El jue­go del ul­ti­má­tum

Muy Interesante - - PSICO -

La neu­ro­eco­no­mía es­tu­dia la re­la­ción en­tre la ac­ti­vi­dad ce­re­bral me­di­ble y las de­ci­sio­nes fi­nan­cie­ras. En­tre sus ex­pe­ri­men­tos des­ta­ca uno he­cho por el neu­ro­cien­tí­fi­co es­ta­dou­ni­den­se Alan San­fey, basado en el jue­go del ul­ti­má­tum, una prue­ba usa­da pa­ra ana­li­zar có­mo reac­cio­na­mos a los in­cen­ti­vos económicos y las emo­cio­nes li­ga­das a las transac­cio­nes. ¿En qué con­sis­te? El ju­ga­dor n.º 1 tie­ne cien dó­la­res y se le di­ce có­mo de­be re­par­tir­los con el ju­ga­dor n.º 2, que no sa­be nada. Ha de ofre­cer­le vein­te dó­la­res y que­dar­se el res­to. Si el ju­ga­dor n.º 2 no acep­ta, am­bos se que­dan sin nada. Por lo ge­ne­ral, y aun­que des­de un pun­to de vis­ta ra­cio­nal es me­jor lle­var­se un po­co de di­ne­ro que nin­guno, el ju­ga­dor n.º 2 ca­si siem­pre re­cha­za las ofer­tas de­ma­sia­do ba­jas. Es­to prue­ba que so­mos se­res so­cia­les muy sen­si­bles a las in­jus­ti­cias.

San­fey re­pro­du­jo es­te ex­pe­ri­men­to, pe­ro in­tro­du­jo un ter­cer par­ti­ci­pan­te: un or­de­na­dor que to­ma­ba en oca­sio­nes el lu­gar del ju­ga­dor n.º 1. Las imá­ge­nes del ce­re­bro del ju­ga­dor n.º 2 du­ran­te la prue­ba fue­ron re­ve­la­do­ras. Cuan­do las ofer­tas in­jus­tas pro­ve­nían del hu­mano, se ac­ti­va­ban con fuer­za sus áreas ce­re­bra­les re­la­cio­na­das con la pro­pen­sión a coope­rar y el sen­ti­do de jus­ti­cia: la ín­su­la an­te­rior, el cór­tex del cín­gu­lo an­te­rior y la corteza dor­so­la­te­ral pre­fron­tal. Cuan­do eran de la má­qui­na, esa ac­ti­va­ción re­sul­ta­ba mu­cho más dé­bil. Con­clu­sión: no im­por­ta so­lo el di­ne­ro en jue­go; tam­bién es fun­da­men­tal el con­tex­to, la per­cep­ción de es­tar sien­do mal­tra­ta­do por un igual.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.