SIEM­PRE ES­TÁS EN TU MUN­DO

Nuevo Estilo - - EDITORIAL -

Ma­drid, Bar­ce­lo­na, Zú­rich, Mi­lán y la por­tu­gue­sa Troia. En es­ta oca­sión, he­mos via­ja­do mu­cho pa­ra pre­sen­tar­te al­go más que ejem­plos de in­terio­ris­mo. Que­re­mos de­mos­trar, si­guien­do esa lí­nea nues­tra con la que tan­to te iden­ti­fi­cas, que la de­co­ra­ción va más allá de los ele­men­tos que la com­po­nen y que pa­ra que fun­cio­ne, hay que do­tar­la de al­ma. La en­con­tra­mos en to­das es­tas ca­sas mu­chas ve­ces im­pul­sa­da por la mano de los in­terio­ris­tas que las han tra­ba­ja­do, pe­ro es­tá de­mos­tra­do que su es­pí­ri­tu fi­nal siem­pre va por cuen­ta de las per­so­nas que las ha­bi­tan.Ve­mos có­mo los ob­je­tos que­ri­dos han en­con­tra­do su si­tio des­pués de las mu­dan­zas, des­cu­brien­do que ese hue­co que se les ha­bía guar­da­do al di­se­ñar el nue­vo es­pa­cio es­ta­ba pen­sa­do exac­ta­men­te pa­ra ellos. O no. Hay oca­sio­nes en que la pie­za ha­ce múl­ti­ples via­jes por to­das las ha­bi­ta­cio­nes has­ta dar con su lu­gar.Y to­da es­ta ma­rea de­co­ra­ti­va tie­ne siem­pre el mis­mo re­sul­ta­do: la ca­sa se ha des­per­ta­do, des­pe­re­za­da y ac­ti­va con to­do el cos­qui­lleo que le es­tán me­tien­do. Da gus­to ver las vi­vien­das de es­te mes. Ca­da una de ellas es un nue­vo mi­cro­cos­mos lleno de emo­cio­nes, de co­lor, de so­lu­cio­nes con las que se in­ter­ac­túa, de prag­ma­tis­mo. Da gus­to vi­vir­las.An­tes de que se ha­yan ter­mi­na­do, ya es­tán pa­san­do allí co­sas que di­vier­ten y plan­tean cien cues­tio­nes an­te las que la de­ci­sión es es­ti­mu­lan­te.Vi­ve la tu­ya tam­bién con esa ac­ti­tud de aven­tu­ra, de crear un mar­co pre­cio­so pa­ra tu co­ti­dia­ni­dad, sea cual fue­re.Así, va­yas don­de va­yas, tu ca­sa siem­pre se­rá tu mun­do.

@mar­ta­rio­pe­rez

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.