Días con­ta­dos

EL 30 DE OC­TU­BRE DE 1928, EL BACTERIÓLOGO ES­CO­CÉS ALE­XAN­DER FLE­MING ANOTÓ EN SU DIA­RIO EL HA­LLAZ­GO DEL PENICILLIUM, UN HON­GO CA­PAZ DE COM­BA­TIR NU­ME­RO­SAS IN­FEC­CIO­NES.

Muy Interesante - - SUMARIO -

Des­de co­mien­zos de 1928, el pro­fe­sor de Bac­te­rio­lo­gía Ale­xan­der Fle­ming (1881-1955) in­ves­ti­ga­ba la po­si­ble re­la­ción en­tre la vi­ru­len­cia de dis­tin­tas ce­pas de es­ta­fi­lo­co­cos –unas bac­te­rias pre­sen­tes en la mu­co­sa y piel de los ma­mí­fe­ros y aves que cau­san di­ver­sas en­fer­me­da­des– y el co­lor de las co­lo­nias que esos mi­cro­bios for­ma­ban en pla­cas de agar. Lle­va­ba a ca­bo el es­tu­dio en su la­bo­ra­to­rio del St. Mary's Hos­pi­tal de Lon­dres, den­tro de un pro­yec­to so­bre in­mu­ni­za­ción. Con fe­cha 30 de oc­tu­bre de 1928, de­jó ano­ta­do en su dia­rio de tra­ba­jo un des­cu­bri­mien­to he­cho el mes an­te­rior, a la vuel­ta de las va­ca­cio­nes de ve­rano en Es­co­cia, que le lle­vó a iden­ti­fi­car una sus­tan­cia ca­paz de im­pe­dir el cre­ci­mien­to de bac­te­rias sin da­ñar las células ani­ma­les. En ese mo­men­to fe­liz pu­do ver en una de las pla­cas sem­bra­das con bac­te­rias que un hon­go la ha­bía con­ta­mi­na­do y que a su al­re­de­dor ha­bían des­apa­re­ci­do por com­ple­to los es­ta­fi­lo­co­cos. Se­gún tes­ti­mo­nio de un alumno que es­ta­ba en­ton­ces de ayu­dan­te, Fle­ming ex­cla­mó: “Tie­ne gra­cia”. Más tar­de, mos­tró la pla­ca a va­rios co­le­gas, que no se in­tere­sa­ron en ab­so­lu­to so­bre el te­ma.

Du­ran­te va­rias se­ma­nas, el cien­tí­fi­co y sus ayu­dan­tes cul­ti­va­ron y ve­ri­fi­ca­ron la iden­ti­dad del moho, que bau­ti­za­ron co­mo Penicillium ru­brum, y pu­die­ron com­pro­bar que era real­men­te el cau­san­te de la des­truc­ción de los Staphy­lo­coc­cus au­reus, aun­que eso no su­ce­día con otros ti­pos de bac­te­rias. Lue­go ini­cia­ron en el la­bo­ra­to­rio la pro­duc­ción del zu­mo de moho, que Fle­ming más tar­de lla­mó penicilina. Tam­bién mi­dió su po­der an­ti­bac­te­riano y en­sa­yó su to­xi­ci­dad en ani­ma­les, lo que le per­mi­tió com­pro­bar

con sa­tis­fac­ción que es­ta era muy in­fe­rior a la de to­dos los an­ti­sép­ti­cos usa­dos has­ta en­ton­ces. De he­cho, un ayu­dan­te lle­gó a pro­bar el moho, y cons­ta­tó que sa­bía a que­so Stil­ton y que re­sul­ta­ba ino­cuo. En ma­yo del si­guien­te año, Fle­ming pu­bli­có un in­for­me so­bre sus des­cu­bri­mien­tos en el Bri­tish Jour­nal of Ex­pe­ri­men­tal Pat­ho­logy. En él con­cluía que la penicilina no era una en­zi­ma ni una pro­teí­na, y lle­gó a su­ge­rir su apli­ca­ción co­mo an­ti­sép­ti­co de uso tó­pi­co, pe­ro sin ima­gi­nar el enor­me po­ten­cial que ten­dría el ha­llaz­go.

La penicilina era ines­ta­ble y su des­cu­bri­dor nun­ca lle­gó a pu­ri­fi­car­la, con lo que ter­mi­nó por ol­vi­dar­se del te­ma. Pe­ro en 1938 el far­ma­có­lo­go Ho­ward Flo­rey for­mó en la Uni­ver­si­dad de Oxford un equi­po de in­ves­ti­ga­ción que se in­tere­só por el tra­ba­jo de Fle­ming. Jun­to con los bio­quí­mi­cos Ernst Chain y Nor­man Heatley, Flo­rey con­si­guió ais­lar el prin­ci­pio ac­ti­vo y lo uti­li­zó pa­ra en­sa­yar­lo en ocho ratones que ha­bían si­do in­fec­ta­dos con es­ta­fi­lo­co­cos. Los cua­tro a los que in­yec­ta­ron la penicilina so­bre­vi­vie­ron va­rios días o se­ma­nas, mien­tras que los otros cua­tro mu­rie­ron en me­nos de die­ci­séis ho­ras.

EL PA­SO SI­GUIEN­TE FUE LA APLI­CA­CIÓN DEL AN­TI­BIÓ­TI­CO A SE­RES HU­MA­NOS,

don­de fue­ron ne­ce­sa­rias can­ti­da­des mu­cho ma­yo­res del prin­ci­pio ac­ti­vo. La pri­me­ra per­so­na en re­ci­bir el tra­ta­mien­to fue un po­li­cía de Oxford que pre­sen­ta­ba una in­fec­ción ge­ne­ra­li­za­da. Aun­que em­pe­zó a re­cu­pe­rar­se tras la pri­me­ra in­yec­ción, fa­lle­ció cuan­do se ago­tó el an­ti­bió­ti­co.

En­ton­ces se plan­teó el re­to de la pro­duc­ción en ma­sa del nue­vo me­di­ca­men­to, que pri­me­ro se lle­vó a ca­bo me­dian­te cul­ti­vo de dis­tin­tas es­pe­cies o ce­pas de Penicillium. Des­pués se lo­gra­ron ob­te­ner pe­ni­ci­li­nas por sín­te­sis. Hoy se co­no­cen mi­les de an­ti­bió­ti­cos, que han he­cho des­apa­re­cer al­gu­nas en­fer­me­da­des in­fec­cio­sas an­tes te­mi­bles. Con ra­zón se ha di­cho que si el éxi­to de un me­di­ca­men­to se mi­de por la can­ti­dad de vi­das que ha sal­va­do, se­gu­ra­men­te la penicilina ocu­pa­ría el pri­mer lu­gar en el si­glo XX. En 1945, Fle­ming, Flo­rey y Chain re­ci­bie­ron el No­bel de Me­di­ci­na. Heatley se­ría com­pen­sa­do en 1990 con el doc­to­ra­do ho­no­ris cau­sa por la Uni­ver­si­dad de Oxford, el pri­me­ro otor­ga­do en los ocho si­glos de exis­ten­cia de esa uni­ver­si­dad.

Cul­ti­vo de Penicillium chry­so­ge­num, es­pe­cie de la que se tu­vo un al­to ren­di­mien­to en la pro­duc­ción de penicilina. A la de­re­cha, su des­cu­bri­dor, Ale­xan­der Fle­ming, en su la­bo­ra­to­rio de Lon­dres.

POR RA­MÓN NÚ­ÑEZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.