ITA­LIA Y FRAN­CIA, A LA CA­BE­ZA

Nuestros Talleres - - Informe -

El GLP ha pa­sa­do de ser un car­bu­ran­te cu­yo uso era me­ra­men­te anec­dó­ti­co años atrás, a con­ver­tir­se en uno de los prin­ci­pa­les com­bus­ti­bles con­su­mi­dos en Eu­ro­pa co­mo al­ter­na­ti­va al dié­sel y a la ga­so­li­na tra­di­cio­na­les. Paí­ses co­mo Fran­cia, don­de el 90% de las ga­so­li­ne­ras tie­ne al me­nos un sur­ti­dor de GLP, cuen­tan con una red que per­mi­te a los usua­rios re­pos­tar de ma­ne­ra có­mo­da en prác­ti­ca­men­te la to­ta­li­dad de ga­so­li­ne­ras del país. Es­ta fa­ci­li­dad es uno de los fac­to­res prin­ci­pa­les que con­tri­bu­ye a que el em­pleo del GLP es­té ca­da vez más ex­ten­di­do. Ita­lia es otro de los lí­de­res eu­ro­peos en lo que a vehícu­los fun­cio­nan­do con com­bus­ti­bles al­ter­na­ti­vos se re­fie­re. Allí, las ven­tas de vehícu­los que ad­mi­ten GLP cre­cen co­mo la es­pu­ma año tras año. En­tre las cau­sas de es­te fe­nó­meno po­de­mos en­con­trar que mar­cas co­mo Fiat, con una gran acep­ta­ción en el país ita­liano, fa­bri­ca de se­rie un gran por­cen­ta­je de sus co­ches con es­te ti­po de com­bus­ti­ble. Ade­más, el go­bierno ita­liano ha lle­va­do a ca­bo pro­gra­mas de fo­men­to de los com­bus­ti­bles ga­seo­sos co­mo el GLP, gra­cias a los cua­les la ad­qui­si­ción de un vehícu­lo a gas pue­de cos­tar pa­ra los ita­lia­nos has­ta 5.000 eu­ros me­nos que un ho­mó­lo­go dié­sel o ga­so­li­na, lo que sin du­da ha con­tri­bui­do a su pros­pe­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.