El com­bus­ti­ble al­ter­na­ti­vo de mo­da

El GLP es el com­bus­ti­ble de mo­da en Eu­ro­pa por su pre­cio y sus ba­jas emi­sio­nes. La po­si­bi­li­dad de con­ver­tir vehícu­los de ga­so­li­na a es­te car­bu­ran­te su­po­ne una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio muy a te­ner en cuen­ta pa­ra los ta­lle­res es­pa­ño­les, que pue­den adap­tar sus

Nuestros Talleres - - Informe - › Tex­to So­nia Alon­so › Fo­tos PDA y AOGLP

El con­ti­nua­do au­men­to del pre­cio de los car­bu­ran­tes ha pro­vo­ca­do que en los úl­ti­mos años los com­bus­ti­bles al­ter­na­ti­vos ha­yan ga­na­do re­le­van­cia, so­bre to­do en el sec­tor del trans­por­te. Uno de los más em­plea­dos ac­tual­men­te es el GLP (gas li­cua­do de pe­tró­leo o Au­to­gas), que se ha con­ver­ti­do en el com­bus­ti­ble de mo­da en Eu­ro­pa por su pre­cio y sus ba­jas emi­sio­nes. En Es­pa­ña, la de­man­da de vehícu­los con GLP es­tá au­men­tan­do de for­ma im­por­tan­te y ca­da vez son más los fa­bri­can­tes que sa­can al mer­ca­do mo­de­los pro­pul­sa­dos por Au­to­gas de se­rie. Ade­más, las ad­mi­nis­tra­cio­nes ya han em­pe­za­do a ofre- cer ayu­das pa­ra adap­tar el co­che a GLP, lo que sin du­da con­tri­bui­rá aún más a con­so­li­dar la ex­pan­sión de es­te car­bu­ran­te. El gas li­cua­do de pe­tró­leo es una mez­cla de los ga­ses bu­tano y pro­pano que se ob­tie­ne ma­yo­ri­ta­ria­men­te de ya­ci­mien­tos de gas na­tu­ral o pe­tró­leo, aun­que apro­xi­ma­da­men­te un 40% pro­ce­de de la des­ti­la­ción del pe­tró­leo en re­fi­ne­ría. Prác­ti­ca­men­te exen­to de azu­fre y otras sus­tan­cias co­mo me­ta­les, cuan­do se so­me­te a pre­sión pa­sa de es­ta­do ga­seo­so a lí­qui­do. Se co­mer­cia­li­za a tra­vés de las es­ta­cio­nes de ser­vi­cio me­dian­te una ope­ra­ción de lle­na­do si­mi­lar a las de la ga­so­li­na y el dié­sel. En Es­pa­ña, la aso­cia­ción es­pe­cia­li­za­da AOGLP (Aso­cia­ción de Ope­ra­do­res de Ga­ses Li­cua­dos del Pe­tró­leo) tra­ba­ja pa­ra di­fun­dir sus ven­ta­jas y am­pliar su red de su­mi­nis­tro. En­tre los ob­je­ti­vos que per­si­gue la aso­cia­ción se en­cuen­tra el de con­se­guir que las ven­tas de vehícu­los Au­to­gas au­men­ten has­ta al­can­zar una cuo­ta del cua­tro o cin­co por cien­to en 2020, lo que su­pon­dría un mi­llón de co­ches con GLP cir­cu­lan­do por Es­pa­ña en esa fe­cha.

En es­ta co­yun­tu­ra, la ins­ta­la­ción de de­pó­si­tos de GLP y la ad­qui­si­ción de los ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios pa­ra con­ver­tir vehícu­los de ga­so­li­na a es­te com­bus­ti­ble eco­ló­gi­co, pue­de su­po­ner un im­por­tan­te in­cre­men­to de ne­go­cio pa­ra los ta­lle­res.

VEN­TA­JAS DEL GLP

El GLP se ha con­ver­ti­do en el car­bu­ran­te al­ter­na­ti­vo más uti­li­za­do en el mun­do por las nu­me­ro­sas ven­ta­jas que pre­sen­ta. En­tre ellas, des­ta­ca que se tra­ta de una al­ter­na­ti­va más res­pe­tuo­sa con el me­dio ambiente, ya que emi­te me­nos par­tí­cu­las con­ta­mi­nan­tes a la at­mós­fe­ra. Re­du­ce en un 68% las emi­sio­nes de NOX y en un 14% las emi­sio­nes de CO2 en com­pa­ra­ción con los vehícu­los de com­bus­ti­bles tra­di­cio­na­les. En cuan­to a los ni­ve­les de rui­do, la re­duc­ción res­pec­to al dié­sel es del 50%, con­tri­bu­yen­do así a dis­mi­nuir la con­ta­mi­na­ción acús­ti­ca. Los vehícu­los que con­su­men GLP, ade­más, es­tán in­clui­dos en el eti­que­ta­do eco­ló­gi­co de la DGT, por lo que, en ca­so de res­tric­cio­nes de ac­ce­so a las gran­des ciu­da­des por al­ta con­ta­mi­na­ción, pue­den cir­cu­lar con to­tal li­ber­tad. A es­ta no­ta­ble re­duc­ción de la con­ta­mi­na­ción, hay que su­mar el im­por­tan­te aho­rro eco­nó­mi­co que su­po­ne pa­ra el con­duc­tor, ya que el cos­te por ki­ló­me­tro es me­nor que el de la ga­so­li­na o el dié­sel. El GLP tie­ne me­nos po­der ca­lo­rí­fi­co que la ga­so­li­na, lo que pro­vo­ca que el mo­tor con­su­ma en­tre un 10 y un 15% más, pe­ro al cos­tar el li­tro prác­ti­ca­men­te la mi­tad, nos en­con­tra­mos an­te un aho­rro del 40%. El ba­jo pre­cio del Au­to­gas (en torno a los 0,67 eu­ros/li­tro en Es­pa­ña) es

CUAL­QUIER VEHÍCU­LO DE GA­SO­LI­NA DES­DE 2001 PUE­DE SER CON­VER­TI­DO A GLP EN UN TA­LLER AU­TO­RI­ZA­DO

con­se­cuen­cia del ex­ce­den­te de dis­po­ni­bi­li­dad y las só­li­das ex­pec­ta­ti­vas de su­mi­nis­tro a lar­go pla­zo. Asi­mis­mo, al GLP se le aplican ta­sas fis­ca­les re­la­ti­va­men­te ba­jas de­bi­do a sus ven­ta­jas me­dioam­bien­ta­les. Su eco­nó­mi­co man­te­ni­mien­to tam­bién con­tri­bu­ye a si­tuar­lo co­mo un com­bus­ti­ble be­ne­fi­cio­so pa­ra el bol­si­llo, pues­to que ase­gu­ra un me­nor des­gas­te de los ci­lin­dros y seg­men­tos del mo­tor que alar­gan la vi­da del mis­mo gra­cias a que su com­bus­tión no de­ja re­si­duos. Ade­más, de to­do el kit de con­ver­sión a GLP que se ins­ta­la en el mo­tor, so­lo un pe­que­ño fil­tro re­quie­re man­te­ni­mien­to, y es­te cues­ta al­re­de­dor de 30 eu­ros ca­da 30.000 km. En cuan­to a la se­gu­ri­dad, el GLP es­tá fuer­te­men­te re­gla­men­ta­do y su ins­ta­la­ción si­gue to­dos los sis­te­mas de se­gu­ri­dad fren­te a im­pac­tos, des­co­ne­xio­nes y fu­gas. Ade­más, su re­pos­ta­je es sen­ci­llo, y so­lo pre­ci­sa de un adap­ta­dor. Otra de las ven­ta­jas del Au­to­gas es que los vehícu­los adap­ta­dos a es­te car­bu­ran­te du­pli­can su au­to­no­mía al ins­ta­lar un se­gun­do de­pó­si­to. El de­pó­si­to de ga­so­li­na se man­tie­ne in­tac­to, lo que otor­ga al con­duc­tor la po­si­bi­li­dad de uti­li­zar am­bos com­bus­ti­bles in­dis­tin­ta­men­te. La au­to­no­mía me­dia de un vehícu­lo con gas li­cua­do de pe­tró­leo es de 500 o 600 ki­ló­me­tros, el do­ble si tam­bién uti­li­za ga­so­li­na.

LA ADAP­TA­CIÓN, NE­GO­CIO PA­RA EL TA­LLER

Un vehícu­lo tra­di­cio­nal se pue­de adap­tar pa­ra que fun­cio­ne con GLP y aquí pre­ci­sa­men­te re­si­de la gran opor­tu­ni­dad de ne­go­cio pa­ra el ta­ller. Eso sí, los pro­fe­sio­na­les de­ben ad­qui­rir el co­no­ci­mien­to y los ma­te­ria­les ne­ce­sa­rios pa­ra rea­li­zar la trans­for­ma­ción con ple­nas ga­ran­tías. Ca­da vez son más los par­ti­cu­la­res que acu­den a los ta­lle­res pa­ra adap­tar sus co­ches, cons­cien­tes del im­por­tan­te aho­rro que les va a re­per­cu­tir des­de el mis­mo mo­men­to de la ins­ta­la­ción y cu­yo cos­te va a ser amor­ti­za­do a los 30.000 ki­ló­me­tros apro­xi­ma­da­men­te. Con un de­pó­si­to su­ple­to­rio y ajus­tes en el mo­tor y el sis­te­ma de in­yec­ción, es po­si­ble adap­tar un vehícu­lo ga­so­li­na a GLP por un pre­cio que pue­de ir des­de los 1.000 has­ta los 2.500 eu­ros. En la ac­tua­li­dad, la nor­ma­ti­va es­pa­ño­la per­mi­te la trans­for­ma­ción de ga­so­li­na a GLP de to­dos los vehícu­los que cum­plan la nor­ma Eu­ro3, es de­cir, los de 2001 en ade­lan­te. Pa­ra rea­li­zar la adap­ta­ción de un vehícu­lo a GLP hay que in­cor­po­rar un de­pó­si­to es­pe­cí­fi­co en el ma­le­te­ro, con una to­ma de lle­na­do y unos con­duc­tos per­ti­nen­tes has­ta la ad­mi­sión del mo­tor, don­de se in­cor­po­ran vál­vu­las que abren y cie­rran el pa­so de ga­so­li­na o gas de­pen­dien­do del car­bu­ran­te que se quie­ra uti­li­zar. Pe­ro, ¿cuál es el pro­ce­so de con­ver­sión exac­to? Es­te con­sis­te en la ins­ta­la­ción de un kit for­ma­do, en pri­mer lu­gar, por el de­pó­si­to de GLP, que se co­lo­ca en el hue­co de la rue­da de re­pues­to, sus­ti­tu­yén­do­se és­ta por un kit re­pa­ra­pin­cha­zos. Es­te de­pó­si­to

de­be con­tar con una ta­pa que lo cie­rre her­mé­ti­ca­men­te y vál­vu­las de se­gu­ri­dad adi­cio­na­les pa­ra ga­ran­ti­zar que no exis­tan fu­gas ni pre­sio­nes in­co­rrec­tas. En se­gun­do lu­gar, en el la­te­ral del vehícu­lo se ins­ta­la una to­ma de lle­na­do, a la que si­guen, en ter­cer lu­gar, los con­duc­tos que trans­por­tan el gas des­de el de­pó­si­to ha­cia la par­te de­lan­te­ra del mo­tor. Es­tos con­duc­tos se co­nec­tan a la vál­vu­la de cor­te, que con­for­ma el cuar­to ele­men­to del kit y cu­ya fun­ción es in­te­rrum­pir el cau­dal de gas cuan­do es pre­ci­so. En quin­to lu­gar, se co­lo­ca un re­duc­tor­va­po­ri­za­dor que es­ta­bi­li­za la pre­sión del gas pa­ra que al­can­ce los pa­rá­me­tros ne­ce­sa­rios pa­ra que el sis­te­ma fun­cio­ne ade­cua­da­men­te. Es a tra­vés de es­te ele­men­to que el gas pa­sa a es­ta­do lí­qui­do. Des­pués, los in­yec­to­res trans­mi­ten el gas en el co­lec­tor

INS­TA­LAR UN KIT DE GLP EN EL TA­LLER PUE­DE COS­TAR EN­TRE 1.000 Y 2.500 EU­ROS

de ad­mi­sión y és­te en­tra di­rec­to a la cá­ma­ra de com­bus­tión (ci­lin­dros). El kit de ins­ta­la­ción es­tá for­ma­do, ade­más, por una cen­tra­li­ta que con­tro­la la do­sis de gas que el mo­tor ne­ce­si­ta en ca­da mo­men­to. Por úl­ti­mo, se ins­ta­la en el sal­pi­ca­de­ro un con­mu­ta­dor pa­ra que el con­duc­tor pue­da ele­gir con qué car­bu­ran­te cir­cu­lar. Es­te man­do de con­trol apor­ta, ade­más, in­for­ma­ción so­bre el ni­vel de gas y cual­quier pro­ble­ma que pue­da sur­gir en el sis­te­ma.

La ins­ta­la­ción del kit co­mien­za con la ubi­ca­ción de un de­pó­si­to de GLP en el hue­co de la rue­da de re­pues­to. Otro de los pun­tos cla­ve es la co­lo­ca­ción de los nue­vos in­yec­to­res pa­ra la ad­mi­sión de gas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.