TO­DO CO­NEC­TA­DO A TO­DO

Muy Interesante - - TECNOLOGÍA -

Es­ta­mos en­gan­cha­dos a in­ter­net las vein­ti­cua­tro ho­ras del día, y dos to­ques en la pan­ta­lla del mó­vil bas­tan pa­ra co­mu­ni­car­nos con cual­quier per­so­na del pla­ne­ta. He­mos con­se­gui­do con­den­sar la in­for­má­ti­ca más avan­za­da en un pe­que­ño dis­po­si­ti­vo que ca­be en cual­quier bol­si­llo. Y aho­ra, ¿qué? Ha lle­ga­do la ho­ra de que sean los ob­je­tos co­ti­dia­nos los que es­tén co­nec­ta­dos a la Red de ma­ne­ra per­ma­nen­te pa­ra ocu­par­se de to­do ti­po de ta­reas, des­de rea­li­zar la ges­tión do­més­ti­ca más sen­ci­lla has­ta coor­di­nar com­ple­jos pro­ce­sos in­dus­tria­les. Ob­je­tos inteligentes ca­pa­ces de an­ti­ci­par­se a nues­tras ne­ce­si­da­des y ac­tuar sin con­sul­tar­nos. Sue­na bien, pe­ro plan­tea tam­bién nue­vas du­das so­bre los lí­mi­tes de la pri­va­ci­dad y la se­gu­ri­dad. El in­ter­net de las co­sas ya es­tá aquí, pe­ro... ¿nos en­con­tra­mos pre­pa­ra­dos pa­ra él?

En el año 2020 ha­brá más de 26.000 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos a in­ter­net. Pe­ro no, no es que los hu­ma­nos va­ya­mos de re­pen­te a usar cin­co te­lé­fo­nos mó­vi­les y dos or­de­na­do­res ca­da uno. La ma­yo­ría de esos dis­po­si­ti­vos se­rán ob­je­tos co­ti­dia­nos que en los próximos años se vol­ve­rán inteligentes. Apren­de­rán a ha­blar en­tre sí sin nues­tra ayu­da, y gra­cias a ello se­rán ca­pa­ces de ha­cer­nos la vi­da mu­cho más fá­cil.

Esa es, al me­nos, la gran vi­sión de las em­pre­sas de tec­no­lo­gía y te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra la pró­xi­ma dé­ca­da. Ar­ma­das con me­jo­res re­des inalám­bri­cas, pro­ce­sa­do­res ca­da vez más pe­que­ños y ba­ra­tos y nue­vos al­go­rit­mos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, em­pie­zan a di­bu­jar un fu­tu­ro en el que ten­dre­mos que es­tar me­nos tiem­po pen­dien­tes de la pan­ta­lla o el ra­tón. Los asis­ten­tes vir­tua­les ha­bla­rán con no­so­tros pa­ra so­lu­cio­nar ta­reas co­ti­dia­nas; nues­tras la­va­do­ras y fri­go­rí­fi­cos sa­brán cuán­do tie­nen que po­ner­se a tra­ba­jar o cuán­do ha lle­ga­do la ho­ra de pe­dir al su­per­mer­ca­do más le­che; las lu­ces de ca­sa y la tem­pe­ra­tu­ra se re­gu­la­rán de for­ma au­to­má­ti­ca; y el co­che nos trans­por­ta­rá al tra­ba­jo sin que ten­ga­mos que pres­tar aten­ción a la ca­rre­te­ra.

Lle­va­da al ex­tre­mo, esa vi­sión se ri­ge por una má­xi­ma que la em­pre­sa Cis­co ha bau­ti­za­do co­mo la pri­me­ra ley del de­no­mi­na­do in­ter­net de las co­sas: to­do lo que pue­de co­nec­tar­se, aca­ba­rá es­tan­do co­nec­ta­do. “Mi opi­nión es que, en una dé­ca­da, la ma­yo­ría de pro­duc­tos ven­di­dos ten­drán al­go de in­te­li­gen­te. Las ba­rre­ras que aho­ra hay en la ad­qui­si­ción y fa­bri­ca­ción de es­te ti­po de pro­duc­tos van a des­apa­re­cer”, ase­gu­ra Fred Pot­ter, pre­si­den­te de la com­pa­ñía Netatmo, que fa­bri­ca termostatos inteligentes y otros pro­duc­tos co­nec­ta­dos pa­ra el ho­gar. LOS PRI­ME­ROS ANTICIPOS DE ESE FU­TU­RO HAN LLE­GA­DO YA EN FOR­MA DE ELEC­TRó­NI­CA VESTIBLE, dis­po­si­ti­vos de domótica y al­ta­vo­ces inteligentes, un mer­ca­do que es­tá cre­cien­do con fuer­za, so­bre to­do en Es­ta­dos Uni­dos. Den­tro de dos años, más de la mi­tad de los ho­ga­res de ese país con­ta­rá al me­nos con un al­ta­voz in­te­li­gen­te. Uno de ca­da cin­co adul­tos los ha pro­ba­do ya.

Su prin­ci­pal fun­ción es ac­tuar co­mo ma­ni­fes­ta­ción fí­si­ca de un asis­ten­te vir­tual, pe­ro con la ven­ta­ja de ofre­cer más po­si­bi­li­da­des de in­ter­ac­ción que el mó­vil gra­cias a ha­bi­li­da­des que pue­den ins­ta­lar­se, co­mo apps en un te­lé­fono.

Es­tos al­ta­vo­ces, que na­cie­ron ca­si co­mo un ex­pe­ri­men­to de la com­pa­ñía Ama­zon pa­ra ex­ten­der su pre­sen­cia en los ho­ga­res, es­tán em­pe­zan­do a cam­biar las di­ná­mi­cas fa­mi­lia­res. Aho­ra es Ale­xa, el asis­ten­te vir­tual de la com­pa­ñía, la per­so­na a la que los ni­ños pi­den que cuen­te cuen­tos por la no­che, por ejem­plo, o quien los ayu­da con los de­be­res. El gi­gan­te del

co­mer­cio elec­tró­ni­co se ha da­do cuen­ta de que, ca­da vez con más fre­cuen­cia, se ins­ta­lan va­rias uni­da­des en dis­tin­tas ha­bi­ta­cio­nes de la ca­sa, así que ha crea­do tam­bién un mo­do in­ter­fono pa­ra, por ejem­plo, lla­mar a to­da la fa­mi­lia a co­mer. Has­ta tal pun­to es­tá in­te­grán­do­se esa tec­no­lo­gía en el día a día de las fa­mi­lias con ni­ños que Goo­gle, com­pa­ñía que cuen­ta con su pro­pia al­ter­na­ti­va al al­ta­voz de Ama­zon, ha em­pe­za­do a to­mar­se en se­rio el ti­po de res­pues­tas que su asis­ten­te da a los más pe­que­ños. Mu­chos pa­dres se han que­ja­do de que las ór­de­nes di­rec­tas fa­vo­re­cen la ma­la edu­ca­ción de los me­no­res, así que a par­tir de aho­ra los dis­po­si­ti­vos Goo­gle Ho­me –así se lla­man sus al­ta­vo­ces– da­rán re­fuer­zo po­si­ti­vo a quie­nes pi­dan las co­sas por fa­vor. TE­NER UN AL­TA­VOZ IN­TE­LI­GEN­TE EN CA­SA ES UN PRI­MER PA­SO. ¿El si­guien­te? Que es­te ti­po de al­ta­vo­ces sean ca­pa­ces de ac­tuar de for­ma proac­ti­va al re­ci­bir da­tos de las de­ce­nas de sen­so­res que ya tie­nen al al­can­ce y que cre­ce­rán en los próximos años.

Hoy, al­ta­vo­ces co­mo Goo­gle Ho­me y Ama­zon Echo pue­den tra­du­cir las ór­de­nes ver­ba­les del usua­rio en co­man­dos pa­ra que, por ejem­plo, el termostato ajus­te la tem­pe­ra­tu­ra de la ha­bi­ta­ción o se apa­guen las lu­ces de to­da la ca­sa por la no­che, pe­ro en el fu­tu­ro se re­la­cio­na­rán aún más con el res­to de pro­duc­tos co­nec­ta­dos del ho­gar. ¿No que­da le­che en la nevera? El al­ta­voz la aña­di­rá au­to­má­ti­ca­men­te al ca­rri­to de la com­pra. ¿Mu­cho trá­fi­co en la ca­rre­te­ra? Pe­di­rá un Uber unos mi­nu­tos an­tes de lo pre­vis­to pa­ra com­pen­sar.

Se­rán ca­pa­ces in­clu­so de lla­mar a un res­tau­ran­te o a un co­mer­cio y ha­blar con los res­pon­sa­bles pa­ra so­li­ci­tar una ci­ta. Goo­gle de­mos­tró es­ta evo­lu­ción en la con­fe­ren­cia de desa­rro­lla­do­res Goo­gle IO, ce­le­bra­da en California a prin­ci­pios de ma­yo. Su As­sis­tant –la in­te­li­gen­cia vir­tual que vi­ve den­tro de los al­ta­vo­ces Ho­me– te­le­fo­neó a una pe­lu­que­ría y man­tu­vo una con­ver­sa­ción has­ta que con­si­guió acor­dar una ho­ra ade­cua­da pa­ra el usua­rio. La per­so­na al otro la­do de la lí­nea nun­ca su­po que ha­bla­ba con una má­qui­na.

To­do es­te con­jun­to de téc­ni­cas y ha­bi­li­da­des, apo­ya­das en so­fis­ti­ca­dos al­go­rit­mos de in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, es lo que los ex­per­tos ya de­no­mi­nan compu­tación am­bien­tal. Pa­ra las ge­ne­ra­cio­nes que cre­ce­rán en la pró­xi­ma dé­ca­da, pe­dir las co­sas en voz al­ta o es­pe­rar que los dis­po­si­ti­vos se an­ti­ci­pen a las ne­ce­si­da­des se­rá tan ló­gi­co e in­tui­ti­vo co­mo pa­ra los jó­ve­nes de hoy am­pliar o re­du­cir una ima­gen pe­lliz­can­do con los de­dos so­bre la pan­ta­lla. EL HO­GAR ES EL AM­BIEN­TE IDó­NEO PA­RA DAR LOS PRI­ME­ROS PA­SOS HA­CIA ES­TE FU­TU­RO, pe­ro no es el úni­co do­mi­nio en el que los ob­je­tos co­nec­ta­dos es­tán em­pe­zan­do a de­jar hue­lla. En los úl­ti­mos años, la elec­tró­ni­ca vestible o wea­ra­ble tam­bién ha cre­ci­do mu­cho, en es­pe­cial los ac­ce­so­rios orien­ta­dos al de­por­te y la sa­lud. En 2017, se­gún la con­sul­to­ra Gart­ner, se ven­die­ron más de 310 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos wea­ra­bles, en­tre ellos 44 mi­llo­nes de pul­se­ras ca­pa­ces de me­dir la ac­ti­vi­dad fí­si­ca, un 40 % más que en 2016. La fie­bre del run­ning y el ci­clis­mo y un ma­yor in­te­rés por la vi­da sa­na ha ju­ga­do a fa­vor de es­tos pro­duc­tos.

Ac­tual­men­te so­lo ofre­cen la ven­ta­ja de po­der lle­var un con­trol ex­haus­ti­vo de la evo­lu­ción del ren­di­mien­to fí­si­co y ayu­dan a crear co­mu­ni­dad con ca­rre­ras y com­pe­ti­cio­nes vir­tua­les en las que se pue­de par­ti­ci­par de for­ma asín­cro­na, pe­ro ya em­pie­zan

La sa­lud y el de­por­te son ne­go­cio: en 2017 com­pra­mos 310 mi­llo­nes de pren­das y com­ple­men­tos inteligentes

a in­cor­po­rar ser­vi­cios inteligentes y au­tó­no­mos, gra­cias a sus sen­so­res, que pron­to da­rán pa­so a apli­ca­cio­nes más am­bi­cio­sas.

El Ap­ple Watch, el re­loj in­te­li­gen­te de Ap­ple, es un ejem­plo cla­ro de es­ta ten­den­cia. En sus úl­ti­mas ver­sio­nes es ca­paz de aler­tar al usua­rio si de­tec­ta una arrit­mia o si su pul­so ha subido de for­ma ines­pe­ra­da mien­tras es­ta­ba sen­ta­do y sin ha­cer ejer­ci­cio.

En el sec­tor de la sa­lud es­te ti­po de in­for­ma­ción po­dría su­po­ner un enor­me aho­rro de cos­tes y tiem­po. Con­for­me más sen­so­res se va­yan in­te­gran­do en la ro­pa o los ac­ce­so­rios, más in­for­ma­ción ten­drán los mé­di­cos pa­ra ha­cer un diag­nós­ti­co. Los da­tos pro­por­cio­na­dos por es­tos sen­so­res sal­va­rán vi­das, al aler­tar a los ser­vi­cios de emer­gen­cia si se pro­du­ce un ac­ci­den­te, si las cons­tan­tes vi­ta­les no son co­rrec­tas o si el usua­rio se en­cuen­tra en apu­ros. POR SU­PUES­TO, NO TO­DO EN ES­TE FU­TU­RO ES DE CO­LOR DE RO­SA, ya que la po­pu­la­ri­za­ción de es­tos pro­duc­tos plan­tea nue­vas cues­tio­nes en el eterno de­ba­te so­bre tec­no­lo­gía, pri­va­ci­dad y se­gu­ri­dad. To­do lo que es­tá co­nec­ta­do es sus­cep­ti­ble de ser hac­kea­do, y los ob­je­tos inteligentes no son una ex­cep­ción. “Hay un pe­li­gro real de que la tec­no­lo­gía es­té avan­zan­do más rá­pi­do de lo que se­ría acon­se­ja­ble”, afir­ma un re­cien­te in­for­me de Sam­sung so­bre el fu­tu­ro del in­ter­net de las co­sas, que apun­ta a que en los próximos dos años más de 7.300 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos ten­drán que ac­tua­li­zar­se pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los usua­rios.

No va a ser una ta­rea sen­ci­lla. Es­ta­mos acos­tum­bra­dos a ob­je­tos ton­tos que so­lo re­quie­ren ta­reas de man­te­ni­mien­to en con­ta­das oca­sio­nes. Ins­ta­lar una cá­ma­ra de vi­deo­vi­gi­lan­cia, una nevera co­nec­ta­da o un termostato inteligentes obli­ga a pen­sar en ellos co­mo un or­de­na­dor más que de­be es­tar al día, con los úl­ti­mos par­ches de se­gu­ri­dad ins­ta­la­dos, pa­ra evi­tar dis­gus­tos.

Los pro­pios fa­bri­can­tes lo po­nen di­fí­cil en oca­sio­nes. Mu­chos de es­tos dis­po­si­ti­vos ca­re­cen de pan­ta­llas o de una in­ter­faz có­mo­da de usar en la que se­lec­cio­nar una ac­tua­li­za­ción y ver el pro­gre­so. En el me­jor de los ca­sos, de­pen­den del mó­vil pa­ra su pues­ta a pun­to; o de in­có­mo­das conexiones por ca­ble con un or­de­na­dor, en el peor.

El pre­cio a pa­gar si no se to­man las pre­cau­cio­nes de­bi­das es al­to. En 2015, el fa­bri­can­te de ju­gue­tes elec­tró­ni­cos VTech tu­vo que re-

co­no­cer un ata­que in­for­má­ti­co a sus ser­vi­do­res que se sal­dó con el ro­bo de la in­for­ma­ción de 6,3 mi­llo­nes de cuen­tas. En­tre la in­for­ma­ción ro­ba­da fi­gu­ra­ban fo­tos de ni­ños to­ma­das por ju­gue­tes inteligentes equi­pa­dos con cá­ma­ras y otros sen­so­res.

A ve­ces, la cul­pa tam­bién es nues­tra. Mu­chos com­pra­do­res de pro­duc­tos de domótica no si­guen los con­se­jos de se­gu­ri­dad bá­si­cos a la ho­ra de ins­ta­lar­los en sus ho­ga­res. Es co­rrien­te, por ejem­plo, que man­ten­gan la con­tra­se­ña de ad­mi­nis­tra­ción que vie­ne de fá­bri­ca. Es­to per­mi­te a un ata­can­te ac­ce­der con fa­ci­li­dad a los ví­deos que gra­ba una cá­ma­ra de se­gu­ri­dad IP o a la se­ñal de au­dio de un mo­ni­tor de be­bé co­nec­ta­do.

En ca­sos ex­tre­mos, es po­si­ble uti­li­zar un ob­je­to de apa­rien­cia inofen­si­va, co­mo un termostato in­te­li­gen­te, pa­ra ac­ce­der a otros pro­duc­tos de elec­tró­ni­ca y or­de­na­do­res que es­tén co­nec­ta­dos en la mis­ma ca­sa. Es lo que con­si­guió ha­cer en 2015 la em­pre­sa de se­gu­ri­dad Tra­pX, al ins­ta­lar en un termostato de la em­pre­sa Nest un nue­vo sis­te­ma ope­ra­ti­vo ca­paz de es­piar el trá­fi­co de la red wi­fi de un ho­gar. LA FAL­TA DE ES­TÁN­DA­RES CO­MU­NES PA­RA EL SEC­TOR JUE­GA EN CON­TRA DE LA TEC­NO­LO­GÍA, y por eso las gran­des em­pre­sas del sec­tor, co­mo Ap­ple y Goo­gle, han crea­do pla­ta­for­mas y sis­te­mas ope­ra­ti­vos pen­sa­dos pa­ra ges­tio­nar me­jor es­te ti­po de vul­ne­ra­bi­li­da­des. El pro­ble­ma es que pa­ra mu­chos fa­bri­can­tes el ne­go­cio de los dis­po­si­ti­vos co­nec­ta­dos es aún pe­que­ño, y des­ti­nan po­cos re­cur­sos a man­te­ner ac­tua­li­za­dos sus pro­duc­tos.

No obs­tan­te, y pe­sar de es­tos nue­vos re­tos, es muy pro­ba­ble que esa vi­sión de un fu­tu­ro hi­per­co­nec­ta­do pla­ga­do de ob­je­tos inteligentes se ha­ga reali­dad muy pron­to. El pre­cio de los mó­du­los de co­mu­ni­ca­cio­nes, pa­que­tes de sen­so­res y pro­ce­sa­do­res es­tá re­du­cién­do­se tan­to que la uti­li­dad de te­ner un pro­duc­to in­te­li­gen­te y su ba­jo cos­te com­pen­sa­rán los que­bra­de­ros de ca­be­za que acom­pa­ñan a cual­quier nue­va tec­no­lo­gía.

Cuan­do por fin sean co­ti­dia­nos, los ob­je­tos co­nec­ta­dos a in­ter­net al­te­ra­rán tan­to nues­tra for­ma de vi­da co­mo lo hi­zo la lle­ga­da de los or­de­na­do­res o los mó­vi­les en dé­ca­das pa­sa­das. Hans Vest­berg, CEO de la ope­ra­do­ra Ve­ri­zon, lo re­su­me per­fec­ta­men­te en dos fra­ses: “Si una per­so­na se co­nec­ta a la Red, le cam­bia la vi­da. Si to­das las co­sas y ob­je­tos se co­nec­tan a la Red, es el mun­do el que cam­bia”.

En los dos próximos años, 7.300 mi­llo­nes de dis­po­si­ti­vos ten­drán que ac­tua­li­zar­se pa­ra ga­ran­ti­zar la se­gu­ri­dad de los usua­rios

ÁN­GEL JI­MÉ­NEZ DE LUIS Tex­to de

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.