EL EX­TRA­ÑO CA­SO DE JU­LIA WA­LLA­CE

Muy Interesante - - DISCOVERY - POR MI­GUEL ÁN­GEL SA­BA­DELL

La no­che del 19 de enero de 1931, el ven­de­dor de se­gu­ros Wi­lliam Herbert Wa­lla­ce lle­gó a su club de aje­drez en el cen­tro de Li­ver­pool, don­de le en­tre­ga­ron un men­sa­je te­le­fó­ni­co. En él, un tal R. M. Qual­trough, que vi­vía en Men­lo­ve Gardens East, le pe­día que fue­ra a vi­si­tar­lo la tar­de si­guien­te, pues es­ta­ba in­tere­sa­do en sus­cri­bir una pó­li­za. Al día si­guien­te, Wa­lla­ce se di­ri­gió a Men­lo­ve Gardens West, que co­no­cía; su­po­nía que Men­lo­ve Gardens East de­bía de que­dar cer­ca. Pre­gun­tó a unos ten­de­ros y a un po­li­cía, y to­dos le di­je­ron que tal ca­lle no exis­tía, así que re­gre­só a su ca­sa, en el nú­me­ro 29 de Wol­ver­ton Street.

CUAN­DO LLE­GÓ, IN­TEN­TÓ USAR SU LLA­VE, PE­RO LA PUER­TA ES­TA­BA CE­RRA­DA POR DEN­TRO.

Fue a la puer­ta de atrás, pe­ro tam­bién la en­con­tró ce­rra­da. No ha­bía lu­ces en­cen­di­das. Preo­cu­pa­do, vol­vió a pro­bar con el ac­ce­so prin­ci­pal. Nada. Di­ri­gió sus pa­sos una vez más a la par­te tra­se­ra y des­cu­brió que la puer­ta ya no es­ta­ba ce­rra­da. En­tró y cuan­do lle­gó a la sa­la de es­tar des­cu­brió el cuer­po de su mu­jer, Ju­lia, ten­di­do en el sue­lo. Ha­bía si­do bru­tal­men­te ase­si­na­da; su pa­rie­tal de­re­cho es­ta­ba tan des­tro­za­do que se le po­día ver par­te del ce­re­bro. La po­li­cía ape­nas en­con­tró pis­tas. Fal­ta­ban un ati­za­dor y una ba­rra de metal, cer­ca de la chi­me­nea, y se ha­bían lle­va­do al­go de di­ne­ro, pe­ro el ro­bo fue des­car­ta­do co­mo mo­ti­vo del cri­men.

LAS AU­TO­RI­DA­DES RÁ­PI­DA­MEN­TE SOSPECHARON DE ÉL.

Se pu­do es­ta­ble­cer que la lla­ma­da que le ha­bían he­cho se ha­bía rea­li­za­do des­de una ca­bi­na a 400 me­tros de su ca­sa, pe­ro el miem­bro del club que ha­bló con el mis­te­rio­so Qual­trough ju­ró que su voz no se pa­re­cía a la de Wa­lla­ce. Los ten­de­ros y el po­li­cía con­fir­ma­ron ha­ber­le vis­to, y no se en­con­tra­ron tra­zas de san­gre en él o en su ro­pa. Y eso que, se­gún el fo­ren­se, el ase­sino tu­vo que que­dar re­ga­do con el lí­qui­do vi­tal de la víc­ti­ma. Los de­tec­ti­ves cre­ye­ron que Wa­lla­ce, des­nu­do, se ha­bía pro­te­gi­do de las sal­pi­ca­du­ras con un im­permea­ble, inex­pli­ca­ble­men­te en­con­tra­do ba­jo el cadáver de Ju­lia. Pa­ra re­ma­tar el mis­te­rio, no se des­cu­brió más san­gre en el res­to de la ca­sa, sal­vo una go­ta en el inodo­ro. Na­die pu­do ex­pli­car có­mo fue a pa­rar allí.

LA PO­LI­CÍA SE CEN­TRÓ EN WA­LLA­CE POR SU AC­TI­TUD FRÍA Y DIS­TAN­TE,

y el 22 de fe­bre­ro fue de­te­ni­do por ase­si­na­to. Du­ran­te el jui­cio no gus­tó al ju­ra­do, por su ab­so­lu­ta fal­ta de sen­ti­mien­tos. Así, fue de­cla­ra­do cul­pa­ble y con­de­na­do a mo­rir en la hor­ca, pe­ro en la ape­la­ción fue ab­suel­to. El tri­bu­nal con­si­de­ró que el ve­re­dic­to no coin­ci­día con las prue­bas pu­ra­men­te cir­cuns­tan­cia­les que se ha­bían apor­ta­do. Wa­lla­ce, in­ca­paz de reha­cer su vi­da en Li­ver­pool, se mu­dó al cam­po, don­de mu­rió en 1933. El fa­mo­so es­cri­tor de no­ve­la ne­gra Ray­mond Chand­ler se re­fi­rió al ca­so co­mo “el mis­te­rio sin par de los ase­si­na­tos”, y a día de hoy si­gue sin re­sol­ver­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.