na en las que el pa­dre es­ta­ba in­vo­lu­cra­do en la crian­za, sino tam­bién con otras 48 fa­mi­lias com­pues­tas por va­ro­nes. Lo­gra­ron de­mos­trar que, a pe­sar de que hom­bres y mu­je­res su­frían cam­bios en dis­tin­tas áreas ce­re­bra­les, am­bos ex­pe­ri­men­ta­ban una trans­for­ma­ción pa­ra ser más efec­ti­vos en el cui­da­do de la des­cen­den­cia. Es­to vie­ne a su­po­ner que, tal y co­mo di­ce el re­fra­ne­ro es­pa­ñol, “el ro­ce ha­ce el ca­ri­ño”, y al fi­nal to­do se re­du­ci­ría a una sim­ple cues­tión de plas­ti­ci­dad ce­re­bral. El tru­co es­tá en in­vo­lu­crar­se en la ta­rea de criar, cui­dar... Amar. Y co­mo sa­be­mos, el me­ro he­cho de abra­zar a una per­so­na ya ha­ce que li­be­re­mos oxi­to­ci­na.

LAS MU­JE­RES NO TEN­DRÍAN QUE PA­SAR POR LOS MU­CHOS RIES­GOS DEL EMBARAZO, DEL PAR­TO O DEL ABOR­TO

Emi­nen­cia pa­tria. El va­len­ciano Car­los Si­món es uno de las ma­yo­res ex­per­tos del mun­do en re­pro­duc­ción.

Ove­jas via­bles. Los em­brio­nes ovi­nos ges­ta­dos me­dian­te ec­to­gé­ne­sis en el Hos­pi­tal In­fan­til de Fi­la­del­fia (EE. UU.) sa­lie­ron ade­lan­te, lo que de­mos­tró la via­bi­li­dad de es­ta téc­ni­ca ca­da día más evo­lu­cio­na­da.

¿El fin de una era? Ca­da año fa­lle­cen en el mun­do 300.000 mu­je­res du­ran­te el embarazo o dan­do a luz. El uso ge­ne­ra­li­za­do de úte­ros ar­ti­fi­cia­les pa­ra lle­var a ca­bo la ges­ta­ción aca­ba­ría pa­ra siem­pre con esa an­ces­tral cau­sa de mor­tan­dad fe­me­ni­na.

Po­lé­mi­ca so­cial. Ac­ti­vis­tas de Fe­men se ma­ni­fes­ta­ron el pa­sa­do mes de ma­yo en Madrid en con­tra de la ges­ta­ción su­bro­ga­da, ile­gal en Es­pa­ña.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.