ASÍ DO­MI­NAN LOS VI­RUS LA VI­DA TE­RRES­TRE

Muy Interesante - - PORTADA - Tex­to de GON­ZA­LO LÓ­PEZ SÁN­CHEZ

Los co­no­ce­mos por ser cau­san­tes de te­rri­bles en­fer­me­da­des, pe­ro la im­por­tan­cia de los vi­rus va mu­cho más allá: son las en­ti­da­des “vi­vas” más abun­dan­tes y di­ver­sas del pla­ne­ta, han ju­ga­do un pa­pel cla­ve en la evo­lu­ción de las es­pe­cies y es­tán por to­das par­tes, des­de las nu­bes has­ta nues­tro in­tes­tino. Aun así, la virosfera si­gue sien­do un mis­te­rio, un te­rri­to­rio ca­si ig­no­to que la cien­cia tra­ta de ex­plo­rar.

La vi­da en la Tie­rra es­tá do­mi­na­da por unos se­res di­mi­nu­tos, in­vi­si­bles y po­co co­no­ci­dos: los vi­rus. Son tan pe­que­ños que, si uno de ellos tu­vie­se el ta­ma­ño de la ca­be­za de un al­fi­ler, en com­pa­ra­ción nues­tra al­tu­ra se­ría de 50 ki­ló­me­tros. Ade­más, es­tos mi­cro­bios son ex­tra­or­di­na­ria­men­te abun­dan­tes. Un so­lo mi­li­li­tro de agua de mar pue­de con­te­ner 180 mi­llo­nes de vi­rus, ca­si cua­tro ve­ces más que el nú­me­ro de ha­bi­tan­tes que hay en Es­pa­ña, y dar un trago mien­tras se es­tá na­dan­do pue­de sig­ni­fi­car en­gu­llir tan­tos vi­rus co­mo hu­ma­nos vi­ven en Eu­ro­pa. Da­do que los vi­rus es­tán por to­das par­tes, los cien­tí­fi­cos han cal­cu­la­do que en la Tie­rra de­ben de exis­tir unos 10 quin­ti­llo­nes, es de­cir, un uno se­gui­do de 31 ce­ros, lo que se tra­du­ce en que hay un mi­llón de ve­ces más vi­rus en la Tie­rra que es­tre­llas en el uni­ver­so. Des­de ha­ce dos dé­ca­das, pa­ra los investigadores ca­da vez re­sul­ta más evi­den­te que los vi­rus no son me­ros cau­san­tes de en­fer­me­da­des, co­mo el ébo­la y la gri­pe, sino que tam­bién jue­gan un pa­pel fun­da­men­tal en el mun­do vi­vien­te. Las nue­vas y más ba­ra­tas téc­ni­cas de se­cuen­cia­ción ma­si­va, ca­pa­ces de ras­trear gran­des can­ti­da­des de ma­te­rial ge­né­ti­co, es­tán mos-

tran­do la gran abun­dan­cia y di­ver­si­dad de es­tas en­ti­da­des. No so­lo in­fec­tan y re­gu­lan el cre­ci­mien­to de po­bla­cio­nes de mi­cro­or­ga­nis­mos, plan­tas y ani­ma­les, al­te­ran­do por ejem­plo los ci­clos del car­bono, del ni­tró­geno y del fós­fo­ro en los océa­nos: los nue­vos es­tu­dios mues­tran que, apar­te de su pa­pel co­mo mal­va­dos pa­tó­ge­nos, los vi­rus son vehícu­los trans­mi­so­res de ge­nes que ge­ne­ran cam­bios en los or­ga­nis­mos más com­ple­jos. Es­to les ha­ce ser cla­ves, por ejem­plo, en la evo­lu­ción de la fo­to­sín­te­sis y has­ta del ce­re­bro hu­mano. Por to­do ello, Cur­tis Suttle, bió­lo­go de la Uni­ver­si­dad de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca (Ca­na­dá), co­men­zó en 2005 a ha­blar de un nue­vo con­cep­to que ya em­pe­za­ba a co­brar cuer­po en­tre los bió­lo­gos: virosfera.

“LA VIROSFERA ES EL CON­JUN­TO DE LU­GA­RES DE LA TIE­RRA DON­DE EXIS­TEN LOS VI­RUS Y QUE ES­TÁN INFLUIDOS POR ELLOS –ex­pli­ca Suttle–. Tam­bién pue­de re­fe­rir­se a to­dos los di­fe­ren­tes vi­rus que exis­ten. Creo que es un con­cep­to im­por­tan­te, por­que en­fa­ti­za el pa­pel de los vi­rus en el eco­sis­te­ma glo­bal”. El fa­mo­so bió­lo­go y di­vul­ga­dor es­ta­dou­ni­den­se Ed­ward Osborne Wil­son ase­gu­ra que la can­ti­dad y di­ver­si­dad de ge­nes de los vi­rus su­pera a la de to­das las otras for­mas de vi­da jun­tas. Hoy se es­ti­ma que pue­den exis­tir del or­den de 100 mi­llo­nes de vi­rus di­fe­ren­tes, cuan­do en to­tal ape­nas se han des­cri­to 1,9 mi­llo­nes de es­pe­cies de se­res vi­vos. “En tér­mi­nos de di­ver­si­dad, los vi­rus son una par­te muy con­si­de­ra­ble de to­da la di­ver­si­dad de la Tie­rra”, afir­ma Suttle.

Los cien­tí­fi­cos es­ti­man que, ca­da día, en los océa­nos, los vi­rus ma­tan al 20 % de las bac­te­rias ma­ri­nas. Esa ac­ti­vi­dad viral li­be­ra ca­da año cien­tos de mi­les de mi­llo­nes de to­ne­la­das de car­bono a la ca­de­na ali­men­ta­ria. “Los vi­rus son gran­des mo­du­la­do­res de los ci­clos de nu­trien­tes”, ase­gu­ra Suttle. Pe­ro no so­lo eso. Co­mo las in­fec­cio­nes vi­ra­les son es­pe­cí­fi­cas –pues­to que los vi­rus so­lo sue­len ata­car a una es­pe­cie o a va­rias pa­re­ci­das–, es­tos mi­cro­or­ga­nis­mos de­ci­den la com­po­si­ción de se­res vi­vos en los eco­sis­te­mas.

Lo que su­ce­de en los océa­nos pue­de es­tar ocu­rrien­do en es­te mo­men­to en las raí­ces de los ár­bo­les de los bos­ques, en las go­tas de agua que flo­tan en las nu­bes o, sin ir mas le­jos, en tu mi­cro­bio­ta in­tes­ti­nal. Sin em­bar­go, los vi­ró­lo­gos ape­nas han co­men­za­do a ras­car

la su­per­fi­cie de to­da es­ta com­ple­ji­dad. Yong-Zhen Zhang, in­ves­ti­ga­dor del Cen­tro de Con­trol y Pre­ven­ción de En­fer­me­da­des de Chi­na, se­ña­la: “Nues­tro ac­tual co­no­ci­mien­to de los vi­rus pro­vie­ne de los agen­tes cau­san­tes de en­fer­me­da­des –por mo­ti­vos pu­ra­men­te prác­ti­cos–. Y so­lo de aque­llos que pue­den ser cul­ti­va­dos en un la­bo­ra­to­rio. Por tan­to, nues­tra com­pren­sión de los vi­rus es­tá ses­ga­da y muy frag­men­ta­da”.

Zhang par­ti­ci­pó re­cien­te­men­te en una in­ves­ti­ga­ción pu­bli­ca­da en la re­vis­ta Na­tu­re en la que, de una ta­ca­da, se anun­cia­ba el des­cu­bri­mien­to de 214 nue­vos ti­pos de vi­rus. Lo lo­gra­ron por­que mi­ra­ron don­de na­die lo ha­bía he­cho con mu­cho in­te­rés an­tes: en el ge­no­ma de 186 es­pe­cies de pe­ces, an­fi­bios y rep­ti­les, ver­te­bra­dos que nor­mal­men­te no es­tán en­tre las prio­ri­da­des de los vi­ró­lo­gos, mu­cho más in­tere­sa­dos en las aves y los ma­mí­fe­ros –in­clui­do, cla­ro es­tá, el ser hu­mano–.

Zhang des­cu­brió que los ani­ma­les es­con­den en su ADN las se­ña­les del pa­so por ellos de una enor­me can­ti­dad de vi­rus, y que hay evi­den­cias de que es­tos en­tes ví­ri­cos y los ver­te­bra­dos han es­ta­do con­vi­vien­do du­ran­te cien­tos de mi­llo­nes de años. “Nues­tro tra­ba­jo re­ve­la que los vi­rus que to­da­vía nos in­fec­tan son an­ti­guos y tie­nen una his­to­ria evo­lu­ti­va que se re­mon­ta a los pri­me­ros ver­te­bra­dos; qui­zá in­clu­so has­ta a los pri­me­ros ani­ma­les”, ex­pli­ca el cien­tí­fi­co. A pe­sar de la pre­sen­cia de esos vi­rus en los ge­no­mas, no hay ras­tro de en­fer­me­da­des. “Por tan­to, creo que de­be­mos re­con­si­de­rar el pa­pel de los vi­rus, y de­jar de ver­los co­mo me­ros agen­tes cau­san­tes de en­fer­me­da­des. Pa­re­ce que han te­ni­do un pa­pel muy im­por­tan­te en el ori­gen y la evo­lu­ción de la vi­da”, ase­gu­ra Zhang.

LOS INVESTIGADORES CO­MIEN­ZAN A ES­TU­DIAR LA EVO­LU­CIÓN MOLDEADA POR LOS VI­RUS CO­MO SI FUE­RAN EX­PLO­RA­DO­RES EN UN NUE­VO CON­TI­NEN­TE. “Hay dos pre­gun­tas fun­da­men­ta­les: ¿son los vi­rus im­por­tan­tes pa­ra la evo­lu­ción de los ver­te­bra­dos? y ¿son be­ne­fi­cio­sos pa­ra ellos?”, apun­ta Kris­tian An­der­sen, cien­tí­fi­co del Ins­ti­tu­to de In­ves­ti­ga­ción Scripps, en La Jo­lla (California). Es­te in­ves­ti­ga­dor es­tu­dia la di­ná­mi­ca de las epi­de­mias com­bi­nan­do la compu­tación y la me­ta­ge­nó­mi­ca. “La res­pues­ta a am­bas pre­gun­tas es ca­si con to­da se­gu­ri­dad que sí”, afir­ma.

Pa­ra de­mos­trar­lo, to­ma va­rios ejem­plos del ver­te­bra­do más es­tu­dia­do: el Ho­mo sa­piens. Re­cuer­da la pre­sen­cia de re­tro­vi­rus, co­mo el vi­rus del si­da, es­pe­cia­li­za­dos en tra­du­cir el ARN a ADN, in­te­gra­dos en

Los vi­rus no son me­ros agen­tes cau­san­tes de en­fer­me­da­des; tam­bién han ju­ga­do un pa­pel cru­cial en el ori­gen y la evo­lu­ción de la vi­da

el ge­no­ma hu­mano. Co­mo si fue­ran en­mien­das aña­di­das a una cons­ti­tu­ción, las ins­truc­cio­nes ge­né­ti­cas de es­tos vi­rus son par­te de los ge­nes que nos ha­cen ser lo que so­mos co­mo es­pe­cie. “Tal vez han ju­ga­do un pa­pel en la evo­lu­ción con­tro­lan­do el fun­cio­na­mien­to de los ge­nes y mo­di­fi­can­do los cro­mo­so­mas”, ex­pli­ca An­der­sen. Ade­más, las per­so­nas sue­len es­tar in­fec­ta­das por vi­rus ino­cuos o in­clu­so be­ne­fi­cio­sos. “Ca­si to­do el mun­do es­tá in­fec­ta­do por al­gún anello­vi­rus –de la fa­mi­lia Ane­llo­vi­ri­dae– y, aun­que no sa­be­mos si desem­pe­ñan o no una fun­ción, es po­si­ble que sean be­ne­fi­cio­sos, da­da su abun­dan­cia —pro­si­gue. Y ofre­ce ejem­plos más cla­ra­men­te po­si­ti­vos—: El vi­rus de la he­pa­ti­tis C ha mos­tra­do efec­tos po­si­ti­vos, co­mo unas ma­yo­res ta­sas de su­per­vi­ven­cia, en per­so­nas in­fec­ta­das con el ébo­la o el VIH”.

¿LOS VI­RUS “IN­VEN­TA­RON” NUES­TRO CE­RE­BRO? Des­de ha­ce al me­nos dos dé­ca­das se sa­be que el ADN de los or­ga­nis­mos eu­ca­rio­tas –plan­tas, ani­ma­les y hon­gos– es­tá re­ple­to de se­cuen­cias de ori­gen ví­ri­co, y que es­tas com­po­nen al me­nos la mi­tad del ge­no­ma de to­dos los ma­mí­fe­ros. Mu­chas de ellas se ex­pre­san en el ce­re­bro, aun­que to­da­vía se des­co­no­ce su fun­ción. Re­cien­te­men­te, una in­ves­ti­ga­ción di­ri­gi­da por Jason Shep­herd, cien­tí­fi­co de la Uni­ver­si­dad de Utah (EE. UU.), iden­ti­fi­có el ori­gen viral de un im­por­tan­te gen neu­ro­nal, el lla­ma­do Arc.

Es­te gen es fun­da­men­tal en el en­cé­fa­lo de los ma­mí­fe­ros pa­ra la con­so­li­da­ción de la me­mo­ria y pa­ra la plas­ti­ci­dad de las conexiones neu­ro­na­les y, por tan­to, re­sul­ta cla­ve en el apren­di­za­je. Ade­más, sus mu­ta­cio­nes es­tán im­pli­ca­das en va­rios des­ór­de­nes neu­ro­ló­gi­cos. El equi­po de Shep­herd ob­ser­vó en ratones que la pro­teí­na Arc pue­de au­to­en­sam­blar­se en cáp­si­des muy pa­re­ci­das a las de los vi­rus y que esas es­truc­tu­ras po­dían in­te­grar su pro­pio ARN men­sa­je­ro, igual que en el ca­so de los vi­rus.

Hay otras se­ña­les del im­por­tan­te pa­pel de los vi­rus en la evo­lu­ción de los or­ga­nis­mos más com­ple­jos. Por ejem­plo, los bac­te­rió­fa­gos que in­fec­tan a las cia­no­bac­te­rias, unas de las ma­yo­res pro­duc­to­ras de oxí­geno en los océa­nos, trans­por­tan ge­nes de la fo­to­sín­te­sis que han ad­qui­ri­do de sus pro­pias víc­ti­mas –por re­com­bi­na­ción ge­né­ti­ca en­tre su ADN y el del hués­ped in­fec­ta­do, el cual pro­du­ci­rá nue­vos vi­rus que in­cor­po­ren ya di­chos ge­nes–. Los da­ños in­tra­ce­lu­la­res aso­cia­dos a la in­fec­ción viral provocan un des­cen­so en la ac­ti­vi­dad fo­to­sin­té­ti­ca de las cia­no­bac­te­rias, pe­ro los ge­nes fo­to­sin­té­ti­cos que in­yec­ta el bac­te­rió­fa­go sir­ven pa­ra ace­le­rar la ma­qui­na­ria fo­to­sin­té­ti­ca de

su hos­pe­da­dor y que si­ga ge­ne­ran­do vi­rus. Son unos se­res egoís­tas, sí, pe­ro gra­cias a su ac­ti­vi­dad los vi­rus cons­ti­tu­yen una re­ser­va de di­ver­si­dad ge­né­ti­ca muy in­flu­yen­te en la evo­lu­ción de la vi­da.

Matt­hew B. Sullivan, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad Es­ta­tal de Ohio (EE. UU.), es­tu­dia la coevo­lu­ción de vi­rus y bac­te­rias en los océa­nos y su pe­so en los ci­clos bio­geo­quí­mi­cos de la Tie­rra. “Nor­mal­men­te pen­sa­mos en los vi­rus co­mo ase­si­nos de células, y lo son, pe­ro tam­bién mue­ven ge­nes de un hués­ped a otro. Cree­mos que unos 1029 al día”, es­ti­ma Sullivan. EL PRO­BLE­MA ES QUE ES­TA­MOS REAL­MEN­TE CIE­GOS AN­TE LO QUE ES­TÁ OCU­RRIEN­DO. “Que­re­mos com­pren­der el pa­pel de los vi­rus en co­mu­ni­da­des com­ple­jas: sue­los, océa­nos, hu­ma­nos... Pe­ro du­ran­te mu­chos años sen­ci­lla­men­te los he­mos con­si­de­ra­do co­mo pun­tos, y aho­ra ape­nas he­mos co­men­za­do a po­ner­les nom­bre y asig­nar­les ge­no­mas a esos pun­tos pa­ra com­pren­der quié­nes son –pro­si­gue Sullivan–. El re­to es que los vi­rus no tie­nen nin­gún gen com­par­ti­do, así que no po­de­mos usar los ge­no­mas co­mo có­di­gos de ba­rras pa­ra or­ga­ni­zar­los ta­xo­nó­mi­ca­men­te”. Se cal­cu­la que has­ta el mo­men­to, en los océa­nos, so­lo se ha iden­ti­fi­ca­do el 1 % de los vi­rus que vi­ven en la su­per­fi­cie.

A prin­ci­pios de es­te año, un ar­tícu­lo pu­bli­ca­do en la re­vis­ta Na­tu­re anun­cia­ba el ha­llaz­go del que pue-

Has­ta aho­ra los cien­tí­fi­cos so­lo han con­se­gui­do iden­ti­fi­car el 1 % de los vi­rus que ha­bi­tan en la su­per­fi­cie de los océa­nos

de ser uno de los ti­pos de vi­rus más abun­dan­tes del pla­ne­ta, al que lla­ma­ron Au­toly­ki­vi­ri­dae. Los investigadores lo­gra­ron des­cu­brir­lo al mo­di­fi­car la me­to­do­lo­gía de ras­treo ge­né­ti­co.

Nues­tro mo­do de apre­ciar la virosfera se es­tá trans­for­man­do gra­cias a la me­ta­ge­nó­mi­ca, que es­tu­dia el ma­te­rial ge­né­ti­co pre­sen­te en un de­ter­mi­na­do lu­gar y ob­te­ni­do di­rec­ta­men­te de mues­tras am­bien­ta­les. Tal co­mo ex­pli­ca Ste­ven W. Wil­helm, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de Ten­nes­see (EE. UU.) y co­le­ga ha­bi­tual de Sullivan, “la me­ta­ge­nó­mi­ca ha mos­tra­do el enor­me po­ten­cial y la vas­ta di­ver­si­dad de es­tra­te­gias de lo que los vi­rus pa­re­cen es­tar ha­cien­do”. Apar­te de iden­ti­fi­car­los, Wil­helm es­tá muy in­tere­sa­do en po­der cuan­ti­fi­car la ac­ti­vi­dad de los vi­rus, pa­ra lo cual recurre a po­ten­tes he­rra­mien­tas bio­in­for­má­ti­cas y es­ta­dís­ti­cas. Si quie­res sa­ber lo im­por­tan­tes que son los leo­nes, tie­nes que sa­ber cuán­tas pre­sas se co­men.

Otra am­bi­cio­sa ini­cia­ti­va cien­tí­fi­ca es el Glo­bal Vi­ro­me Pro­ject, una in­ves­ti­ga­ción co­la­bo­ra­ti­va a ni­vel mun­dial que, du­ran­te el pró­xi­mo de­ce­nio, tra­ta­rá de com­pren­der me­jor las epi­de­mias es­tu­dian­do la eco­lo­gía y la di­ver­si­dad de los vi­rus. Su ob­je­ti­vo es de­tec­tar, diag­nos­ti­car y descubrir vi­rus, cen­trán­do­se en los ani­ma­les que pue­den con­ta­giar al ser hu­mano. CON TO­DO, LA ES­PEC­TA­CU­LAR VIROSFERA TO­DA­VÍA GUAR­DA MÁS SOR­PRE­SAS. Al­gu­nos cien­tí­fi­cos han en­con­tra­do en las mon­ta­ñas bac­te­rias y vi­rus pro­pios de los océa­nos. ¿Có­mo han lo­gra­do lle­gar has­ta allí? Los investigadores han des­cu­bier­to que por en­ci­ma de nues­tras ca­be­zas hay una co­rrien­te de vi­rus que cir­cu­la vo­lan­do por la at­mós­fe­ra te­rres­tre, a más de 3.000 me­tros de al­ti­tud. En Es­pa­ña, en las mon­ta­ñas de Sie­rra Ne­va­da, ca­da día pue­den de­po­si­tar­se has­ta 700 mi­llo­nes de vi­rus por me­tro cua­dra­do. “Se tra­ta de un fenómeno ge­ne­ral en la tro­pos­fe­ra li­bre del he­mis­fe­rio nor­te, den­tro del cin­tu­rón de pol­vo –una fran­ja por la que via­jan las par­tí­cu­las en sus­pen­sión del de­sier­to del Sáha­ra–”, ex­pli­ca Isa­bel Re­che, pro­fe­so­ra e in­ves­ti­ga­do­ra de la Uni­ver­si­dad de Gra­na­da. “Sos­pe­cha­mos que una bue­na par­te de esos vi­rus son ma­ri­nos. Pe­ro to­da­vía es­ta­mos en el pro­ce­so de ca­rac­te­ri­zar­los”, pun­tua­li­za la in­ves­ti­ga­do­ra.

Re­che lle­va años es­tu­dian­do có­mo las bac­te­rias via­jan ad­he­ri­das a par­tí­cu­las mi­ne­ra­les del sue­lo –pol­vo–, a ma­tri­ces or­gá­ni­cas –pro­du­ci­das en el mar– o a ae­ro­so­les. Pe­ro el año pa­sa­do de­mos­tró que los vi­rus tam­bién se des­pla­zan así. Ade­más, re­sul­ta que, co­mo son tan di­mi­nu­tos –más in­clu­so que las bac­te­rias–, pue­den via­jar mi­les de ki­ló­me­tros. Exis­ten evi­den­cias de trans­por­te des­de el Sáha­ra al Ama­zo­nas; se han en­con­tra­do mi­cro­bios via­bles pro­ve­nien­tes del Sáha­ra en los Al­pes y en los Pi­ri­neos; y se sos­pe­cha que el pol­vo y las ma­tri­ces or­gá­ni­cas los pro­te­gen fren­te a la ra­dia­ción ul­tra­vio­le­ta, un agen­te es­te­ri­li­zan­te na­tu­ral.

Has­ta las nu­bes es­tán vi­vas. “Se ha ob­ser­va­do que hay bac­te­rias que son ca­pa­ces de re­pro­du­cir­se den­tro de las nu­bes. Es­tas son bue­nos nú­cleos de con­den­sa­ción –las se­mi­llas que co­mien­zan a for­mar las pri­me­ras go­tas– y es­ta­mos tra­tan­do de ave­ri­guar si esos mi­cro­bios in­flu­yen en la for­ma­ción de nie­ve”, ex­pli­ca Re­che.

La virosfera, por tan­to, no so­lo vi­ve den­tro de la vi­da: tam­bién ha­bi­ta en las tor­men­tas. Ha­gas lo que ha­gas, va­yas a don­de va­yas, los vi­rus es­ta­rán allí, in­vi­si­bles y om­ni­pre­sen­tes.

Si co­lo­cá­ra­mos en lí­nea to­dos los vi­rus que ha­bi­tan en la Tie­rra, la hi­le­ra ten­dría una lon­gi­tud de cien mi­llo­nes de años luz.

Se­gún la ley española que re­gu­la la pro­tec­ción de los tra­ba­ja­do­res con­tra el ries­go bio­ló­gi­co, to­dos los or­ga­nis­mos cla­si­fi­ca­dos en el ni­vel más al­to de pe­li­gro­si­dad son vi­rus, co­mo el ébo­la, el ju­nín, el ma­chu­po o el hen­dra.

Al­gu­nos ti­pos de vi­rus, co­mo los re­tro­vi­rus, los ade­no­vi­rus y los her­pes­vi­rus, se em­plean en te­ra­pias gé­ni­cas pa­ra in­tro­du­cir los ge­nes te­ra­péu­ti­cos en las células.

En es­ta in­fo­gra­fía se com­bi­na la cla­si­fi­ca­ción de Bal­ti­mo­re con sub­gru­pos es­ta­ble­ci­dos en fun­ción del ti­po de or­ga­nis­mos a los que ata­can los vi­rus: ani­ma­les, plan­tas, bac­te­rias, hon­gos...

En la Uni­ver­si­dad de Green­wich (Lon­dres), los investigadores es­tu­dian el vi­rus del ri­za­do ama­ri­llo del to­ma­te, que se trans­mi­te a tra­vés de la mos­ca blan­ca y pro­vo­ca una gran dis­mi­nu­ción de la pro­duc­ción agrí­co­la.

En es­te la­bo­ra­to­rio de vi­ro­lo­gía, los bió­lo­gos mo­le­cu­la­res in­tro­du­cen os­tras en una má­qui­na de pro­ce­sa­mien­to de al­ta pre­sión pa­ra ana­li­zar la po­si­ble pre­sen­cia de vi­rus da­ñi­nos.

El vi­rus Ca­fe­te­ria roen­ber­gen­sis es uno de los más gran­des y com­ple­jos que se co­no­cen, con 700.000 pa­res de ba­ses de ADN. In­fec­ta a la ma­yor par­te del zoo­planc­ton ma­rino, el cual ocu­pa un lu­gar cla­ve en la ca­de­na tró­fi­ca oceá­ni­ca.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.