¿TIE­NES TEN­DEN­CIA A LA IRA? QUI­ZÁ TE CREAS MÁS LIS­TO DE LO QUE ERES

Muy Interesante - - DISCOVERY ACTUALIDAD -

Las per­so­nas ira­cun­das se creen más inteligentes de lo que son real­men­te. Esa es la con­clu­sión a la que ha lle­ga­do el psi­có­lo­go Mar­cin Za­jen­kows­ki, de la Uni­ver­si­dad de Var­so­via (Po­lo­nia), tras di­ri­gir un es­tu­dio que ha si­do pu­bli­ca­do re­cien­te­men­te en la re­vis­ta In­te­lli­gen­ce.

Los investigadores en­cues­ta­ron a 520 es­tu­dian­tes pa­ra eva­luar con qué fa­ci­li­dad y con cuán­ta fre­cuen­cia mon­ta­ban en có­le­ra. Tam­bién les pre­gun­ta­ron acer­ca de có­mo va­lo­ra­ban su pro­pia ca­pa­ci­dad in­te­lec­tual y, fi­nal­men­te, les rea­li­za­ron un test de in­te­li­gen­cia.

Los re­sul­ta­dos mos­tra­ron que aque­llos con ma­yor ten­den­cia a la ira ten­dían a so­bres­ti­mar su in­te­lec­to. Por con­tra, quie­nes mos­tra­ban un per­fil neu­ró­ti­co –con ras­gos co­mo an­sie­dad irra­cio­nal o an­gus­tia abru­ma­do­ra– sub­es­ti­ma­ban su ca­pa­ci­dad.

Un de­ta­lle –po­co sor­pren­den­te– que des­cu­brie­ron los investigadores es que uno de los ras­gos que com­par­tían aque­llos que ha­bían so­bre­va­lo­ra­do su pro­pia in­te­li­gen­cia era el nar­ci­sis­mo. Se­gún Za­jen­kows­ki, den­tro del gru­po de los co­lé­ri­cos, las per­so­na­li­da- des de aque­llos más pro­cli­ves a los en­fa­dos es­ta­ban aso­cia­das a “ilu­sio­nes nar­ci­sis­tas”. CREÍDOS, PE­RO NO TON­TOS. Una pun­tua­li­za­ción im­por­tan­te que re­sal­tan los au­to­res del es­tu­dio es que, si bien los ira­cun­dos so­bre­va­lo­ran su in­te­li­gen­cia, eso no sig­ni­fi­ca que sean me­nos lis­tos que los de­más. Tam­po­co han po­di­do de­mos­trar que exis­ta una re­la­ción cau­sa-efec­to en­tre la pro­pen­sión a los en­fa­dos y la per­cep­ción erró­nea­men­te op­ti­mis­ta de las pro­pias ca­pa­ci­da­des men­ta­les. Pue­de que am­bas se den en las mis­mas per­so­nas, pe­ro bien po­drían ser ca­rac­te­rís­ti­cas co­mu­nes de un ti­po de per­so­na­li­dad sin que la una in­flu­ya so­bre la otra. Ha­ría fal­ta investigar mu­cho más so­bre el te­ma.

Otro as­pec­to im­por­tan­te que no ha ana­li­za­do el es­tu­dio po­la­co es có­mo afec­tan los ata­ques de ira al ni­vel de in­te­li­gen­cia au­to­per­ci­bi­da en el ca­lor del mo­men­to, es de­cir, si la có­le­ra po­ten­cia el que nos crea­mos más lis­tos. De ser así, sig­ni­fi­ca­ría que aque­llas per­so­nas que no se enojan con fa­ci­li­dad tam­bién po­drían so­bres­ti­mar su in­te­li­gen­cia du­ran­te un arre­ba­to pun­tual de ira.

¡La ira tam­bién tie­ne be­ne­fi­cios! ¡Es una fuer­za mo­ti­va­cio­nal pa­ra lo­grar me­tas, nos ayu­da a no ca­llar an­te si­tua­cio­nes in­jus­tas, nos per­mi­te co­no­cer­nos me­jor a no­so­tros mis­mos al de­la­tar qué nos sa­ca de qui­cio y pue­de ser útil en al­gu­nas ne­go­cia­cio­nes!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.