PU­RA POE­SÍA

El jar­dín y los in­te­rio­res de es­ta ca­sa de cam­po en la co­mar­ca de La Ve­ra, rea­li­za­dos por el pai­sa­jis­ta Je­sús Mo­rai­me, son un de­lei­te que pue­des al­qui­lar.

Nuevo Estilo - - SUMARIO - Rea­li­za­ción: Bea­triz Apa­ri­cio. Tex­to: Mi­riam Al­cai­re Fo­tos: Pa­blo Sa­ra­bia

Así es es­ta ca­si­ta de La Ve­ra ex­tre­me­ña ro­dea­da por un de­li­cio­so jar­dín de cam­po con ro­sas an­ti­guas, plan­tas aro­má­ti­cas, ro­bles y cas­ta­ños. El pai­sa­jis­ta Je­sús Mo­rai­me con­ci­bió una y otro con pro­por­cio­nes aco­ge­do­ras, a la es­ca­la del hom­bre, y pa­ra de­lei­te de los cin­co sen­ti­dos.

La ca­sa idea­li­za­da en las fá­bu­las de cuen­to, la que siem­pre se aso­cia a la cam­pi­ña in­gle­sa de­ci­mo­nó­ni­ca, la que se ima­gi­na en la Pro­ven­za fran­ce­sa o la Tos­ca­na ita­lia­na. Es­ta vi­vien­da po­dría for­mar parte de cual­quie­ra de esos pai­sa­jes. Sin em­bar­go, no es ne­ce­sa­rio cru­zar nin­gu­na fron­te­ra. Es­tá a dos pa­sos, en LaVe­ra ca­ce­re­ña, una co­mar­ca de in­creí­ble be­lle­za al pie de la sie­rra de Gre­dos. Fue cons­trui­da y am­plia­da su su­per­fi­cie a par­tir de un edi­fi­cio ya exis­ten­te, lo que hoy es el sa­lón. El proyecto, que res­pon­de a los cá­no­nes de cons­truc­ción tra­di­cio­nal, es obra de Je­sús Mo­rai­me, en co­la­bo­ra­ción con la ar­qui­tec­ta Ali­cia Ló­pez-Iz­quier­do. El pri­me­ro es un re­co­no­ci­do pai­sa­jis­ta con vein­te años de ex­pe­rien­cia y au­tor, ade­más, del jar­dín que abraza la ca­sa y al que in­di­so­lu­ble­men­te es­tá uni­da.

El gran in­te­rés de Je­sús Mo­rai­me por el mun­do ru­ral im­pul­só una emo­cio­nan­te y a la vez atrac­ti­va ex­pe­rien­cia em­pre­sa­rial:

cons­truir en es­te en­cla­ve ex­tre­me­ño una se­rie de vi­vien­das cam­pes­tres pa­ra al­qui­lar. Sur­gie­ron así Las Ca­sas del Na­val (ca­sas­del­na­val.com), in­mer­sas en la na­tu­ra­le­za del va­lle de la Gar­gan­ta del mis­mo nom­bre y muy pró­xi­mas aVi­lla­nue­va de laVe­ra. La más re­pre­sen­ta­ti­va es es­ta, San Ju­lián, con te­ja­dos a dos y cua­tro aguas, in­te­rio­res con vi­gas de ma­de­ra de cas­ta­ño vis­tas, y las pa­re­des y el res­to de los te­chos de ye­so ne­gro. El sue­lo de ba­rro se en­car­gó en un al­far de la zo­na.

La de­co­ra­ción se ha cui­da­do al má­xi­mo pa­ra trans­mi­tir sen­sa­ción evo­ca­do­ra, ins­pi­ra­da en un rús­ti­co aris­to­crá­ti­co con sa­bor añe­jo. El jar­dín, di­vi­di­do en sec­to­res, es un lu­jo pa­ra los sen­ti­dos. La zo­na sur es­tá pro­vis­ta de una al­ber­ca que se uti­li­za co­mo pis­ci­na. En vez de cés­ped, po­co in­di­ca­do pa­ra un cli­ma se­co y ca­lu­ro­so, se ha cu­bier­to el sue­lo con gra­vi­lla de már­mol do­lo­mí­ti­co de Mon­tes­cla­ros. En el del nor­te, más fres­co, hay ins­ta­la­da una tran­qui­la área de es­tar jun­to a la fuen­te de Los Jar­di­nes, un ele­men­to ya exis­ten­te en el lu­gar, al que ve­nían a be­ber los pas­to­res. Es­tam­pa más bu­có­li­ca, im­po­si­ble.

DE­TA­LLES AR­TE­SA­NA­LES El gra­ni­to fla­mea­do de zó­ca­los y sue­lo per­so­na­li­za el ba­ño, con es­pe­jo y apli­ques de El Ocho. Las cor­ti­nas bor­da­das se en­con­tra­ron en un mer­ca­di­llo ru­mano. Dcha., la al­ber­ca, al sur de la ca­sa, con sal­vias, ro­sas y un al­he­lí. Aba­jo, ha­bi­ta­ción de in­vierno, ce­rra­da con cor­ti­nas de La­gar­te­ra. La me­sa, de una an­ti­gua pas­te­le­ría, se com­pró en la tien­da You­to­pia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.