DIÉ­SEL, PA­LA­BRA MAL­DI­TA

Muy Interesante - - EXPLORER -

VI­VI­MOS TIEM­POS DE VER­DA­DES TAN AB­SO­LU­TAS QUE CUES­TA CREER­LAS.

El po­pu­lis­mo ha­ce fla­co fa­vor a una reali­dad me­dioam­bien­tal da­ña­da que ha apren­di­do a mal­vi­vir ba­jo la llu­via de cas­ti­gos que, aun­que apa­ren­te­men­te se su­pe­ran, de­jan una re­sa­ca que nos re­pro­cha­rán las pró­xi­mas ge­ne­ra­cio­nes. Di­cho es­to, y sin per­te­ne­cer al par­ti­do de los que pien­san que to­do va­le, me gus­ta­ría que re­pa­sá­se­mos el dié­sel y su reali­dad.

Hoy, las op­cio­nes de com­bus­tión y de mo­vi­li­dad son di­ver­sas. Ca­da vez se adap­tan más al usua­rio, y a mí no me ca­be du­da de que es­te es el fu­tu­ro. En la plu­ra­li­dad, los fa­bri­can­tes se han ido po­si­cio­nan­do a ve­ces en op­cio­nes úni­cas, co­mo los hí­bri­dos, y a ve­ces en otras que, aun­que im­po­si­bles de lle­var a la prác­ti­ca por las in­fra­es­truc­tu­ras que ne­ce­si­tan, les va­len para en­se­ñar el cua­derno de in­ten­cio­nes mien­tras las tec­no­lo­gías más an­ti­guas per­vi­van.

Aquí lle­ga­mos al es­la­bón mal­di­to, el dié­sel. No ha­ce fal­ta ser es­pe­cia­lis­ta en mo­tor para ob­ser­var que to­dos los co­ches han re­du­ci­do de for­ma con­si­de­ra­ble el con­su­mo y las emi­sio­nes en la úl­ti­ma dé­ca­da. Las gran­des ber­li­nas gas­tan co­mo un uti­li­ta­rio, y has­ta los su­per­de­por­ti­vos se han pues­to al día. Y en el dié­sel pa­sa lo mis­mo, aun­que nos quie­ran ha­cer creer otra co­sa. Los fa­bri­can­tes se han adap­ta­do a las exi­gen­cias del mer­ca­do, y el eu­ro­peo es el más du­ro. Los mo­to­res dié­sel que se fa­bri­can hoy con­ta­mi­nan igual o me­nos que los de ga­so­li­na. Otra co­sa son los de ha­ce una dé­ca­da, que hoy pa­sa­rían po­cos con­tro­les o nin­guno, pe­ro tam­po­co los su­pe­rarían los de ga­so­li­na. Mar­cas co­mo Mer­ce­des no creen que el dié­sel es­té muer­to. No va­le ha­cer ver a los ciu­da­da­nos que el co­che eléc­tri­co es la me­jor elec­ción si no lo acom­pa­ñas de las in­fra­es­truc­tu­ras co­rrec­tas y ac­ce­si­bles. Co­mo usua­rio de uno de es­tos, ca­da día es­toy más con­ven­ci­do y en­can­ta­do. Pe­ro en es­te mo­men­to, y aún por mu­chos años, so­lo es y se­rá una op­ción, na­da más.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.