Im­pres­cin­di­ble pa­ra el ta­ller

El quid de la re­pa­ra­ción es la in­for­ma­ción de la que dis­po­nen los ta­lle­res in­de­pen­dien­tes y otros pro­fe­sio­na­les del sec­tor con res­pec­to a las nue­vas tec­no­lo­gías, con­di­cio­na­da por la exi­gen­cia del clien­te, que quie­re te­ner su vehícu­lo re­pa­ra­do, en per­fec­ta

Nuestros Talleres - - Informe - › Tex­to y fo­tos Ces­vi­map

Los vehícu­los in­cor­po­ran nue­vas tec­no­lo­gías pa­ra re­du­cir la si­nies­tra­li­dad y ha­cer­nos la vi­da a bor­do más fá­cil, có­mo­da y se­gu­ra. Mul­ti­tud de sen­so­res, ra­da­res, cá­ma­ras, mo­to­res eléc­tri­cos, ca­jas de cam­bios au­to­má­ti­cas, ba­te­rías de al­ta ten­sión, equi­pos mul­ti­me­dia, cli­ma­ti­za­do­res, etc., ayu­dan a la con­duc­ción pe­ro, tam­bién, in­cre­men­tan al ta­ller la di­fi­cul­tad de las re­pa­ra­cio­nes, ya que to­dos es­tos ele­men­tos hay que sa­ber tra­tar­los de for­ma con­ve­nien­te. Cier­to es que, has­ta ha­ce po­co, exis­tían ex­per­tos me­cá­ni­cos/cha­pis­tas que sa­bían re­pa­rar el vehícu­lo sin di­fi­cul­tad, só­lo con su ex­pe­rien­cia, co­no­ci­mien­tos y unas cuan­tas he­rra­mien­tas. Pe­ro, con la lle­ga­da de la elec­tró­ni­ca al mun­do del au­to­mó­vil, los tiem­pos han cam­bia­do. Hay que ser elec­tró­ni­co/in­for­má­ti­co, es de­cir, un electromecánico con co­no­ci­mien­tos de in­for­má­ti­ca, que se­pa ma­ne­jar to­do ti­po de equi­pos elec­tró­ni­cos ca­da vez más es­pe­cia­li­za­dos (ali­nea­do­res, úti­les de diag­no­sis, es­ta­cio­nes de car­ga de A/A, equi­li­bra­do­ras de rue­das, me­di­do­res elec­tró­ni­cos, com­pro­ba­do­res de ba­te­rías, os­ci­los­co­pios, re­glos­co­pios, etc.), co­no­ci­mien­tos que se su­man a los de me­cá­ni­ca pu­ra y du­ra de to­da la vi­da.

ADAP­TA­CIÓN

Pe­ro por muy buen electromecánico que se sea, y por muy buen equi­po del que se disponga, un fac­tor im­por­tan­tí­si­mo, hoy en día, es te­ner in­for­ma­ción. Quien tie­ne la in­for­ma­ción tie­ne el po­der. De po­co va­le sa­ber mu­cha elec­tró­ni­ca o ser muy buen electromecánico si, por ejem­plo, no sa­bes có­mo fun­cio­na el sis­te­ma o qué to­le­ran­cias ad­mi­te, o los ajus­tes y re­gla­jes que lle­va. An­te es­to, só­lo que­da rein­ven­tar­se y avan­zar sin mie­do hacia las evo­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas del au­to­mó­vil (mo­to­res con nue­vas tec­no­lo­gías, más com­po­nen­tes elec­tró­ni­cos, más in­for­má­ti­ca y te­le­má­ti­ca, etc.). La con­clu­sión es que se re­quie­re una adap­ta­ción cons­tan­te de los co­no­ci­mien­tos y del ma­ne­jo de equi­pos. Es aquí don­de en­tra en jue­go una nue­va he­rra­mien­ta, tan im­pres­cin­di­ble co­mo la lla­ve 10/11 o el equi­po de diag­no­sis, la in­for­ma­ción téc­ni­ca de los fa­bri­can­tes. In­for­ma­ción que las mar­cas de co­ches dan a sus con­ce­sio­na­rios y ta­lle­res ofi­cia­les pa­ra que pue­dan ha­cer fren­te a to­das las di­fi­cul­ta­des

POR MUY BUEN ELECTROMECÁNICO QUE SE SEA, Y POR MUY BUEN EQUI­PO DEL QUE SE DISPONGA, UN FAC­TOR IM­POR­TAN­TÍ­SI­MO, HOY EN DÍA, ES TE­NER IN­FOR­MA­CIÓN OFI­CIAL

de la re­pa­ra­ción de sus ser­vi­cios ofi­cia­les y que de­jen sa­tis­fe­chos a sus clien­tes, fi­de­li­zán­do­les así con la mar­ca. Es és­ta una in­for­ma­ción que las mar­cas de co­ches no com­par­tían tan fá­cil­men­te con los ta­lle­res in­de­pen­dien­tes, di­fi­cul­tan­do el ac­ce­so, al­gu­nas ve­ces con tra­bas ad­mi­nis­tra­ti­vas, otras por no po­der ele­gir el idio­ma y, en oca­sio­nes, por un mal ac­ce­so a la web, afec­tan­do a la li­bre pres­ta­ción de ser­vi­cios y a la li­bre elec­ción de ta­ller, que es un de­re­cho del clien­te. Pe­ro, gra­cias al Re­gla­men­to 715/2007 es­to ha cam­bia­do: re­gu­la el ac­ce­so a la in­for­ma­ción re­la­ti­va a la re­pa­ra­ción y el man­te­ni­mien­to de los vehícu­los y de­be ser pro­por­cio­na­da es­ta in­for­ma­ción a to­dos los ope­ra­do­res in­de­pen­dien­tes que ten­gan las

ha­bi­li­da­des, co­no­ci­mien­tos y for­ma­ción téc­ni­ca y pro­fe­sio­nal su­fi­cien­te (no só­lo a elec­tro­me­cá­ni­cos, sino tam­bién a cha­pis­tas, pin­to­res, re­cep­cio­nis­tas, elec­tri­cis­tas, pe­ri­tos, etc.).

OB­JE­TI­VO

Que exis­ta una com­pe­ten­cia real en el sec­tor de la pos­ven­ta de re­pa­ra­ción de au­to­mó­vi­les es el ob­je­ti­vo. Aho­ra el pro­fe­sio­nal re­pa­ra­dor pue­de con­tar con es­ta in­for­ma­ción a tra­vés del ac­ce­so on-li­ne de for­ma rá­pi­da y sen­ci­lla, por me­dio de fun­cio­nes de bús­que­da de fá­cil ma­ne­jo; ten­drá la in­for­ma­ción téc­ni­ca, la más pre­ci­sa, ori­gi­na­ria y com­ple­ta del mer­ca­do, ob­te­nien­do así nu­me­ro­sas ven­ta­jas pa­ra su tra­ba­jo o ne­go­cio. Por un la­do, pue­de obrar co­rrec­ta­men­te y dar una re­pa­ra­ción acor­de a las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes del fa­bri­can­te, al ser ca­paz de ac­tuar de for­ma es­pe­cí­fi­ca y de tra­ba­jar co­rrec­ta­men­te; por otro, se re­du­cen los tiem­pos de mano de obra al dis­fru­tar de in­for­ma­ción de­ta­lla­da de los pa­sos a rea­li­zar, y me­jo­ran la pro­duc­ti­vi­dad y el be­ne­fi­cio. Pa­ra ello, cuen­ta con ma­nua­les de man­te­ni­mien­to, ma­nua­les téc­ni­cos, in­for­ma­ción so­bre com­po­nen­tes, dia­gra­mas de ca­blea­do, có­di­gos de erro­res, bo­le­ti­nes téc­ni­cos de ser­vi­cio, in­for­ma­ción so­bre he­rra­mien­tas y equi­pos, tiem­pos de tra­ba­jo, soft­wa­re, for­ma­ción téc­ni­ca, etc., jun­to con las ac­tua­li­za­cio­nes re­la­ti­vas pa­ra res­ti­tuir y re­pro­gra­mar sis­te­mas y uni­da­des de con­trol elec­tró­ni­co del vehícu­lo (ca­rac­te­rís­ti­ca apli­ca­ble a to­dos los tu­ris­mos ho­mo­lo­ga­dos en Europa a par­tir de la Euro V del año 2009, sien­do ne­ce­sa­rio, por lo ge­ne­ral, te­ner ac­ce­so a ni­ve­les su­pe­rio­res ¡que son de pa­go! y, en cier­tos fa­bri­can­tes, par­ti­ci­par en cur­sos de for­ma­ción). Por otro la­do, en oca­sio­nes se pre­ci­sa de ayu­da pa­ra ha­llar el pro­ble­ma/ ave­ría que pre­sen­ta el vehícu­lo. Aquí, los fa­bri­can­tes ofre­cen va­rias so­lu­cio­nes: por un la­do, tra­ta- mien­to de sín­to­mas es­tan­da­ri­za­dos; por otro, mé­to­dos guia­dos pa­ra en­con­trar la ave­ría, bien sea por efec­to clien­te o por có­di­go de error, o dar asis­ten­cia téc­ni­ca on li­ne tras re­unir cier­tas­con­di­cio­nes (pa­go adi­cio­nal de es­te ser­vi­cio, an­cho de ban­da...). Sin es­ta in­for­ma­ción, y por el des­co­no­ci­mien­to de có­mo re­pa­rar al­gu­nos sis­te­mas que in­cor­po­ra el vehícu­lo, se pue­den oca­sio­nar da­ños.

SUSCRIPCIONES

La in­for­ma­ción gra­tui­ta de­pen­de de un fa­bri­can­te a otro. Pa­ra la más es­pe­cí­fi­ca hay que pa­gar una ta­sa que va­ria­rá con res­pec­to al fa­bri­can­te y al tiem­po de ac­ce­so a la in­for­ma­ción. Es­ta ta­sa per­mi­te dis­fru­tar de una con­sul­ta prác­ti­ca­men­te sin res­tric­cio­nes du­ran­te el tiem­po de con­tra­ta­ción, aun­que si se pien­sa, a las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas les re­sul­ta­ría equi­va­len­te a la ad­qui­si­ción de un nue­vo equi­po o he­rra­mien­ta, que a la

lar­ga se amor­ti­za­ría con una bue­na re­pa­ra­ción y aho­rro de tiem­po, de­jan­do con­for­me al clien­te y fi­de­li­zán­do­lo. Un apar­ta­do a te­ner en cuen­ta es el idio­ma en el que se ofre­ce esa in­for­ma­ción pa­ra no lle­var­nos sor­pre­sas, ya que no to­dos los con­te­ni­dos es­tán dis­po­ni­bles en el idio­ma de nues­tra pre­fe­ren­cia. Co­mo orien­ta­ción (pues­to que es­tá en fun­ción de la mar­ca), la ma­yor par­te de los fa­bri­can­tes per­mi­ten ac­ce­sos por ho­ra, día, se­ma­na, mes o año, con la si­guien­te me­dia de pre­cios:

• Ac­ce­so por ho­ra: de 5 a 15 eu­ros

• Ac­ce­so dia­rio: de 10 a 80 eu­ros

• Ac­ce­so se­ma­nal: de 50 a 200 eu­ros

• Ac­ce­so men­sual: de 150 a 500 eu­ros

• Ac­ce­so anual: de 1000 a 3000 eu­ros

CON­CLU­SIO­NES

La enor­me com­ple­ji­dad de los sis­te­mas in­te­gra­dos en el au­to­mó­vil de­man­da del pro­fe­sio­nal co­no­ci­mien­tos de elec­tró­ni­ca y re­des, men­ta­li­dad

LA ENOR­ME COM­PLE­JI­DAD DE LOS SIS­TE­MAS IN­TE­GRA­DOS EN EL AU­TO­MÓ­VIL DE­MAN­DA DEL PRO­FE­SIO­NAL CO­NO­CI­MIEN­TOS DE ELEC­TRÓ­NI­CA Y RE­DES

abier­ta y dis­po­si­ción hacia el apren­di­za­je dia­rio, la for­ma­ción y la ac­tua­li­za­ción con­ti­nua de co­no­ci­mien­tos. Ma­ne­jar idio­mas tam­bién es un fac­tor im­por­tan­te, pues­to que mu­chos ma­te­ria­les es­ta­rán en la len­gua ori­gi­nal, fun­da­men­tal­men­te en in­glés y, ade­más, téc­ni­co. Efec­tuar un diag­nós­ti­co acer­ta­do es la cla­ve. Apos­tar por la in­for­ma­ción téc­ni­ca del fa­bri­can­te se ha­ce ne­ce­sa­rio pa­ra se­guir al fren­te del ne­go­cio y dis­tin­guir­se de los com­pe­ti­do­res; sin ella, el fu­tu­ro es in­cier­to. Avan­zar y for­mar­se en las nue­vas tec­no­lo­gías di­fe­ren­cia­rá a unos ta­lle­res de otros en el fu­tu­ro.

Las mar­cas de co­ches no com­par­tían fá­cil­men­te su in­for­ma­ción téc­ni­ca con los ta­lle­res in­de­pen­dien­tes. Es­to ha cam­bia­do.

La in­for­ma­ción re­la­ti­va a la re­pa­ra­ción y el man­te­ni­mien­to de los vehícu­los de­be ser pro­por­cio­na­da a to­dos los ope­ra­do­res in­de­pen­dien­tes.

Aho­ra el pro­fe­sio­nal re­pa­ra­dor pue­de con­tar con la in­for­ma­ción téc­ni­ca ofi­cial a tra­vés del ac­ce­so on-li­ne de for­ma rá­pi­da y sen­ci­lla.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.