Una re­fle­xión an­gus­tio­sa

Nou Horta - - Editorial - Ra­fel Es­crig

A ve­ces nos pre­gun­ta­mos an­gus­tia­dos cuál se­rá el fu­tu­ro de la es­pe­cie hu­ma­na. Nos lo pre­gun­ta­mos con la mi­ra­da pues­ta en el agu­je­ro de ozono que exis­te por en­ci­ma de nues­tras ca­be­zas; con la mi­ra­da pues­ta en los te­mi­bles re­si­duos nu­clea­res, en la ex­plo­ta­ción irres­pon­sa­ble y sal­va­je de nues­tros re­cur­sos na­tu­ra­les, en la des­apa­ri­ción de las sel­vas pri­ma­rias y de los gla­cia­res. Se tra­ta de una pre­gun­ta re­tó­ri­ca, ya que to­dos sa­be­mos nues­tro gra­do de insensatez y de in­cons­cien­cia y los re­sul­ta­dos los po­de­mos pre­ver per­fec­ta­men­te. Es só­lo cues­tión de su­mar dos más dos, siem­pre da cua­tro. Sa­be­mos que el ser hu­mano es ca­paz tan­to de lo más su­bli­me co­mo de lo más ab­yec­to y es pre­ci­sa­men­te esa dua­li­dad la que nos di­fe­ren­cia de las de­más es­pe­cies ani­ma­les. El res­to de es­pe­cies, an­te un pro­ble­ma, du­dan, va­lo­ran las op­cio­nes y ac­túan en con­se­cuen­cia, ahí es­tán las prue­bas de la­bo­ra­to­rio con los su­fri­dos ra­ton­ci­tos blan­cos. Pue­den equi­vo­car­se, pe­ro apren­den del error. Por otra par­te es­tá la se­lec­ción na­tu­ral que, co­mo to­dos sa­be­mos, al fi­nal po­ne las co­sas en su si­tio. El ser hu­mano ha su­pe­ra­do gran­des pro­ble­mas al­zán­do­se por en­ci­ma de to­dos los cambios y aho­ra nos en­fren­ta­mos a la su­per­po­bla­ción y, pa­ra­le­la­men­te, a la des­truc­ción de los re­cur­sos, una igual­dad con re­sul­ta­do ne­ga­ti­vo. El úl­ti­mo ca­so de se­lec­ción na­tu­ral al que tu­vi­mos que ha­cer fren­te, fue la co­no­ci­da co­mo peste ne­gra. Una pan­de­mia que se ex­ten­dió, en el si­glo XIV, des­de Asia has­ta Eu­ro­pa y en la que des­apa­re­ció el 60% de la po­bla­ción. Mu­rie­ron unos cin­cuen­ta mi­llo­nes de per­so­nas so­bre una po­bla­ción de ochen­ta mi­llo­nes. El cau­san­te, la bac­te­ria Yer­si­nia pes­tis. La cien­cia, uno de los gran­des avan­ces del ser hu­mano, jun­to con la me­di­ci­na y la hi­gie­ne, man­tie­nen a ra­ya a bac­te­rias y vi­rus, pe­ro no con­si­gue que ten­ga­mos un com­por­ta­mien­to más ra­cio­nal. A pe­sar de co­no­cer y pre­ver el al­can­ce de nues­tros ac­tos, no somos ca­pa­ces de po­ner so­lu­ción al anun­cia­do y ne­gro fu­tu­ro que nos es­pe­ra. No obs­tan­te, la pro­pia na­tu­ra­le­za ya in­clu­ye en su pro­ce­so de evo­lu­ción, la ex­tin­ción y des­apa­ri­ción tan­to de gé­ne­ros co­mo de es­pe­cies. Ahí es­tá las cin­co ex­tin­cio­nes ma­si­vas que ha su­fri­do el pla­ne­ta sin nues­tra ayu­da. ¿Es­ta­re­mos a las puer­tas de una sex­ta ex­tin­ción, es­ta vez pro­vo­ca­da por no­so­tros mis­mos? Pa­ra con­ver­tir es­to en un chis­te ma­lo no ha­ría fal­ta más que aña­dir: y ade­más adre­de. La an­gus­tia por ese fi­nal pro­ce­de de nues­tro pro­ce­so men­tal. Somos los úni­cos se­res que se sa­ben fi­ni­tos, y esa cer­te­za es lo que nos pro­du­ce to­dos los trau­mas y la an­gus­tia por no co­no­cer el cómo y el cuán­do. El fu­tu­ro de la es­pe­cie hu­ma­na, si no lo echa­mos a per­der no­so­tros mis­mos, es una cues­tión que de­pen­de­rá de los pro­ce­sos geo­ló­gi­cos del pla­ne­ta, de la apro­xi­ma­ción de un gran as­te­roi­de o de la ex­plo­sión de al­gu­na su­per­no­va cer­ca­na a no­so­tros co­mo pu­do ha­ber ocu­rri­do ya en el pa­sa­do, y cual­quie­ra de es­tas po­si­bi­li­da­des nos anun­cia que, de una u otra for­ma, es­ta­mos con­de­na­dos a la ex­tin­ción. Co­mo di­jo el gran poe­ta su­fí Omar Khay­yam: ¡Be­ba­mos!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.