Ba­ta­lla de Sta­lin­gra­do

23 de agos­to de 1942 - 2 de fe­bre­ro de 1943

Muy Interesante - - HISTORIA -

Du­ran­te la II Gue­rra Mun­dial, Sta­lin­gra­do –ac­tual Vol­go­gra­do– era una gran ciu­dad in­dus­trial que se ex­ten­día a lo lar­go de 50 km a ori­llas del río Vol­ga. Tam­bién era un im­por­tan­te nu­do de co­mu­ni­ca­cio­nes pa­ra el trá­fi­co co­mer­cial por su puer­to flu­vial y sus conexiones fe­rro­via­rias. Si los ale­ma­nes se ha­cían con ella cor­ta­rían el en­la­ce del trans­por­te so­vié­ti­co con el sur de Ru­sia y se ase­gu­ra­rían el ac­ce­so a los cam­pos pe­tro­lí­fe­ros del Cáu­ca­so. Ade­más, to­mar la ciu­dad que lle­va­ba el nom­bre de Jo­seph Sta­lin se­ría una gran vic­to­ria pro­pa­gan­dís­ti­ca pa­ra Hitler.

En ju­nio de 1942, la má­qui­na bé­li­ca na­zi fun­cio­na­ba a la per­fec­ción en su avan­ce con­tra el ejér­ci­to ro­jo. El 9 de ju­lio, Hitler mo­di­fi­có su plan ini­cial y or­de­nó el ata­que si­mul­tá­neo con­tra Sta­lin­gra­do y el Cáu­ca­so. Su ejér­ci­to se tu­vo que di­vi­dir en dos, A y B, lo que aña­dió una enor­me pre­sión so­bre un sis­te­ma de apo­yo lo­gís­ti­co ya ten­so. Mien­tras el gru­po de tro­pas A pe­ne­tra­ba en el Cáu­ca­so, el B avan­za­ba len­ta­men­te ha­cia la ciu­dad del Vol­ga.

El al­to man­do so­vié­ti­co res­pon­dió a la ofen­si­va for­man­do el fren­te de Sta­lin­gra­do. El 28 de ju­lio Sta­lin man­dó a sus de­fen­so­res la or­den de “ni un pa­so atrás”, y prohi­bió la eva­cua­ción de la po­bla­ción ci­vil pen­san­do que los sol­da­dos es­ta­rían más com­pro­me­ti- dos con la lu­cha si sa­bían que es­ta­ban de­fen­dien­do a los ha­bi­tan­tes de la ciu­dad.

A fi­na­les de agos­to los ale­ma­nes con­ver­gie­ron so­bre Sta­lin­gra­do mien­tras la Luft­waf­fe lan­za­ba bom­bas in­cen­dia­rias que des­tru­ye­ron la ma­yor par­te de las vi­vien­das de ma­de­ra. A me­dia­dos de sep­tiem­bre, el ejér­ci­to na­zi ha­bía em­pu­ja­do a las fuer­zas so­vié­ti­cas pre­sen­tes ha­cia el Vol­ga y las con­fi­nó en una fran­ja de so­lo 5 km de an­chu­ra. Hitler, que ha­bía or­de­na­do la to­ma de la ciu­dad, obli­gó a la in­fan­te­ría ale­ma­na a com­ba­tir en ca­da ca­lle, en ca­da blo­que de un Sta­lin­gra­do ca­da vez más de­vas­ta­do. El mo­men­to más crí­ti­co lle­gó el 14 de oc­tu­bre, cuan­do los ru­sos se de­fen­dían des­de la ori­lla del Vol­ga y los su­mi­nis­tros se en­con­tra­ban al al­can­ce de las ame­tra­lla­do­ras ale­ma­nas.

Pe­ro una gran con­tra­ofen­si­va so­vié­ti­ca el 19 de no­viem­bre, que sor­pren­dió por com­ple­to al ejér­ci­to del III Reich, mar­có el pun­to de in­fle­xión de la en­car­ni­za­da ba­ta­lla. Fue un ata­que a sus flan­cos, ex­pues­tos en cam­po abier­to y de­fen­di­dos por tro­pas ru­ma­nas, hún­ga­ras e ita­lia­nas. El 23 de no­viem­bre, los ale­ma­nes es­ta­ban cer­ca­dos. Hitler, en lu­gar de per­mi­tir que rom­pie­ran el cer­co y se unie­ran a otras fuer­zas si­tua­das al oes­te, los man­dó “de­te­ner­se y lu­char”. A me­dia­dos de di­ciem­bre, el Füh­rer tu­vo que or­de­nar el res­ca­te de los ase­dia­dos, pe­ro no qui­so que es­tos lu­cha­ran pa­ra abrir bre­cha y con­tac­ta­ran con las tro­pas de ayu­da: fue un fra­ca­so. El 16 de di­ciem­bre los ru­sos reanu­da­ron la ofen­si­va pa­ra evi­tar cual­quier otro in­ten­to de au­xi­lio en bus­ca de la ca­pi­tu­la­ción fi­nal de los na­zis. Hitler ex­hor­tó a sus fuer­zas atra­pa­das a lu­char has­ta la muer­te.

El Sex­to Ejér­ci­to ale­mán es­ta­ba ro­dea­do por sie­te ejér­ci­tos so­vié­ti­cos. El 31 de enero, su co­man­dan­te en je­fe, el ma­ris­cal de cam­po Pau­lus, des­obe­de­ció a Hitler y acep­tó en­tre­gar­se. Vein­ti­dós ge­ne­ra­les na­zis se rin­die­ron con él. El 2 de fe­bre­ro ca­pi­tu­ló el úl­ti­mo de los 91.000 hom­bres ham­brien­tos y con­ge­la­dos que que­da­ban de los res­tos del Sex­to y Cuar­to ejér­ci­tos. De to­dos ellos, so­lo unos 5.000 vol­vie­ron a ca­sa tras la gue­rra. El res­to mu­rió en los cam­pos de tra­ba­jo de Ru­sia.

Un tan­que ale­mán lle­ga a Sta­lin­gra­do a ini­cios de 1943. En ese mo­men­to, los ru­sos ya do­mi­na­ban la ba­ta­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.