La ta­rea de es­cri­bir

Nou Horta (Nord) - - Editorial I Opinió - Ra­fael Es­crig

No ten­go na­da que es­cri­bir, na­da que de­cir. No se me ocu­rre na­da. Es­toy en blan­co. Es­tas fra­ses se sue­len es­cu­char co­rrien­te­men­te en­tre los que es­cri­bi­mos al­go. En reali­dad, de­cir, se pue­den de­cir mu­chas co­sas, pe­ro sin sus­tan­cia. Son las co­sas de in­te­rés las que a ve­ces no sa­len de nues­tra mo­lle­ra. Otra co­sa es que con el ejer­ci­cio de es­cri­bir va­ya sa­lien­do al­go po­co a po­co. De he­cho, una de las téc­ni­cas que se em­plea en los ta­lle­res de es­cri­tu­ra es la co­no­ci­da co­mo “cas­ca­da de ideas” que se ob­tie­ne de­jan­do a la mano que es­cri­ba li­bre­men­te. Se tra­ta de es­cri­bir to­do aque­llo que te ven­ga a la ca­be­za, aun­que no ten­ga sen­ti­do ni ila­ción. Al fi­nal pue­de ser­vir­te pa­ra per­der ese mie­do al pa­pel en blan­co tan co­rea­do en­tre los es­cri­to­res. To­dos re­cor­da­mos ha­ber vis­to esa ima­gen en las pe­lí­cu­las en que el pro­ta­go­nis­ta, es­cri­tor en es­te ca­so, em­pie­za su re­la­to fren­te a una má­qui­na de es­cri­bir, pe­ro siem­pre aca­ba sa­can­do el pa­pel, rom­pién­do­lo y ti­rán­do­lo a la pa­pe­le­ra. Co­sa que me pa­re­ce un dis­pa­ra­te con lo ca­ro que es el pa­pel y con­for­me es­tá el asun­to con el eco­lo­gis­mo. Por suer­te, aho­ra, con los te­cla­dos del or­de­na­dor se pue­de es­cri­bir y co­rre­gir cien ve­ces sin usar pa­pel. Al­gu­na ven­ta­ja ha­bría de te­ner un or­de­na­dor, digo yo. Aun­que es­ta ven­ta­ja no te ase­gu­ra que te cues­te em­pe­zar, que du­des y que reha­gas lo es­cri­to. En mi ca­so, yo siem­pre ten­go hil­va­na­das un par de ideas que sue­lo es­cri­bir a mano en mi li­bre­ta de es­cri­bi­dor, esa que sue­lo lle­var siem­pre en­ci­ma con un bo­lí­gra­fo Fa­ber-Cas­tell, que así de pi­jo soy. Y pa­ra em­pe­zar, siem- pre re­cuer­do lo que di­jo el maes­tro Azo­rín con su ha­bi­tual la­co­nis­mo: “Es­cri­bir es tan sen­ci­llo co­mo po­ner una pa­la­bra de­trás de otra. Eso es to­do”. Y ya que es­ta­mos en es­tas y su­po­nien­do que al­guien ha­brá en­tre los lec­to­res de es­ta co­lum­na, con su co­ra­zon­ci­to de es­cri­tor, que quie­re co­men­zar a ha­cer­lo o ya lo ha­ce de una u otra for­ma, pa­ra él o ella van mis con­se­jos: 1º Te­ner pre­vis­ta al­gu­na idea. 2º Em­pe­zar es­cri­bien­do en la ca­ra B de un fo­lio usa­do y 3º Pa­sar­lo a lim­pio en el or­de­na­dor. No iban a creer us­te­des que les con­ta­ría la téc­ni­ca de Var­gas Llo­sa o de Pé­rez-Re­ver­te pa­ra con­se­guir una no­ve­la de éxi­to, ver­dad. Lo que sí les digo es que ellos em­pe­za­ron igual: sin sa­ber, con mu­chas du­das y prac­ti­can­do una y mil ve­ces. Al fi­nal, el me­jor tie­ne que co­rre­gir y co­rre­gir, des­pués de­jar lo es­cri­to “en la ne­ve­ra” co­mo de­cía mi pro­fe­sor y a la se­ma­na si­guien­te vol­ver a re­pa­sar. Co­mo úl­ti­ma pre­ven­ción im­pri­mir y leer­lo en pa­pel (re­ci­cla­do, por su­pues­to), es­to se tra­du­ci­rá en un par de co­rrec­cio­nes más. No te im­por­te. Ha lle­ga­do ese mo­men­to en que lo que es­cri­bis­te se ha mu­ti­la­do por va­rios si­tios y ha en­gor­da­do por otros. Otro repaso, otra co­rrec­ción y da­lo a leer a tu per­so­na de con­fian­za. Des­pués, si ha­ce fal­ta, le das el úl­ti­mo to­que y ¡por Dios, dé­ja­lo ya! por­que si no lo ha­ces se pue­de es­tar co­rri­gien­do to­da la vi­da. Ya pue­des em­pe­zar. To­do es cues­tión de po­ner­se. Ya sa­bes: “una pa­la­bra de­trás de otra. Eso es to­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.