LAS CIN­CO CLA­VES DEL ÉXI­TO

Los tres ex­per­tos que han par­ti­ci­pa­do en es­tas con­ver­sa­cio­nes uti­li­zan di­fe­ren­tes téc­ni­cas y es­tra­te­gias pa­ra cap­tar clien­tes y fi­de­li­zar a los ac­tua­les, pe­ro to­dos ellos coin­ci­den en se­ña­lar al me­nos cin­co as­pec­tos que son cla­ves pa­ra ga­ran­ti­zar el éxi­to

Nuestros Talleres - - Análisis -

CA­LI­DAD/PRE­CIO. El pre­cio si­gue sien­do im­por­tan­te, pe­ro ca­da vez son más los clien­tes que pre­fie­ren una bue­na re­la­ción en­tre ca­li­dad y pre­cio an­tes que un mayor des­cuen­to a cos­ta de sa­cri­fi­car as­pec­tos más re­le­van­tes co­mo el ser­vi­cio o la aten­ción per­so­na­li­za­da. ATEN­CIÓN AL CLIEN­TE. Sin lu­gar a du­das, una aten­ción pro­fe­sio­nal e in­di­vi­dua­li­za­da es una ga­ran­tía de éxi­to. El clien­te ca­da día va­lo­ra más la ama­bi­li­dad y la cer­ca­nía. Ade­más, es­tos clien­tes sa­tis­fe­chos sue­len ser los pri­me­ros en re­co­men­dar los ser­vi­cios del ta­ller y ha­blar de ellos de ma­ne­ra po­si­ti­va en in­ter­net. TRANS­PA­REN­CIA. La trans­pa­ren­cia es uno de los as­pec­tos que más echan de me­nos los clien­tes, por eso cuan­do en­cuen­tran un ta­ller que so­bre­sa­le en es­te apar­ta­do la fi­de­li­dad au­men­ta de ma­ne­ra ex­po­nen­cial. Se tra­ta de ser cla­ros con el clien­te, ela­bo­rar un pre­su­pues­to per­fec­ta­men­te de­ta­lla­do, ex­pli­car to­das las in­ter­ven­cio­nes que se han rea­li­za­do so­bre su vehícu­lo, mos­trar­le las pie­zas sus­ti­tui­das... En de­fi­ni­ti­va, ahon­dar en la idea de la con­fian­za pa­ra que el clien­te en­tien­da que he­mos he­cho exac­ta­men­te lo me­jor pa­ra su co­che y pa­ra su bol­si­llo. RE­CAM­BIOS DE CA­LI­DAD. Muy li­ga­do a la im­por­tan­cia de la re­la­ción ca­li­dad/pre­cio, el clien­te ne­ce­si­ta sa­ber que uti­li­za­mos pri­me­ras mar­cas pa­ra ga­ran­ti­zar el buen fun­cio­na­mien­to de su vehícu­lo. Siem­pre exis­ti­rá un gru­po de usua­rios que an­te­pon­gan el pre­cio a cual­quier otra va­ria­ble, y aquí es don­de el ta­ller ten­drá que ti­rar de trans­pa­ren­cia pa­ra ex­pli­car­le a su clien­te los pros y los con­tras de uti­li­zar un ti­po u otro de re­pues­to. DE­DI­CA­CIÓN. Mu­chos ta­lle­res no pres­tan la ade­cua­da aten­ción a los po­si­bles clien­tes que so­li­ci­tan in­for­ma­ción a tra­vés de in­ter­net. Es­tos usua­rios, qui­zá los más preo­cu­pa­dos por el pre­cio, tam­bién va­lo­ran que el ta­ller de­di­que el tiem­po ne­ce­sa­rio en ela­bo­rar una pro­pues­ta per­so­na­li­za­da. Pa­ra re­du­cir los tiem­pos hay he­rra­mien­tas di­gi­ta­les que fa­ci­li­tan es­ta ta­rea y per­mi­ten ofre­cer un pre­su­pues­to muy com­ple­to en po­cos mi­nu­tos va­lo­ran­do tan­to los cos­tes de las pie­zas co­mo de la mano de obra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.