Su­per­po­de­res ins­pi­ra­dos en la na­tu­ra­le­za

Ro­bots fle­xi­bles, pe­ga­men­tos ul­tra­fuer­tes, cas­cos irrom­pi­bles... La cien­cia de la bio­mi­mé­ti­ca imi­ta las pro­pie­da­des de ani­ma­les, mi­ne­ra­les y plan­tas pa­ra crear nue­vos ma­te­ria­les y tec­no­lo­gías re­vo­lu­cio­na­rias.

Muy Interesante - - SUMARIO - Un reportaje de EST­HER PANIAGUA

Ro­bots fle­xi­bles, pe­ga­men­tos ul­tra­fuer­tes... La bio­mi­mé­ti­ca imi­ta las pro­pie­da­des de ani­ma­les, mi­ne­ra­les y plan­tas pa­ra crear tec­no­lo­gías y ma­te­ria­les re­vo­lu­cio­na­rios.

Des­ci­frar las cla­ves mo­le­cu­la­res que do­tan de sor­pren­den­tes ca­pa­ci­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas a al­gu­nas es­pe­cies de plan­tas y ani­ma­les, y usar esos des­cu­bri­mien­tos pa­ra el desa­rro­llo de ma­te­ria­les sin­té­ti­cos con pro­pie­da­des nun­ca vis­tas. Esa es la ta­rea del in­ge­nie­ro quí­mi­co es­pa­ñol Fran­cis­co Mar­tín-Mar­tí­nez, miem­bro del La­bo­ra­to­rio de Me­cá­ni­ca Ató­mi­ca y Mo­le­cu­lar del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Mas­sa­chu­setts (MIT), en Bos­ton, don­de nos aden­tra­mos de la mano de es­te jo­ven in­ves­ti­ga­dor for­ma­do en la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da.

En­tre pi­pe­tas, tu­bos de en­sa­yo, pla­cas de Pe­tri, mi­cros­co­pios y or­de­na­do­res car­ga­dos del soft­wa­re más mo­derno, es­te cien­tí­fi­co nos ex­pli­ca có­mo y pa­ra qué se crean ma­te­ria­les bioinspirados, es de­cir, ba­sa­dos en ele­men­tos or­gá­ni­cos co­mo los hue­sos, las te­la­ra­ñas o las se­cre­cio­nes de gu­sa­nos y me­ji­llo­nes.

LA VI­DA SAL­VA­JE PUE­DE SER LA ME­JOR MAES­TRA DE TEC­NO­LO­GÍA

“Mu­chos de los pro­ble­mas tec­no­ló­gi­cos a los que nos en­fren­ta­mos han si­do re­suel­tos por la na­tu­ra­le­za de una u otra for­ma. Ob­ser­var­la es en gran me­di­da el pri­mer pa­so que con­du­ce a la so­lu­ción de mu­chas de es­tas di­fi­cul­ta­des o al desa­rro­llo de nue­vas ideas y tec­no­lo­gías que pue­den te­ner un gran im­pac­to en la so­cie­dad”, in­di­ca Mar­tín-Mar­tí­nez. Él y sus co­le­gas tra­ba­jan siem­pre a par­tir de es­te pun­to de par­ti­da: an­tes de abor­dar una ne­ce­si­dad téc­ni­ca o de crear un nue­vo ma­te­rial pa­ra una apli­ca­ción con­cre­ta, es bueno pre­gun­tar­se si exis­te al­go en la na­tu­ra­le­za que lle­ve a ca­bo una fun­ción si­mi­lar o que po­sea unas pro­pie­da­des pa­re­ci­das a las que bus­can.

El ejem­plo más re­cien­te de su ta­rea es un gel ob­te­ni­do a par­tir del Ne­reis

vi­rens, una es­pe­cie de gu­sano ma­rino que vi­ve en las are­nas hú­me­das y el fan­go. La man­dí­bu­la de es­te anéli­do se com­po­ne de una pro­teí­na que con­tie­ne gran­des can­ti­da­des de his­ti­di­na, un ami­noá­ci­do esen­cial que in­ter­ac­cio­na con los io­nes del me­dio. De­pen­dien­do de la can­ti­dad de his­ti­di­na y de los io­nes

¡Qué en­ro­lla­do! Los ma­te­ria­les bioinspirados son bá­si­cos pa­ra el desa­rro­llo de ro­bots fle­xi­bles o blan­dos, mu­cho más ver­sá­ti­les y efi­ca­ces que los rí­gi­dos. Fes­to, una fir­ma tec­no­ló­gi­ca ale­ma­na, ha crea­do es­te ten­tácu­lo ca­paz de co­ger ob­je­tos y sol­tar­los don­de se desee.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.