Eva Sanz i An­drés Cam­pos se dis­pu­ten la Se­cre­ta­ria Ge­ne­ral de PSPV-PSOE de l’Hor­ta Sud

Eva Sanz, al­cal­de­sa de Benetússer y can­di­da­ta a la Se­cre­ta­ría del PSPV de l’Hor­ta Sud, pa­sa a la se­gu­na vuel­ta de las elec­cio­nes es­te do­min­go

Nou Horta - - Portada -

En­tre­vis­ta­mos a Eva Sanz des­pués de co­no­cer que, con el 42% de los vo­tos y An­drés Cam­pos con el 30%, pa­sa­ron el cor­te de la pri­me­ra ron­da de las pri­ma­rias del PSPVPSOE de Hor­ta Sud, de­jan­do en ter­cer lu­gar el al­cal­de de Al­daia, Gui­ller­mo Lu­ján.

La vo­ta­ción de­ci­si­va se pro­du­ci­rá el pró­xi­mo do­min­go 11 de febrero, y se­rá de­ci­si­vo a qué can­di­da­tu­ra van los apo­yos de Lu­ján. EN­TRE­VIS­TA

¿Qué crees que es­pe­ra la ciu­da­da­nía de ti? Has­ta la fe­cha, los ciu­da­da­nos han con­fia­do en mí el rum­bo de mi pue­blo, de Benetússer, y sa­ben que tie­nen una al­cal­de­sa y un go­bierno que se des­vi­ve por las per­so­nas, que de­di­ca mu­cho tiem­po a re­cu­pe­rar ser­vi­cios, ins­ta­la­cio­nes y aten­cio­nes so­cia­les mu­ni­ci­pa­les. En mu­chos otros pue­blos y ciu­da­des de L’Hor­ta Sud, con go­bier­nos so­cia­lis­tas, tam­bién se es­tá po­nien­do en mar­cha es­te nue­vo eje de prio­ri­da­des, y la co­mar­ca tie­ne que ayu­dar­nos a ver­te­brar me­jor nues­tras po­lí­ti­cas, a or­ga­ni­zar y cam­biar las for­mas de par­ti­ci­pa­ción des­de den­tro del PSPV-PSOE. Por eso pre­sen­to mi can­di­da­tu­ra, pa­ra li­de­rar esos cambios. Que la mi­li­tan­cia de ba­se y los sim­pa­ti­zan­tes ten­gan voz real y sean de­ci­si­vos en la ac­ción po­lí­ti­ca.

¿Qué pro­yec­tos nue­vos tienes pen­sa­dos pa­ra l’Hor­ta Sud?

Esen­cial­men­te, ne­ce­si­ta­mos una re­no­va­ción, un cam­bio en nues­tra co­mar­ca. Has­ta la fe­cha, al­gu­nas de­ci­sio­nes tan im­por­tan­tes co­mo la elec­ción de dipu­tados, dipu­tadas, o re­pre­sen­tan­tes de cual­quier cá­ma­ra, no de­pen­dían de la mi­li­tan­cia. Mi can­di­da­tu­ra es la de la mi­li­tan­cia de ba­se, pa­ra que sea la pro­ta­go­nis­ta de es­tos pro­ce­sos, y eli­ja a las per­so­nas que les van a re­pre­sen­tar. En ge­ne­ral, abo­go por un cam­bio de ideas y de for­mas pa­ra que L’Hor­ta Sud re­cu­pe­re fuer­za en el so­cia­lis­mo va­len­ciano; por­que somos ca­si me­dio mi­llón de per­so­nas que he­mos su­fri­do un le­tar­go de dé­ca­das en cues­tio­nes tan sen­si­bles co­mo la me­jo­ra de nues­tras co­mu­ni­ca­cio­nes, los trans­por­tes pú­bli­cos co­lec­ti­vos. Es el mo­men­to de des­per­tar, de vol­ver a ser van­guar­dia. Eso re­quie­re va­len­tía, y yo soy va­lien­te.

¿Qué sig­ni­fi­ca­ría pa­ra ti ser la se­cre­ta­ria ge­ne­ral del PSPV-PSOE en una co­mar­ca tan im­por­tan­te?

Co­mo mu­jer y mi­li­tan­te de ba­se, se­ría to­do un or­gu­llo, por­que sé que es una res­pon­sa­bi­li­dad li­ga­da a un com­pro­mi­so di­rec­to con mis com­pa­ñe­ros y com­pa­ñe­ras. So­bre to­do, im­pli­ca­ría for­mar un equi­po de gen­te dis­pues­ta a tra­ba­jar por la co­mar­ca, y ten­dría­mos que de­mos­trar cohe­ren­cia, aper­tu­ra de mi­ras, man­te­nien­do fir­me nues­tro com­pro­mi­so con la mi­li­tan­cia, con los pro­ce­sos de par­ti­ci­pa­ción y la trans­pa­ren­cia. De­be­mos ha­cer asam­bleas abier­tas e in­vi­tar a nues­tras se­des a to­das las per­so­nas dis­pues­tas a es­cu­char­nos y dia­lo­gar. Sin du­da, es un re­to muy im­por­tan­te y es­toy dis­pues­ta a asu­mir­lo.

¿Qué le quie­res trans­mi­tir a to­dos aque­llos afi­lia­dos que han con­fia­do en ti du­ran­te es­ta pri­me­ra vuel­ta?

Les de­bo un agra­de­ci­mien­to enor­me. Por­que du­ran­te la cam­pa­ña me es­toy re­co­rrien­do ca­da uno de los 20 pue­blos, ex­pli­can­do es­te pro­yec­to, y la res­pues­ta es­tá sien­do asom­bro­sa; me han mos­tra­do apo­yo in­clu­so mi­li­tan­tes que no es­pe­ra­ba en­con­trar en es­te ca­mino. Por eso he anun­cia­do que es­te pro­yec­to es co­ral, for­ma­do por mu­chas vo­ces, y que no va­mos a te­ner en cuen­ta ni las fa­mi­lias ni los pro­ce­sos an­te­rio­res; aho­ra de­be­mos es­tar to­dos uni­dos en torno a los cambios tras el 39 Con­gre­so Fe­de­ral. Y eso sig­ni­fi­ca que la mi­li­tan­cia de­be es­tar en la cús­pi­de de la pi­rá­mi­de or­ga­ni­za­ti­va; y que nun­ca más ve­re­mos cómo se to­man de­ci­sio­nes im­por­tan­tes a des­pa­cho ce­rra­do, en­tre tres o cua­tro. Aho­ra de­be­mos con­tar con las mu­je­res y hom­bres que pro­pi­cian los cambios, que se ilu­sio­nan con el fu­tu­ro de nues­tros pue­blos.

¿Cómo ves tus op­cio­nes en es­ta se­gun­da vuel­ta?

Los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos el pa­sa­do do­min­go fue­ron muy sig­ni­fi­ca­ti­vos. El apo­yo a nues­tra can­di­da­tu­ra fue enor­me, abul­ta­do. La cohe­ren­cia, el des­per­tar del le­tar­go, eran la op­ción pre­fe­ri­da. Si as­pi­ra­mos a ser más creí­bles, cohe­ren­tes y te­ner ma­yor in­fluen­cia, de­be­ría­mos vol­ver a ga­nar tam­bién el pró­xi­mo do­min­go. Pa­ra ello, voy a re­unir­me du­ran­te es­tos días con más mi­li­tan­tes pa­ra lo­grar nue­vas ad­he­sio­nes, por­que nues­tro pro­yec­to es de su­ma, de au­nar ilusiones. Na­die en­ten­de­ría que hu­bie­ra un pac­to en­tre bam­ba­li­nas pa­ra que la can­di­da­tu­ra de la mi­li­tan­cia no ga­ne el pró­xi­mo do­min­go. Es mo­men­to de abrir los ojos y su­bir el vo­lu­men de los al­ta­vo­ces cuan­do ha­ble nues­tra mi­li­tan­cia de ba­se.

Eva Sanz

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.