LA CA­JA MÁ­GI­CA

UN CON­TI­NEN­TE DE LU­JO ARRO­PA EL PER­SO­NAL UNI­VER­SO DE DE­LIA FIS­CHER, CO­FUN­DA­DO­RA DEL GRU­PO WEST­WING. EN SU RE­SI­DEN­CIA ALE­MA­NA, LA PA­SIÓN POR EL DI­SE­ÑO SE CON­TA­GIA.

Nuevo Estilo - - SUMARIO | NOVIEMBRE 2018 - Rea­li­za­ción: West­wing. Tex­to: Mó­ni­ca Co­rre­de­ra Fo­tos: Jan Pi­lars­ki y An­ca Sa­vas­cu

Y via­ja­mos a Ale­ma­nia, don­de De­lia Fis­cher, co­fun­da­do­ra de West­wing, nos con­ta­gia su pa­sión por la de­co­ra­ción.

Cuan­do De­lia Fis­cher, co­fun­da­do­ra y di­rec­to­ra crea­ti­va de la tien­da de de­co­ra­ción on­li­ne West­wing, es­ta­ba bus­can­do la que hoy es su re­si­den­cia, te­nía muy cla­ro dón­de es­ta­ría y có­mo se­ría: «Que­ría una ca­sa cer­ca del cen­tro de Mú­nich, pe­ro ro­dea­da de zo­nas ver­des pa­ra po­der dar lar­gos pa­seos con mi pe­rra, Lo­la».Tam­bién de­sea­ba que la ca­ja que al­ber­ga­ra su ho­gar ofre­cie­se al­go es­pe­cial, cier­ta ele­gan­cia ar­qui­tec­tó­ni­ca es­cri­ta en sus pa­re­des, en su es­truc­tu­ra.Así que cuan­do des­cu­brió es­te luminoso pi­so si­tua­do en un edi­fi­cio de prin­ci­pios de si­glo, su­po que la bús­que­da ha­bía lle­ga­do a su fin. Al­tos te­chos y pa­re­des de­co­ra­das con mol­du­ras, una chi­me­nea im­po­nen­te con em­bo­ca­du­ra de pie­dra, y un sue­lo de ma­de­ra en es­pi­ga. De­ta­lles de­li­cio­sos que la nue­va pro­pie­ta­ria se en­car­gó de cui­dar y po­ner en va­lor. Cier­to es que hu­bo que ha­cer al­gu­na re­for­ma, pe­ro, en ge­ne­ral, los in­te­rio­res man­tu­vie­ron su esen­cia di­fe­ren­cial, re­fi­na­da y clá­si­ca.

Con es­te im­pe­ca­ble te­lón de fon­do, De­lia em­pe­zó a es­cri­bir su pro­pia his­to­ria lle­nan­do ca­da ha­bi­ta­ción con ob­je­tos ma­ra­vi­llo­sos, mu­chos de ellos pro­ce­den­tes de West­wing. «Me gus­tan las pie­zas gran­des, có­mo­das y atem­po­ra­les; mue­bles y ele­men­tos de di­se­ño que, ade­más de mo­der­ni­dad, aña­dan un ai­re aco­ge­dor a los es­pa­cios», nos co­men­ta.

La pa­le­ta cro­má­ti­ca do­mi­nan­te apun­ta­la es­te ob­je­ti­vo. Un fon­do neu­tro y sua­ve, y una ga­ma de blan­cos, gri­ses y to­nos em­pol­va­dos, con bei­ges, ro­sas y mal­vas a la ca­be­za, fue la de­li­ca­da apues­ta de la pro­pie­ta­ria: «Es­ta con­cep­ción del co­lor, con per­so­na­li­dad, pe­ro sin so­bre­car­gar, me per­mi­te re­de­co­rar con fa­ci­li­dad, al­go que re­sul­ta im­pres­cin­di­ble pa­ra mí». El con­jun­to de in­gre­dien­tes se com­ple­tó fi­nal­men­te con la se­lec­ción de al­gu­nas jo­yas vin­ta­ge, re­fle­jo del amor que la due­ña sien­te por el di­se­ño de to­dos los tiem­pos, y de su gus­to por la be­lle­za. Una be­lle­za con ma­yús­cu­las que nun­ca pres­cri­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Spain

© PressReader. All rights reserved.