No po­de­mos que­jar­nos

Nou Horta - - Editorial - Ra­faes­crig­fa­yos.es

Ad­mi­ta­mos que te­ne­mos que ha­cer ejer­ci­cio to­dos los días. Ad­mi­ta­mos que he­mos de pri­var­nos de to­das aque­llas co­mi­das que te ape­te­ce­ría co­mer. Ad­mi­ta­mos to­do es­to y cum­plá­mos­lo, de lo con­tra­rio, nues­tro mé­di­co, en la pró­xi­ma vi­si­ta de con­trol pro­gra­ma­da pa­ra den­tro de seis me­ses, cuan­do ten­ga­mos los ni­ve­les de co­les­te­rol igual que el año an­te­rior, nos mi­ra­rá frun­cien­do el en­tre­ce­jo y se plan­tea­rá si va­le la pe­na se­guir dán­do­nos con­se­jos o si se­rá me­jor de­jar­nos por im­po­si­bles. Ad­mi­ta­mos que los dul­ces no son bue­nos pa­ra nues­tro or­ga­nis­mo; que la sal es un ve­neno y ha­gá­mo­nos a la idea de que co­mer sano es co­mer so­so. Ad­mi­ta­mos que to­do aque­llo que nos gus­ta, to­do aque­llo que ex­ci­ta nues­tros sen­ti­dos y que ba­bea­mos só­lo de pen­sar en ello, nos es­tá prohi­bi­do, que he­mos de re­le­gar­lo de nues­tra ima­gi­na­ción si no que­re­mos, en el me­jor de los ca­sos, ser asi­duos vi­si­tan­tes de los box de ur­gen­cias o echar por el sue­lo las es­ta­dís­ti­cas por mor­tan­dad, esas que nos si­túan en unos ochen­ta y tan­tos años. Lo que nos de­ja un mar­gen de vein­ti­tan­tos años de vi­si­tas y re­co­no­ci­mien­tos pe­rió­di­cos. Vein­ti­tan­tos años de con­tro­les y re­vi­sio­nes, de sus­tos en ca­sa y de ha­cer amis­tad con los de la am­bu­lan­cia, con los be­de­les que nos arras­tran la si­lli­ta de rue­das al lle­gar al hos­pi­tal y con los mé­di­cos es­pe­cia­lis­tas. Vein­ti­tan­tos años de es­cu­char a las pa­cien­tes en­fer­me­ras di­cién­do­nos que no te preo­cu­pes, que a nues­tra edad esas en­fer­me­da­des van muy len­tas y, con muy bue­nas pa­la­bras, te ase­gu­ran que den­tro de muy po­co ya ha­brán des­cu­bier­to una so­lu­ción pa­ra eso que tu tie­nes y lo de la diá­li­sis ya es­ta­rá so­lu­cio­na­do. Ad­mi­ta­mos tam­bién que la le­sión en la ca­de­ra que nos hi­ci­mos por andar to­dos los días, en reali­dad, nos po­dría ha­ber ocu­rri­do en ca­sa sin ha­cer na­da, por­que lo que te­ne­mos es una des­cal­ci­fi­ca­ción ga­lo­pan­te y la ar­tri­tis no ayu­da pa­ra na­da. Ad­mi­ta­mos que los do­lo­res en el cos­ta­do, lo mis­mo es fla­to que esos di­ver­tícu­los que te apa­re­cie­ron ha­ce unos años, no es na­da gra­ve y se pue­de so­por­tar si te acos­tum­bras a te­ner­los, y que la gas­tri­tis que tie­nes des­de el ve­rano pa­sa­do, no tie­ne na­da que ver con las on­ce pas­ti­llas que te tra­gas dia­ria­men­te. Tal vez te so­bre­vino por­que du­ran­te un tiem­po, te es­tu­vis­te con­fun­dien­do con las pas­ti­llas de tu mu­jer. Ya de­cía ella que se le ter­mi­na­ban muy pron­to y que la ten­sión le ha­bía subido a pe­sar de to­do. Ad­mi­ta­mos que to­do el pro­ble­ma apa­re­ce des­de que tu­vis­te la trom­bo­sis en el ojo y que los pin­cha­zos que te po­nen te pro­du­cen he­mo­rra­gias muy fuer­tes, ten­drás que vol­ver por ur­gen­cias a ver lo que te di­cen. Ad­mi­ta­mos que a pe­sar de ha­ber­te va­cu­na­do, el vi­rus de es­te año es muy vi­ru­len­to y ade­más ha sa­li­do muy mu­tan­te el pu­ñe­te­ro, que to­do es nor­mal. Al fi­nal, ad­mi­ta­mos que lo de pri­var­se de to­das esas co­mi­das que te gus­tan, es lo de me­nos, y que esas pa­li­zas de andar que te das dia­ria­men­te y to­dos los ma­les que tie­nes es­tán con­tro­la­dos y eso es lo me­jor que te pue­de pa­sar, y que que­jar­se no sir­ve de na­da, al con­tra­rio, me di­cen que to­do ese es­trés pue­de desem­bo­car en un her­pes ma­ligno y que los ner­vios pue­den ha­cer em­peo­rar tu in­con­ti­nen­cia y esas tres o cua­tro ve­ces que te le­van­tas por las no­ches, pue­den con­ver­tir­se en seis. Eso sig­ni­fi­ca, en la prác­ti­ca, no dor­mir, y a los ochen­ta y tan­tos es muy im­por­tan­te cui­dar­se y ha­cer ca­so de to­do lo que te di­cen los mé­di­cos, que tus de­seos y tu vo­lun­tad, ya no son tu­yos y que no te que­jes por­que en la re­si­den­cia to­da­vía se­rá peor. Si ad­mi­ti­mos to­do es­to, lo me­jor es no lle­gar a los ochen­ta y tan­tos y ver có­mo po­de­mos pa­rar el re­loj hoy mis­mo y ba­jar­nos en la pró­xi­ma. Eso o ad­mi­tir que, al me­nos, aún nos que­da hu­mor pa­ra con­tar­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.