Bien­ve­ni­dos a la era de la exacomputación

Muy Interesante - - SUMARIO - Tex­tos: LUIS MI­GUEL ARI­ZA

En la ca­rre­ra por au­men­tar su ya des­co­mu­nal ca­pa­ci­dad de cálcu­lo, los ma­yo­res su­per­or­de­na­do­res del pla­ne­ta pron­to se­rán ca­pa­ces de fun­cio­nar a un exa­flop por se­gun­do; o lo que es lo mis­mo: ¡rea­li­za­rán un tri­llón de ope­ra­cio­nes en lo que tar­da­mos en chas­car los de­dos! Un au­tén­ti­co hi­to de la tec­no­lo­gía que re­vo­lu­cio­na­rá ám­bi­tos tan dis­pa­res co­mo la bio­me­di­ci­na, la ro­bó­ti­ca o la pre­vi­sión del cli­ma.

El 20 de ju­lio de 1969, cuan­do Neil Arms­trong y Buzz Al­drin lle­ga­ban en el mó­du­lo Ea­gle a la su­per­fi­cie lu­nar, una alar­ma re­so­nó con fuer­za: Arms­trong tu­vo que to­mar los man­dos ma­nua­les de la na­ve y en­con­trar a con­tra­rre­loj un si­tio ade­cua­do de alu­ni­za­je. Pe­ro se­ría in­jus­to echar­le la cul­pa al or­de­na­dor de na­ve­ga­ción del Apo­lo (AGC): con 64 ki­loby­tes de me­mo­ria y una po­ten­cia de cálcu­lo mu­chí­si­mo me­nor que la de un lá­piz USB, con­du­jo a la mi­sión por una ru­ta es­tre­chí­si­ma, equi­va­len­te al gro­sor de una ho­ja de pa­pel si la Tie­rra tu­vie­ra el ta­ma­ño de un ba­lón de ba­lon­ces­to y la Luna, el de una pe­lo­ta de béis­bol.

El AGC se con­vir­tió en el ga­na­dor de la ca­rre­ra es­pa­cial por ser la má­qui­na más avan­za­da en su mo­men­to. Aho­ra, la com­pe­ti­ción la pro­ta­go­ni­zan los su­per­or­de­na­do­res. Y Es­ta­dos Uni­dos aca­ba de po­ner­se en ca­be­za: el pa­sa­do mes de ju­lio, Sum­mit, fa­bri­ca­do por IBM, des­ban­có al chino Sun­way TaihuLight, lí­der du­ran­te dos años. Ins­ta­la­do en el La­bo­ra­to­rio Na­cio­nal de Oak Rid­ge, en Ten­nes­see, el mons­truo de la compu­tación nor­te­ame­ri­cano es ca­paz de ope­rar a 122,3 pe­ta­flops por se­gun­do.

UN PETAFLOP EQUI­VA­LE A REA­LI­ZAR 1.000.000.000.000.000 DE CÁLCU­LOS POR SE­GUN­DO,

o sea, ¡mil bi­llo­nes de ope­ra­cio­nes en un chas­qui­do de de­dos! Aho­ra, el nue­vo ob­je­ti­vo es ope­rar a una ve­lo­ci­dad de un exa­flop, es de­cir, un mi­llón de bi­llo­nes –o tri­llón– de ope­ra­cio­nes por se­gun­do. Es­ta in­con­ce­bi­ble ca­pa­ci­dad de cálcu­lo re­que­ri­rá en­tre 25 y 30 me­ga­va­tios de elec­tri­ci­dad –la que pro­por­cio­na una cen­tral nu­clear pe­que­ña–, que ali­men­ta­rá una sa­la si­mi­lar a los cen­tros de datos de Goo­gle o Ama­zon, con cua­tro­cien­tos o qui­nien­tos ar­ma­rios lle­nos de ser­vi­do­res.

¿Y quién tie­ne las de ga­nar? To­do apun­ta a que Chi­na po­dría lle­gar a la me­ta pron­to: en 2020. Los nor­te­ame­ri­ca­nos y los ja­po­ne­ses es­pe­ran lo­grar­lo po­co des­pués, ha­cia 2021, y, en Eu­ro­pa, un po­co re­za­ga­da, “hay pro­pues­tas de cons­truir una má­qui­na de es­tas ca­rac­te­rís­ti­cas en Ale­ma­nia y otra en Fran­cia”, ex­pli­ca Je­sús La­bar­ta, di­rec­tor del De­par­ta­men­to de Cien­cias de la Compu­tación del Cen­tro Na­cio­nal de Su­per­compu­tación, en Bar­ce­lo­na. Para lo­grar la compu­tación a exaes­ca­la, los in­ge­nie­ros ne­ce­si­tan su­pe­rar aún mu­chos obs­tácu­los. “Ha­bla­mos de de­ce­nas de mi­llo­nes de pro­ce­sa­do­res; es co­mo coor­di­nar a un mi­llón de in­di­vi­duos para re­sol­ver pro­ble­mas”, in­di­ca La­bar­ta.

Aho­ra bien. Si un or­de­na­dor de 64 Kb hi­zo po­si­ble la proeza de lle­gar a la Luna, ¿qué nos ofre­ce­rá la po­ten­cia de cálcu­lo a exaes­ca­la? A con­ti­nua­ción ex­plo­ra­mos los cin­co cam­pos cien­tí­fi­cos que, pro­ba­ble­men­te, más se be­ne­fi­cia­rán.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.