CONVIÉRTETE EN UN GE­NIO

ES­TE TI­PO DE ES­TI­MU­LA­CIÓN TAM­BIÉN PO­DRÍA PO­TEN­CIAR LA ME­MO­RIA, PA­LIAR EL DE­TE­RIO­RO COG­NI­TI­VO Y ECHARNOS UN CA­BLE A LA HO­RA DE DE­CI­DIR. HAS­TA EL EJÉR­CI­TO NOR­TE­AME­RI­CANO SE HA IN­TERE­SA­DO EN ELLA PA­RA ME­JO­RAR LAS CA­PA­CI­DA­DES DE SUS SOL­DA­DOS.

Muy Interesante - - DOSIER ESTIMULACIÓN CEREBRAL -

Vis­to lo vis­to, si los im­pul­sos eléc­tri­cos pro­du­ci­dos por un cam­po mag­né­ti­co en el crá­neo pue­den mo­di­fi­car la ma­ne­ra en que fun­cio­nan las neu­ro­nas, ¿por qué no ex­ten­der su uso más allá de los tra­ta­mien­tos mé­di­cos? ¿Y si se em­plea­ra pa­ra es­ti­mu­lar la me­mo­ria, la aten­ción o la con­cen­tra­ción? “Se es­tá tra­ba­jan­do en ello, es­to es, en lo­grar que las neu­ro­nas de esas áreas del ce­re­bro se co­nec­ten me­jor y, así, se po­ten­cien las ca­pa­ci­da­des cog­ni­ti­vas –afir­ma la psi­quia­tra Ma­ría Inés Ló­pez-Ibor–. Hay paí­ses, co­mo Es­ta­dos Uni­dos, don­de la es­ti­mu­la­ción mag­né­ti­ca trans­cra­neal (EMT) se uti­li­za co­mo an­ti­oxi­dan­te, co­mo he­rra­mien­ta pre­ven­ti­va de la pér­di­da de me­mo­ria en per­so­nas de edad avan­za­da”.

UNO DE LOS NEUROCIENTÍFICOS VOLCADOS EN ELLO ES ALLAN SNYDER, DEL CEN­TRO PA­RA LA MEN­TE, en la Uni­ver­si­dad de Síd­ney, que in­ves­ti­ga có­mo las conexiones neu­ro­na­les, en con­ti­nuo cam­bio, pue­den ver­se in­flui­das por las se­ña­les que re­ci­be el ce­re­bro. En va­rios ex­pe­ri­men­tos, ha de­mos­tra­do que la EMT pue­de blo­quear las áreas del ce­re­bro res­pon­sa­bles de las fun­cio­nes cog­ni­ti­vas de al­to ni­vel y, con ello, pro­mo­ver la ex­pre­sión del ta­len­to que duerme arro­pa­do por las pa­re­des del crá­neo. Al­gu­nas de es­tas ca­pa­ci­da­des pro­pias de los sa­vants –aque­llos que su­fren el lla­ma­do sín­dro­me del sa­bio– pue­den ser una me­mo­ria ex­cep­cio­nal, ha­bi­li­da­des ma­te­má­ti­cas in­creí­bles –co­mo ha­cer una di­vi­sión de ca­be­za con mil de­ci­ma­les– o do­tes ex­tra­or­di­na­rias pa­ra el di­bu­jo o la mú­si­ca.

A Snyder le lla­mó la aten­ción que, cu­rio­sa­men­te, son do­nes que se dan con fre­cuen­cia en los au­tis­tas, la mi­tad de es­tos sa­vants lo son. ¿Por qué un ni­ño que no reconoce a su ma­dre, no pue­de ha­blar ni po­see coor­di­na­ción mo­to­ra ha­ce ope­ra­cio­nes ma­te­má­ti­cas con la sol­tu­ra de un su­per­do­ta­do?, se pre­gun­tó Snyder. Es­te neu­ro­cien­tí­fi­co pen­só que tal vez la res­pues­ta se ha­lla en que la par­te de su ce­re­bro que es­tá des­co­nec­ta­da –la zo­na en­car­ga­da de las fun­cio­nes de al­to ni­vel, co­mo la planificación y el con­trol de la con­duc­ta– per­mi­te acre­cen­tar cier­tos su­per­ta­len­tos. En eso se cen­tra la in­ves­ti­ga­ción de Snyder. Al apa­gar de for­ma ar­ti­fi­cial, me­dian­te EMT, esa re­gión ce­re­bral en per­so­nas sa­nas, po­dría­mos des­ta­par sus ca­pa­ci­da­des crea­ti­vas. Ese es el ob­je­ti­vo fi­nal de sus ex­pe­ri­men­tos ac­tua­les, que por el mo­men­to es­tán en una fa­se ini­cial.

Se­gún el cien­tí­fi­co, una de las cla­ves es­ta­ría en si­len­ciar los fil­tros de la per­cep­ción, den­tro de esas fun­cio­nes de al­to ni­vel, que nos im­pi­den ir más allá en nues­tras ha­bi­li­da­des o ta­len­tos no im­pres­cin­di­bles pa­ra la su­per­vi­ven­cia –co­mo di­bu­jar igual que Leo­nar­do da Vin­ci–.

En la mis­ma lí­nea, ¿qué pa­sa­ría si lo­grá­ra­mos in­hi­bir cier­tas zo­nas im­pli­ca­das con los fil­tros de pen­sa­mien­to? En opi­nión de Snyder, “po­dría­mos abrir­nos a la fa­ci­li­dad pa­ra el cam­bio, ga­nar fle­xi­bi­li­dad de pen­sa­mien­to”. O po­ten­ciar nues­tra fuer­za de vo­lun- tad. Es­to úl­ti­mo es lo que in­ves­ti­ga Todd Ha­re, pro­fe­sor de Neu­ro­eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Zú­rich. Me­dian­te re­so­nan­cia mag­né­ti­ca fun­cio­nal (fMRI), se ha de­mos­tra­do que el cór­tex ven­tral me­dial pre­fron­tal es­tá di­rec­ta­men­te im­pli­ca­do en la to­ma de de­ci­sio­nes que pre­ci­san de fuer­za de vo­lun­tad y autocontrol. Se en­cien­de, por ejem­plo, cuan­do le de­ci­mos no a un de­li­cio­so he­la­do de cho­co­la­te con na­ta. O cuan­do ele­gi­mos re­ci­bir mil eu­ros den­tro de cin­co años en vez de acep­tar cien eu­ros aho­ra mis­mo. En es­tos ex­pe­ri­men­tos, Ha­re com­pro­bó que te­nían ma­yor ac­ti­vi­dad e in­ter­co­ne­xión en las áreas ven­tral y dor­so­la­te­ral del cór­tex pre­fron­tal los que re­cha­za­ban el he­la­do y pre­fe­rían la re­com­pen­sa ma­yor a lar­go pla­zo.

El si­guien­te pa­so de su in­ves­ti­ga­ción pa­sa­rá por ave­ri­guar qué su­ce­de­ría si es­ti­mu­la­mos es­tas zo­nas con EMT. ¿Nos ayu­da­ría a te­ner más fuer­za de vo­lun­tad? Por lo pron­to, un es­tu­dio pu­bli­ca­do en 2010 en Na­tu­re Neu­ros­cien­ce con­clu­yó que, al apli­car EMT pa­ra in­hi­bir tem­po­ral­men­te el cór­tex pre­fron­tal dor­so­la­te­ral en los vo­lun­ta­rios, es­tos to­ma­ban de­ci­sio­nes más apre­su­ra­das y me­nos be­ne­fi­cio­sas pa­ra ellos.

Otro pro­yec­to de las uni­ver­si­da­des de Zú­rich y Bos­ton ha mos­tra­do que la ho­nes­ti­dad tam­bién se pue­de po­ten­ciar es­ti­mu­lan­do el la­do de­re­cho del cór­tex pre­fron­tal dor­so­la­te­ral. Cuan­do apli­ca­ban tDCS (es­ti­mu­la­ción trans­cra­neal con co­rrien­te di­rec­ta) a los par­ti­ci­pan­tes en el ex­pe­ri­men­to mien­tras te­nían que to­mar una de­ci­sión que po­nía en la ba­lan­za el in­te­rés pro­pio y la ho­nes­ti­dad, es­tos men­tían me­nos.

“LOS RE­SUL­TA­DOS SU­GIE­REN QUE LA ES­TI­MU­LA­CIÓN RE­DU­CíA EL EN­GA­ñO EN AQUE­LLOS QUE EXPERIMENTABAN UN CON­FLIC­TO MO­RAL a la ho­ra de de­ci­dir, pe­ro no afec­ta­ba a los que so­lo que­rían ma­xi­mi­zar sus be­ne­fi­cios des­de un prin­ci­pio”, pun­tua­li­za uno de los investigadores, el pro­fe­sor de Neu­ro­eco­no­mía en la Uni­ver­si­dad de Zú­rich Ch­ris­tian Ruff. El es­tu­dio, pu­bli­ca­do el año pa­sa­do en PNAS, re­cal­ca que los re­sul­ta­dos son un pri­mer pa­so im­por­tan­te pa­ra iden­ti­fi­car los pro­ce­sos ce­re­bra­les que nos per­mi­ten ac­tuar con ho­nes­ti­dad y que “po­drían es­tar en el co­ra­zón de po­si­bles tras­tor­nos del com­por­ta­mien­to”.

Cua­tro años an­tes, el mis­mo gru­po de ex­per­tos ha­bía ana­li­za­do có­mo el ac­to de ma­ni­pu­lar el ce­re­bro me­dian­te tDCS po­día in­fluir en el gra­do de acep­ta­ción y cum­pli­mien­to de las nor­mas so­cia­les. En el ex­pe­ri­men­to se ofre­cía di­ne­ro a 63 vo­lun­ta­rios y se les pre­gun­ta­ba cuán­to que­rían com­par­tir con un so­cio anó­ni­mo. “Des­cu­bri­mos que la de­ci­sión de ac­tuar de ma­ne­ra jus­ta –y com­par­tir­lo al 50 %–, tan­to de for­ma vo­lun­ta­ria co­mo ba­jo la ame­na­za de san­cio­nes, pue­de po­ten­ciar­se con la es­ti­mu­la­ción del cór­tex pre­fron­tal la­te­ral de­re­cho –se­ña­la Ruff en un ar­tícu­lo en Scien­ce. Y aña­de–: Nues­tros re­sul­ta­dos de­mues­tran que un as­pec­to evo­lu­ti­vo im­por­tan­te de la con­duc­ta hu­ma­na de­pen­de de un me­ca­nis­mo neu­ro­nal es­pe­cí­fi­co que pue­de ser in­hi­bi­do o ac­ti­va­do con es­ti­mu­la­ción ce­re­bral”.

La me­mo­ria es otra de las fun­cio­nes que pue­de ver­se me­jo­ra­da por es­te chu­te ce­re­bral. Lo de­mues­tran es­tu­dios co­mo el rea­li­za­do en la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na Fein­berg de la Uni­ver­si­dad del No­roes­te, en Chica­go, en un ex­pe­ri­men­to en el que die­ci­séis vo­lun­ta­rios de en­tre vein­tiuno y cua­ren­ta años se

MA­NI­PU­LAR EL CE­RE­BRO ME­DIAN­TE tDCS PO­DRíA IN­FLUIR EN EL CUM­PLI­MIEN­TO DE LAS NOR­MAS SO­CIA­LES

so­me­tie­ron a se­sio­nes de EMT de vein­te mi­nu­tos dia­rios, du­ran­te cin­co días. An­tes de eso, se les mos­tra­ban vein­te fo­tos de ros­tros hu­ma­nos mien­tras se les re­ci­ta­ban pa­la­bras en voz al­ta. Des­pués de la se­sión de es­ti­mu­la­ción, se les en­se­ña­ban las fo­tos de nue­vo y se les pe­día que re­cor­da­ran las pa­la­bras aso­cia­das a ca­da una. Los par­ti­ci­pan­tes traían a la me­mo­ria más gru­pos de fo­to-pa­la­bra des­pués de la es­ti­mu­la­ción que an­tes, lo que sig­ni­fi­ca que “me­jo­ra­ba su ca­pa­ci- dad de apren­di­za­je”, ase­gu­ra el doc­tor Joel Voss, au­tor prin­ci­pal del es­tu­dio. Su ex­pe­ri­men­to se cen­tra­ba en la me­mo­ria aso­cia­ti­va, li­ga­da a di­fe­ren­tes re­gio­nes ce­re­bra­les or­ques­ta­das por el hi­po­cam­po. Al ac­ti­var es­te, era “co­mo si cam­biá­ra­mos a un di­rec­tor de or­ques­ta co­rrien­te por Ric­car­do Mu­ti, ti­tu­lar de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Chica­go”, apun­ta­ba. Los es­cá­ne­res me­dian­te re­so­nan­cia mag­né­ti­ca con­fir­ma­ban que la cor­te­za pa­rie­tal, la cor­te­za pre­fron­tal y el hi­po­cam­po se co­nec­ta­ban en­tre sí de for­ma más efi­cien­te, con ma­yor sin­cro­ni­ci­dad, tal y co­mo es­cri­bían los au­to­res del es­tu­dio en Scien­ce.

“En una per­so­na con da­ño ce­re­bral o con un tras­torno neu­ro­de­ge­ne­ra­ti­vo, co­mo el pár­kin­son o el alz­héi­mer, esas re­des no fun­cio­nan bien; por eso, in­clu­so un pe­que­ño cam­bio po­dría tra­du­cir­se en una me­jo­ría no­ta­ble”, aven­tu­ra Voss, que ve po­si­bi­li­da­des en es­ta téc­ni­ca pro­me­te­do­ra. Sin em­bar­go, el in­ves­ti­ga­dor, que es­tá tra­ba­jan­do en otro es­tu­dio con pa­cien­tes con pér­di­da de me­mo­ria en sus eta­pas ini­cia­les, ad­vier­te lo si­guien­te: “Ne­ce­si­ta­re­mos años de in­ves­ti­ga­cio­nes en el fu­tu­ro an­tes de po­der de­ter­mi­nar si la téc­ni­ca es lo bas­tan­te se­gu­ra y efec­ti­va pa­ra ayu­dar a gen­te con alz­héi­mer y otras do­len­cias que afec­tan a la me­mo­ria”.

OTRO EN­SA­YO PU­BLI­CA­DO EN 2016 POR LA RE­VIS­TA SCIEN­CE AFIR­MA QUE LA ES­TI­MU­LA­CIÓN MAG­Né­TI­CA PUE­DE AYU­DAR a re­cu­pe­rar las me­mo­rias a cor­to pla­zo, aun­que no es­tén ac­ti­vas las neu­ro­nas aso­cia­das a ellas. Las uni­ver­si­da­des de No­tre Da­me y de Wis­con­sin lle­va­ron a ca­bo un ex­pe­ri­men­to en el que a un gru­po de vo­lun­ta­rios se les mos­tra­ban ca­ras y pa­la­bras, y se les ha­cía creer que te­nían que re­cor­dar so­lo lo re­la­cio­na­do con los ros­tros. Me­dian­te es­cá­ne­res de la ci­ta­da fMRI com­pro­ba­ron que la par­te del ce­re­bro re­la­cio­na­da con el pro­ce­sa­mien­to de pa­la­bras en la me­mo­ria de tra­ba­jo –es­truc­tu­ras y pro­ce­sos em­plea­dos pa­ra el al­ma­ce­na­mien­to tem­po­ral de in­for­ma­ción y su ela­bo­ra­ción– se ha­bía des­ac­ti­va­do y el su­je­to no re­cor­da­ba esas pa­la­bras. Sin em­bar­go, cuan­do se le apli­ca­ba EMT so­bre esa zo­na es­pe­cí­fi­ca del en­cé­fa­lo, era ca­paz de re­cor­dar­las. En cuan­to a su apli­ca­ción prác­ti­ca, “la po­si­bi­li­dad de em­plear es­ti­mu­la­ción ce­re­bral no in­va­si­va pa­ra me­jo­rar el fun­cio­na­mien­to de la me­mo­ria en los an­cia­nos es un ob­je­ti­vo es­pe­ran­za­dor”, se­ña­la Nat­han Ro­se, lí­der del es­tu­dio.

Y es que, apar­te de en­ten­der có­mo fun­cio­na la me­mo­ria, la ma­yo­ría de los es­tu­dios en es­te cam­po apun­tan en la mis­ma di­rec­ción: ayu­dar a pa­liar el de­te­rio­ro cog­ni­ti­vo aso­cia­do a la edad.

El ar­tis­ta lon­di­nen­se Step­hen Wil­ts­hi­re es co­no­ci­do por ser ca­paz de di­bu­jar un pai­sa­je tras ha­ber­lo vis­to una so­la vez. Es au­tis­ta y tie­ne el sín­dro­me del sa­vant o sa­bio.

Un nue­vo es­tu­dio de la Fa­cul­tad de Me­di­ci­na Fein­berg, en la Uni­ver­si­dad del No­roes­te (EE. UU.), ase­gu­ra que la es­ti­mu­la­ción de una re­gión con­cre­ta del ce­re­bro, a tra­vés de la ad­mi­nis­tra­ción de EMT, me­jo­ra la me­mo­ria.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.